Escritos de José Naranjo (#711)

Todos  los  escritos  de  José  Naranjo en  la  revista  La Sana Doctrina  (1958 a 1981)

Ver
El número asignado aquí a un escrito es el número de la revista en el cual fue publicado el escrito, o la primera entrega del escrito.

001                  Dios no es un Dios de confusión; Orden divino en las congregaciones del pueblo de Dios

004                  Infidelidad,  incredulidad,  mundanalidad; Debilidades del pueblo de Dios

005                  Use cambio de luces; Absalón Ahitofel Lot

006                  Las tres maneras más fecundas cómo el diablo obra en la Iglesia; Irreverencia, mala doctrina y falsa profesión

007                  Pequeños descuidos conducen a grandes locuras; Actitud malsana hacia sí, las Escrituras y los creyentes

008                  Abraham nuestro padre; Abraham en Romanos 4

009                  Últimas sentencias del Señor en el Sermón del Monte; Mateo capítulo 7

010                  La conducta entre los hermanos; Humildad, honestidad, estima, perdón

011                  Fruto que abunde en vuestra cuenta; Identificación, filiación, satisfacción

012                  ¿Tienes en tu mano una vara o tienes la mano leprosa? Éxodo capítulo 2

013                  No consintieron estorbos en su vocación celestial; Creyentes que supieron rechazar la tentación

014                  ¿Para quién vivimos?  Jonás en el barco

015                  Santidad progresiva; 1 Tesalonicenses capítulo 4

016                  Anatomía espiritual del cuerpo; 1 Corintios capítulo 12

017                  La ocupación y la vigilancia; Perseverancia en la vida cristiana

018                  Con castigo sobre el pecado corriges al hombre;  Salmo 39:11

019                  Estéfanas; 1 Corintios capítulo 16

020                  Aunque solamente sea fruto a treinta; La semilla en Marcos capítulo 4

021                  El diablo, la carne y el mundo; El diablo tienta, la carne tienta

022                  Firmes; Los creyentes deben sostenerse erguidos y firmes en sus convicciones

023                  Para que no seamos condenados con el mundo; Jonás en fracaso y prueba

024                  Desprecio a las cosas santas; Profanar algunos pactos

025                  Siete factores por los cuales la fe puede ser negada; la fe en 1 Timoteo

026                  Acuérdate; En las pruebas la memoria se tupe

027                  La fortaleza del creyente; El poder de la oración

028                  El mayordomo fiel o infiel; Dar con liberalidad a la obra del Señor

029                  Potencial de fuerzas sobre fuerzas; Nuestra suficiencia es de Dios

032                  La separación del creyente la enseña el Espíritu Santo; Lot, Jonatán, Dina, Demas

033                  El hombre cumplido; Integridad en el cristiano

034                  El poder de la conducta; Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre

035                  Sugerencias que preceden al matrimonio en el Señor; Antes y después de las bodas cristianas

036                  La consagración del hogar; El temor de Dios y el cumplimiento en casa

038                  Uso y abuso de la libertad en el evangelio; No todo conviene en la evangelización

042                  Cuatro huellas de la religión pura; Obediencia, reverencia, conciencia, diligencia

045                  Siete personas, siete caracteres; La Epístola de Santiago

048                  Nuestra pascua … ya fue sacrificada por nosotros; La cena del Señor exige normas

049                  Cinco lugares cuyo significado restauran y edifican; Ramá, Bet-el, Gilgal, Mizpa, Ebenezer

050                  La ruina del impío y la exaltación del justo; Salmo 75

051                  Las armas del soldado de Cristo; Esta es la victoria que vence al mundo, nuestra fe

052                  Por derecho, por herencia y por poder; El judío tiene que ir a Cristo por fe para ser salvo

053                  “En medio de la congregación te alabaré”; La condición desleal e incrédula del pueblo de Israel

054                  “Tu hermano ha venido”; Compañerismo con el arrepentido

055                  Las dos caras de la espiritualidad; José, Josué, Daniel, Gayo

056                  Cada uno como el Señor repartió; La capacidad a predicar

057                  Los profesantes hipócritas; Los hipócritas, los incrédulos y los inconformes

059                  Los que invierten el orden natural; La ociosidad de Sodoma

060                  El fin de Satanás; El diablo será lanzado en el lago de fuego

061                  Los que introdujeron la democracia en el culto; Caín, Balaam y Coré

063                  El juicio universal; Después de la venida del Señor en gloria

064                  Tres dones naturales y comunes; Oir, hablar y escribir requieren el entendimiento

065                  La contribución de la zarza; La zarza es símbolo de maldición

066                  Engendra, y da a luz siete; Los siete hijos del pecado de David

067                  ¿Qué haces aquí? Creyentes fuera de su lugar

068                  El sufrimiento en el Señor siempre tiene motivos específicos; Los que viven una religión barata han hecho mucho daño al evangelio

069                  “¿Se remonta el águila por tu mandamiento?” La figura del águila en Job capítulo 39

070                  ¡A que no me conoces! Sinceridad y falsedad en el cristiano

072                  Cartas que matan, que enojan, que protegen, que alegran o que recomiendan; Cuatro cartas que encontramos en la Biblia y sus resultados

073                  Cuatro aspectos del tribunal de Cristo; La evaluación futura de la vida del creyente

075                  Nuestro Señor Jesucristo mayor que los ángeles; Hebreos capítulo 1

076                  Nuestro Señor Jesucristo mayor que Adán; Hebreos capítulo 2

077                  El mandamiento nuevo es el mandamiento antiguo; Lo nuevo place y lo viejo satisface

078                  Nuestro Señor Jesucristo mayor que Moisés; Hebreos capítulo 3

079                  Nuestro Señor Jesucristo el único y superior reposo; Hebreos capítulo 4

080                  El sacerdocio de Cristo mayor que el de Aarón; Hebreos capítulo 5

081                  La carrera; El indebido apresuramiento

082                  Cristo el cumplimiento de las promesas; Hebreos capítulo 6

084                  Nuestro Señor Jesucristo anticipo de Melquisedec; Hebreos capítulo 7

084                  “Ni a mi, ni a ti. Partidlo”  1 Reyes capítulo 3

085                  Las huellas que vamos dejando; El andar del creyente

086                  Señor de todos es rico para con todos; Romanos 10:12

087                  Andando a la luz de su rostro; El vituperio de Cristo fuera del campamento

088                  Las disculpas de Moisés por considerarse incompetente; Excusas para no salir en la misión encomendada

089                  El oro que pierde su brillo; Creyentes que pierden su poder

089                  Oportuno y oportunista; La flecha que apunta hacia afuera, y la que dispara hacia dentro

090                  Arras; El Todopoderoso nos dio cosas inmutables

091                  Mentor para los jóvenes, doctor para los viejos; Tres períodos en la vida de Moisés

092                  El proceso de una asamblea; Salmo 144

093                  Lo que la ley no tenía abunda en la gracia; Hebreos capítulo 10

094                  ¿Se relaja la disciplina?   El que tiene en poco la disciplina, menosprecia su alma

095                  ¿Cómo espirituales o como carnales?  Hijos, extranjeros y administradores en 1 Pedro

096                  La fiesta de los tabernáculos o de las cabañas; Jesús en la fiesta de Juan 7

097                  Olor fragante, testimonio y hacimiento de gracias; Lo que ofrece el amor

098                  La mujer creyente; Cómo es una mujer espiritual

100                  La inconstancia; Causas y consecuencias del amor desplazado

101                  Carácter de vida de David; Virtudes y defectos en David

102                  Crucificado con Cristo; Evidencias prácticas del nuevo nacimiento

103                  El mismo para nosotros mismos; “El mismo” en 1 Pedro

104                  Un aviso, un asalto, un rapto; La venida del Señor

105                  El turno de la falsedad; Muchos falsos profetas han salido por el mundo

106                  Ultrajes y glorias al Espíritu Santo; El Espíritu Santo es una persona divina

107                  El esposo y la sulamita; La Iglesia en su adoración

108                  Dominio propio; Vencer el orgullo natural

109                  La sabiduría clama en las calles; La sabiduría divina y la sabiduría profana

110                  Discernir el buen olor; El gozo de la comunión con el Señor

111                  Uno de los pactos de Dios con el hombre; La unidad de la familia

112                  Salmo 133; El amor, la comunión,  etc.

114                  Las pruebas que permite Dios; Pruebas que Dios usó con Noemí

116                  Salmo 119; Salmo 119:1 al 32

120                  ¿Se posesionan los demonios de los hombres?  Resistir al diablo

121                  Fruto y más fruto; La vida nueva escondida en Dios

122                  Vence con el bien el mal; 1 Pedro: siete caracteres y sus resultados de hacer el bien

123                  Sólo tres fases; 1 Tesalonicenses 1:3

125                  El hombre de doble ánimo

126                  El cuarto día de la creación; La luz como figura

127                  Confesión; Salmo 32

128                  El tribunal de Cristo; Conoceré cómo fui conocido de Cristo ahora

129                  El lirio entre las espinas; Lecciones de Nicodemo

130                  Las siete cosas grandes en el Libro de Jonás; El trato de Dios con Jonás

131                  El justo y el malo; Salmo 1

132                  La prueba primero después de la comisión; Por lo que uno padece, aprende la obediencia

133                  Las pruebas morales que más afectan; Salmo 3

134                  Volver a la reverencia al Señor; Más reverencia ante el rey de gloria

001   Dios no es un Dios de confusión

Ver

Orden divino en las congregaciones del pueblo de Dios

Con El estaba Yo, ordenando todo, Proverbios 8.30

Dios es un Dios de orden. En El no hay disensión ni confusión (1 Corintios 14:33; Génesis 1:4) Soy amante del orden, y me regocijo cuando las cosas pueden realizarse con orden.

Nada tengo que decir en favor del romanismo, pues de él vine yo, y lo excomulgué mucho antes de ser evangélico. Veinte y tres años atrás, cuando me fui a casar por civil, tuve valor de decir: “No me caso con cura.”

Hoy, más varón, tengo de sostenerlo, ya que me congrego al nombre del Señor en la sana doctrina. Siempre doy gracias a mi Señor por haber creído al evangelio en la sana doctrina.

Cuando empecé a interesarme por mi salvación, visité congregaciones de diversa doctrina. Fui a un culto pentecostal, y me desanimó mucho la falta de orden. Aún parece que han aprendido muy poco. Hace poco el cadáver de una hermana evangélica conducido al cementerio hubo de pasar por El Silencio. Los pentecostales que iban en los carros cantaban himnos a todo pulmón, acompañándolos con las manos, dándole a las puertas de los carros. En un pueblo del Yaracuy, hubo un velorio de un hermano pentecostal. Uno de los asistentes se levantó y dijo: “Un aplauso al muerto,” correspondiendo los otros a la profanación.

Se cree que San Pablo no visitó la iglesia de Colosas y, aunque las herejías y diversas doctrinas estaban molestando algunos creyentes. No obstante esto, las enseñanzas que habían recibido de Epafras y sus colaboradores eran sanas y puras, pues el apóstol dice: “Porque aunque estoy ausente con el cuerpo, no obstante, con el espíritu estoy con vosotros, gozándome y mirando vuestro concierto y la firmeza de vuestra fe en Cristo.” (Colosenses 2:5)

Fui a los presbiterianos y la mundanalidad me llamó mucho la atención. Como yo estaba leyendo la Biblia, leí: “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo.” (1 Juan 2:15) “El que quisiera hacerse amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.” (Santiago 4:4)

Junto con otro hermano visité una congregación en el estado Guárico. En el culto había nueve hombres y doce mujeres. La cosa se echó a perder cuando una mujer descubierta se levantó a dar testimonio y a orar en medio de la congregación, donde había varones. “Toda mujer que ora o profetiza no cubierta su cabeza afrenta su cabeza … Si la mujer no se cubre, trasquílase.” (1 Corintios 11:3-7) “Vuestras mujeres callen en las congregaciones, porque no les es permitido hablar.” (1 Corintios 14:34; 1 Timoteo 2:11-14)

Por el mismo tiempo, observé un pastor administrando la cena del Señor con cubitos de pan y copitas de vino. Me escandalizó la irreverencia del acto. En ninguna parte de la palabra de Dios se halla la autorización para que el gobierno de la iglesia esté en manos de un pastor o reverendo (solo Diótrefes): siempre los pastores y los ancianos (1 Pedro 5:1; Hebreos 13:7,17,24; Tito 1:5; 1 Timoteo 5:17; Filipenses 1:1; Hechos 20:17)

En cuanto a la cena del Señor, los elementos son un pan y una copa (Lucas 22:19,20; 1 Corintios 10:16,17; 11:24,25). En cuanto a la condición personal para participar de la cena del Señor, véase 1 Corintios 11:28,29.

Cuando asistí al culto de los hermanos congregados en el nombre del Señor, vi el orden y la disciplina. “En la doctrina haciendo ver integridad y gravedad.” (Tito 2:7) Aunque no perfectos, vamos hacia la perfección. Fui convencido y juzgado, véase 1 Corintios 14:24,25. Para terminar, digo al lector: Si hay algo mejor que la sana doctrina, de seguro allí iré.

004   Infidelidad  Incredulidad  Mundanalidad

Ver

Debilidades del pueblo de Dios

Estas tres calificaciones cuajaron en abundancia en tiempos pasados a la nación a que sólo incumbía sostener el testimonio de Dios en la tierra. En el programa de Dios para la salvación de los hombres, dió una promesa a su siervo, Abraham, que fue repetida varias veces: “En ti serán benditas todas las naciones de la tierra.” (Génesis 12:3; 18:18; 22:18) Era, pues, exclusivo de los descendientes de Abraham llevar este conocimiento con promesa a todas las naciones.

También Dios, para que avaloraran la inmutabilidad de su palabra, celebró varios pactos con ellos, como: pacto de fuego (Génesis 15:17,18); pacto de la circuncisión (Génesis 17:10); pacto de la ley (Exodo capítulos 19,20); pacto de sangre en la purificación del Tabernáculo (Hebreos 9:18-22). En fin, Dios recibió a Israel como a una esposa y entró en concierto con ellos.

Pero Israel no fue fiel, sino que menospreció el pacto y faltó al deber de hacer conocer el poder del Señor en toda la tierra. Empezaron a dudar de las promesas del Señor. Fueron descendiendo por grados en una desobediencia tan pronunciada que apareció la incredulidad, y decían: “Dios no ve. ¿Dónde está tu Dios?” La mundanalidad les hizo abrazar las costumbres y los vicios de los Gentiles, que en su intemperancia llegaron a creer en los ídolos de sus religiones. La mundanalidad les hizo perder su respeto y moral, hasta que llegaron a ser proverbio y fábula a todos los pueblos. (1 Reyes 9:7) Su incredulidad les hizo perder el reposo prometido (Hebreos 3:18, 4:6). Su infidelidad hizo que el Señor revocara el pacto y lo diera por viejo. (Hebreos 8:13)

También encajan los tres epítetos del título a la iglesia del Señor en estos últimos tiempos. Cristo es presentado como el Esposo. “Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla limpiándola en el lavacro del agua por la palabra, para presentársela gloriosa para sí, una iglesia que no tuviese mancha ni arruga, ni cosa semejante; sino que fuese santa y sin mancha.” (Efesios 5:25-27)

¡Cuánta comunión y cuánto celo! “Vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis tentaciones.” ¡Cuánto amor desplegado por su Señor! “Y les conocían que habían estado con Jesús.”

Unos años después, aquella iglesia es reprendida por su inconstancia: “Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor”. El Señor después de recomendar la vigilancia en la oración, tuvo una visión de la incredulidad de los últimos días, y dijo: “Empero cuando el Hijo del Hombre viniere, ¿hallará fe en la tierra?” (Lucas 18:8) La infidelidad trae consigo la duda, y la incredulidad dice: “Mi Señor tarda en venir”. (Mateo 24:48) “Mas el que no tiene estas cosas, es ciego, y tiene la vista muy corta, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados.” (2 Pedro 1:9)

El tercer abismo es la mundanalidad. El siervo infiel empezó “a herir a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos …” (Mateo 24:49) Es alarmante como la iglesia de Jesucristo, única llamada a sostener en alto la bandera de la verdad, el testimonio del Nuevo Pacto en la sangre de nuestro Señor Jesucristo, ha faltado a su fidelidad y se va conformando más a este siglo, imitándose a este mundo enemigo del Señor. Cualquiera que quisiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. (Santiago 4:4) Conviene despertar, echar aceite a la lámpara, si no lo tiene, porque: “He aquí el Esposo viene.”

005   Use cambio de luces

Ver

Absalón Ahitofel Lot

Su luz puede radiar con destellos que encandilen a otros y los haga precipitar al abismo. La reflexión de su luz puede encandilar a usted mismo y hacerle perecer. Su luz muy baja enfocada hacia abajo puede traerle un grave accidente. Su lámpara sin luz puede ser ocasión de choque y escándalos para muchos. Si está accidentado o estacionado, ponga su luz en roja, señal de peligro. Su luz debe ser de tal manera que le traiga beneficio a usted y a los demás. No me propongo dar clases de señales de luces para el tráfico, sino lecciones espirituales de varios personajes bíblicos y cómo usaron sus luces.

Absalom se presenta como luz alta; encandiló a otros que perecieron, y él mismo se estrelló en la propia columna de su soberbia. (2 Samuel 18:18) Absalóm se ganó mucho pueblo con su astucia y traición. Con sus engañosas promesas de justicia le siguieron, y se precipitaron en una guerra interna donde perecieron veinte mil hombres. (2 Samuel 15:1-15; 18:1-9) Para los días que vivimos aparecen muchos semejantes a Absalom que con mucha bulla y aparato de altilocuencia mundana encandilan y “con suaves palabras y bendiciones engañan los corazones de lo simples”.

Achitophel con su consejo se presenta como el que se encandiló a sí mismo por la reflexión de su propia luz. “El consejo que daba Achitophel en aquellos días, era como si consultaran la Palabra de Dios.” (2 Samuel 16:23) Se hizo sabio en su opinión. Puso su corazón como corazón de Dios. Su propia luz le cegó y pereció de muerte fea. Hay muchos orgullosos que se creen saberlo todo y se encandilan a sí mismos. “Aun no saben nada como deben saber.” (1 Corintios 8:2)

Lot presenta su testimonio como una luz muy baja enfocada en tierra; salvó la vida de casualidad. La luz de Lot en Sodoma fue muy opaca; su testimonio no tuvo ningún poder. Hay los que han de ser salvos como por fuego, y hay muchos con “una lámpara sin aceite.” Su visión terrena no les permite ver la perdición de los demás.

Los discípulos que volvieron atrás, éstos se presentan como farol sin luz, tropiezo y escándalo para muchos. “Desde esto, muchos de los discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con Jesús.” (Juan 6:66) Cuántos hay que son piedras decaídas y obstáculos para muchos no seguir. “Demas me ha desamparado, amando este siglo.” (2 Timoteo 4:10) Los tales deben ser luz roja oscilante, señal de peligro inminente.

La luz de cristiano debe ser resplandeciente, que alumbre a sí mismo a beneficio a otros. (Lucas 8:16) Cristo es la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene a este mundo. (Juan 1:9) En esta luz se iluminó Pablo y la llevó incandescente para alumbrar las regiones del paganismo. A esa diáfana luz andan muchas naciones de este mundo. Nuestro Señor Jesucristo es el poder generador de luz para los fieles. “La senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto.” (Proverbios 4:18)

006   Las tres maneras más fecundas
cómo el diablo obra en la Iglesia

Ver

Irreverencia, mala doctrina y falsa profesión

Son muchos los ardides que Satanás promueve con el fin de distraer a los hombres, ya sean creyentes o no, y donde más se destaca su astucia es en hacer descuidar a los hijos de Dios para que no presten atención a la Palabra del Señor.

Cristo dijo: “El Sembrador salió a sembrar. Y aconteció sembrando, que una parte cayó junto al camino; y vinieron las aves del cielo, y la tragaron.” (Marcos 4:3,4) El mismo Señor explicó que estas aves representan a Satanás, que quita la Palabra de los corazones de aquellos que la oyeron.

La falta de consagración y de santidad práctica se debe al poco interés y a la falta de reverencia al oir o leer la Palabra de Dios. El secreto del éxito de la vida del profeta Samuel se debe a la inclinación de su oído: “Habla, que tu siervo oye.” (1 Samuel 3:10)

El diablo quita la concentración a la Palabra de Dios por medio de la preocupación y ansiedad de esta vida. En el culto el diablo roba la preciosa palabra cuando un hermano duerme durante el culto o si se distrae o distrae a los demás. Permitir la indiferencia o postergar la ejecución después que se oye la Palabra de Dios son derrotas del creyente y victorias para el diablo que, con su lema, “Hoy, no; mañana, sí,” se han perdido millones de seres humanos.

La segunda manera como el diablo obra en la Iglesia: primero, roba la semilla; ahora, siembra cizaña. (Mateo 13:24-26) En este caso, siembra la cizaña entre la simiente y como consecuencia trae tres grandes dificultades: 1. la semejanza al trigo (v. 26); 2. la raíz entrelazada con la raíz del trigo (v.29); 3. los frutos malos de su naturaleza (vv. 25,30).

¡Oh, cuánto mal ha hecho la cizaña en la Iglesia! Las adiciones humanas a la doctrina apostólica es cizaña. Las sectas heréticas confundidas con el cristianismo son cizaña. Las divisiones entre los hermanos que han debilitado el testimonio, es cizaña. Las campañas evangelísticas con su multitud de convertidos sin haber permitido la obra del Espíritu Santo, es cizaña que se introduce en la Iglesia. La liviandad y mundanalidad practicadas por muchos cristianos que escandaliza, contrista y aparta a los sencillos, es cizaña.

La semejanza de la cizaña al trigo se ve cumplida en muchos cristianos profesantes que tienen miel en la boca y ajenjo en sus obras. Ahora poco, visitamos a unos creyentes en La Guaira. Nos contaron su historia de veinticinco años atrás, cuando habían sido convencidos del evangelio. En su camino se interpuso otro creyente con lengua muy dulce, pero sus obras hicieron que esa familia se retirara del evangelio hasta ahora que han obedecido a la fe y al bautismo.

El tercer trabajo del diablo en la Iglesia, lo hace a la sombra del árbol de mostaza, figura de la Iglesia en su principio y su desarrollo. (Mateo 13:31,32) Las aves o Satanás han hecho nido en las ramas del árbol. Encaramados allí, aparecieron juntamente en la iglesia de Colosas los que estaban rindiendo culto con mucha humildad a los ángeles. En los días del profeta Jeremías, el pueblo rendía culto a la reina del cielo.

El romanismo ha hecho el nido más grande, porque ha hecho a María la reina del cielo, la madre de todos, arca de la alianza, etc. Hicieron su nido también los legalistas que aparecieron en las iglesias de Galacia, y más nidos siguen perfilándose con la cantidad de nuevas y diversas doctrinas. El fin que el diablo persigue es confundir a las gentes para que no se salven. El que oye la Palabra del Señor y la obedece dará fruto de acuerdo a su capacidad a treinta, a sesenta y a ciento.

007   Pequeños descuidos conducen a grandes locuras

Ver

Actitud malsana hacia sí, las Escrituras y los creyentes

Como factor decisivo que lleva al creyente a cometer locuras está el descuido personal, u olvidarse de sí mismo. Por regla general los desaciertos se cometen cuando la persona realiza la pasión de enaltecerse (Gálatas 6:3), satisface la voluntaria decisión de contaminarse en el pecado (1 Juan 5:16) y cierra los ojos a la evidencia, creyendo que puede engañar o mentir a Dios (Gálatas 6:7,8).

El cristiano empieza a descender lentamente por grado cuando deja su posición espiritual y se permite cositas que él no condena. “las moscas muertas hacen heder y dar mal olor al perfume del perfumista; así una pequeña locura, al estimado por sabiduría y honra.” (Eclesiastés 10:1)

La falta de vigilancia ha conducido a grandes desastres, muchos de ellos irreparables. “Mas durmiendo los hombres, vino el enemigo y sembró cizaña entre el trigo y se fué.” (Mateo 13:25). ¡Quién hubiera imaginado que un pequeño descuido de los siervos haya traído tanto mal a la Iglesia del Señor en todos los tiempos!

Si nuestros ojos vigilan constantemente donde vamos a poner nuestros pies, es aun más riguroso que el creyente se ponga diariamente bajo el examen del Señor, porque el pecado ha entrado con frecuencia en las cosas santas desde el principio del mundo. No hay hombre santo, por más santo que sea, que esté exento de pecado. (2 Crónicas 6:36; Eclesiastés 7:29) Algunos tienen una caída precipitada, y confiesan el pecado; otros se manifiestan después de haber caído en secreto mucho tiempo antes. (1 Timoteo 5:24)

La decadencia empieza cuando las Escrituras se leen con miopía espiritual. Buscan textos en la Biblia para justificar y excusar su pecado. Entonces escarban en otra fuente que satisfaga sus deseos carnales. Como aquellos israelitas dijeron: “Nuestra alma tiene fastidio de este pan liviano.” (Números 21:5)

Un cambio principia a efectuarse en el creyente. El que antes era celoso y ejercitado, se esquiva de tomar responsabilidades; se excusa con circunstancias fingidas. En cambio toma nuevas amistades y visita lugares que están al margen de la moral evangélica. Palabras fuera de comedimiento salen en su vocabulario; trata de extremo o fanatismo las correcciones que se le hacen. El olvido de sí mismo embrutece al hombre y lo induce a deshonrar lo santo y lo sublime del ministerio, a violar su lecho con el adulterio y, lo que es más, a juntar su cuerpo, que es miembro de Cristo, con una ramera.

“Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen.” (1 Corintios 6:20) “Si alguno oye la palabra, y no la pone por obra, este tal es semejante al hombre que se considera en un espejo su rostro natural. Porque él se consideró a sí mismo [en la carne], y se fue, y luego se olvidó qué tal era.” (Santiago 1:23,24)

Otra manifestación de que se olvida de sí mismo es que empieza a contender con la misma Palabra de Dios. Se queja en las enseñanzas y exhortaciones, y murmura del ministerio y de los enseñadores. Del profeta Amós dijeron: “La tierra no puede sufrir todas sus palabras … Ellos aborrecieron en la puerta al reprensor, y al que hablaba lo recto abominaron.” (Amós 7:5,10)

También es rastro característico del que se olvida a sí mismo mostrar un carácter duro con sus hermanos. Esto es defecto de haber perdido el gozo de su salvación. Aparecen enfermedades que no tienen, cuando la enfermedad está en el alma. Aparece la ingratitud; se olvida del bien y de los que le hicieron bien: “No se acordó de José, sino que le olvidó.” (Génesis 40:23)

Pedro escribió referente a algo más serio todavía: “Mas el que no tienen estas cosas, es ciego, y tiene la vista muy corta, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados.” (2 Pedro 1:9) Tenemos que admitir que cuando el creyente llega al grado de olvidar la sangre inmaculada de nuestro Señor Jesucristo con que fue limpiado de la inmundicia de su pecado, es porque “de su propia concupiscencia es atraído y cebado.”

Sin embargo, el Señor ha hecho provisión abundante en su palabra para que el creyente no caiga. “Antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice hoy; porque ninguno de vosotros se endurezca con engaño de pecado.” (Hebreos 3:13) “Abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.” (1 Juan 2:1)

008   Abraham nuestro padre

Ver

Abraham en Romanos 4

A excepción de nuestro Señor Jesucristo, Abraham es el hombre con muchos títulos, honores y bendiciones que alcanzó por su fe robusta en el Dios vivo.

Escudriñando mucho las Escrituras, por los capítulos 10 y 11 del Génesis uno puede entender que la corrupción en el mundo era tan general que el linaje que Dios había escogido desde el principio había sido interrumpido.

En tal condición de ruina moral y espiritual Dios llamó un hombre de en medio de este mundo perverso. Este hombre fue Abraham. Aunque él había sido levantado en el paganismo, Dios, que conoce los corazones, vió que aquel hombre no estaba satisfecho en el ambiente malsano de aquella generación.

La fe de Abraham, pura como el oro por las pruebas que pasó, es única en su clase. De Noé sabemos que recibió respuesta. Esto presupone que él demandaba de Dios. De Enoc sabemos que Dios se identificó con él, porque Enoc anduvo con Dios. De Abel creemos que fue instruido por sus padres en el conocimiento de Dios, pero, “Por fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir por heredad, y salió sin saber a donde iba.” (Hebreos 11:8)

Otra cosa singular de Abraham es su paternidad quíntupla que alcanzó como honor a su fe. En Romanos capítulo 4 leemos:

  • 1 Padre según la carne
  • 11 Padre de los gentiles creyentes
  • 12 Padre de la circuncisión
  • 16 Padre de todos nosotros
  • 17 Padre de muchas naciones

Padre según la carne: Esto es en cuanto al principio fundamental y político de la naciones de los hebreos. El era cabeza y fundador que, con su tienda y un altar de peregrino, creyó que el que había prometido era fiel.

Padre de los incircuncisos: Siendo Abraham el primer pagano “evangelizado”, vió al Señor Jesús con anticipación. (Gálatas 3:8; Juan 8:56) Dios le otorgó el honor de ser padre de los creyentes incircuncisos.

Padre de la circuncisión: Esto es en cuanto al pacto. Era esta señal en la carne que identificaba a los hebreos como el pueblo de Dios entre los demás pueblos del mundo. Esta señal está muy relacionada con su separación. Hoy la circuncisión para los hijos de Dios es en el corazón, y son conocidos por su separación de las vanidades de este mundo, por su andar en los pasos de fe que anduvo Abraham.

Padre de todos nosotros, de los que son de la fe. Muy temprano aprendió Abraham a confiar en la gracia de Dios; que la salvación no es por obras para que nadie se gloríe. Siendo Abraham el primer creyente en Cristo, nosotros también creemos; no hay pretensión si llamamos a Abraham padre.

Padre de muchas naciones: Esto es en cuanto a las promesas. Por la obediencia y amor a su Señor, Abraham recibió de Dios sublimes promesas, que ha cumplido fielmente. Más que todos los sacrificios, agrada a Dios la obediencia. Por esto el Señor dijo: “Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.” (Juan 12:26)

009   Últimas sentencias del Señor en el Sermón del Monte

Ver

Mateo capítulo 7

  • No es por la puerta ancha, sino por la puerta estrecha que se llega al cielo. (Mateo 7:13,14)
  • No es tanto el vestido, sino el mensaje del profeta,
    15.
  • No es tanto la apariencia del árbol, sino los frutos que da el árbol, vv. 16,17
  • Mas no solamente el fruto, sino la calidad del fruto,
    19
  • No es el que dice, sino el que hace, vv. 20,21
  • Más aun del que oye es el que hace, vv. 24,27
  • No es el que emociona, sino el que convence, convierte y cambia los corazones, vv. 28,29.

Ya era tiempo de hacer conocer a las gentes que para entrar en la vida era necesario un cambio de vida, un nuevo nacimiento, una decisión absoluta de abandonar el camino ancho y entrar por la puerta estrecha. El Señor no dio cabida a la neutralidad ni a la indiferencia; tampoco a las altas y bajas temperaturas, como ser santo en la iglesia y diablo en la casa. O se está en el camino angosto que lleva arriba, o se está en el camino espacioso que lleva a la perdición.

En este cambio de vida, el Señor hace una alerta a guardarse de los falsos profetas. El creyente espiritual procura mantenerse en comunión con su Señor para no ser engañado. Siendo guiado por el Espíritu, no cree a todo espíritu, sino prueba los espíritus si son de Dios, porque muchos falsos profetas son salidos en el mundo. (1 Juan 4:1)

Son muchas las advertencias de la Palabra de Dios a la vigilancia, para no ser llevados por las nuevas ideas de los hombres, las diversas doctrinas y las corrientes que contemporizan con los últimos tiempos. (Mateo 24:24,26; Hechos 20:28-30; Efesios 4:14; Hebreos 13:9; 2 Pedro 2:1-3; 1 Juan 2:18-23)

El Señor no llama a ninguno en vano. Al ocuparle en su servicio, es para que lleve fruto, y su fruto permanece. (Juan 15:16) Como por los frutos es conocido el árbol, asimismo por los frutos de la nueva vida es conocido el discípulo de Cristo. ¿Qué mérito tiene un árbol de opulencia y lozanía, pero sin fruto? El Señor, teniendo hambre, fué a la higuera, pero no encontró fruto sino hojas solamente. (Mateo 21:18,19) Las plantas que nacen bajo los árboles umbrosos son canijas y se mueren; les falta la luz del sol que vivifica.

El creyente que no da fruto no tiene ninguna influencia sobre los demás. “Ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.” (Romanos 14:17) Tengo en mente un árbol de naranjas que conozco. Su tronco es viejo, feo y canoso; ya no da mucho fruto. Pero, haya verano o invierno, siempre se aparece con poca cara. ¡Pero qué dulces son! El Señor no va a recompensar a sus siervos por la cantidad, sino por la constancia y fidelidad. (Mateo 25:23)

El Señor pide no solamente el fruto, mas la calidad del fruto. “Todo aquel que lleva fruto, le limpiará, para que lleve más fruto.” (Juan 15:2) El Señor fue templando a su siervo Abraham por medio de las pruebas, a medida que le pedía más fruto como prueba de su amor. Abraham le iba complaciendo y agradando hasta la prueba final de conseguir su diploma: Amigo de Dios. Hay los que se acostumbran a una rutina, que pudiendo dar más o hacer más, no lo hacen, y se estrechan en sus propias entrañas.

El Señor tiene más complacencia con la obediencia que con el sebo de los carneros. (1 Samuel 15:22) Promesas, protestas, propósitos y palabras no llegan a ninguna parte. El que hace la voluntad del Señor entrará en el reino de los cielos. Del Señor se dice: “Todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y enseñar,” (Hechos 1:1) y muchos han seguido su ejemplo. “Si soy Señor, ¿qué es de mi temor?” (Malaquías 1:6)

Puede haber afectación de humildad en los que parecen oír, pero no están dispuestos a hacer lo que el Señor dice. Parece que Jonás oyó el mensaje del Señor, pero se fué por otro camino. (Jonás 1:1-3). Israel dijo: “Nosotros oiremos y haremos … ¡Quién diera que tuviesen tal corazón queme temiesen y guardasen todos los días todos mis mandamientos!” (Deuteronomio 5:27-29) Con todo esto, desobedecieron, y su casa vino a ser como edificada en arena.

Pablo oyó y dijo: “Señor, ¿qué quieres que haga?” y de inmediato aquel hombre empezó a edificar su casa sobre aquel fundamento. “Cavó y ahondó.” Le costó pero halló la Roca que le hizo perito arquitecto en el edificio; véase 1 Corintios 3:9-11.

En fin: la doctrina que oyó el pueblo aquel día llegó muy profundo en sus almas:” Nunca ha hablado hombre, así como este hombre.” (Juan 7:46) Con razón el Sermón del Monte es llamado la regla de oro. Desde aquel momento hasta hoy no ha habido doctrina más elevada, que levante al hombre de su ruina moral y espiritual, y le ponga en parangón con los ángeles, con los hijos de Dios por la redención que es en Cristo Jesús. (Apocalipsis 5:8)

010   La conducta entre los hermanos

Ver

Humildad, honestidad, estima, perdón

No hay ninguna prueba en la Palabra de Dios que justifique una jerarquía entre los hermanos. Hay enseñanzas en cuanto a la consideración, respeto y estima a los ancianos y pastores que presiden, trabajan, cuidan y gobiernan bien, pero no se encuentra apoyo para sentar un señorío sobre las heredades del Señor. (1 Pedro 5:1-5; 1 Timoteo 5:17-20; 1 Tesalonicenses 5:12,13.

Por eso, por muchas cosas dichas por el Señor en Mateo capítulo 18 sacamos un resumen de siete lecciones:

  • La humildad entre los hermanos: Así que, cualquiera que se humillare como este niño, éste es el mayor en el reino de los cielos, v. 4.

La ansiosa codicia de mando y superioridad de los hombres sin Dios ha conducido a este pobre mundo a la ruina y al dolor con tantas guerras y odios. Las bastardas ambiciones de muchos hombres llamados cristianos es lo que ha hecho que la Iglesia pierda mucho de su poder y testimonio.

El romanismo con sus concilios, Papas y Antipapas, introdujo la desmoralización que ha traído por resultado millones de profesantes nominales. Alexander Hamilton dijo: “Demasiado poder conduce al despotismo. La falta de suficiente poder conduce a la anarquía, y ambas cosas llevan eventualmente a la ruina del pueblo.”

Siempre se han levantado “deotrofistas” en la Iglesia del Señor, y ese espíritu de mando desmedido ha fraccionado al pueblo del Señor en bandos y divisiones. “¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? Codiciáis … Pedís y no recibís.” (Santiago 4:1-4) El niño tierno se goza cuando los otros se gozan; le sobrecoge la tristeza si le falta el compañerismo.

  • La honestidad entre los hermanos: ¡Ay del mundo por los escándalos!; mas ¡ay de aquel hombre por quien viene el escándalo! v. 7

Sigue el Señor dándonos la regla para evitar el escándalo. Cortar la mano o el pie, o sacar el ojo; por ser la lengua un solo miembro, fué necesario dedicarle un capítulo aparte. Los tres miembros primeros acompañaron a Achán a escandalizar a Israel, y fué destruido. (Josué 7)

El escándalo es la forma principal en que se manifiestan los que son probados. (1 Corintios 11:19) Dijo el Sabio: “Un pecador destruye mucho bien.” ¡Cuánto escándalo se hubiera evitado si el hermano o hermana hubiera cortado el miembro anticipadamente, o hubiere como a José en Egipto! Hay muchos que no aman la obra del Señor ni el alma de los inconversos; les importa poco raspar el fósforo que enciende el fuego del escándalo.

“No sean avergonzados por mi causa los que te esperan, oh Señor Jehová de los ejércitos; no sean confusos por mí los que te buscan, oh Dios de Israel!” (Salmo 69:6)

  • La estimación al hermano: Mirad no tengáis en poco a alguno de estos pequeños, v. 10

Si tuviéramos siempre presente la medida para la redención: era “conforme el siclo del santuario … ni el rico aumentará, ni el pobre disminuirá de medio siclo.” (Exodo 30:12-16) La sangre del Señor no establece grados para la redención; la misma gracia es aplicada a todos. Al hermano más humilde, los ángeles la administran; Hebreos 1:14. “Que no tenga más alto concepto de sí … mas acomodándoos a los humildes.” (Romanos 12:3,16) Tampoco debemos dar lugar a la confianza carnal. Hay un dicho: “Donde empieza la familiaridad, termina la consideración.”

  • El arreglo con el hermano: Si tu hermano pecare contra ti, ve, y redargúyele, v.15

No debe dar lugar al resentimiento. La franqueza es corona del valiente. Primero debe haber oración; luego debe haber valor moral para ir al hermano y pedirle una reparación. Si el hermano, aunque culpable, no quiere ceder, valgámonos de las demás providencias. Si tampoco cede, téngasele como pecador y publicano.

Hay hermanos que están dispuestos a perder la razón con el fin de ver si ganan al hermano. Dios s el Juez. “Cristo no se agradó a sí mismo, antes bien, como está escrito: Los vituperios de los que te vituperan cayeron sobre mí.” (Romanos 15:3)

  • La comunión con el hermano: Si dos de vosotros se convinieren en la tierra, de toda cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos, v.19

Una de las más grandes preocupaciones del Señor durante su ministerio fué la unidad de su pueblo y la comunión hermanable. En el pueblo del Señor siempre hay la necesidad por la cual tenemos que rogar al Señor. Mucho más valor hay si los hermanos en unanimidad elevan sus oraciones al trono de la gracia. Los Hechos de los Apóstoles está lleno de estos ejemplos: 1:14,24, 2:42, 3:1, 4:24,31, 6:4, 8:15, 13:3.

  • La medida del perdón para el hermano: Jesús le dice: No te digo hasta siete, mas aun hasta setenta veces siete, v. 22

Sólo el Señor es que puede darnos la gracia suficiente para llegar a alcanzar esa medida, pues El rebasó esa medida. La enseñanza trata del perdón para el hermano. “Mas Dios encarece su caridad para con nosotros, porque siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” (Romanos 5:8) La medida de los hombres se estira y se encoge, pero la medida del perdón es universal. “Perdonándoos los unos a los otros, como Dios os perdonó.” (Efesios 4:32)

  • La misericordia con el hermano: ¿No te convenía también a ti tener misericordia de tu consiervo, como también yo tuve misericordia de ti? v.31.

La misericordia siempre está conectada con el consolar y levantar. ¿Cómo es que tan pronto aquel hermano se olvidó de la compasión y misericordia que su señor tuvo con él, y no usó misericordia con su consiervo? Así somos todos de corazón malo y engañoso.

David usó misericordia con los que quedaron cansados en el torrente de Besor. Usó misericordia de Dios con Meph-iboseth. (1 Samuel 21:25, 2 Samuel 9) Pero del Señor son las “entrañas de misericordia.” “Ve y haz tú lo mismo.”

011   Fruto que abunde en vuestra cuenta

Ver

Identificación, filiación, satisfacción

Con mucha claridad habló el Señor referente a los frutos que deben dar los hijos de Dios. Tres características de estos frutos acreditan que somos nacidos de simiente incorruptible. (1 Pedro 1:23)

  • Por los buenos frutos somos conocidos en el mundo que somos discípulos de Cristo: los frutos de nuestra identificación (Mateo 7:16).
  • Por la abundancia de los frutos demostramos que somos pámpanos limpios en la vid: los frutos de nuestra filiación (Juan 15:5)
  • Por dar el fruto a tiempo indicamos que somos regados por el poder de arriba: frutos a satisfacción (Juan 7:38)

El Señor en los días de su ministerio terrenal pronunció tres palabras de las cuales los teólogos sacarían muchos argumentos. Estos son: podar, abonar y secar. La poda es arriba, el abono es al pie y la secura es en la raíz. Esta pericia solamente la hace el Señor de menor a mayor grado para que la planta dé fruto.

“Todo pámpano que en mí no lleva fruto, le quitará: y todo aquel que lleva fruto, le limpiará, para que lleve más fruto.” (Juan 15:2) La medida es drástica: el que no lleva fruto es cortado en la horqueta, y el que lleva fruto es podado en los cogollos para que lleve más fruto.

Leí de una hermana a quien se le infectó la herida de un brazo. Los médicos no encontraron remedio sino amputar el brazo, porque la gangrena había empezado. La hermana tuvo conformidad y aprendió una gran lección. Dijo: “Ahora comprendo que con mis dos brazos nada hice para el Señor. El me ha enviado esta poda para que yo lo reconozca, pero con su ayuda y con un solo brazo, haré más de lo que no hice con los dos.” De modo, hermanos, que si hay ramas viciosas, sin frutos, el Señor las va a podar por medio de la disciplina, las pruebas o el castigo. (Hebreos 12:5-17)

Ahora bien, en Lucas 13:6-9 el Señor extiende su misericordia y otorga sus privilegios. Nunca en su historia recibió Israel más bendiciones que en los tres años del ministerio del Señor. Con todo esto no dió los frutos que el Señor buscaba. Entonces prolongó su gracia y resolvió excavar y estercolar. Para el pueblo del Señor hoy, el período ha sido más largo, las oportunidades más grandes y, en toda la luz de estos privilegios, “A cualquiera que fué dado mucho, mucho será vuelto a demandar de él.” (Lucas 12:48)

Muchas veces este abono viene por visitaciones, prosperidad, libertad de cultos y muchas bendiciones más, para que demos los frutos que el Señor quiere. A la iglesia de Tiatira el Señor dijo: “Yo le he dado tiempo para que se arrepienta de la fornicación; y no se ha arrepentido.” (Apocalipsis 2:21)

En Mateo 21:18-20 son los dos extremos. El dueño de la viña en ocasiones anteriores había venido a buscar fruto de su viña y no lo halló; sin embargo, “No retuvo para siempre su enojo, porque es amador de misericordia.” (Miqueas 7:18) Ahora el Señor de la viña tiene hambre y la higuera (su pueblo) no tiene frutos.

Hermanos, en Juan 15 los frutos son amor. “Si guardareis mis mandamientos, estaréis en mi amor.” (15:10). En Lucas 18 los privilegios son por gracia, v. 8. “mas cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, no por obras de justicia que nosotros habíamos hecho …” (Tito 3:4,5)

En Mateo 21:18,19 el juicio a la higuera es por esterilidad. El Señor tiene hambre de más oración, más amor, más consagración, más santidad. Religión exterior no da frutos. Nabal, el del Carmelo, era muy rico y en el esquileo parecía ser un árbol con mucho fruto, pero cuando David, que había guardado y protegido sus intereses, envió a buscar fruto se encontró con hojas solamente. (1 Samuel 25:1-38)

Ningún discípulo de Cristo ha regado su árbol como Pablo; nunca menguó en sus nuevos frutos. (Gálatas 5:22,23). Tan solícito era que hizo así: “Me he hecho a los flacos flaco, por ganar a los flacos: a todos me he hecho todo, para que de todo punto salve a algunos. Y esto hago por causa del evangelio, por hacerme juntamente participante de él.” (1 Corintios 9:22,23)

012   ¿Tienes en tu mano una vara o tienes la mano leprosa?

Ver

Éxodo capítulo 2

Moisés cuando era joven antes de ser convertido era un muchacho tremendo. A los tres meses de nacido gritaba y pataleaba; no pudo hacer más ocultado por sus padres de la sentencia del rey Faraón. Puesto dentro de una arquilla en el río Nilo empezó a llorar para que la hija de Faraón lo oyera. (Exodo 2:1-10) En las escuelas egipcias Moisés se vió más aventajado que los muchachos de sus tiempos.

A los cuarenta años Moisés salió sin ser enviado, a ver las cargas de sus hermanos, y observó a un egipcio que hería a uno de los hebreos. Miró a todas partes y, viendo que no parecía nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena. Huyó a Madián y llegó junto a un pozo. Las hijas del sacerdote vinieron a sacar agua para dar de beber a las ovejas y los pastores las echaron. Moisés volvió a “levantar sus puños,” defendió las muchachas y sacó agua para las ovejas. (Exodo 2:11-19).

En todo esto Moisés muestra la firmeza de su carácter y su corazón de pastor, pero le faltan otros cuarenta años para recibir su graduación. Cuarenta años pastoreando ovejas con las pruebas del desierto volvieron al mismo Moisés humilde como una oveja. La primera cosa que aprendió fué el amor al rebaño, virtud que fué característica en su vida, guiando al pueblo de Israel por el desierto. (Exodo 32:31,32)

Posiblemente la conversión de Moisés fué en el monte Sinaí, cuando el Señor se le apareció en la visión de la zarza que ardía y no se consumía. Dios le llamó y le comisionó para que sacase a su pueblo de Egipto, pero Moisés, que cuarenta años atrás era precipitado y atrevido, también ha aprendido la humildad. Empezó a exponer varios complejos de su inferioridad. El Señor le dijo: “¿Qué es eso en tu mano?” y él respondió: “Una vara.”

Una insignificante vara o cayado de pastor es lo único que Moisés pone a la disposición del Señor. Desde aquí en adelante es llamada la vara de Dios; Exodo 4:1,2,17,20. Por el poder de Dios, el don de Moisés estaba en aquella vara que sostenía en su mano, y ¡qué de portentos hizo con aquella vara!

Hermano, por la virtud del Señor puedes tener tu don en tu mano para repartir tratados evangélicos, para poner en manos de otros una Biblia, para escribir de las virtudes piadosas del siglo venidero. Puedes tener una mano liberal para ayudar a la evangelización, o socorrer al necesitado.

Los hombres para obrar quieren los medios y la capacidad más grande, pero el Señor quiere que pongamos a su disposición las cosas pequeñas: los cinco panes y los dos peces del muchacho (Juan 6:9), el vaso de barro de Gedeón (Jueces 7:20), la botija de aceite de la viuda (2 Reyes 4:2-7), la aguja de Dorcas (Hechos 9:36-41), la casa de Filemón (vv. 5-7,22), la elocuencia de Apolos (Hechos 18:24-28), la abnegación de Pablo (Filipenses 2:17, 4:12,13).

Por segunda vez el Señor dijo a Moisés: “Mete ahora tu mano en tu seno.” Y él la metió, y como la sacó he aquí su mano estaba leprosa como la nieve. Aunque estas señales que Dios le daba eran para Egipto e Israel, también eran lecciones y experiencias personales a Moisés; primero para que no fuera a engreírse por los milagros que iba a obrar y reconociera que él en sí mismo era pura carroña, la figura del pecador.

El rey Uzzías empezó a prosperar y hacerse poderoso en su pueblo. Esto le enalteció, y entró en el lugar santo para ofrecer el perfume santo sin saber que ya la lepra estaba en su frente. “Y porque la grandeza de las revelaciones no me levante descomedidamente, me es dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobre manera.” (2 Corintios 12:7)

La otra lección es: si no tienes en tu mano la vara, señal del poder de Dios, entonces tienes la mano leprosa. ¿Para qué sirve una mano leprosa? Uno de los primeros milagros del Señor en su ministerio fué de estirar y poner en movimiento la mano seca del hombre en Capernaúm. (Lucas 6:6-10) Alguno dirá que la lepra es figura del pecado, y después que hemos creído en el Señor por su sangre, somos limpios de esa inmundicia. ¿No era limpia también María? pero fue disciplinada con la lepra. Léase el Salmo 38; parece que David cayó en la misma disciplina.

O servimos al Señor con lo que tengamos y podamos, o somos inútiles. O tiene en tu mano la vara, o tienes la mano leprosa. “Entonces os tornaréis, y echaréis de ver la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.” (Malaquías 3:18).

013   No consintieron estorbos
en su vocación celestial

Ver

Creyentes que supieron rechazar la tentación

Faltaría espacio para enumerar una cantidad de personas en el Antiguo y Nuevo Testamento que rehusaron beneficios y participaciones que podían proporcionarles placeres y honores en este mundo, pero que también les hubiera restado y afectado grandemente su vocación y consagración en la obra del Señor.

Hay hermanos que han empezado a andar bien; se ha destacado en ellos un don, un ministerio de agrado al pueblo del Señor. Entonces por descuido y falta de vigilancia han permitido un estorbo, una piedra en el zapato. Empiezan a cojera y perder el rocío de su gracia. Algunos pierden muchos años; otros toda la vida.

Entre tantos hombres en la historia bíblica cito algunos que por un motivo espiritual específico no permitieron cavilaciones.

  • Abraham rehusó la hacienda que el rey de Sodoma le ofreció por retener la pureza de su dignidad generosa. (Génesis 14:21-24).

Le dejó todo el despojo de aquella victoria. Generoso fué con su sobrino cuando llegó el momento de la separación. Generoso fué con los ángeles que le visitaron en Mamre. No aceptó regalada la tierra de los hijos de Heth para el sepulcro de su esposa. Abraham tuvo un concepto muy alto de la liberalidad; tuvo como norma: “Más bienaventurada cosa es dar que recibir.” (Hechos 20:35)

  • José rehusó tomar la mujer de Potiphar por retener su pureza moral. (Génesis 39:7-12)

José supo del escándalo que ocasionó su hermano Rubén al violar el lecho de su padre. Posiblemente supo la historia de su hermano Judá, sus hijos y Thamar. José supo de la vergüenza de su hermana Dina que fué violada por su propia imprudencia. Sobre todas estas cosas supo de la santidad de Dios. Había en él el temor al Señor; no quiso manchar su vestido. Por un instinto de conservación espiritual, conociendo el enemigo que había en su misma carne, huyó corriendo de la tentación. “Huid la fornicación.” (1 Corintios 6:18)

  • Daniel rehusó contaminarse con la comida del rey por retener su pureza doctrinal. (Daniel 1:8)

La mayoría de las veces la comida de los reyes era bacanales y sacrificio ofrecido a los ídolos. (Daniel 5:14) Desde muy pequeño Daniel recibió enseñanzas de la ley de Dios, lecciones en cuanto a la separación de las costumbres y prácticas de los paganos. Daniel ha sido un hombre ejemplar para todos los cristianos de consagración absoluta a su vocación, dado en gran manera al estudio de las profecías, de un carácter templado y humilde. Vivió en un imperio de opresión y tiranía, pero no contemporizó con la corrupción de Babilonia ni con aquellos judíos que rebajaron la moral de su doctrina para no padecer persecución.

Algunos evangélicos hoy toman como bandera a Daniel para justificar que pueden actuar en política. Daniel figuró en el gobierno de aquel país porque fué obligado hacerlo. Era el hombre más capacitado en aquella nación. Sus funciones fueron siempre como profeta en sus actuaciones. Era el testimonio de Dios en el imperio de los gentiles. Si algún evangélico llena estos requisitos, haga política. Daniel tuvo mucha sujeción a la doctrina. “No os juntéis en yugo con los infieles; porque ¿qué comunión tiene … la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial?” (2 Corintios 6:14-15)

  • Moisés rehusó las comodidades temporales de pecado porque ansiaba la corona incorruptible. (Hebreos 11:24-26)

Moisés no fué de aquellos que se contentan con llamarse cristianos y no están dispuestos a salir fuera del real para llevar su vituperio. ¡Cuántos hay hoy que se han quedado sacrificando en la tierra la abominación de los egipcios! Tienen sus ligas, concursos, juegos, excursiones, baños mixtos, etc. Moisés aprendió: “Ninguno que milita se embaraza en los negocios de la vida … El que lidia no es coronado si no lidiare legítimamente.” (2 Timoteo 2:4,5)

  • Ruth rehusó volver atrás para retener la pureza de sus convicciones. (Ruth 1:16,17)

No sabemos si Noemí estaba probando a Ruth o si tenía temor y vergüenza de entrar en su pueblo con una moabita, pero sí sabemos que cuatro veces la aconsejó volver atrás a su pueblo y a sus dioses. El testimonio de Ruth es uno de los más hermosos poemas bíblicos.

Muchachas evangélicas, miren el cuadro. ¡Qué vocación tan sublime! Algunas hermanas solamente esperan que un inconverso le proponga, para volverse atrás, pero Ruth, ni porque la empujaron de adentro se volvió de sus convicciones. Se atenía a: “Prosigo al blanco, al premio de la soberana vocación de Dios en Cristo Jesús.” (Filipenses 3:14)

  • Pablo rehusó sus vastos conocimientos que podían reportarle gran ganancia porque halló otro conocimiento más eminente, el de Cristo Jesús su Señor.

Quizá a ningún otro se le haya presentado tantos obstáculos y estorbos como a Pablo, pero él superó a todos porque su lema era: “De ninguna cosa hago caso, ni estimo mi vida preciosa para mí …”

014   ¿Para quién vivimos?

Ver

Jonás en el barco

No debían ser muy gratas las impresiones que dejó Jonás en los marineros tripulantes del barco que partía para Tarsis. (Jonás 1:1-15).

Jonás vivió para sí; parece ser de los hombres que piensan que agradando ellos a Dios, poco les importa si los demás se perdieren o se salvaren. Fuera del capítulo 2 con sus experiencias en el fondo del mar, su contrición y oración, se muestra huraño e irascible. No hizo nada para introducir el conocimiento del Dios vivo y verdadero a aquellos paganos idólatras. Jonás no se comportó como un embajador de Dios ante aquellos extranjeros; se entiende que su corazón no estaba bien con su Señor a causa de su desobediencia.

  • El hombre que debía estar firme estaba caído, v. 10.
  • El que debía reprender a otros fue reprendido, v. 6.
  • El que debía ser fiel a la ordenanza de su Dios, huía,
    3.
  • El que debía estar orando, tenía a los paganos orando por él, v. 14.
  • El que debía traer bendición, trajo castigo, v.12.
  • El que debía ser honrado y puesto en alto, es echado abajo, v. 15.

Una de las virtudes que ataca el pecado es la gracia del creyente para con los demás. Cuando hay mala conciencia el rostro se pone duro, las palabras ásperas; hay tendencias de aislarse de los demás; la humildad se aleja para dar cabida al orgullo.

Es verdad que Dios ve integridad donde el humano ve flaqueza y extravío, pero no podemos cerrar las páginas de la historia y sentarnos a mascullar nuestras dudas, pues de nuestras meditaciones sacamos edificación provechosa. Jonás en el barco se aisló de los marineros (no para orar) y “se echó a dormir.” En Nínive, después de dar su austero mensaje, se aisló de los ninivitas, y debajo de una choza se sentó “hasta ver qué sería de la ciudad.”

Hermanos, ninguno de nosotros vive para sí. (Romanos 14:7) Tenemos sobre los demás un influjo para bien o para mal. Algo pasa en el creyente que no está testificando para su Señor. Hay varias condiciones que pueden coadyuvar a su apatía:

  • que no está perfecto en el amor (1 Juan 4:17,18).
  • que hay reservas en su vida para el Señor; Pablo dijo: “Para mí el vivir es Cristo.” (Filipenses 1:21)
  • que el creyente está caído: “Tú pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? (Romanos 2:21).
  • que nunca ha experimentado el nuevo nacimiento.

En ninguna parte de la Biblia el Señor acusa a su profeta Jonás. Su experiencia en el vientre del pez y en el fondo del mar es uno de los grandes tipos de la resurrección de Cristo (Mateo 12:39-41), prueba que su Dios era paciente con él. Así es el Señor con nosotros; por tanto, espera nuestra colaboración.

La muchacha cautiva en Siria no se recluyó en silencio, ni a llorar su adversidad, ni tampoco a probar licencias porque estaba ausente de sus hermanos. Estaba testificando de su Dios. (2 Reyes 5:1-4) David y Jeremías, cada uno en su tiempo, pasaron grandes pruebas; cada uno resolvió cerrar la boca y no testificar del nombre de su Dios, pero no pudieron. Estaban sumamente ligados por el amor a su Redentor y a su pueblo. (Salmo 39:1-3, Jeremías 20:7-11)

Hay un gran número de creyentes que están viviendo la vida para sí, y cuando son exhortados y llamados para ayudar en las cosas del Señor se tornan “respondones.” Sería bueno llevarles al Médico y decirle: “Examínales, oh Dios, y conoce su corazón; pruébales y reconoce sus pensamientos: y ve si hay en ellos camino de perversidad, y guíales en el camino eterno.” (Salmo 139:23,24)

015   Santidad progresiva

Ver

1 Tesalonicenses capítulo 4

Los tesalonicenses dieron pruebas indiscutibles de una verdadera conversión; la persecución contra ellos fué agresiva y contundente.

En 1 Tesalonicenses 4:13-18 parece que algunos habían muerto por su fe en Cristo y Pablo consuela a los vivos con la esperanza de la venida del Señor para levantar primero a los que han muerto en El y por El. En 2 Tesalonicenses capítulo 1 estaban soportando sus tribulaciones con tanta paciencia y fe que los apóstoles estaban maravillados. Era grande la hostilidad de parte de sus propios conterráneos; abundaban en la seguridad de su salvación que nada les amilanaba.

El evangelio fue extendido por ellos en aquellas regiones, de modo que ya no había a quién predicarle. El diablo quiso apagar en ellos el fuego del amor, atizando el fuego de la maldad y de la sevicia, pero no lo consiguió, porque los tesalonicenses estaban unidos de tal manera que el apóstol Pablo no tuvo que escribirles respecto a esto: “Mas acerca de la caridad fraterna, no habéis menester que os escriba: porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis los unos a los otros.” (1 Tesalonicenses 4:9)

Nos causa regocijo nuestra meditación cómo los hermanos tesalonicenses no solamente mostraron la santidad de Dios para con el mundo y sus adversarios (1 Tesalonicenses 1:3), sino que su santidad fué practicada en tres maneras más, muy destacadas.

  • Santificación personal: “Porque la voluntad de Dios es vuestra santificación.” (1 Tesalonicenses 4:3)

El hermano debe tener presente a cada paso que un día atrás en su vida hubo el momento de su consagración al Señor: “Porque sois comprados por precio: glorificad pues a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” (1 Corintios 6:20)

Es muy fácil mostrar santidad personal cuando estamos delante de nuestros hermanos, pero ser diablos a espaldas de ellos. Esta es la santidad del fariseo. ¿No eran así que estaban haciendo Ophni y Finees? Oficiaban en el tabernáculo y dormían con las mujeres que velaban a la puerta del tabernáculo de testimonio. (1 Samuel 4:4, 2:22) ¿No era así que estaban haciendo algunos de los corintios? Participaban de la mesa del Señor y comunicaban con la mesa de los demonios. (1 Corintios 10:20,21)

Acordémonos que, semejantes al sacerdote antiguo, nuestros oídos, manos y pies fueron consagrados con la sangre preciosa del Cordero para obedecer, para servir y para andar en la senda del Señor.

  • Santificación conyugal: “Que cada uno de vosotros sepa tener su vaso en santificación y honor.”
    (1 Tesalonicenses 4:4)

La santificación progresiva de los tesalonicenses llegó al hogar. Algunos evangélicos cambian muy poco de las costumbres que traen del romanismo. Dan ocasión a Satanás por su incontinencia; traen al mundo hijos de la carne, y como resultado muy poca se ve en la familia.

El hogar santificado tiene su principio en el estudio familiar. Entre muchos hogares bíblicos de imitar, están los hijos de Recab, el hogar de Zacarías y Elisabet, el hogar de Loida y Eunice y el hogar de Cornelio. (Jeremías 35, Lucas 1, 2 Timoteo 1.4:5, Hechos 10:1)

  • Santificación fraternal: “Que ninguno oprima ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y protestado. Porque no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación.” (1 Tesalonicenses 4:6,7)

La santidad progresiva de los tesalonicenses trascendía a la fraternidad. Con nuestros hermanos debemos ser limpios. “Considerémonos los unos a los otros para provocarnos al amor y a las buenas obras.” (Hebreos 10:24)

Reconocemos que no somos perfectos, y como tales erramos: “A las jovencitas, como hermanas, con toda pureza.” “No comuniques en pecados ajenos.” “No defraudando, antes mostrando toda buena lealtad, para que adornen en todo la doctrina de nuestro Salvador Dios.” (Tito 2:10). “La caridad cubrirá multitud de pecados.”

016   Anatomía espiritual del cuerpo

Ver

1 Corintios capítulo 12

San Pablo fue el hombre sumamente diestro en alegorías e ilustraciones figurativas para enseñarnos la verdad de las cosas doctrinales que se proponía para la edificación de los creyentes. Una de sus representaciones más hermosas, atrayentes y objetivas es la del cuerpo humano. Con una pericia que sobrepasa los conocimientos de la ciencia más moderna, nos introduce a siete lecciones del cuerpo humano aplicado a la Iglesia de nuestro Señor Jesucristo.

  • La conformidad del miembro: “Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como quiso.” (1 Corintios 12:18)

Están contentos en el lugar que les puso. Nunca debe un hermano quejarse del lugar que ocupa en su asamblea. El hogar y demás instituciones incumbe al hombre disponer a su antojo, pero la iglesia es de Cristo y por medio de su palabra la edifica.

  • La unidad del cuerpo: “Mas ahora muchos miembros son a la verdad, pero un cuerpo.” v. 20

¡Maravilloso! No hay creación que iguale esta obra hecha por las manos de Dios. Pienso que el matrimonio, Cristo y su Iglesia y el cuerpo humano son las unidades perfectas en el mundo; lo demás todo es intangible, sujeto a errores. El cuerpo nos introduce a ese trío que el apóstol recomienda cuidar. “Para que vuestro espíritu, alma y cuerpo, sea guardado entero para el día del Señor.” (2 Tesalonicenses 5:23) El matrimonio nos lleva aquel día de “las bodas del Cordero.”

La ciencia moderna a veces para desacreditar a Dios ha dicho que hay miembros sobrantes en el cuerpo. Uno años después se ha levantado otro grupo de científicos que reconocen que nada hay de más en el cuerpo. Así como en el cuerpo humano se introducen enemigos que provocan una lucha con las defensas del organismo hasta que sacan fuera al intruso, así también en la iglesia del Señor se meten unos “sujetos,” “ladrón y robador,” que no han entrado correctamente por la puerta. (Juan 10:1-15) Todo el tiempo que están adentro, el Espíritu Santo les constriñe y redarguye a que legalicen su entrada por el arrepentimiento; al fin los tales, como fueron metidos así, tienen que salir.

  • La utilidad del miembro: “Ni el ojo puede decir a la mano: No te he menester; ni asimismo la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros.” v. 21

El miembro más mínimo en el cuerpo es de gran utilidad; sus funciones rinden un servicio. Los parásitos son extraños; su misión es robar la alimentación de los miembros. Es cierto que se puede vivir sin algún miembro, pero una de las peores desgracias para el hombre es arrastrar un miembro muerto en su cuerpo. Así, las manos, los ojos, los pies, las uñas, los dientes, los oídos, las glándulas, tienen sus funciones útiles en el cuerpo, así es también cada creyente que tenga vida en la iglesia del Señor.

  • La necesidad del miembro: “Antes, mucho más los miembros del cuerpo que parecen más flacos, son necesarios.” v. 22

Un doctor al tratarme una afección en un ojo me dijo: “Use los lentes que le prescribo, porque ahora el ojo bueno ha de trabajar más, llevando a cabo la visión que generan los dos ojos.” En ello pude juzgar la suma necesidad del miembro en el cuerpo y cómo un miembro es sobrecargado del otro. Del mismo modo en el lado espiritual, los miembros en la iglesia son llamados a la misma obra. “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.” (Gálatas 6:2)

  • La honra del miembro: “Aquellos del cuerpo que estimamos ser más viles, a estos vestimos más honrosamente; y los que en nosotros son menos honestos, tienen más compostura.” v. 23

¡Cuánto preocupamos cubrir las partes feas del cuerpo y adornar las señales y defectos físicos, con el fin de presentarlos dignos ante los demás! La ciencia ha buscado por la cirugía plástica llenar los huecos y deformaciones del cuerpo. Cómo debemos cubrir las debilidades de nuestros hermanos, ya que el Señor nos ha dado la gracia de un don moral, para reprender o corregir al hermano, todo ello para su honra y bien, sin que entremos en complicidad con la inmundicia.

  • El amor de los miembros: “Para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se interesen los unos por los otros.” v. 25

La unidad del cuerpo es intrínseca por el amor que los miembros se tienen. Todos los miembros se alegran con el honor de uno; todos los miembros se afligen con el dolor de alguno. Fue una de las preocupaciones grandes del Señor: “Para que todos sean una cosa como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean en nosotros una cosa: para que el mundo crea que tú me enviaste.” “Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.” (Juan 17:21, Romanos 12:15)

  • La capacidad de los miembros: “A unos puso Dios en la Iglesia.” 28

Cada miembro en el cuerpo trabaja según su ventaja y energía; ninguno interviene en la facultad de otro, pero hay afinidad, comprensión y colaboración. Asimismo los creyentes en la iglesia; su desarrollo corresponde de acuerdo a su capacidad. “De manera que, teniendo diferentes dones según la gracia que nos es dada … úsese conforme a la medida de la fe … Ninguno tenga más alto concepto de sí que el que debe tener.” (Romanos 12:3,6)

017   La ocupación y la vigilancia

Ver

Perseverancia en la vida cristiana

Aunque el Señor no marcó fecha, ni día, ni hora para su venida otra vez a los aires a buscar a su pueblo redimido por su sangre, sí dejó descrito doctrinalmente la ocupación y vigilancia que los creyentes deben hacer mientras se cumple la promesa de su advenimiento.

Cuatro lecciones de sumo interés son bien definidas en los Evangelios y las Epístolas.

“Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo … Como el hombre que partiendo lejos, dejó su casa, y dio facultad a sus siervos, y a cada uno su obra, y al portero mandó que velase.” (Marcos 13:33,34)

Esta enseñanza nos pone por delante el cumplimiento de nuestra responsabilidad.

Llama la atención cuatro encargos que el Señor hizo:

  • dejó su casa: Esta es su Iglesia en este mundo, de la cual todos los creyentes formamos parte.
  • dio facultades a sus siervos: Estos son los talentos o dones en su pueblo, unos con más, otros con menos, y todos estos deben dar satisfacción de su trabajo al dueño de los talentos.

“Porque el siervo que entendió la voluntad de su Señor y no se apercibió, ni hizo conforme a su voluntad, será azotado mucho … Mas el que no entendió e hizo cosas dignas de azote, será azotado poco. Porque a cualquiera que fue dado mucho, mucho será vuelto a demandar de él, y al que encomendaron mucho, más le será pedido.” (Lucas 12:47,48)

  • a cada uno su obra: Ninguno es llamado en vano. La viña del Señor es muy extensa donde todos tienen su obra. ¿Se ha visto alguna abeja inactiva en la colmena? Sólo el zángano, y es echado fuera. Hay tiempo en que la abeja tiene que volar muchos kilómetros para hallar el polen de la flor con que ha de trabajar en su colmena.
  • al portero mandó que velase: Los ancianos tienen una doble carga, la de ellos mismos y la del pueblo. Como pastores tienen que velar por el cuidado del rebaño, velar la puerta porque no entren los “lobos rapaces,” falsos profetas, falsas y nuevas doctrinas, el mundo con sus modas e innovaciones.

Esta lección está relacionada con mis hermanos.

“Mirad por vosotros que vuestros corazones no sean cargados de glotonería y embriaguez, y de los cuidados de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día.” (Lucas 21:34)

Esta lección nos pone por delante el cumplimiento de nuestra fidelidad.

“Glotonería” está íntimamente ligada con pesadez. “Vientres perezosos,” posiblemente dormidos. “Embriaguez,” dados a los deleites y licencias, descuidando su lugar de firmeza y vigilancia. “Cuidado de esta vida,” amando la prosperidad y codicias de las riquezas.

Esta enseñanza tiene una relación personal. Tres atributos deben sobreponerse a ese estado. Limpieza de vida, vigilancia y firmeza.

“Vosotros sabéis bien, que el día del Señor vendrá así como ladrón de noche, que cuando dirán paz y seguridad entonces vendrá sobre ellos destrucción de repente como los dolores a la mujer en cinta; y no escaparán.” (1 Tesalonicenses 5:1-3)

Esta escritura nos hace apelar al desarrollo de nuestra inteligencia para conocer los tiempos y los momentos que cruza el mundo en las últimas convulsiones de moribundo.

Dijo el apóstol: “No tenéis necesidad que os escriba; vosotros sabéis bien.” Los momentos son de expectativa. El mundo “duerme como los borrachos.” Ellos están confiando en sus contratos a expensas de la guerra fría y la tensión de nervios. Mientras tanto los hombres se sumergen en el pecado y olvido de Dios.

Estos textos nos hablan de nuestra sabiduría para andar en este mundo. (Efesios 5:15)

“Ahora hijitos perseverad en él, para que cuando apareciere tengamos confianza y no seamos confundidos de él en su venida.” (1 Juan 2:28)

El amor a Cristo nos debe unir a El por medio de una continua y perfecta comunión. “En todo tiempo ama el amigo.” Creo que nuestra paz y perfecta felicidad depende de nuestra obediencia. “Por tanto procuramos también, o ausentes, o presentes, serle agradables.” (2 Corintios 5:9)

Esta porción nos lleva a nuestra relación con el Señor.

018   Con castigo sobre el pecado corriges al hombre

Ver

Salmo 39:11

Una institución sin disciplina vendría a ser un lugar de confusión, arbitrariedad y desventura. La disciplina empieza en el hogar y aquellos hijos levantados en la rectitud del orden y la obediencia vendrán a ser mañana los hombres que legislan, que enrrumban la familia, que guían los pueblos, o son aptos para pastorear la grey del Señor.

No me propongo dar clases de cívica, ni lecciones de moral. Tampoco pienso establecer reglas sobre el caso. Quiero hablar de tres disciplinas impuestas a Pedro que le resultaron de un fuerte sostén para la edificación de la vida espiritual.

Disciplina privada, o reprensión personal para quitarle el miedo a la cruz y alentarle al sufrimiento.

“Entonces volviéndose dijo a Pedro: quítate de delante de mí, Satanás; me eres escándalo; no entiendes lo que es de los hombres … Si alguno quiere segur en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz y sígame.” (Mateo 16:23,24)

Disciplina de tiempo, tres días para quitarle el orgullo y la confianza en su yo.

“Entonces vuelto el Señor, miró a Pedro: y Pedro se acordó de la palabra que el Señor como le había dicho: Antes que el gallo cante, me negarás tres veces … Y saliendo fuera Pedro, lloró amargamente.” (Lucas 22:61,62)

Disciplina pública, delante de todos, reprensión en la cara.

Medida profiláctica, pus había contaminado a otros. “Empero viniendo Pedro a Antioquía lo resistí en la cara, porque era de condenar.” (Gálatas 2:11-14)

“El que tiene en poca la disciplina, su alma menosprecia; mas el que escucha la corrección, tiene entendimiento.” (Proverbios 15:32)

Hasta aquí parece que Pedro ignoraba que en la vida es menester pasar por dos clases de sufrimiento. Los sufrimientos físicos que provienen de conseguir “el pan con el sudor del rostro,” y los sufrimientos que se adquieren para entrar al reino de los cielos. Son estos sufrimientos morales e involuntarios que combaten adentro y afuera. Todavía a Pedro le faltaba mucho que aprender de los sufrimientos por la cruz de Cristo.

En esta ignorancia el hombre torpe cree que puede aconsejar a Dios. (Mateo 16:22) Hay gentes en el mundo que nunca han sabido, ni han querido llevar una cruz y al no tener esa experiencia se burlan de las aflicciones de los creyentes o procuran persuadir a otros para que no lleven la cruz. (Gálatas 6:12)

Sin que ninguna pretenda encaramarse sobre sus hermanos, porque debemos “considerarnos a nosotros mismos que no seamos también tentados,” debemos ser francos con nuestros hermanos. Si el caso amerita una reprensión fuerte personal, debemos hacerlo habiendo tenido antes ejercicio delante del Señor. Si el hermano se ofende porque se le dice la verdad, peor para él porque ya no será secreto de dos; Mateo 18:16,17.

No podemos negar la veracidad y la ligereza de Pedro en sus decisiones; tampoco ignoramos que el orgullo de Pedro estaba intacto, porque muchas veces dió demostración de él en su manera de actuar. Orgullo natural y altivo, orgullo que llega hasta el sepulcro; y por ironía, sólo quien humilla el orgullo son los gusanos. Mientras más elevada es la posición del individuo, más orgullo se pone.

Hace algún tiempo, una hermana de cierta posición social pecó porque se puso a recibir lecciones de los llamados Testigos de Jehová. Aquella señora se enfermó y no quería admitir que había errado. En su gravedad nos mandó a llamar; estaba en la cama casi inconsciente, los ojos cerrados, el rostro duro; parecía que estaba lejos del lugar. Dijimos en voz clara y fuerte: “Señora, ¿se retracta usted de haber recibido doctrinas heréticas de los rusellistas?” Aquella señora dijo, “Nooo.” Dios días después confesó que había errado y enseguida murió.

La mejor disciplina para el orgullo es poner a la luz del sujeto sus propios errores. A veces el orgullo es cubierto con una falsa humildad. Muchas veces la pena también es indicio de orgullo disfrazado.

¡Qué ejemplo más elevado de humildad tenemos en el Señor! “Quien cuando le maldecían no retornaba maldición, cuando padecía no amenazaba, sino remitía la causa al que juzga rectamente.” (1 Pedro 2:23) “Señor, enséñame a saber lo que no sé, y a reconocer en las pruebas la disciplina, hasta que en una experiencia vivida, llegue a aprender: ‘Y ya no vivo yo’.”

La tercera disciplina de Pedro en mi concepto la juzgo más grave. Ya que era viejo, sabía con certeza la fidelidad del Señor, “de estar con los suyos hasta el fin.” Pedro se había enfrentado a los representantes de la nación y les había imputado el crimen de haber dado muerte al Señor. Ciertamente testificó sin orgullo y sin miedo ante las mismas autoridades que le condenaron, de su fe en Cristo. Pedro había recibido una revelación especial de no hacer distinción entre judíos y gentiles: “Lo que Dios limpió no lo llames tú común.” (Hechos 10:15)

El pecado de Pedro fué la simulación y en esta malicia habían sido otros contaminados; hasta el gran Bernabé era llevado también. “Un pecador destruye mucho bien.” Además de necesaria, era buena la disciplina o reprensión pública, porque en Pedro era “la mosca muerta en el perfume al estimado por sabiduría y honra.” (Eclesiastés 10:1)

¿Qué sería de la Iglesia si no se hubiera quitado el contagio de Ananías y Safira; si no se hubiera cortado la avaricia de un Simón mago; si no se reprende en la cara a Pedro; si no se pone fuera de comunión al incestuoso de Corinto? Vendríamos a ser la Iglesia Romana.

¡Gracias al Señor! por sus instrucciones para disciplina en su Iglesia.

019   Estéfanas

Ver

1 Corintios capítulo 16

Fue este un creyente cuya recomendación es digna de imitar, pues no hay pecado ni crítica alguna en imitar las cosas buenas y la sana conducta de aquellos que tenemos por ejemplo. (Filipenses 3:17)

De Estéfanas tenemos la experiencia de su vida cristiana en un orden claro y real que no hay lugar a dudas ni confusión. Son cuatro los pasos destacados en la vida de Estéfanas.

Primero, su conversión. Esto sucedió en el primero o el segundo viaje misionero de Pablo, éste habiendo pasado de Corinto a Acaya, probablemente en el año y medio que pasó en eta región. (Hechos 18:11, 19:21) Predicó el evangelio en Acaya, y Estéfanas, que pertenecía a una familia respetable, fue de los primeros que oyó el mensaje y creyó en el Señor Jesús.

Entonces el apóstol dice: “Estéfanas y su casa son las primicias de Acaya.” (1 Corintios 16:15) ¡Qué preciosa suena la palabra primicias!

El creyente que da primicias

tendrá en sus trojes la abundancia,

por huésped de su casa la delicia,

y en el cielo mayor ganancia. (Proverbios 3:9,10)

Hay hermanos que parece que nunca tuvieron primicias; esto se manifiesta en su obra y carácter, los frutos son casi nulos. Otros son los que se gozan en su confesión; en su carácter no hay separación, y sus frutos son como los de la tierra de Jericó. (2 Reyes 2:19)

El segundo paso de Estéfanas es su bautismo. “Y también bauticé la familia de Estéfanas.” (1 Corintios 1:16) No sabemos si esta vez fue bautizado junto con su familia. Una cosa sabemos, que era una familia y que todos obedecieron a la fé y al bautismo. ¡Qué tiempos aquellos de abundantes primicias, cuando en las casas que recibían el Evangelio se convertía toda la familia!

En aquel tiempo no era conocido el “papaíto” sino el padre y cabeza de casa, y eso que era paganos. El Evangelio hace un cambio en la familia; como fruto se muestra el amor, el respeto y la gratitud a los padres. En aquel tiempo no había Consejo de Niño que prohibe el castigo y la disciplina a los niños, que patrocina la independencia del niño, “que no le estorbe las ideas al niño.”

Hoy muchas naciones están cosechando la siembra de su mala enseñanza en los niños, con una juventud sin temor a Dios, sin respeto a los padres, ni a las leyes, ni al gobierno. La delincuencia juvenil se incrementa cada día con una juventud criminal. Para ellos, matar a un hombre es como matar a un perro. Violan una niña y la asesinan para después exhibirse en las planas de los periódicos sin vergüenza ninguna.

Hoy la educación y el deporte lo absorbe todo. Es prohibido poner a los niños a trabajar; por tanto, muchos tienen la oportunidad de especializarse en el robo y el asalto a mano armada. Las cárceles están llenas y muchos de ellos se tropiezan en las calles, fungen de “gran cacao” y hasta se codean con cierta sociedad. ¡Gracias a Dios! por los que nos hicieron trabajar de día e ir a la escuela de noche.

Años atrás al niño se le enseñaba que Dios está en todas partes; hoy Dios está muy lejos de sus pensamientos. Los banderines con nombres e insignias de los líderes y símbolos del comunismo se muestran en las paredes de las casas de los cristianos. Prefiero pasar por montuno y fanático, teniendo conmigo al Señor, que por civilizado y científico vacío de Cristo. La poeta uruguaya dijo:

Así avanzo son saber adónde,

andando no por visto, mas por fe

Prefiero con Cristo caminar a oscuras

que a la luz de todo lo que sé.

El tercer paso de Estéfanas fue la consagración de su casa. El y su familia se habían dado primero al Señor. Luego, viendo la dificultad que tenían para reunirse en sus cultos los santos en Acaya, oraron al Señor y ofrecieron su casa para que la iglesia se reuniese, y “se dedicaron al ministerio de los santos.” ¡Oh benditas primicias!

Es considerado un privilegio servir a los santos. “he aquí tu sierva, para que sea sierva que lave los pies de los siervos de mi señor.” (1 Samuel 25:41) La familia de Estéfanas tenía un testimonio que les acreditaba; los santos de Acaya aceptaron su proposición “y se sujetaron a ellos.” El Espíritu Santo también hace que los nombres de esta familia cristiana figuren en las páginas bíblicas y las generaciones alaben al Señor por su misericordia.

El cuarto paso de Estéfanas fue la suplencia que hizo. (1 Corintios 16:17) Lo que no hicieron los otros lo hizo Estéfanas, Fortunato y Achaico. Ellos suplieron en amor, en noticias, en consolación. Habían pasado algunos años pero las primicias seguían en abundancia.

Hay hermanos y hermanas que saben suplir lo que a los santos falta; estos son verdaderos diáconos y diaconisas que como Febe han ayudado a muchos. (Romanos 16:1,2). ¡Ojalá que el Señor nos dé más amor a su obra! para que con íntegra consagración podamos suplir con entereza lo que otros no pueden hacer por incapacidad o dificultad, o lo que otros no quieran hacer por negligencia.

020   Aunque solamente sea fruto a treinta

Ver

La semilla en Marcos capítulo 4

Generalmente la parábola de la simiente es leída y explicada para los inconversos, y ciertamente ese es su fin por la respuesta que el Señor dio a los que le preguntaron. El dijo: “A los que están fuera, por parábolas todas las cosas.” Después de consumada la redención, la predicación del Evangelio pasó a los gentiles, porque al Señor le plugo escoger de entre ellos pueblo para sí. (Hechos 11:18) Todo aquello que estaba encerrado en ministerio y que era exclusivo para un pueblo, le fue quitado el velo para que de una manera sencilla y sin ambages pasase a ser profecía o predicación a los inconversos, doctrina a los convertidos y edificación a los santos.

Así pues, tomamos de esta parábola los cuatro aspectos y clases de tierra del modo y condición como los creyentes pueden recibir la Palabra de Señor.

“Aconteció sembrando que una parte cayó junto al camino y vinieron las aves del cielo y la tragaron.” (Marcos 4:3,4)

Sentimos informar que son muchos los sermones perdidos para muchos creyentes, pues esta clase es superficial; cual nunca han dado cabida a la Palabra del Señor. Pablo señala a ambos sexos de esta manera: “Porque estos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecado, arrastradas por diversas concupiscencias … Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad.”(2 Timoteo 3:6,7)

Conviene prestar mucha atención a la Palabra de Dios, pues no ignoramos que los enemigos, las aves, vienen de arriba. Son malicias espirituales en los aires que provienen del príncipe de la potestad del aire. Cualquier distracción, preocupación o desanimación aprovecharán estas aves para tragar un sermón íntegro. La caída y el fracaso de muchos creyentes se debe a su irreverencia por la Palabra de Dios. “Han dejado caer la palabra a tierra,” y el enemigo ha tomado la ocasión para blasfemar. “Por lo cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado sois salvos, si no creísteis en vano.” (1 Corintios 15:2)

“Y otra parte cayó en pedregales donde no tenía mucha tierra, y luego salió porque no tenía tierra profunda.” v.5.

Ciertamente entre las celdas receptoras del hombre, tres se ajustan mucho a esta parábola: el oído, el intelecto y el corazón. De esta clase se colige que la simiente cayó en una capa de tierra delgada ¾no había profundidad— por debajo la dura “guaratara” y por encima la pequeña humedad “apariencia de piedad,” y así no resistió el calor del sol de las nueve de la mañana.

Ahora notamos que el enemigo viene de abajo, de la piedra no removida. Es la carne que no aguanta la tentación; se pone canija y susceptible. Son los sentimientos sin fricción. “La otra dijo: Ni a mí, ni a ti, partidlo.” (1 Reyes 3:26) “Esperé quien se compadeciese de mí y no lo hubo; consoladores y ninguno hallé … Pusiéronme además hiel por comida y en mi sed me dieron a beber vinagre.” (Salmo 69:20,21) Esto hicieron con el Señor; lo mismo fué con Esteban; Hechos 7:55-60. Los pequeños inconvenientes escandalizan a los vanos. Por eso muy pocos llegan a “resistir hasta la sangre combatiendo contra el diablo.” (Hebreos 12:4)

“Y parte cayó en espinas, y subieron las espinas y la ahogaron y no dio fruto.” v. 7.

Aquí parece que la semilla nació y creció en poco pero no llegó a dar frutos porque los abrojos crecieron y taparon la planta. Faltó la vigilancia. Los enemigos vienen de los lados; monte no arrancado. El mundo ocupa los cuatro ángulos del corazón: ahogados de los cuidados, comodidades temporales de pecado, los pasatiempos temporales del pecado, los pasatiempos en la molicie, el amor al dinero.

Los frutos son del mamón o lechosa “macho.” Esta clase de árboles florea, pero los frutos se consumen en ellos mismos. “Porque todos buscan lo suyo propio, no lo que es de Cristo.” (Filipenses 2:21) Esta semilla llega un poco más hondo, hasta el intelecto del hombre; su capacidad se desarrolla en los negocios de esta vida para su propio placer y prosperidad temporal.

Hermanos, las plantas dañinas no se podan; se arrancan. De otra manera van a entretejer sus raíces como lo hace la cizaña entre el trigo. Saúl destruyó lo vil y lo flaco, y perdonó lo grueso y bueno de Amalec con la simulación de ofrecerlo en sacrificio a Jehová, pero la sentencia fue: “Tu desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey.” (1 Samuel 15:23)

“Y parte cayó en buena tierra y dió fruto que subió y creció.” v. 8

He aquí la palabra que cae en un corazón ejercitado. Lo primero que reconoce el creyente es que es plantío o labranza de Dios, que toda la sabia y la vida viene de Dios. El creyente viene a ser también “árbol plantado junto a arroyos de aguas, que da su fruto en su tiempo y su hoja no cae.”

Da y vuelve a dar porque la fuente es Dios. Dice un proverbio: “El que da pronto, da dos veces.” De las mujeres que siguieron al Señor y a sus discípulos, primero oyeron el evangelio, creyeron en el Señor, fueron curadas de malos espíritus y luego le servían de sus bienes. (Lucas 8:1-3) Pablo en seguido que creyó dijo: “Señor, ¿qué quieres que haga?” y toda su vida fue un caudal de frutos para el Señor.

Ojalá le demos más atención y cabida a la Palabra del Señor, que si diéramos fruto a treinta, el Dueño de la viña nos regaría más con su bendición para que lo demos a sesenta.

021   El diablo, la carne y el mundo

Ver

El diablo tienta, la carne tienta

Estas tres potestades tienen un vínculo muy íntimo entre sí, y todas trabajan en una combinación asidua y tenaz para la ruina y perdición de los hombres. La carne es la carroza y el mundo es el escenario donde el diablo anda y opera. Con todo esto, cada una de estas potestades tiene su esfera autónoma para obrar en el campo que los hombres le facilitan.

La mayoría de las veces el hombre, después que ha caído y ha complacido sus placeres carnales, dice: “El diablo me tentó, el diablo se me metió y cometí un disparate; es que no sé cómo el diablo me cegó y caí en sus trampas.” Alguno ha dicho que ninguno cae en público sin antes haber caído en secreto. Las Escrituras definen claramente cuál es el pecado del hombre, cuál la tentación del diablo y cuál la maldad de mundo.

Nunca leemos cuando el pecado de David de que Dios, o el profeta Natán, o el mismo David, acusaron al diablo de haberlo incitado a adulterar con Bath-sheba y a eliminar a Uría. No leemos que Acán haya sido impedido por el diablo a sustraer objetos del anatema en Jericó. Nada nos prueba que Esaú fue impulsado por el diablo a menospreciar su primogenitura; tampoco Nadab y Abiú a ofrecer fuego extraño en el altar; ni a Nabal para mostrarse tan avaro con David; y de otros tantos que por falta de espacio no podemos citar.

En cambio hay pruebas contundentes en la Palabra de Dios de casos donde el diablo sí hizo directamente su nefanda obra. “Mas Satanás se levantó contra Israel e incitó a David a que contase a Israel.” (1 Crónicas 21:1) A Pedro Cristo dijo: “Apártate de mí Satanás, me eres escándalo.” “Satanás os ha pedido para zarandearos.” (Mateo 16:23, Lucas 22:31)

Satanás dijo a Eva: “Mas sabe Dios que el día que comiereis de él …” (Génesis 3:5) Leemos que Caín era del maligno y mató a su hermano. (1 Juan 3:12) Satanás tentó al Señor: “Si eres hijo de Dios.” ((Lucas 4:3) Pablo dijo: “Me es dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee.” (2 Corintios 12:7) Pedro preguntó a Ananías: “Por qué ha llenado Satanás tu corazón a que mintieses al Espíritu Santo?” (Hechos 5:3)

El diablo está enjuiciado y eternamente condenado, no por ser diablo, sino porque enseñó a los hombres a pecar y a dudar de la veracidad de la Palabra de Dios. El hombre se ha adelantado en la maldad, que ha perdido dos cosas que el diablo conserva: “Los demonios creen, y tiemblan.” (Santiago 2:19) El hombre moderno ha perdido las dos cosas.

Consideramos ahora que si el diablo tienta, la carne también tienta.

“Y el vulgo que había en medio tuvo un vivo deseo, y volvieron, y aun lloraron los hijos de Israel, y dijeron: “¡Quién nos diera a comer carne!” (Números 11:4) y dice la Palabra que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y cebado. (Santiago 1:14)

El incestuoso de la iglesia en Corinto fue tentado primero de la carne, entonces en la disciplina fue entregado a Satanás para la prueba de su fe con la muerte de la carne. El diablo le hizo la vida tan triste a aquel hermano que para siempre tendría el recuerdo de haber ofendido a su Señor. Aunque perdonado y restaurado, sentía con hondo pesar la mancha de su vestido.

Es notorio que hoy día son pocos los caídos que dan muestras y señales de la profunda gravedad de su pecado. Algunos se olvidan muy pronto y empiezan a ocupar el lugar de jueces, criticando y murmurando los errores de sus hermanos. Otros no tienen la suficiente prudencia para esperar unos años, sino que al poco tiempo empiezan a tomar parte en el ministerio desde la tribuna.

Y de la otra potestad leemos que “todo el mundo está puesto en maldad.” (1 Juan 5:19), y el mundo es el campo magnético de más grande tentación. En el mundo el diablo se pasea con su trío unificado: “La concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida.” (1 Juan 2:16)

El mundo tiene sus riquezas y pasatiempos. Tiene sus modas y caprichos en las mujeres lo más deshonesto en los últimos tiempos, con sus faldas y pantalones que excitan la codicia y el deseo de la manera más vulgar. El mundo tiene sus cortes y composturas de cabello, sus pinturas extravagantes y sus pinturas llamadas naturales, pero que son pinturas que muchas hermanas usan para el cabello, para las uñas, para las mejillas, para las cejas. Todo esto junto con los “senos postizas” y sus vestidos de corte anatómico que exhiben las formas de la mujer, vienen del mundo que trabaja para la carne, y la carne y el mundo para el diablo.

El mundo tiene su política que ofusca los ojos y la mente de muchos. Demas fue uno de estos. (2 Timoteo 4:10) Del mundo vienen los noviazgos impuros y vulgares, y los matrimonios fuera de los principios bíblicos. La ruina de muchos matrimonios se debe a que en el noviazgo han revuelto y ensuciado el agua que se han de beber. Del mundo vienen los cumpleaños, los balnearios, las excursiones bastardas y las reuniones sociales que terminan en la molicie.

Entonces ¿cuál será el remedio para resistir a estos tres enemigos? Bien:

  • lo del diablo: “Al diablo resistid y de vosotros huirá. (Santiago 4:17)
  • lo de la carne: Huid la fornicación. (1 Corintios 6:18)
    Huye también los deseos juveniles (2 Timoteo 2:22)
  • lo del mundo: Aborreced – “No améis el mundo ni las cosas que están en el mundo.”
    (1 Juan 2:15)

022   Firmes

Ver

Los creyentes deben sostenerse erguidos
y firmes en sus convicciones

Ver
La ciudad de Pompeya fue destruida en el año 79 por la erupción del Vesubio. Se dice que cuando los sobrevivientes de otros lugares llegaron a las ruinas de Pompeya, entre los espectáculos macabros hallaron un soldado firme, en pie, en su puesto, con su lanza sostenida por la diestra, recostado a la pared como una momia, y a los pies de aquel cadáver, el esqueleto de su perro, fiel amigo hasta el fin. ¡Qué cuadro de heroísmo y lealtad suceden en la vida hasta los irracionales!

Cuánto más los creyentes deben sostenerse erguidos y firmes en sus convicciones. En estos tiempos hay una carrera, un apuro en desviarse y poner a un lado sus convicciones, unos en derecho de lo que conviene; otros son emocionales y ceden a cualquier innovación del momento. Aquellos se dejan llevar por influencias y consejos sin sabiduría; estos no están satisfechos con la sencillez del evangelio y su doctrina; son murmuradores, querellosos, contenciosos, soberbios. (Judas 16-19) En fin hay otros: Vendrán tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias. (2 Timoteo 4:3)

En cuanto a la apostasía del momento, el apóstol Pablo aconsejó a los tesalonicenses a retener cuatro valores que les guardarían de ser contaminados por el espíritu vacilante:

  • “Que no os mováis fácilmente de vuestro sentimiento,
  • ni os conturbéis ni por espíritu,
  • ni por palabra,
  • ni por carta.” (2 Tesalonicenses 2:2)

Los sensuales son fácil presa de las emociones. Sus sentimientos no son del corazón, sino de la cabeza, y cambian con las ideas. De modo que, “estad firmes en el Señor amados.” (Filipenses 4:1)

Hace pocos días hablamos con un creyente. Este hermano nos dio a entender en su conversación que todo lo que hacía, veía o andaba era por revelación. Antes de llegar nosotros a su casa, ya él sabía que nosotros íbamos. El Señor le habla y le manda donde debe ir. Cuando una persona se va a morir, el Señor manda a él tres o cuatro días antes a visitar al enfermo. Esto le ha hecho tanto daño al hermano que los vecinos de su barrio le llama “la pava.”

Esto es lo que Pablo dice: “ni os conturbéis por espíritu.” Esas manifestaciones abundan en el romanismo cada vez que hay un santo nuevo. El de turno es José Gregorio H. con sus milagros. Por otro lado el espiritismo está tomando un incremento desmesurado por el gran alarde de su propaganda. Las falsas doctrinas han venido como aluvión y miles han sido engañados por esos “milagreros” pentecostales que sólo los puertorriqueños tienen el monopolio de hacer milagros. ¡Cómo no van a hacer milagros! si conocen bien la llave de plata que abre los bolsillos y los bolívares salen de los ingenuos. De tal manera que uno de esos milagreros predicando en La Guaira dijo: “Ahora toca la colecta. Debe ser una buena colecta, pues antes de dar mi vida a Cristo tenía una profesión muy lucrativa y lo dejé todo para servir a Cristo y predicar el evangelio. Los gastos son muchos. ‘El obrero es digno de su jornal.’ ‘Dios ama al dador alegre’.” Los tales no entienden que ‘por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas’. (2 Pedro 2:3)

En vista de los acontecimientos de los últimos tiempos el apóstol Pablo nos da siete características de la firmeza.

  • Firmeza en la obra: “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.” (1 Corintios 15:58)

El Señor nos compró con su sangre derramada en la cruz y continúa haciendo una obra en nosotros, edificando el cuerpo que es su Iglesia. También nosotros estamos haciendo una obra con El. Siendo así, debemos ser fieles y constantes, porque ninguno sale a la guerra a sus propias expensas. (1 Corintios 9:7)

  • Firmeza contra las tentaciones: “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.” (Efesios 6:11)

Como son muchas las trampas y asechanzas del diablo, también la armadura de Dios se compone de varias armas en las cuales debemos ser diestros para la defensa. “Bienaventurado el que sufre la tentación.” (Santiago1:12)

  • Firmeza en el combate: “Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.” (Efesios 6:13)

El día malo llega a todos. Es el momento de la prueba. Le vino al Señor, le vino a Pablo, le vino a Abraham. Algunos tuvieron una derrota para aprender mejor el manejo de las armas: Moisés, Aarón, David, Pedro. Hay que ponerse toda la armadura de Dios.

  • Firmeza en la vida interior: “Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia.” (Efesios 6:14)

A veces la superficie señala tranquilidad pero abajo hay corrientes. Tales corrientes son peligrosas para el alma, las que no se ven: malicia, avaricia, codicia, fingimiento. “Limpiémonos de toda inmundicia de carne y de espíritu, perfeccionado la santificación en temor de Dios.” (2 Corintios 7:1)

  • Firmeza en la fe: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe.” (1 Pedro 5:8)

Fue por la fe que aquellos antiguos vencieron en los muchos y rudos combates, “de tal manera que estuviésemos en duda de la vida. “Empero teniendo el mismo espíritu de fe, creí, por lo cual también hable.” (2 Corintios 1:8, 4:13)

  • Firmeza en la doctrina: “Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra.” (2 Tesalonicenses 2:15)

La lucha no es solamente con el diablo, sino también con los falsos doctores, lobos rapaces que no perdonarán el ganado. La iglesia de Efeso se mostró celosa con las falsas doctrinas: “Aborreces los hechos de los nicolaítas, los cuales yo también aborrezco.” (Apocalipsis 2:6) Pero ya la iglesia de Pérgamo tenía adentro una compañía en sucesión de Balaam y Nicolás.

  • Firmeza en la comunión hermanable: “Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio.” (Filipenses 1:27)

Un poder invencible hay en la iglesia cuyos hermanos, unidos en mente y parecer, defienden con entereza la integridad del evangelio y su doctrina. Es cuando empiezan las contiendas internas por discrepancia de pensamientos o interpretaciones bíblicas que una iglesia se debilita y se fracciona en bandos. “He aquí, yo vengo presto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.” (Apocalipsis 3:11)

023   Para que no seamos condenados con el mundo

Ver

Jonás en fracaso y prueba

“Porque al que ama castiga, y azota a cualquiera que recibe por hijo.” Muchos son los profesantes de la fe en Cristo, pero aquellos que son sometidos a la prueba muestran su adopción de hijos. A éstos el castigo viene para santificación y para quitarles algunas cosas que del carácter del hombre viejo todavía se manifiestan en la vida del hombre nuevo.

El ejemplo que tengo delante es el profeta Jonás, a quien el Señor pasó por cuatro ángulos agudos a ver si en alguno de ellos era aprehendido. El Señor creó cuatro cosas momentáneas, exclusivas, para enseñar a Jonás. Dos de ellas le hicieron prorrumpir en alabanza y gozo y dos de ellas en hacerlo mal hablar.

Cuán diferente de otro que dijo: “También recibimos el bien de Dios, ¿y el mal no recibiremos?” En todo esto no pecó Job con sus labios.” (Job 2:10) La prueba que Dios envió a Job era para quitarle algunas cosas de encima, como confianza en sus buenas obras que solía hacer, y; estas podían hacerle estribar en justicia propia. (Job 16:17, 27:1-6). Mas el fin que el Señor perseguía al enviar esa prueba a su siervo era que Dios fuese glorificado, pues Job aprendió: “He aquí, que yo soy vil … me aborrezco y me arrepiento.” (Job 39:36, 42:5,6)

También fue la voluntad de Dios que su Hijo padeciera los tormentos de la cruz. Hallado en tal condición de abatimiento y sufrimiento a causa de nuestra redención, sobre todo tenía por delante la gloria de su Padre. “Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti.” (Juan 17:1-5)

Volviendo a Jonás, éste fue muy diferente a Job. Jonás fue el hombre de carácter irascible. Por cuatro veces pronunció sentencia de muerte contra sí mismo y contestó a Dios hasta de una manera insolente. De modo que el Señor, para sacar un vaso de plata refinada, echó a Jonás al crisol y lo pasó por el fuego de la prueba para quitarle las escorias.

Cuando el que escribe trabajaba en el taller y teníamos que fundir material blanco, el maestro me enseñó dos cosas: con un remillón apartar la escoria a un lado, entonces probar si el rostro se refleja en el material candente, y luego con un papel tocar el material hirviente. Si el papel encendía en llama, el material estaba listo para vaciarlo en la horma ya preparada.

Así también el Señor busca que por medio de la prueba o disciplina enviada al creyente, llegue a reflejar la imagen de su Señor. (Romanos 8:28,29) Pablo en la cárcel dijo: “Ahora también será engrandecido Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte.” (Filipenses 1:20) Que la gente conozca que hemos estado con Jesús. (Hechos 4:13) En cuanto a nuestro fervor, debe arder como un fuego que contagie a los otros. “El que cree en mí, como dice la escritura, ríos de agua viva correrán de su vientre.” (Juan 7:39)

La esposa en el Cantar de los Cantares, después de levantarse de la cama para salir en busca del esposo, pasó por la prueba de la persecución: “Hiriéronme, llagáronme, quitáronme mi manto de encima los guardas de los muros.” Esto encendió en ella el fuego candente del amor que buscó, y describió a su amado de la manera más hermosa. Su ardor fue de tal modo que contagió a los otros, y dijeron: “¿Adónde se ha ido tu amado y le buscaremos contigo?” (Cantares 5:1-16, 6:1)

Entonces hubo cuatro instrumentos que Dios creó, los cuales fueron usados para la prueba de Jonás.

  • Jehová había preparado un gran pez que tragase a Jonás. (2:1)
  • Preparó Jehová Dios una calabacera, la cual creció sobre Jonás para que le hiciese sombra. (4:6)
  • Dios preparó un gusano al venir la mañana del siguiente día, el cual hirió la calabacera y secóse. (4:7)
  • Acaeció que al salir el sol, Dios preparó un recio viento solano y el sol hirió a Jonás en la cabeza. (4:8)

Dios preparó un pez para llevarle abajo a las profundidades del mar, para enseñarle que nadie puede ocultarse de la presencia de Dios.

“Todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.” (Hebreos 4:13) Hubo cuatro lugares donde Jonás no pudo esconderse: ni en la bodega del barco, ni en el fondo del mar, ni en el vientre de la ballena, ni pudo esconder los pensamientos de su huida. “¿Adónde me iré de tu presencia?” (Salmo 139:7)

Dios preparó una calabacera para darle sombra arriba.

¡Qué pronto Jonás se confió en las sombras pasajeras de esta vida! Bienaventurado aquel que aprende por experiencias a confiar en el Eterno e invariable: “El que habita al abrigo del Altísimo, habitará bajo la sombra del Omnipotente.” (Salmo 91:1) Muchas gentes son ligeras para dejarse guiar por las emociones. Muestran gran entusiasmo por lo que les llena la vista y un poco tiempo después descubren que era como la calabacera de Jonás; no tenía raíz profunda. (Marcos 4:5,6)

Dios preparó un gusano que la comió por dentro.

La conciencia que no es justificada será una conciencia vacilante. Piensa: “En salvándome yo, no importa que los demás se pierdan.” (1 Corintios 8:11) Jonás se apesadumbró porque Dios mostró misericordia a los ninivitas arrepentidos. La conciencia debe ser un gusano que nos corroa en esta vida para que lleguemos a tener conciencia iluminada. (Hechos 24:16) De otra manera la conciencia del individuo en el infierno será gusano que nunca muere. (Marcos 9:43-49)

Dios preparó un recio viento solano que le azotó de fuera, y Jonás deseaba morirse.

Ciertamente ha habido tribulaciones tan hostiles, tempestades tan horrendas en el pueblo del Señor que para muchos “el morir es ganancia.” El Señor permite periódicamente esos vientos para templar el carácter y la fe de sus santos (Juan 15:2), para probar la fidelidad y para que se manifieste la apostasía de otros.

El huracán no apagó el pabilo que humeaba (Mateo 12:18-21).De Juan el Bautista se dice que no fue “caña meneada por el viento.” Las pruebas vendrán a todos los hijos de Dios. Que el Señor nos dé gracia suficiente para que digamos con el apóstol Pablo: “Antes en todas estas cosas hacemos más que vencer por medio de aquel que nos amó.” (Romanos 8:37)

024   Desprecio a las cosas santas

Ver

Profanar algunos pactos

Entre muchos de los de los compromisos que Israel quebrantó para con su Dios, notamos cuatro infracciones que dieron por resultado la profanación de varios pactos que Dios había hecho con ellos. De las experiencias de aquéllos aplicamos a la urgente necesidad de la Iglesia hoy día, ya que se cometen las mismas, y más provocaciones. “Y estas cosas le acontecieron en figura y son escritas para nuestra admonición, en quienes los fines de los siglos han parado.” (1 Corintios 10:11)

Aunque en conjunto fue un solo pacto el de Dios con Israel, en su reglamentación observamos las diferentes infracciones que cometió Israel.

  • Profanando el pacto de Leví: “Mas vosotros os habéis apartado del camino; habéis hecho tropezar a muchos en la ley; habéis corrompido el pacto de Leví, dice Jehová de los ejércitos.” (Malaquías 2:8)

Este pacto fue de paz, y fue celebrado en virtud del celo que mostró Finees, hijo de Eleazar, y la dignidad en vindicar el nombre de su Dios, el día en que el pueblo se dio a la licencia abominable de caer en la idolatría de Baal-peor. Pero ya para el tiempo de Malaquías el sacerdote su había bajado de sus altares. “En sus labios ya no habla ley de verdad. En vez de apartar a otros del pecado, más bien lo confundían y lo complicaban en la iniquidad.

También hoy son muchos los creyentes que han perdido el celo de los primeros días. “Todos buscan lo suyo propio y no lo que es de Cristo Jesús.” (Filipenses 2:21) Unos han perdido aquella templanza para contener los apetitos. “Todo me es lícito, mas no todo conviene.” “Antes hiero mi cuerpo y lo pongo en servidumbre.” (1 Corintios 10:23, 9:27) Pablo fue celoso de la dignidad de la iglesia de Cristo. (2 Corintios 11:2)

  • Profanando el pacto de nuestros padres: ¿No tenemos todos un mismo padre? ¿No nos ha criado un mismo Dios? ¿Por qué menospreciaremos cada uno a su hermano, quebrantando el pacto de nuestros padres?” (Malaquías 2:10)

Este pacto era pacto de honor, alusivo a la alianza que Dios hizo con el pueblo en el Sinaí. “Ahora pues, si diereis oído a mi voz y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos … y vosotros seréis mi reino de sacerdotes y gente santa.” (Exodo 19:5,6) En todas las generaciones estos judíos debían reconocerse como hermanos por ser descendientes de un mismo Padre.

También en la gracia dice el Señor: “Uno es vuestro maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. Y vuestro Padre no llaméis a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el cual está en el cielo.” (Mateo 23:8,9) Siendo Dios nuestro Padre debemos andar dignos de tan noble adopción (Efesios 4:1) y el honor principal debe ser para nuestro Padre. (Malaquías 1:6) Siendo hijos de Dios por la fe en el Señor Jesucristo, todos somos hermanos. “Amando los unos a los otros con caridad fraternal. Previendo con honra los unos a los otros.” (Romanos 12:10,16)

Los corintios dieron principio a la infracción de la unidad diciendo: “Yo cierto soy de Pablo, pues yo de Apolos, y yo de Cefas, y yo de Cristo.” Estaban peleando el hermano con el hermano en juicio ante los infieles. (1 Corintios 1:2, 6:10) Los corintios han tenido muchos sucesores que han multiplicado las divisiones en el pueblo de Dios.

  • Profanando el pacto de santidad: “Prevaricó Judá y en Israel y en Jerusalem ha sido cometida abominación; porque Judá ha profanado la santidad de Jehová que amó y se casó con hija de dios extraño.” (Malaquías 2:11)

Este pacto era de separación. La simiente santa no debía ser mezclada con la de los pueblos gentiles. La noche que fueron redimidos por la sangre del cordero, fueron también consagrados un pueblo exclusivo para Dios. Dios era considerado como el esposo. El nunca falló a sus misericordias; por eso era considerado como adulterio la infidelidad de Israel.

La Iglesia tiene advertencias muy claras en cuanto a nuestra separación. “No os juntéis en yugo con los infieles. ¿Qué compañía tiene la justicia con la injusticia? ¿y qué comunión la luz con las tinieblas? (2 Corintios 6:14,18) La separación del creyente implica más del yugo desigual en el matrimonio. Abarca el negocio, los compañeros, la política, las reuniones sociales, la diversa doctrina, los hermanos carnales. “No erréis: las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.” (1 Corintios 15:33) Dios es santo, y como tal pide que los hijos sean santos.

  • Profanando el pacto del matrimonio: “Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu mocedad, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto.” (Malaquías 2:14)

Este pacto era de amor conyugal y la conservación de una simiente de Dios, v. 15. Ese pueblo en su caída, ya que por su pecado Dios los echó en tierra de extraños, empezó a ver las mujeres paganas con ojos codiciosos, como al principio de las generaciones. “Viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomáronse mujeres, escogiendo entre ellas.” (Génesis 6:2)

Las mujeres judías oraban a Dios por sus maridos para que regresaran y no interrumpieron el pacto que en su mocedad juraron. Las mujeres llevaban sus ofrendas al altar del Señor, y las ofrecían con lágrimas, v. 13, como Anna en los días del sacerdote Elí. (1 Samuel 2:11)

También la Iglesia ha sido desleal con su Señor. Si en los tiempos apostólicos el Señor recriminó a la iglesia de Efeso, “Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor,” (Apocalipsis 2:4) cuánto más ahora que estamos más lejos de la cruz de Cristo. La prometida del Señor se está olvidando cada día más del pacto con El el día que creímos. Este pacto fue en la virtud de su sangre derramada en la cruz. “Para presentársela gloriosa para sí, una iglesia que no tuviese mancha ni arruga, ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.” (Efesios 5:27)

A propósito, ¿qué hay de la fidelidad a nuestras esposas? ¿Tenemos secretos para ellas? ¿Las amamos con el amor del principio? ¿Los años nos hacen ver en ella algunos defectos? No nos engañemos; que si no amamos a aquellos que estamos viendo, ¿cómo amamos al Señor que no vemos?

“Guardaos pues en vuestros espíritus, y no seas desleales.” (Malaquías 2:16)

025   Siete factores por los cuales la fe puede ser negada

Ver

La fe en 1 Timoteo

  • Naufragio en la fe por mala conciencia                         1 Timoteo 1:11
  • Apostar de la fe por oir espíritus de error                   1 Timoteo 4:1
  • Negación de la fe por irresponsabilidad familiar           1 Timoteo 5:8
  • Falsear la fe por infidelidad a Cristo                     1 Timoteo 5:12
  • Descaminado de la fe por amor al dinero                            1 Timoteo 6:10
  • Extraviados de la fe por recibir falsa ciencia                    1 Timoteo 6:21
  • Reprobados acerca de la fe por corrupto entendimiento 2 Timoteo 3:8

 

Se ha comparado la fea un barco que surca las aguas de este mundo, cuya carta marítima, figura de la Palabra de Dios, y su brújula de orientación, tipo del Espíritu Santo, se encargan de guiar nuestro barco seguro a la patria celestial. Pablo estaba seguro de esto y pudo decir: “El tiempo de mi partida está cercano … He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.” (2 Timoteo 4:6,7)

Hay los que creen que han alcanzado todo; se han hecho sabios. El asunto empieza por tolerar una cosa pequeña, no juzgando el pecado. Dicen: ¿Qué hay de malo en eso? ¿No es uno libre para seguirse por su propia conciencia? La cosa va en aumento; de una piedra va una base, de una base una pared y de una pared una casa. La conciencia se ha cauterizado; todo lo que rebosa es sabiduría, y el naufragio de la fe es inevitable.

¡Cuántos cadáveres están boyando en las aguas de esta vida porque no fueron consecuentes al aviso cuando la conciencia era sensible! Se acumuló tanto daño que la conciencia fue contaminada. (Tito 1:15) Había algunos en la iglesia de Sardis a quien el Señor dice: “Yo conozco tus obras, que tienes nombre que vives y estás muerto. Sé vigilante y conforma las otras cosas que están para morir, porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios.” (Apocalipsis 3:1,2)

No obstante, negar a Cristo es apostasía. Negar la doctrina fundamental de nuestra fe es apostasía. Hay muchos que, como Judas, anduvieron muy cerca de la verdad, pero nunca llegaron a “comprar la verdad,” y, después que han sido atrapados “por espíritus de error y doctrinas de demonios,” no tienen suficiente valor moral para regresar confesando su pecado, sino que mitigan el extravío, ensalzando el error y diciendo: Ahora sí estamos en la verdad; antes éramos unos ignorantes. Así ha sucedido con algunos que han abrazado la herejía de los llamados testigos de Jehová y otros que han abrazado las extravagancias del pentecostalismo.

Pero, ¿a quién se manifiestan estas cosas? A los que no están conforme con la pureza y sencillez de la doctrina. “Antes teniendo comezón de oir, se amontonarán maestros conforme a sus concupiscencias. Apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.” (2 Timoteo 4:3,4) En vista pues de tanta apostasía alrededor, “No seáis llevados de acá para allá por doctrinas diversas y extrañas, porque buena cosa es afirmar el corazón en la gracia, no en viandas que nunca aprovecharán a los que anduvieron en ellas.” (Hebreos 13:9)

Son muchos los lectores de la Biblia que le pasan por alto a ese versículo en 1 Timoteo 5:8 (“Si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.”), el cual encaja muy bien para estos tiempos, cuando algunos padres cristianos se han preocupado más en llenar de ciencia la cabeza de sus hijos que el corazón de gratitud a sus padres y de amor y obediencia a Dios.

Muchos son los hijos que se levantan y se olvidan de la responsabilidad a los padres. Hace algún tiempo que pude presenciar cuando una madre reclamaba a su hijo, que tenía varios meses que no le daba nada. El hijo discutía con la madre, alegando que no le alcanzaba el sueldo porque tenía cuatro hijos, estaba pagando una casa y alguno había enfermado en la casa, pero yo, que conocía al sujeto, porque viví en el mismo vecindario, sabía que todo era evasivo, pues esa persona podía sostener lujo y comodidades vanidosas.

Los frutos de un verdadero creyente se ven en un cambio grande al sentir responsabilidad para con los suyos. Cumple con sus obligaciones. Inculca en sus hijos la caridad cristiana, reconociendo a sus ascendientes vivos hasta la cuarta generación. La ingratitud es señal manifiesta de los últimos tiempos. “Desobedientes a los padres, ingratos, sin santidad.” En días de este mismo año, dos jóvenes agredieron a puñetazos y puntapiés a la madre, porque ésta les recriminó fabricar bombas en su hogar.

No sólo las viudas jóvenes quebrantan la primera fe; también el que se casa con un infiel o divorciado, el que halla mayor satisfacción en la compañía de inconversos que en la comunión de sus hermanos, el que deja de asistir a los cultos y se arrellana en un sillón a ver televisión, el que deja de asistir a la cena del Señor para ir a la playa: el corazón de los tales ha falseado. Un nuevo afecto morboso se ha metido en su vida que la hace quebrantar su primera fe.

Eso le pasó a Mical, la esposa de David. Parece que se entregó en los brazos de otro hombre, sin protesta alguna, mientras David estaba desterrado. Así le pasó a Demas, ofuscado con la populosa Roma. Abandonó a Pablo, “amando a este siglo.” Si esto se hace con los que estamos viendo, ¡cuánto más con el Señor que está ausente! “Guardaos pues en vuestros espíritus y no seas desleales.” (Malaquías 2:16

El amor al dinero abre las agallas de la avaricia y cierra las entrañas de compasión y sentimiento. El socio del avaro es una persona llamada yo: “mis frutos, mis alfolíes, mis bienes, mi alma, mi pan, mi agua, mis víctimas, mis esquiladores.” (Lucas 12:16-24, 1 Samuel 25:11) Giezi vio las riquezas de Naaman y las codició. ¡Cuán grande privilegio tenía este hombre de servir al siervo de Dios! Pero no estaba contento con lo presente. La codicia le hizo matemática para distribuir la plata en “vestidos, olivares, viñas, ovejas, bueyes, siervos y siervas.” (2 Reyes 5:20-27)

Miles han descaminado de la fe, no por tener dinero, sino por amor al dinero. Qué diferente al hermano acomodado de Colosas, Filemón. “Porque tenemos gran gozo y consolación de tu caridad, de que por ti, oh hermano, han sido recreadas las entrañas de los santos.” (Filemón 7)

Ciencia es el conjunto de conocimientos relativos y variados. Yo digo que debiera tener una sola aplicación: a Dios y al conocimiento que tengan los hombres de Dios, revelado en la palabra de Dios. “Mas de él sois vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención.” (1 Corintios 1:30)

Desgraciadamente el enemigo ha presentado al mundo la falsamente llamada ciencia. En los días de Pablo y Timoteo proliferaban las falsas doctrinas y teorías extraídas de metes fértiles en ideas, y con estas ciencias muchos estaban atacando las virtudes de nuestro Señor Jesucristo. Había los que abundaban en fábulas. Himeneo y Fileto enseñaban que la resurrección era ya hecha. (2 Timoteo 2:17,18) Otros enseñaban filosofías y vanas sutilezas. (Colosenses 2:8) Hoy la falsa ciencia se ha multiplicado y algunas de sus escuelas han cambiado de nombre, como los llamados testigos de Jehová que enseñan la misma teoría del arrianismo. “Que esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrena, animal, diabólica.” (Santiago 3:15)

“Que seamos librados de hombres inoportunos, porque no es de todos la fe.” (2 Tesalonicenses 3:2) Ciertamente que tales personas no tienen ni aun un pensamiento honesto. Estos son de aquellos a quien el Señor dijo: “No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas a los puercos; porque no las rehuellen con los pies, y vuelvan y os despedacen.” (Mateo 7:6) La visión de éstos llega solamente a la nariz. Estos hechiceros Jannes y Jambres eran tercos como sapos que quieren salir del encierro cabeceando la pared. ¿No vieron esos hombres cuándo “la vara de Aarón devoró las varas de ellos?” (Exodo 7:10-12)

Hay personas que un día gustaron del evangelio; luego cayeron. Hoy su entendimiento es tan corrompido que no quieren que se les hable nada del evangelio.

El Señor rogó por Pedro que su fe no faltara. Pedro tuvo su momento de cobardía, pero no falseó su fe. Que también a nosotros nos guarde para que el enemigo no nos arrebate el tesoro de nuestra fe.

026   Acuérdate

Ver

En las pruebas la memoria se tupe

Los días son agitados y de mucha confusión. Hay muchas corrientes contrarias a la tranquilidad y espiritualidad del creyente que ofuscan la memoria y hacen olvidar hasta las cosas más elementales de nuestra vocación.

Hace poco, un creyente con varios niños y de muchos años en el Señor me contó: “Me levanté de la cama y apenas oré al Señor; me levanté de las rodillas pendiente que debía leer algo de la palabra de Dios y lo dejé para más tarde. Luego me entregué a los cuidados de la casa, de los niños, de la comida, de la ropa, y en este tejemaneje pasé el día. Llegó la noche, cuando me acordé que no había comido nada de pan para el alma; estaba tan cansada que me acosté para leer algo acostada. Apenas miré las primeras palabras de un versículo cuando un sueño profundo me embargó.” La falta de esta hermana empezó por el olvido y terminó con una gran desidia.

¡Cuántos creyentes estarán en la misma condición espiritual de esta hermana! Juramentos, protestas, promesas, propósitos, sin no tienen la firmeza de corazón en el Señor, no son aceptables a los ojos de Dios.

Es tiempo de refrescar la memoria. “El libro de las memorias de los tiempos.” Si no hubiera sido por el libro de las memorias, Mardoqueo hubiera quedado relegado al olvido. (Esther 6:1,2) Trescientos sesenta y cinco días han transcurrido; ¡cuántas cosas idas en el espacio de unos días! Razón tenía el salmista cuando escribió: “Bendice alma mía a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios.” (Salmo 103:2)

Moisés quiso sensibilizar la memoria del pueblo de Israel al recordarles varios eventos de su trayectoria por el desierto. “Acordarte has de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios.” (Deuteronomio 8:2) En todos aquellos años ninguna cosa les faltó. ¡Cuántas veces aquel pueblo murmuró cuando Dios les enviaba una prueba! Se olvidaban de las maravillas antiguas y hablaban de su Criador. Dios los afligía para probar su corazón y sacar de ellos un vaso útil, pero ellos ignoraban lo que Dios perseguía: “que todos los que a Dios aman, todas las cosas le ayudan a bien.” “Mas ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su Espíritu Santo.” (Romanos 8:28, Isaías 63:10)

Nosotros no somos menos que aquéllos. En las pruebas la memoria se tupe, y no nos acordamos que todos los días del año el Señor nos repite: “Te haré entender; te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos.” (Salmo 32:8)

“Guárdate (Acuérdate) que no te olvides de Jehová tu Dios, para observar sus mandamientos, sus derechos y sus estatutos que yo te ordeno hoy.” (Deuteronomio 8:11) La admonición se dirige hacia la tendencia de olvidarse de Dios en la prosperidad y adquirir un espíritu de engreimiento. El olvido y la ingratitud son primos hermanos, y para que no lleguemos a la ingratitud, el Señor recorta los ingresos, o nos priva de algo que pueda conducirnos a la senda del olvido de nuestro Salvador que nos hallo en Egipto, o sea en el mundo perdido en nuestras miserias y pecados. Sólo los estúpidos se inflan y se envanecen. “¿Qué tienes que no hayas recibido?” (1 Corintios 4:7)

En la pobreza o en la disciplina que venga del Señor, mejor es callar sin murmurar. Mejor es decir como Asaf: “Enfermedad mía es esta. Traeré pues a la memoria los años de la diestra del Altísimo.” (Salmo 77:10)

“Acuérdate de Jehová tu Dios; porque él te da el poder para hacer las riquezas a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día.” (Deuteronomio 8:18) También con nosotros se ha concertado un pacto. “Mas ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, el cual ha sido formado sobre mejores promesas.” (Hebreos 8:6) Este pacto fue confirmado en la preciosa sangre de nuestro Señor Jesucristo que nos rescató. Con ejercicio de alma todos los días debemos tener latente el momento cuando el Señor consumó este pacto con los suyos. “Vosotros podéis tener memoria de estas cosas. Mas el que no tiene estas cosas, es ciego, y tiene la vista muy corta, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados.” (2 Pedro 1:15,9)

Acuérdate. “Mas si llegares a olvidarte de Jehová tu Dios y anduvieres en posa de dioses ajenos y les sirvieres, y a ellos te encorvares, protéstolo hoy contra vosotros, que de cierto pereceréis.” (Deuteronomio 8:19) Frecuentemente acontece que cuando se realiza el olvido es porque hay un rival que establece un imperio en el corazón y desplaza el señorío de Cristo. La oración, la lectura de la palabra de Dios, la asistencia a los cultos y la comunión hermanable es la que vigoriza la memoria y nos agudiza la gratitud al Señor.

Es en el centro de la Biblia y no en sus tapas donde podemos refrescar las reminiscencias y, llenos de un noble sentimiento, diremos como David: “Si me olvidare de ti, oh Jerusalem, mi diestra sea olvidada. Mi lengua se pegue a mi paladar, si no ensalzare a Jerusalem como preferente asunto de mi alegría.” (Salmo 137:5,6)

027   La fortaleza del creyente

Ver

El poder de la oración

Desde siglos pasados hasta los días presentes ha habido en el mundo muchos hombres y mujeres de oración. Algunas de sus derrotas se debieron al descuido en la oración; las victorias que alcanzaron fueron debidas al ejercicio de oración.

David fue hombre destacado en la oración, y muchas veces no procedía sin tener la seguridad que era la voluntad de Señor. Las citas de un solo capítulo de la Biblia, 1 Samuel 23, bastarían para probar la piedad de aquel hombre:

  • oración por hacer la guerra a los filisteos, vv. 1,2
  • oración para no dejarse intimidar por el miedo, vv. 3,4
  • oración para saber los planes de sus enemigos voluntarios, vv. 9-11
  • oración para descubrir la ingratitud de los kellanos, v.12

Creemos que las composiciones de David y muchos de sus salmos piadosos fueron el resultado de oraciones anticipadas. Varios de los salmos de David son de acciones de gracias a Dios por haberlo librado de caer en manos de sus enemigos.

Hablando de una manera general, hemos llegado a los tiempos que nos bastamos a nosotros mismos, y esta salvaguarda tan poderosa que es la oración la hemos reducido, administrándola por gotas.

  • No oramos como deberíamos orar: “Con deprecación y súplica en el espíritu.”
  • No oramos lo que deberíamos orar: “Por nada estéis afanosos, sino sean notorias vuestras peticiones delante de Dios en toda oración.” (Filipenses 4:6)
  • No oramos cuando deberíamos orar: “Orando en todo tiempo.”
  • No oramos por lo que deberíamos orar: Que vivamos en paz, piedad y honestidad. Que la Nación sea guardada del Concordato, del comunismo, del espíritu de los últimos tiempos llamado nacionalismo, y del otro espíritu peor, el amor a sí mismo.

Hermanos, estamos en tiempos en que Venezuela necesita mucha de la oración de hombres y mujeres espirituales: el desparpajo político de la Nación, la división en la familia a causa de los partidos e ideologías políticas, la libertad confundida por los inmorales sin Dios. Nuestras instituciones peligran a causa del vandalismo. Estamos próximas a nuevas elecciones presidenciales; se han abierto las agallas a los ambiciosos de mando. Venezuela está expuesta a una rebatiña. Jugando están con el país como cucaracha en baile de gallinas.

No son los discursos, ni los votos, ni los dólares; es la oración de los justos que obra eficazmente que puede salvar las libertades garantizadas en la Constitución de Venezuela. Hay un monstruo terrible echando sus sombras sobre este pobre mundo; es la sombra del mismo anticristo que quiere asentar sus garras en nuestra patria, haciendo promesas de libertad nacional.

Hombre de oración fue Pablo. Sus epístolas nos dan una idea de la constancia de aquel hombre en la oración. (2 Timoteo 1:3) Pero si el Hijo de Dios nuestro Salvador tuvo que orar y lo hizo muchas veces, ¡cuánto más necesitamos nosotros la oración! Los tiempos son peligrosos. Tenemos que orar por nosotros mismos para que el Señor nos haga más humildes. Se dice que San Agustín oraba a Dios diciendo: “Señor, guárdame del vicio de mi propia vindicación.”

Nuestra solicitud en oración debe ser: “Enséñanos a orar.” (Lucas 11.1) Muchos no sabemos pedir (Marcos 10:38); otros no tienen lo que desean porque no piden. (Santiago 4:2) Y no recibimos porque pedimos mal (Santiago 4:3). Pero al que sabe pedir Dios dice: “Te he dado las cosas que pedisteis.” (1 Reyes 3:13)

Ana sintió la necesidad de un reformador en Israel y pidió un Samuel, y Dios le oyó. Varios siglos después, otra Ana oraba de día y de noche y hablaba a los que esperaban en Jerusalem la redención de Israel. (1 Samuel 1 y Lucas 2:36-38)

Las derrotas de algunos hombres que agradaron a Dios fueron debidas a algún descuido en oración. David se fue para el otro lado sin buscar la dirección del Señor (1 Samuel 27) Si no hubiera sido por el cuidado que Dios tenía por su sirvo, David se hubiera hallado en un dilema, peleando en compañía de los enemigos contra Israel. (1 Samuel 29) Josafat no oró a Dios para salir a pelear con el rey Achab a Ramot de Galaad, y escapó por misericordia de Dios. (2 Crónicas 18:3,31,32) Josías no oró al Señor para combatir a Necao. El murió, para mayor gloria de Dios y de su siervo, pues Dios lo llevó con anticipación para que no viera el juicio que iba a venir a la nación de Israel por sus pecados. (2 Crónicas 35:2-24)

Hermanos, hay mucho porqué orar: porque los nuevos creyentes sean convertidos de veras, porque seamos librados de hijos extraños, porque los jóvenes sean fuertes y venzan al diablo, porque las jóvenes sean más santas y menos coquetas, por los ancianos para que hagan su obra con alegría, por el reparto con oración de El Mensajero Cristiano, La Voz en el Desierto y toda otra literatura sana, que no quede amontonada en casa, por el esfuerzo de los siervos del Señor en expandir el evangelio, porque haya un avivamiento en la familia para el estudio familiar. No hay espacio para indicar los problemas, los matrimonios, la conducta de los hijos, el ejemplo de los padres.

En fin, hermanos: Velemos y oremos para que no entremos en tentación. “Mirad, velad y orad, porque no sabéis cuándo será el tiempo. (Mateo 26:41, Marcos 13:33)

028   El mayordomo fiel o infiel

Ver

Dar con liberalidad a la obra del Señor

Como Pablo han habido muchos mayordomos de los intereses del Señor que fueron celosos y escrupulosos, muy especialmente en lo que trata del dinero o las ofrendas que componen el tesoro de las asambleas.

El Señor se valió de dos cosas para introducir esta enseñanza y principio de establecer colecta en el pueblo del Señor. La primera cosa era una grande hambre anunciada y la segunda es la gracia de Dios influyendo a su pueblo para estimularlo a contribuir en una colecta para ayudar a las necesidades de los santos.

  • Una grande hambre anunciada: “Levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por el Espíritu que vendría una grande hambre en toda la tierra habitada.” (Hechos 11:28)
  • Una cooperación prometida: “Solamente nos pidieron que acordásemos de los pobres, lo mismo que fui solícito en hacer.” (Gálatas 2:10)
  • La limpieza de la colecta: Los ofrendantes se ofrecieron a sí mismos primeramente sin reserva alguna como sacrificio al Señor: “Mas aun a sí mismo se dieron primeramente al Señor y a nosotros por la voluntad de Dios.” (2 Corintios 8:5)
  • Cuándo debía hacerse la colecta: “Cada primer día de la semana cada uno de vosotros aparte en su casa, guardando lo que por bondad de Dios pudiere, para que cuando yo venga, no hagan entonces colectas.” “Pues de su agrado han dado conforme a sus fuerzas, yo testifico y aun sobre sus fuerzas.” (1 Corintios 16:2, 2 Corintios 8:3)
  • La generosidad para dar: “Ahora, pues, llevad también a cabo el hecho, para que como estuvisteis pronto a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tenéis.” (2 Corintios 8:11)
  • La igualdad para dar: “Cuanto a la colecta para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia.” (1 Corintios 16:1)
  • La honestidad para guardar y llevar la colecta: “Evitando que nadie nos vitupere en esta abundancia que ministramos, procurando las cosas honestas, no sólo delante del Señor, más aun delante de los hombres. Y cuando habré llegado, los que aprobareis por carta, a estos enviaré que lleven vuestro beneficio a Jerusalem.” (2 Corintios 8:20, 1 Corintios 16:3)

Ahora veremos cómo fueron y son impregnados en la gracia de Dios los creyentes para dar con liberalidad a la obra del Señor:

  • La gracia de Dios a las iglesias de Macedonia (2 Corintios 8:1)
  • La gracia de los macedonios en ofrendar para el servicio de los santos, v. 4
  • La gracia de Tito para estimular a los corintios en ofrendar para los santos, v. 6
  • La abundante gracia que Pablo deseaba que practicaran los creyentes, v. 7
  • La gracia del Señor como monumento sobre toda gracia, v. 9
  • La gracia honesta del portador anónimo que acompañaba a Tito, v. 19
  • Acción de gracias a Dios por la solicitud de sus siervos en edificar al pueblo del Señor, v. 16

Pienso que hemos llegado a un tema cuando debemos decir con toda franqueza “la verdad en amor.” Tratándose de la ofrenda del Señor, ¿han reflexionado algunos hermanos tesoreros lo que representa ese privilegio? ¿Han pensado que es un sacrificio ofrecido al Señor? ¿Han meditado que con muchas oraciones es ofrecido ese donativo para el Señor? ¿Han cavilado que entre los ofrendantes hay muchos pobres y viudas que de su extrema pobreza han dado al Señor, que haya algunos acomodados que den muy poco, y que haya algunos muy pobres que den mucho? Este es juicio que sólo compete al Señor. (Lucas 21:1-4)

Se oye de asambleas que tienen miles de bolívares atesorados, mientras que hay otras necesidades latentes en la obra del Señor. Pronto el Señor vendrá y aquellos administradores tendrán que dejar el tesoro, pero también tendrán conciencia de pérdida por no haber tenido sabiduría para administrar.” Para el ministerio, en servir; o el que enseña, en doctrina; el que exhorta, en exhortar; el que reparte, hágalo con simplicidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.” (Romanos 12:7,8)

Es justo que congregaciones que aspiran tener su local propio tengan su reserva para el momento de fabricar, y que toda asamblea tenga su reserva para casos fortuitos, como entierros y otras necesidades. Pero eso de amontonar dinero no es bíblico. Apartando aquellas necesidades nombradas, los ancianos deben tener sabiduría para repartir equitativamente el excedente en la obra del Señor. Al principio de la Iglesia los apóstoles se ocuparon en la oración y el ministerio de la palabra de Dios; los diáconos se ocuparon en servir o repartir. (Hechos 6:1-6) El pueblo del Señor contribuía espontáneamente para las necesidades de la obra.

Fatalmente siempre ha habido mayordomos infieles, sin capacidad para ministrar los intereses de la obra del Señor, y sin temor alguno meten la mano y disponen del tesoro del Señor para su provecho personal. Esto acontece porque algunos se hacen absolutos. No llaman a consultar con tres o cuatro de sus hermanos responsables para indagar qué hacer con el tesoro del Señor.

Llama la atención dos casos de mucha honestidad en las ofrendas de los tiempos de los reyes de Israel, cuando el estado espiritual del pueblo estaba en muy baja temperatura. “No se tomaba cuenta a los hombres en cuyas manos el dinero era entregado, para que ellos lo diesen a los que hacían la obra; porque lo hacían fielmente. Y que no se les cuente el dinero cuyo manejo se les confiare, porque ellos proceden con fidelidad.” (2 Reyes 12:15, 22:7)

En vista, pues, de evitar los desmanes que escandalizan a los flacos, recomendamos que los ancianos deben ser hombres y no niños. Debemos tratarnos con confianza, audacia y gracia para juntarse y pedir al hermano responsable del dinero que muestre el libro, el dinero o la libreta bancaria donde deposite el dinero. El hermano no debe enojarse porque se haga este arqueo de caja periódicamente, pues no se pide cuenta de lo que es de él, sino de lo que es ajeno. “El que es fiel en lo poco, también en lo más es fiel.”

Otro de los problemas es el de un solo hermano llevando esa carga, y hasta algunos llevan varios tesoros sin organizar bien su asunto que puede estar en peligro. En caso de muerte aparecen herederos de donde menos se espera. Hace poco tiempo murió un miembro de una asamblea, quien tenía cierta posición económica y muchas veces había hablado de dejar parte de sus bienes para la obra del Señor, pero como la cosa no fue bien arreglada, el heredero cargó con todo.

Bien, los hermanos que guardan el tesoro de la asamblea deberían ser hermanos de tres solvencias:

  • solvencia moral, sin acusación de afuera, ni de sus hermanos adentro
  • solvencia conyugal, sin acusación de su esposa e hijos
  • solvencia económica, a lo menos sin deuda con nadie (1 Timoteo 3:4-7, Romanos 13:7,8)

Después de esto, si el dinero está en un instituto, el depositante no podrá sacar el dinero sin consentimiento de otro hermano; o, un hermano deposita el dinero y otro tiene la libreta. Este último debe tener franqueza y valor para percibir la libreta del depositante cada vez que se lleve dinero al banco.

Creo que hemos hablado con llaneza. Nuestro motivo es hacer bien al pueblo del Señor para que no pase por esas experiencias amargas de mayordomos infieles e inescrupulosos. Puede ser que la intención de algunos no es hacer daño a la obra del Señor, pero el terreno del Señor es lugar santo y hay que quitar los zapatos de los pies. (Exodo 3:5) Nosotros no podemos juzgar los motivos o el espíritu del hombre, pero sí es cierto que tras una capa de piedad se oculta la avaricia como la Balaam, Giezi o Ananías y Safira, y nuestro más caro y sincero deseo es librar a la asamblea del fraude y librar a un hermano que caiga en juicio del Señor por su pecado.

 

Son contados los mayordomos imitadores de José. La norma más elevada de José fue el temor de Dios, joven que pudo aprovechar de la abundancia de la casa de su señor, de adquirir todo lo que pudiera por imponer una amenaza de intimación y acusación moral a la esposa de Potifar. Pero José era fiel; sobre todo tenía presente que había otro mayor que Faraón y Potifar a quien tenía que dar cuenta.

Si ante todas las cosas ponemos la gloria del Señor primero, el negocio, la familia ola asamblea va a prosperar porque Dios no es defraudado. “Así halló José gracia en sus ojos y servíale; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía.” (Génesis 39:4) En cuanto aparecen las ambiciones personales, se trocan en codicia o avaricia, y a este pecado le importa poco traspasar las vallas que Dios ha puesto en sus linderos.

Siba era siervo de la casa de Saúl, y cuando la misericordia de David se mostró para con la casa de Jonatán, Siba fue ascendido a mayordomo de los bienes de Mefiboset. Muy humilde se mostró Siba cuando recibió el encargo. “Respondió Siba al rey: Conforme a todo lo que ha mandado mi señor el rey a su siervo, así lo hará tu siervo.” (2 Samuel 9:11) Pero en lo que los bienes de su señor empezaron a prosperar, tuvo envidia. Y, como la envidia trabaja en secreto, supo esperar hasta que llegó su ocasión, de modo que con presentes y audacia maquinó para enredar y calumniar a su señor ante el rey.

Por lo general tales personas, cuando son confrontadas, nunca dicen la verdad. Giezi dijo: “Tu siervo no ha ido a ninguna parte.” (2 Reyes 5:25) Judas dijo: “¿Por qué no se ha vendido este ungüento por trescientos dineros, y se dio a los pobres?” (Juan 12:5) “¿Vendisteis en tanto la heredad?” Si, en tanto, dijeron Ananías y Safira. (Hechos 5:1-10)

No hay que pensar que solamente mayordomos son los que administran el dinero del Señor; todos somos mayordomos. Es verdad que unos tiene más cargos que otros. “Porque a cualquiera que le fue dado mucho, mucho será vuelto a demandar de él, y al que encomendaron mucho, más le será pedido.” (Lucas 12:48) Parece que a uno le fue dado en la mano y a otro en el cerebro. También parece que el Señor no pedirá cuenta del volumen sino de la calidad. “Bien, buen siervo fiel, sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.” (Mateo 25:21)

Muchos mayordomos perdieron sus privilegios por infidelidad. Rubén perdió su mayordomía por inmoral. (Génesis 49:3,4) Abiatar perdió el sacerdocio por desleal. (1 Reyes 2:26,27) Israel perdió la mayordomía por infiel. (Lucas 20:9-19, 16:1,2)

De la cita última sacamos muchas lecciones que nos ayudan y nos estimulan a portarnos bien. “Mas ahora se requiere en los dispensadores, que cada uno sea hallado fiel.” (1 Corintios 4:1,2) Esta historia de Lucas 16:1,2 es elocuente y diáfana al revelarnos que nada se oculta a la sabiduría del Señor:

  • El mayordomo acusado: “Este fue acusado delante de su señor como disipador de sus bienes.” v.1

Por más secreto que el hombre quiera trabajar, no puede encubrirse de la presencia de Dios. El hombre puede poner el biombo de las cuatro cortinas a los cuatro puntos cardinales, pero no hay caparazón para ocultar de arriba los ojos del Infinito. Acán tomó el anatema en secreto y cometió el doble delito de enterrarlo en su tienda. Aunque los hijos no lo supieron, él los contaminó y cayeron en el juicio también por el pecado del padre.

Lo mismo sucede en la asamblea. El pecado en secreto enoja a Dios, afecta la familia del pecador, estanca la asamblea sin bendición, contrista el Espíritu del Señor y enciende un fuego que caldea la conciencia del delincuente, si éste es hijo de Dios.

  • El mayordomo reprobado: “¿Qué es esto que oigo de ti? Da cuenta de tu mayordomía, porque ya no podrás más ser mayordomo.” v. 2

Esta es una destitución inmediata y para siempre. Aquel mayordomo debía saberlo, que Dios ha dicho: “Yo honraré a los que me honran, y a los que me tienen en poco serán viles.” (1 Samuel 2:30) He aquí una de las cosas por lo cual Pablo se preocupaba: “Antes hiero mi cuerpo y lo pongo en servidumbre; no sea que habiendo predicado a otros, yo mismo venga a ser reprobado.” (1 Corintios 9:27)

Israel traspasó los límites; pensó que Dios sin Israel sería un fracasado. Se atrevió hasta poner condiciones: “Simiente de Abraham somos, y jamás servimos a nadie.” (Juan 8:33) Creyeron que el pacto que Dios concertó con ellos obligaba a Dios soportar sus transgresiones. Así puede haber hombres en la iglesia, que se ponen por encima de sus hermanos. Dicen: “Que nadie me diga nada.” Siendo injertados en la oliva, creen que ellos pueden sustentar a la oliva, y disponen de las cosas del Señor a su antojo.

El arca pudo ser tocada por las manos de los filisteos, pudo ser metido en el templo de Dagón, pudo aceptar ofrendas de tumores y ratones de oro, pudo ser llevado en un carro tirado por vacas. Pero Dios no tolera que los que conocen su palabra miren irreverente dentro del arca. (1 Samuel 6:1-20)

  • El mayordomo preocupado: ¿Qué haré que mi señor me quita la mayordomía? Cavar no puedo, mendigar tengo vergüenza.” v. 3

La preocupación del mayordomo no era arrepentimiento según Dios. Era preocupación según el mundo, mucho afán por las cosas temporales. Bastardas ambiciones le tupieron la mente, y no llegó a decir ¿qué pensará Dios de mí?

Tratar las cosas del Señor de una manera liviana, sin que la persona demuestre un vivo dolor profundo por su pecado, arranca sospechas, tales como el sujeto no tiene la raíz de vida; es muy liviana, sin peso alguno, o no tiene intenciones de resarcir el daño. Dios no queda desagraviado con decir: “Es verdad, yo dispuse de la cosa, y yo lo pago.” Aunque lo pagara, le costará mucho al sujeto recuperar la confianza del pueblo del Señor. El israelita tenía que pagar el daño con cuatro tantos.

  • El mayordomo habituado: ¿Cuánto debes a mi señor? Cien barriles de aceite … Cien coros de trigo … Tu obligación será por cincuenta … Tu obligación será por ochenta …”
    6,7

Ya el mayordomo había formado un hábito en su vida, hábito que terminaría en un destino. Había perdido el temor y la vergüenza, habiendo sido recriminado y despedido por su señor, recurre al chantaje y continúa en el fraude. Dijo para sí: “El mal está hecho, mejor es ayudarme,” olvidando que “un abismo llama a otro” hasta ser “retenido con las cuerdas de su pecado.”

Aunque el Señor tomó la habilidad malvada de este hombre para ponerla por estímulo a la perspicacia espiritual que el creyente debe tener para el reino de los cielos, la conducta de aquel hombre quedó sellada ante la opinión de aquellos deudores. “Ninguno vive para sí.” ¿Cuánta influencia tenemos ante los demás para bien o para mal? La mala conducta de un evangélico puede ser vehículo que conduzca almas al infierno, hasta sus propios hijos.

Se ha dicho que todo lo que el mundo puede ver de Cristo aquí, lo ve en los creyentes.

029   Potencial de fuerzas sobre fuerzas

Ver

Nuestra suficiencia es de Dios

No que seamos suficientes de nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra suficiencia es de Dios. (2 Corintios 3:5)

Un proverbio callejero dice: “La pelea es peleando.” Cualquiera cree que es poca cosa, pero es una lucha que el creyente está librando en la gracia para alcanzar el objetivo, y Pablo nos demuestra en cuatro maneras el desarrollo:

  • Gran esfuerzo: “Pues tú, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús.” (2 Timoteo 2:1)

La idea parece de bajar frutos de un hermoso árbol cargado de deliciosas frutas, empinándose para bajar las más elevadas, pues el árbol no puede ser goleado, ni tampoco es permitido que los frutos caigan a tierra. (1 Samuel 3:19)

He aquí un cuadro de esforzarse de la gracia: comunión santa con Dios y frutos limpios para los hombres. La gracia de Dios es superabundante, pero el Señor espera la colaboración nuestra para derramar de su río lleno, abundante bendición que nos capacite para enseñar también a otros. (2 Timoteo 2:2)

  • Conforme a sus fuerzas: “Pues de su grado han dado conforme a sus fuerzas, y aun sobre sus fuerzas.”
    (2 Corintios 8:3)

Hubo grande expresión de su amor por medio de su contribución espontánea, pasando por una pobreza extrema y una tribulación terrible. Estos macedonios se dieron primeramente al Señor al saber que “en esto consiste el amor; no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino que él nos amó a nosotros y ha enviado a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.” (1 Juan 3:10)

Los macedonios llegaron a lo profundo de la filosofía “que no se puede amar sin dar,” pues Dios nos amó y nos dio al hijo de su amor. Parece que Pablo fue conmovido por tanta liberalidad de los macedonios y trató de persuadir a que ellos retirasen aquel sacrificio, pero los propósitos de los macedonios eran abnegados y puros: “Pidiéndonos con muchos ruegos que aceptásemos la gracia y la comunicación del servicio para los santos.” (2 Corintios 8:4)

¡Cuántos son estrechos en sus propias entrañas! No se disponen a sacrificar algo para el Señor. Han regateado con lo que no es de ellos, es del Señor. Entonces han establecido un hábito en su vida, la ofrenda para el Señor en el primer día de la semana es un real, o un bolívar, o dos bolívares, y más nada dan en pro de la obra de Cristo. Así pueden pasar muchos años sin entender que el Dios de toda gracia es el Dios de todas las cosas. El da todo lo que basta, para toda buena obra. (2 Corintios 9:8)

  • Con todas sus fuerzas: “En trabajos, en fatigas,
    en muchas vigilias, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez.” (2 Corintios 11:27)

Pablo consagró todas sus fuerzas físicas, mentales, morales y espirituales a la causa más noble que hay en el mundo. El amor a sus Señor le hizo renunciar en sus capacidades a todo aquello que pudiera darle ganancia según el mundo. Tuvo un desprendimiento de sí para vivir a Cristo y al cuidado de otros. Con todas sus fuerzas se empujaba como el buey, para agradar a Aquel que lo tomó por soldado. (Filipenses 3:7, 2 Timoteo 2:4)

Los peligros no lo detuvieron, las amenazas no lo acobardaron, la ingratitud de muchos no lo desanimaron. Los sufrimientos templaron mejor el acero de su carácter para hacerlo más útil al Señor y a su pueblo. Su consigna: “De ninguna cosa hago caso, ni estimo mi vida preciosa para mí mismo, solamente que acabe mi carrera con gozo y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.” (Hechos 20:24)

  • Sobre sus fuerzas: “Porque hermanos no queremos que ignoréis de nuestra tribulación que nos fue hecha en Asia: que sobre manera fuimos cargados sobre nuestras fuerzas de tal manera que tuvimos en duda de la vida.” (2 Corintios 1:8)

La tribulación excedió a la capacidad humana, una carga doble a su peso. Estaban seguros de morir. Dios permite estas extremidades en algunos de sus hijos para que dependan exclusivamente de El. En el problema que se vea el hijo de Dios, por más intrincado que sea, siempre hay lecciones de consuelos para que podamos consolar a otros.

Jeremías fue herido y puesto en el cepo por Pashur sacerdote. El profeta de Dios estaba en gran aflicción. (Jeremías 20:7-10) Con todo eso el Señor estaba con su siervo, animándole y consolándole: “Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada.” (Jeremías 20:11)

Arrimémonos pues, más a El, y nos dará de su caudal para hacernos vencedores. (Romanos 8:31-37)

032   La separación del creyente la enseña el Espíritu Santo

Ver

Lot, Jonatán, Dina, Demas

La máxima regla de la separación la explicó nuestro Señor Jesucristo el día que le presentaron la moneda del tributo, un denario. Cristo dijo: “Pagad pues a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios.” (Mateo 22:15-22)

La separación, más que una regla, es una doctrina establecida desde el principio del mundo. Dios separó la luz de las tinieblas; separó los cielos de la tierra; separó las aguas de la seca; separó el día de la noche. Esta línea de separación que comenzó en Génesis llega hasta el Apocalipsis: “Salid de ella, pueblo mío, porque no seáis participantes de sus plagas.” (18:4) Los salmos de David empiezan con la separación: “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado.” (Salmo 1:1)

El Señor vivió entre los hombres haciendo bien, separado de su sociedad. “Cada uno se fue a su casa; y Jesús se fue al monte de las Olivas.” (Juan 7:58, 8:1) Jeremías dijo: “Me senté solo.” (Jeremías 15:17) Daniel se apartó de las comidas y costumbres paganas de la corte de Babilonia. (Daniel 1:8, 5:17) Cristo no quiso ser juez en la política de su país. (Lucas 12:14)

Pablo resume la doctrina de la separación de una manera más amplia, dándonos el valor y carácter que influye la separación en la vida espiritual del cristiano. “No os juntéis enyugo con los infieles: porque ¿qué compañía tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el fiel con el infiel? ¿Qué concierto el templo de Dios con los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré en ellos, seré el Dios de ellos, y ellos serán mi pueblo.” (2 Corintios 6:14-16)

Tengo en la mente y en la punta del lápiz meditaciones bíblicas de varias personas consideradas entre los santos, algunas de ellas fieles en sus compromisos pero no estaban en el lugar de la separación. A ninguno de ellos mandó Dios a escoger o permanecer en el lugar oposición que escogieron.

  • Lot estaba en Sodoma por amor a los bienes terrenales

Muchos justos levantaron sus ojos en oración al Señor para escoger la voluntad de Dios. Pero de Lot se dice: “Alzó Lot sus ojos y vió toda la llanura del Jordán.” Ocho palabras nos dan la clave de cómo se puede perder la visión de las virtudes del siglo venidero, y de una manera gradual dejar el lugar de separación: Lot miró, escogió, se fue, se asentó, se apartó. (Génesis 13:10,11) Parece que había esperanza en las seis palabras primeras, ¡pero, qué triste! las dos últimas palabras: “se apartó.” ¿Era la sal de su tío Abraham que lo sazonaba?

Hay hermanos que sólo están sostenidos en la asamblea por el influjo de otros. A veces es el esposo por la esposa o viceversa, hijos sostenidos por la tutela y confianza de sus padres, o por un anciano firme en sus convicciones. Hay otros cuyo corazón no es recto, que han escogido en secreto; se solazan en los deseos carnales y sólo esperan el momento cuando el enemigo les presenta la ocasión.

De Lot sabemos que no participó del pecado de los sodamitas, pero ¡pobre hombre! aunque la hacienda hubiera prosperado mucho, no sentía ningún gozo en su vida. Parece que Dios mismo le envió como disciplina una conciencia viva y acusadora: “Porque este justo con ver y oir, morando entre ellos, afligía cada día su alma justa con los hechos de aquellos injustos.” (2 Pedro 2:8) El que es de Dios no puede sentirse satisfecho fuera del lugar de separación. Abraham volvió por sus jornadas, Isaac regresó a Beer-seba, Jacob subió a Beth-el.

Lot no podía hallar regocijo en ninguna parte de Sodoma. Tal vez lo que más le afligía el alma era la corrupción sodomitica en su propia casa. Sabemos muy poco: dónde halló Lot su mujer, si en Egipto, en Beth-el o el Sodoma. Debía ser muy tediosa la vida de Lot sin tener ninguna colaboración con los de su casa, sólo oir chanzas, blasfemias, inmoralidades. El mismo Lot no parece que fuera muy espiritual, pues no encontramos en su historia ni una oración hecha por él, pero sí debía ser muy experto en el comercio. “Fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma.”

  • Dina “salió a ver las hijas del país.” Sintió fastidio en el lugar de separación. (Génesis 34:1,2)

Se necesitan años de explicación para mitigar o deshacer la sombra que deja un mal ejemplo. Jacob y su poligamia abrió en aquella joven el deseo de lo desconocido. Posiblemente Dina estaba en la edad de la coquetería, cuando las jóvenes creen que pueden alcanzar lo que desean por imitar las conversaciones, las modas y los ademanes de las mundanas.

Cuánto tino necesitan los padres para mantenerse en el lugar de separación y obtener limpia conducta delante de sus hijos. Hay madres que le importa un pito decir mentiras, o criticar o poner sobrenombres delante de sus hijos. Los padres son la cabeza de casa: “Que gobiernen bien su casa, que tengan sus hijos en sujeción con toda honestidad,” (1 Timoteo 3:4) La madre en la crianza y formación de los sentimientos: “Que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.” (Tito 2:4,5)

  • Jonatán tenía mucho amor a David, pero mucho apego a las comodidades del corte. (1 Samuel 20:43)

Para muchos es difícil mantenerse en el lugar de separación. Cristo tiene muchos amigos de su reino, pero no quieren llevar la cruz. Hasta cierta medida Jonatán tenía más luz que Moisés. Moisés hizo su escogimiento por fe: “Escogiendo antes ser afligido con el pueblo de Dios, que gozar de comodidades temporales del pecado.” (Hebreos 11:25) Jonatán tenía señales a la vista de que David iba a reinar, pero antes tenía que identificarse primero con los sufrimientos de David.

Ciertamente muchos aman al Señor pero no quieren salir fuera del real llevando su vituperio. Algunos como Lot no están completamente en el mundo, pero han llevado el mundo a la casa. La mujer de Lot y sus hijas “borrachas” de vino, ¡y qué vino tan sabroso es el de Sodoma! Lot aprendió a beberlo hasta emborracharse. Hay creyentes que tiene hijos e hijas borrachos de mundo también, las hijas con pantalones, algunas divorciadas y casadas de nuevo. La televisión en la casa enseña todo lo que se necesita para corromper las buenas costumbres. Ahí se sienta también el padre y la madre a ver su peliculííí, y la excusa es que los hijos ya están grandes y no podemos dominarlos. Lo que pasó es que no hubo separación absoluta desde el principio, y el monte que no se arrancó chiquito a crecido con espinas y abrojos.

  • Demas, ingrato, abandonó al anciano apóstol en la cárcel por amor a mundo. (2 Timoteo 4:10)

Demas es el hombre que empezó bien y terminó mal. Demas, el creyente que sufrió reproches, posiblemente cárcel, junto con otros hermanos. Demas, que llegó hasta las alturas de codearse en el saludo con los santos insignes. Demas, el discípulo que tuvo el honor de oir las preciosas enseñanzas del gran apóstol Pablo.

No sabemos si sería en la ciudad o en la cárcel de Roma donde Demas oyó las palabras persuasivas de la serpiente antigua que le cautivaron. Dejó el lugar de separación. Las flaquezas, las afrentas, las necesidades, las persecuciones y angustias por Cristo le escandalizaron. Dejó de militar en las filas de Cristo y se afilió a la política de este mundo. Posiblemente salió empleado para Tesalónica, pero …

“¡Oh Jehová, esperanza de Israel! todos los que te dejan serán avergonzados, y los que de ti se apartan, serán escritos en el polvo; porque dejaron la vena de aguas vivas, a Jehová.” (Jeremías 17:13)

033   El hombre cumplido

Ver

Integridad en el cristiano

La integridad es virtud exclusiva de los sinceros de corazón, y es gracia que uno no se aprende en el colegio, ni en convento, ni es transmitida por tiernos sentimientos, pues es modelo de Dios que conoce los corazones.

¡Cuánto ejemplo de integridad le mostraría el rey Ezequiel a su hijo Manasés! Con todo, aquel hijo se inclinó a la perversidad. En cambio, una persona nacida de nuevo por recibir a Cristo como su Salvador personal experimenta un gran cambio en su vida. Antes era informal, inconstante, pero el Espíritu Santo le induce en su nuevo corazón a perfeccionar su carácter hasta ser íntegro en las diferentes facetas de su vida nueva.

Cuando era muchacho trabajé en Valencia en una molienda de café. El dueño me hacía tostar por cada 46 kilos de café 20 kilos de maíz, a escondidas de la Sanidad. Después de molido, aquel hombre hacía una amalgama y, empaquetados, los sacamos en dos latas para ser vendidos al comercio. La propaganda de aquel hombre era: “Café del más puro caracolito, de tal modo que un jurado está elaborando una insignia de honor por la integridad de mi café.”

Esto me hace pensar cuántos serían engañados con el programa de Ananías y Safira. Posiblemente me hicieron saber a algunos de los hermanos sus propósitos: Hay muchas viudas en la iglesia; los apóstoles son pobres; el Señor viene pronto; hemos resulto vender la hacienda y poner todo el producto a los pies de los apóstoles como lo hizo Bernabé. La gente estaría dando gracias a Dios por la liberalidad de Ananías. Pero delante de Dios no había integridad en ellos.

Cuando David hablaba de su integridad, no lo hacía por petulancia. “Júzgame, oh Jehová, porque yo en mi integridad he andado.” (Salmo 26:1)

Cuando hablamos de íntegro, pensamos en lo que es puro, entero, completo, lleno, todo. Atributos estos que sólo el Señor Jesucristo los cumplió. El era puro en su carácter. Jamás dijo sí y no. El era entero en su consagración. “Yo hago siempre lo que al Padre agrada.” (Juan 8:29) El era completo, sin pero: “Señalado entre diez mil … todo él codiciable.” (Cantar 5:10,16) El era lleno de gracia y verdad, de Espíritu Santo y de potencia, de humildad, de amor y de sabiduría. El era todo en el pasado, todo en el presente, todo en la eternidad.

Aunque en toda perfección humana hay defectos, por ahora quiero citar varios hombres en los cuales vemos su lado íntegro:

  • José y su integridad moral: “El dejó su ropa … y huyó.” (Génesis 39:12)

Muchos no han podido o no han querido luchar con la tentación. Prefieren perder el testimonio y llevar el vestido manchado. David fue uno. (2 Samuel 12:14) Rubén fue otro descalificado. (Génesis 49:34) El Corinto hubo otro que hizo llorar al apóstol Pablo. Y: “Tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras.” (Apocalipsis 3:4)

  • Pedro y su integridad de conciencia en las finanzas: “Tu dinero perezca contigo.” (Hechos 8:20)

Pedro no tenía dinero cuando el cojo le pidió limosna. Tampoco quiso dinero cuando Simón se lo ofreció. El codicioso hubiera dicho, “Esto me lo mandó Dios,” y hubiera explotado la mina que Simón le ofrecía. Balaam llevaba la codicia escondida en el corazón; pensaba que Dios iba a cambiar.

Mucho daño hace la codicia escondida. Algunos, no contentos con lo presente, empiezan a jugar loterías, terminales, caballos, rifas, sanes, etcétera. Estos con sus licencias hacen apartar a otros del camino, y para ellos mismos es, “tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición.” (1 Timoteo 6:9)

  • Samuel y la integridad de su vida pública: “Nunca nos has calumniado ni agraviado, ni has tomado algo de mano de ningún hombre.” (1 Samuel 12:4)

De muy pocas personas se puede hablar así; el testimonio del extraño y no de i propia boca. Hay cristianos con una especialidad en su espiritualidad de adaptarse al ambiente en su pureza que le es peculiar. Pablo se hizo siervo, se hizo libre, se hizo con ley (a los judíos), se hizo sin ley (a los gentiles). A todos se hizo todo, con el fin de salvar algunos.

  • Isaac y su integridad conyugal: “Había salido Isaac a meditar en el campo … Tomó a Rebeca por mujer y la amó.” (Génesis 24:63,67)

Fueron pocos los patriarcas que tuvieron una sola mujer. la integridad de Isaac consistía en dos baluartes poderosos: la oración a su Dios y el amor a su mujer. Sus riquezas no le inclinaron a extravagancias y usos indebidos. Cuando nuestros caminos están delante del Señor, no caben en el creyente las vacilaciones. Integros debemos ser en nuestros negocios y compromisos. “El que aun jurando en daño suyo, no por eso cambia.” (Salmo 15:4)

  • Pablo y la integridad de sus convicciones: “De ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo.” (Hechos 20:24)

Nada lo hacía volver atrás. Había puesto la mira en el blanco y hacia allá iba. Mucha era la oposición, pero seguía confiando en el que había prometido: “No te desampararé, ni te dejaré.” (Hebreos 13:5)

Hay margen para creer que los que vuelven atrás, es porque no son íntegros. No llevan el poder secreto; son de corazón doble. Los pequeños obstáculos los miran como montañas insalvables. “No mires tras ti. Acordaos de la mujer de Lot.” Se íntegro en tu vocación a Cristo, para con tu patria, con tu familia, con tus amigos, con tu novia, con los que te fían, con y en tu trabajo.

034   El poder de la conducta

Ver

Muestre por la buena conducta
sus obras en sabia mansedumbre

Ver
Están cayendo los valores más insignes: la fe, el patriotismo, la obediencia a las autoridades, el pudor y toda moral. A expensas de este retroceso está incólume la influencia de la conducta. “Porque ninguno vive para sí, y ninguno muere para sí. Mas sea vuestro hablar Sí, sí, No, no, porque lo que es demás de esto, de mal procede.” (Romanos 14:7, Mateo 5:37)

La experiencia me ha enseñado a conocer que la conducta es algo que se funde en el carácter, que conciencia y conducta son sinónimo. Ciencia y educación se pueden aprender en las instituciones docentes, pero la conducta procede del estado del corazón. La temperatura varía gradualmente, se mide por el vapor o la humedad, pero la conducta tiene dos polos: o está arriba, o está abajo.

Un solo desliz puede hacer maltrecha una vida. David fue hombre según el corazón de Dios, pero su crimen intelectual y su adulterio voluntario “ha hecho blasfemar a los enemigos de Jehová.” (1 Samuel 11 y 12). Hasta hoy los criterios parodian la conducta inmoral de David, y muchos de los caídos toman como excusas y mampara frente aquella escisión en la vida del buen David.

Ciertamente somos tan bajo que nuestro juicio y nuestros ojos no buscan sino ver lo vulgar y ruin del hombre. Por eso Dios no nos juzga por juicio humano, ni nos ve con ojos de carne. “Dios si mirares a los pecados, ¿quién, oh Señor, podrá mantenerse? Pero en ti hay perdón para que seas reverenciado.” (Salmo 130:3,4)

El rey filósofo observó entre muchas de las cosas que se hacen debajo del sol: “Hay vanidad que se hace sobre la tierra: que hay justos a quienes sucede como si hicieran obras de impíos, y hay impíos a quienes acontece como si hicieran obras de justos. Digo que esto también es vanidad.” (Eclesiastés 8:14)

Muchas veces la mentira parece pequeña y justificada, ¡pero qué influjo dañoso ocasiona a la conducta! “Sabroso es el pan de la mentira; pero después su boca será llena de cascajo.” (Proverbios 20:17) Otro gran hombre fue Abraham, llamado “amigo de Dios.” (Isaías 41:8) Abraham puso sombra a su conducta; fue “el profeta regañado.” Llegó a errar y por un prejuicio temeroso miente, expone a su esposa, y como hombre él mismo se expone; tuvo que salir del lugar como indeseable. (Génesis 20:1-18)

Otra cosa que afecta la conducta es la informalidad. “Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas.” (Eclesiastés 5:5) Votos, promesas o protestas no agradan al Señor. Su contentamiento está en los que le temen. Ananías y Safira ofrecieron al Señor tanto. Después que vendieron la heredad les pareció mucho lo que habían ofrecido y con apariencia de piedad y mentira negaron a dar una parte de lo que habían ofrecido. Su engaño era como una afrenta al Espíritu Santo; por tanto su cortamiento vino enseguida.

El creyente de conducta paga sus cuentas, paga sus impuestos, cumple sus compromisos, es puntual a su palabra. “El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel, y en lo que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto.” (Lucas 16:10)

La puntualidad es la hija mayor de la conducta, aunque para muchos hoy ser puntual es ser adulante, ser golpista, patronal o imperialista. El creyente debe ser imitador de aquellos que tenemos por ejemplo. “El mensajero que había ido a llamar a Miqueas, le habló diciendo: He aquí, la palabra de los profetas a una voz anuncian al rey cosas buenas; yo, pues, te ruego que tu palabra sea como la de uno de ellos, que hables bien. Dijo Miqueas: Vive Jehová, que lo que mi Dios me dijere, eso hablaré.” (2 Crónicas 18:12,13)

La conducta regida en el temor de Dios es un arma poderosa para intimidar a los mundanos y licenciosos. Aunque se sometan con burlas, la conducta es justificada. Cierto hermano de buena conducta era objeto de burla y crítica de sus compañeros por su puntualidad y responsabilidad. Un días sus compañeros le vieron venir y con sorna dijeron: “Ahí viene el pastor pasaporte. ¡Todos derechitos. Nadie se ría!” El hermano pasó saludando y sonriendo. Los otros representaban su papel sin pensar que estaban honrando la conducta del hermano. Ante la conducta de algunos hermanos hay personas que se cohiben de hablar vulgarmente por respeto al testimonio del evangélico. (Job 21:22)

No hay palabras para explicar los sufrimientos, pero fue la conducta del Señor con sus crueles dolores en la cruz que ganó al centurión para la gracia de Dios. El historiador Josefa dice: “Muchos de los crucificados desde que eran clavados empezaban y terminaban la vida maldiciendo.” Pero del Señor dice Marcos: “Y el centurión que estaba frente a él, viendo que después de clamar, había expirado así, dijo: “Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios.” (15:39)

Aun en los momentos críticos de nuestra vida, si la paciencia es unida a la conducta hará, que seamos vencedores. José calumniado fue metido en la prisión. Doce o trece años estuvo preso aquel joven. “Afligieron sus pies con grillos; en cárcel fue puesta su persona.” (Salmo 105:17-22) Pero la conducta de José fue conspicua. “No necesitaba atender el jefe de la cárcel cosa alguna de las que estaban al cuidado de José, porque Jehová estaba con José, y lo que hacía, Jehová lo prosperaba.” (Génesis 39:23)

Probamos la conducta según la educación y el estado de ánimo con que tome una persona las adversidades en un susto dan un alarido; en un caso de muerte gritan y se desesperan; si reprenden a un niño, todo el vecindario se informa; si hay reclamos entre los esposo, lo hacen con escándalos; si reciben una injusticia, usan la espada de la lengua sin comedimiento.

“¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.” (Santiago 3:13)

035   Sugerencias que preceden
al matrimonio en el Señor

Ver

Antes y después de las bodas cristianas

Creo que tengo razón justificado para escribir de algunas experiencias acerca del matrimonio, ya que he pasado treinta años de mi vida atado a ese eslabón que tuvo su principio en el Edén, eslabón caldeado con la aprobación y bendición de Dios.

Siendo asunto delicado, quiero empezar por advertir al joven y a la joven que deben proceder con cordura para no casarse tan jóvenes. Son muchos los que pierden oportunidades valiosas en la vida, y un servicio de gran rendimiento al Señor por contraer matrimonio demasiado jóvenes. Algunos a los cinco años de matrimonio, habiéndose casado a los veinte años, ya tienen cuatro hijos.

Cuando sea llegado el tiempo para el matrimonio, de seguro que el hermano debe tener mucho ejercicio de oración delante del Señor para no ser engañado, equivocado, decepcionado. La generalidad de los hebreos no tenían esa piedad; por la permisión de Moisés cualquier judío tomaba mujer, y si hallaba en ella algo que le desagradaba, podía darle carta de divorcio y despedirla de su casa, rompiendo en esa forma el eslabón que Dios formó; Deuteronomio 24:1-4. Era grandemente desmoralizado el matrimonio. La mujer era tenida como piltrafa del mercado que se podía devolver para vender a otro.

Un gran cambio y muy elevada responsabilidad hay en la gracia. La mujer en el matrimonio es elevada en igualdad, reina en su hogar, que se sujeta y reconoce a su marido como cabeza del hogar. El cristiano temeroso reverencia el mandamiento del Señor: “Lo que Dios juntó no lo separe el hombre”. (Mateo 19:3-12)

Entonces, llegado el tiempo para el hombre casarse, procede a buscar esposa. En el Señor no es correcto que el hermano esté probando y enamorando acá y allá a muchas hermanas. El hermano busca la mujer idónea, una hermana espiritual, y la observa en sus modales y carácter, en su cuido personal sin ostentación y vanidad. Se informa si es una mujer enferma; qué reverencia muestra por la palabra de Dios en el culto. Se prueba por ciertas preguntas si es inteligente, si no tiene memoria atrasada. Con estas observaciones exteriores, se sigue a las observaciones hogareñas. No es que es un espía ni un fiscal, pero, si en una cosa de menos valor —sea una casa, un negocio o un carro que vamos a comprar— se buscan los defectos, ¡cuánto más se debe usar sabiduría para hallar la mujer que va a cooperar en mi felicidad por toda la vida!

Creo que la mujer que busca el hermano por esposo no será una niña de esas que no lavan un pañuelo y dejan la loza sucia amontonada en el fregaplato. Al llegar a la casa, el hermano se fija si la casa está barrida, si el polvo está pegado a las puertas y ventanas, si las lámparas están cubiertas de tela de araña. En cierto lugar fui con otro siervo del Señor a visitar una familia de creyentes. Llegamos a las 10:45 de la mañana. Yo conocía la familia. La casa estaba completamente sucia arriba y abajo. La señora y dos niños nos recibieron; a poco salió una señorita que me presentaron, la hija mayor del matrimonio. “¿Cuántos años tiene usted”, le pregunté. “Dieciséis años”. “Oiga; ya usted es una señorita que aspira más tarde formar también un hogar. Una muchacha de su edad procura asear su casa para que sea atraído el galán que le va a elegir por esposa”. A la muchacha le dio pena y quiso excusarse con los hermanitos menores, con los estudios y con los oficios. Nada de eso justifica el descuido.

“Si eso es con un kilo, ¿qué será con un quintal?” “Aun el muchacho es conocido por sus hechos, si su obra fuere limpia y recta”. (Proverbios 20:11) Cualquier juicio ligero de estos pensamientos induce a pensar que el hermano está buscando esposa perfecta, pero lo que se busca es armonía perfecta.

 

Bien. Es ahora a la hermana que le toca escoger. Son varias las descalificaciones para rehusar el compromiso con un hombre. Ella lo mide por su espiritualidad; si se para en oración las noches de culto, si es precipitado o prudente en los cultos de estudio, si es descuidado en su aseo personal. El mal aliento proviene de tres factores: dientes sucios, lengua sucia y estómago perezoso. ¿Se peina? ¿Es aseado en la ropa y los zapatos? ¿Qué tal su conversación? ¿Es enfermo, es gafo? La mujer procurará que su esposa sea un poco mayor que ella, aunque hay casos de excepciones cuando la mujer es mayor que el marido y son matrimonios felices.

Estas mutuas investigaciones convienen en una prudencia santa. No es para enrrostrar a ninguno sus defectos, ya que a unos nos hizo Dios así, y a otros así.

Nunca he estado de acuerdo con esos matrimonios a prueba de tiempo, ni tampoco en las carreras para casarse sin debido entrenamiento o conocimiento exterior de caracteres y costumbres.

Si las instituciones autorizadas hicieran una investigación exhaustiva respecto al aumento del divorcio, de la inestabilidad del mutuo contrato del matrimonio, de la violación moral de la familia, y de la consecuente bancarrota moral en el futuro de los hijos, lo hallarán en esas sociedades modernas que han hecho un chantaje del matrimonio por medio de correspondencia. Miles de cartas se dirigen hoy día más o menos así: “Deseo relacionarme con fines serios con una mujer de X edad, que está resuelta a casarse pronto”. “Con fines serios deseo relacionarme con caballero de X edad, soltero, etc., etc.” De cierto que de esos matrimonios, cinco por cien pueden terminar bien.

Entre una de las cosas principales que la mujer debe saber es que el que la pretende para casarse es un hombre que le gusta y tiene amor al trabajo. Recuerdo que hace cierto tiempo una evangélica cayó en la trampa de un seductor. Después que se casó con el individuo, empezó a notar que al hombre no le gustaba trabajar. Cierto día ella le reclamó su negligencia y él le dio por contesta: “Yo me he casado con una evangélica porque las evangélicas son mujeres trabajadoras. Siga usted trabajando y no se preocupe tanto porque yo trabaje”.

 

Habiéndose conocido de cerca exteriormente los novios, entonces proceden a realizar su compromiso ante los padres de ambos y los ancianos de la iglesia. No soy de parecer de que un hermano vaya a los ancianos a avisarles que se va a enamorar de tal o cual hermana. Evitando confianza íntima, licencias y carnalidades, el hermano puede observar y conocer la mujer que le gusta, lo mismo la hermana al varón, y al corresponderse ambos, entonces sí deben avisar a los ancianos. Así se evitaría de unos compromisos informales que enamorados han hecho ante los ancianos, y éstos después han sido burlados porque los tales no han llegado a casarse.

En el tiempo suficiente del conocimiento del uno al otro habrá pruebas suficientes para continuar o terminar sus amores; así no habrá resentimiento de ningún tercero. Grave es la responsabilidad después que formalizan su compromiso con los padres y ancianos de la iglesia. Si por negligencia, indiferencia o inconstancia el hermano no cumple su compromiso, él o ella debe ser disciplinado.

 

Para evitar mutuas acusaciones después de casados, es justo que los novios salgan juntos a comprar sus enseres para la casa, pero en su salida, para evitar los malos entendidos, es mejor hacerse acompañar por una de las madres si es posible. La madre no se meterá en los gustos; solamente aconsejará todo lo económico posible.

La cosa primera en el matrimonio y que corresponde al hombre es la casa donde han de vivir los desposados. Aun los animales nos dan ejemplo, y la palabra de Dios es autoridad principal. “Dejará el hombre a su padre y a su madre, y se un irá a su mujer, y serán una sola carne”. (Génesis 2:24) Mejor es tener su casa, sea propia o alquilada. Hay que considerar las penas morales que pasa una joven al entrar a vivir con una nueva familia. Se halla estrecha, cohibida, apenaba. Se necesita tiempo, años, para una adaptación sin olvidar por completo costumbres que le son filiales. Si la esposa es humilde, en vez de ser reina, viene a ser sierva de sus suegros, de sus cuñados y de su esposo; si es orgullosa, empezarán los reclamos que terminarán en pleitos.

No digo mucho en cuanto a ciertas reuniones sociales antes del matrimonio, porque no estoy de acuerdo con ello; esto es, despedida de soltero y cruce de aros. Tales reuniones son con el fin de derrochar. Algunos ponen la excusa de un culto, pero su falta de espiritualidad queda manifiesta cuando se casan día sábado en la noche. Se lleva la esposa y no aparecen en la cena del Señor. En cuanto a los aros, ellos tienen su momento muy conspicuo la noche de las bodas. Ha habido casos de matrimonios que han quedado con largas cuentas contraídas desde el día de su matrimonio.

El matrimonio en el Señor debe contribuir con su ofrenda, disponiendo de sus ahorros para ayudar la obra del Señor; no deben olvidar al atender a sus propias necesidades recompensar a sus padres. Muchos son los que descuidan estos privilegios y eventualmente sufren pérdidas por enfermedades en la familia o por malos negocios.

Llegando el momento para fijar fecha para su matrimonio, hay los que gastan demasiado dinero en ostentar tarjetas que sirven sólo una vez y terminan en la cesta de la basura. Hay tarjetas bonitas sin pecar de vanidad que resultan económicas. Todo hermano prudente ya ha fijado con antelación los gastos de su matrimonio. Estoy escribiendo a los jóvenes mayormente. No es asunto mío meterme a la clase de obsequios que hará un matrimonio, pero con experiencia de buen observador he sabido de algunos matrimonios donde se ha hecho desperdicio que han tenido que tirar el siguiente día. “El justo da, y no desperdicia”. (Proverbios 21:26)

Llegado el día del matrimonio debe haber un hermano de suficiente carácter para llevar el cargo de maestresala. (Juan 2:7-10) Este hermano será de mucha ayuda para darle orden y sociabilidad cristiana al acto. Ha sucedido en matrimonios de creyentes que, a falta de vigilancia, familiares inconversos de alguno de los cónyuges han metido clandestinamente bebidas embriagantes la noche de bodas. Si los invitados inconversos quieren tomar licor, que lo temen en la calle y no en la casa de los creyentes. “Hágase todo decentemente y con orden”. (1 Corintios 14:40)

El matrimonio en el Señor debe ser decente, honesto, sencillo. Es cuando entra la comunión con el mundo que se excluyen las normas de la sana doctrina.

La novia de hoy (las evangélicas también) tiene que ir a una peluquería para hacerse un soberbio “mogote” con el cabello. En esto entra la reparación de las cejas y cierto colorido en los carrillos, pintura natural en las uñas y un disimulado cosmético en las cejas a estilo “Jezabel”. ¡Dígame el gasto que se hacen algunas en dama de honor y poses fotográficas! Vanidad de vanidades.

Llama la atención también que entre muchos inconversos invitados a un matrimonio, un gran número de ellos se quedan en la casa de las bodas y no van al culto. Esos gustan más la Pepsi-Cola, las tortas, los dulces, las bebidas y las charlas livianas que oir el mensaje de la palabra de Dios.

 

En fin, ya los hermanos se han casado, y ahora viene la formación del hogar y el conocimiento mutuo de la vida íntima. “Vosotros maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo”. (1 Pedro 3:7) “La mujer sabia edifica su casa; mas la necia con sus manos la derriba”. (Proverbios 14:1)

No hay matrimonio perfecto, sólo el de Apocalipsis 19:7,8. Inconvenientes no faltarán; habrá reclamos. Un matrimonio llega a friccionarse y trascender en dificultades mayores cuando se descubre el orgullo que estaba disfrazando.

En un matrimonio pueden suscitarse pleitos porque el esposo reclama por varias veces una cosa; por ejemplo, “Fulana, no le has pegado el botón a la camisa”. La mujer se le olvida o no lo quiere hacer. Otro día el marido reclama el mismo asunto, pero con tono áspero. La mujer le contesta áspero también: “¿Y tú no tienes manos? ¿No puedes pegar ese botón tú también?” El marido llega y reclama: “He llegado varias veces ese chorro de agua abierto sin necesidad”. Entonces la mujer contesta: “¡Pero caramba! que usted siempre tiene algo que reclamar!” Yo digo que ese hombre está sosteniendo una explosión, pues la mujer lo provoca. Esas son las mujeres que derriban su casa; contribuyen a que el marido encuentre mejor ambiente afuera que en su propia casa. Quiero terminar con estas sugerencias. Mucho propende a la felicidad del matrimonio cuando el marido es responsable en proveer a las necesidades de su casa.

 

Centro básico y fundamental de las relaciones maritales, donde se estabilizan las consideraciones recíprocamente pacíficas. El matrimonio fue creado, aprobado y establecido por Dios para el consuelo, desahogo, reposición de fuerzas gastadas, y especialmente para el amor creativo que sólo se halla en el dulce hogar del matrimonio.

Nunca sabremos el tiempo de felicidad perfecta que gozaron Adán y Eva en su matrimonio, aunque para ellos mientras no había transgresión no existía el tiempo. Ellos vivieron el uno para el otro dentro de los linderos del Edén. También en su desgracia por causa del pecado de desobediencia, supieron corresponderse y guardarse en fidelidad, llevando a cabo el honor a su palabra: “Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne: Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”. (Génesis 2:23,24)

Entre muchas cosas que propenden a la felicidad del matrimonio, voy a citar cuatro.

(i) Las cosas cambiaron fuera del Paraíso; si en la abundancia fueron felices, en la escasez lo deben ser también. Hay algunos matrimonios que sin tener la suficiente provisión les viene el mal deseo de figurar, por vanidad, por envidia o por imitación; quieren ser grandes. Aquí es donde se transpone la conformidad. Alguno dijo: “Yo vine a ser feliz cuando abandoné el deseo de ser grande”. El lujo y las pompas afectadas desplazan la conformidad

(ii) “Ninguno aborreció su propia carne sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia”. (Efesios 5:29) Hasta hace pocos años se decía que el matrimonio es de arriba, pero la ruina moral en que ha caído la sociedad ha cambiado el pudor, la modestia y las buenas costumbres. Pocos son los que buscan esposa por amor verdadero; pocos son los que esperan en Dios para el escogimiento de un buen esposo, o una buena esposa.

Para mostrar solamente una hoja, hace poco que salió un aviso en el periódico: “Evangélica, mi llamado es para un caballero evangélico: Hermano, si te encuentras solo como yo, y deseas tener un hogar lleno de amor, cariño y ternura, escríbeme. No importa si tienes un hijo pequeño. Te deseo entre 35/45 años para que seamos unidos en matrimonio como lo manda Dios. Contesta a corazón con amor.” Ahora es el venado que persigue al cazador; la oveja que pastorea al pastor. La audacia de esa señora es decir, “como manda Dios”. ¿Por qué escogió el adjetivo evangélica? ¿Por qué no llamó Tamar o Mesalina?

Cuántos años han pasado. Cómo se esparce el evangelio, y hay multitudes entre los llamados cristianos que son confundidos; no han llegado a conocer las funciones que llena el matrimonio. Aun hay evangélicos que tiene el matrimonio como una farsa, una mampara para llenar una etiqueta social o una necesidad biológica. El matrimonio es un contrato espiritual inquebrantable; es una sociedad vitalicia, la unidad de dos seres que se aman en Cristo. “Los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos sino uno”. (Marcos 10:8)

(iii) Así como todos los miembros colaboran para la formación y ejercicio del cuerpo, dependiendo todos de la dirección de la cabeza, la iglesia también, redimida por la sangre de Cristo, vino a ser parte integral de su cuerpo, compuesta por muchos miembros y sujeta a la cabeza. Cristo en el cielo la sustenta, la gobierna y la edifica. Así el matrimonio por la colaboración de ambos en sus responsabilidades, quienes mantienen el nivel espiritual de su devoción al Señor, levantan el estandarte de su posición económica e instruyen a sus hijos en la carrera de su fe de tal modo que la bendición alcanzará hasta la tercera generación. También un matrimonio es bendecido por su ayuda práctica que dan a su asamblea con su presencia en los cultos, por su ofrenda generosa de amor, por la simpatía de su buen vivir con los vecinos y por practicar el principio bíblico de la hospitalidad. (2 Reyes 4:8-10, Hebreos 13:1,2)

(iv) Un matrimonio debe sembrar y cosechar de su propia experiencia. “Dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer”. (Génesis 2:24) Los animales nos enseñan su sabiduría. Se dice del águila que cuando el aguilucho no quiere salir del nido, le mete espinas en el nido, para que fuera a volar y a preparar su propio nido.

Debe ser una nueva familia gobernada por una sola cabeza, el marido, con su mujer y sus hijos. Los suegros en ninguna manera son olvidados o abandonados. Creo que temas de más importancia que afectan al matrimonio se dejaron de escribir en este artículo por falta de espacio.

 

036   La consagración del hogar

Ver

El temor de Dios y el cumplimiento en casa

El hogar que pone a Dios primero será el hogar ideal y constructivo, hogar donde el hombre hallará respiro y alivio de los afanes y molestias originados por el pecado. Para llegar a la realidad de este hogar es menester guardar condiciones que no son onerosas, pero sí son responsabilidades que traen lustre y privilegios a un verdadero hogar de refrigerio. Muchas familias se contentan con un conocimiento teórico de la grandeza de Dios, y dicen: “Dios es sobre todas las cosas”. Otros ponen un texto en el vestíbulo de su casa, “Cristo es supremo en este hogar”, cuando esa casa es más bien digna de un manicomio, o bien de un texto elevado que diga, “El mundo tiene su imperio en este hogar.”

Hace un tiempo visitamos una asamblea, y después del culto hablé con un sujeto que estaba sentado atrás. Pregunté si era salvo. Me dijo que tenía varios años de convertido. “¿Es bautizado?” Me dijo que no. Le dije: “Pues hay un caucho espichado. Su carro no está corriendo bien”. Entonces me contó que un hermano había ido a visitarlo y al entrar en su casa el visitante dijo: “¿Esta casa es de Dios o es del diablo?” Él se enojó por eso y no había pedido el bautismo. Un tiempo después volví a la misma asamblea y encontré al mismo individuo; le pregunté si ya era bautizado. “El inconveniente ha sido quitado,” le dije, “el hermano de su dificultad está con el Señor”. El hombre cerró la boca. Su casa sigue siendo más del diablo que de Dios. La falta de aseo; las inmoralidades; la grita de los grandes y los pequeños parecen chirridos de araguatos.

Dos cosas contribuyen al ambiente de un hogar feliz: el temor de Dios y el cumplimiento de las obligaciones mutuas. El temor de Dios no consiste en palabras solamente; el temor de Dios es activo. Nuestro Señor Jesucristo llegó a la casa de Pedro y sanó a su suegra. Ella se levantó y enseguida le servía. Lo mismo sucedió en el hogar de Betania, en el hogar de Felipe el evangelista en Cesarea, en el hogar de Lidia en Filipos, etc.

Empecemos con el Señor en el hogar. “Yo y mi casa serviremos a Jehová”. (Josué 24:15) No es prudente emprender un servicio sin oración. “Ante todo, que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres”. (1 Timoteo 2:1,2) En un hogar consagrado hay vigilancia y cumplimiento en la oración. Job se levantaba en la mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de sus hijos. Cornelio era piadoso y temeroso de Dios con toda su casa. Hacía muchas limosnas al pueblo y oraba a Dios siempre. (Job 1:5, Hechos 10:2)

Se requiere celo en el cumplimiento y el amor a Dios que impone obligaciones. El Señor tomó a sus discípulos más confidenciales y les dijo: “Quedaos aquí, y velad conmigo … Vino lego y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora? Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil”. (Mateo 26:38-41) Es posible que la indulgencia de la carne y la tolerancia en consentir cosas que antes condenábamos han invertido el orden enseñado por el Señor, y hoy es el espíritu el que está enfermo y la carne ligera, precipitada y complaciente. Más oración aunada en el hogar atraerá más bendiciones que disfrutar. Es la oración de fe constante y devocional que produce milagros y bienaventuranzas.

Otra cosa en el hogar consagrado es la lectura y reverencia a la palabra de Dios. No es preciso cursos por correspondencia, ni clases de moral para hacer un hogar agradable. La palabra de Dios enseña las atribuciones que corresponden al marido que obra por amor a su Señor, a su esposa y a sus hijos. No hallaremos un hogar perfecto mientras “el hombre animal” sea primero; habrá defectos pero éstos debemos encerrarlos en la palabra de Dios. Está escrito: “El amor cubrirá multitud de pecados”. (1 Pedro 4:8)

La palabra de Dios enseña a la esposa sus obligaciones que en su capacidad propenden en gran manera hacer del hogar una casa de Dios y un ambiente gozoso. Una de las iglesias en Roma estaba establecida en la casa de Priscila y Aquila. La casa de Aristíbulo eran todos amigos de Pablo. La casa de Narisco todos eran fieles al Señor. Una de las iglesias en Laodicea estaba fundada en la casa de Ninfas. (Romanos 16:3,5,10,11, Colosenses 4:15)

La mujer que se sujeta a su marido le obedece por amor. Entonces el amor demanda. Lo primero que hace es convidar a su marido a la oración privada. Esto no solamente hace el hogar agradable, sino que lo hace poderoso. Lo segundo, pide a su marido sin imponerle carga agravante cosas indispensables, necesarias para el hogar. Su ejemplo lo toma de la mujer fuerte de Proverbios 31. Lo tercero, cuida de los niños, “criándolos en disciplina y amonestación del Señor”. (Efesios 6:4) Para mantener la paz honesta del hogar, la esposa vigila con esmero la clase de amigos que toman sus hijos. Hay varios hogares que hoy están llorando por contemporizar con las amistades de sus hijos. Estos consiguieron sus amistades entre sus condiscípulos, los cuales los empujaron a una senda de rebelión y criminales felonías.

Fuera del descanso que han recibido nuestras almas por la fe en Cristo, el otro reposo para el hombre en la tierra es el hogar donde hay amor. La dicha no estriba en el lujo, las comodidades o la abundancia, sino donde marido y mujer son correspondidos. “Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, que de buey engordo donde hay odio. Mejor es un bocado seco y en paz, que casa de contiendas llena de provisiones. Mejor es vivir en un rincón del terrado, que con mujer rencillosa en espaciosa casa.” (Proverbios 15:17, 17:1, 21:9) Amor, paz y humildad nos enseñan los tres versículos, virtudes suficientes para hacer un hogar bendecido.

Otra de las atribuciones para hacer un hogar con espíritu cristiano es el servicio que se dispensa por amor a Cristo y a su obra. ¡Qué cambio hizo el evangelio en el hogar de Filemón! ¡Cuántos más hogares que no alcanza la espada para nombrarlos se gozaron de servir con alegría hospedando a los santos! Entre ellos se destacan Gayo, Estéfanas, Aquila y Priscila, y Febe de la iglesia de Cencrea.

Así que, hermanos, tenemos suficiente material de instrucción ejemplar para aprender a imitar, y los malos ratos que podamos pasar vencidos por las penas del pecado sean mitigados en el refugio de un hogar donde nuestro Señor Jesucristo, el rechazado, también pueda encontrar solaz.

 

038   Uso y abuso de la libertad en el evangelio

Ver

No todo conviene en la evangelización

Generalmente es conocido que hay tres clases de sacrificio en el mundo: sacrificio judaico, sacrificio cristiano y sacrificio pagano. El sacrificio judaico no se efectúa desde que el templo de Jerusalén fue derribado y su “casa fue dejada desierta”. (Mateo 23:38) El sacrificio pagano está en su apogeo desde los días antes del diluvio, posiblemente introducido por Caín o alguno de sus hijos , y protagonizado por el romanismo en su multiplicación de altares, de misas ofrecidas a los muertos y a las imágenes en su festividades, llevando toda la grosura del pagano con el nombre de cristiano. El sacrificio cristiano lo estableció nuestro Señor Jesucristo para que los creyentes verdaderos hagan memoria de la muerte y resurrección del Señor en todos los tiempos, hasta su venida otra vez por su pueblo.

Con esto por delante, quiero escribir sobre cinco sacrificios, todos con el fin a la edificación de los creyentes.

Sacrificio que escandaliza

“Sacrificio a los ídolos” (1 Corintios 8:9,10) De seguro que algunos más fuertes o más indulgentes consigo mismos estaban participando de lo sacrificado a los ídolos, y los otros hermanos más débiles y sencillos eran escandalizados y expuestos a caer en transgresión y extravíos que los llevaría lejos de la doctrina apostólica.

Aplicamos esto a la libertad que tenemos por el evangelio, y que algunos hermanos se toman desmedidamente en participar en algunas cosas, aunque sean lícitas, sin considerar los efectos que produciría en otros. Son varios los hermanos que al oir de alguna innovación, —”congreso evangélico”, “campaña de sanidades”, “evangelismo a fondo”, y otros— ya tienen las narices metidas en el lugar. Por discreto que el hermano sea, alguna cosa se le pega. ¿Quién es el que entra al monte y no consigue cadillos? Si el efecto de esa libertad cundiera solamente en el hermano autoindulgente, allá con el Señor, pero son las secuelas; pero son las secuelas de arrastrar a otros consigo, escandalizando a los santos y a los profanos. Algunos han ido muy lejos de la línea espiritual, y en su orgulloso libertinaje les pareció bien que la cena del Señor debe celebrarse con miel y pescado.

Otros son los nuevos “Movimiento Ebenezer”, que el pueblo escandalizado los ha bautizado con el mote de “los evangélicos de la nueva ola”. El nombre es bien confirmado porque diez o doce años atrás decíamos que “los pentecostales tienen sus errores, pero son santos”. Hoy cuando vemos esas reuniones que no apelan a nuestro “racional culto”, más bien es una aberración. El escándalo ocupa el primer lugar, los gritos son de histéricos o desquiciados. Observamos una de esas reuniones donde hombres, mujeres y niños llegaban a paroxismo de la emoción provocados por la música, el palmoteo y la gritería. Estos salían al centro del salón en ritmo bailable; mientras tanto un pastor o anciano iba tocando la cabeza de las mujeres que, llenas de alboroto, cantaban y palmoteaban en los bancos. Luego aquellas personas que bailaban iban cayendo al suelo con una excitación espantosa, mujeres con las piernas levantadas en alto mostrando un espectáculo deshonesto. Algunos tenían que ser sujetados para no caer de bruces o de espaldas. Durante esto, el pueblo escandalizado, es atraído por la barahúnda. El pueblo grita, palmotea y se emociona también Entre ellos hay gente sensata que observan con discernimiento y al fin se despiden diciendo: “El evangelio no es así”. Nosotros nos vamos también y decimos: “Esto no es de Dios”.

No debe sorprendernos, ya que estas cosas son manifestaciones de los últimos tiempos y peligros de los últimos días. No importa lo que suceda, la generación presente está dispuesta, con o sin la voluntad de Dios, a complacer sus caprichos y ambiciones. Cada uno quiere hacer su sacrificio a su manera. Cada uno quiere hacer una torre. “Han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer”. (Génesis 11:6) Hoy los caballos de carrera son dopados por una droga en ampolletas con el fin de que los nervios se les contraigan, no rindan en el galope y pierdan la carrera. La gente de bajo fondo se drogan para llevar a cabo sus instintos criminales. Estos ultrareligiosos de los últimos tiempos cautivan con sus coros, su balanceo, la bulla de sus instrumentos músicos, las maracas religiosas y los gritos.

Cuando esa droga de entusiasmo está en acción, de repente se oye la voz del pastor: “¡Ahora vamos a hacer la colecta, una buena colecta porque Dios ama al dador alegre!” y la gente como hipnotizada vacía instintivamente el bolsillo. Se dio el caso que el día que fui a ver esta “nueva ola” pasaron el cepillo dos veces. El público estaba hechizado. “Por lo cual, al oir todos los pueblos el son de la bocina, de la flauta … y de todo instrumento de música, todos los pueblos, naciones y lenguas se postraron y adoraron la estatua”. (Daniel 3:7) El dios de la plata de los evangélicos de la nueva ola.

Guinán, el cómico nacional, hablando con el llanero, decía: “Compae, esos americanos sí son fregao pa echá la inventancia”.

El único apoyo que estas gentes tienen para su extravío es Israel y su rey David saltando delante del arca, y varios salmos proféticos mesiánicos. David era judío. ¿Son judíos esos pentecostales? Los hebreos eran circuncidados. ¿Son circuncidados esos pentecostales? Los judíos expiaban el pecado por la sangre de los sacrificios ofrecida en el tabernáculo y en el templo. ¿Ofrecen sacrificios de sangre esos pentecostales? Llama la atención que personas inteligentes no toman en cuenta la transición de las dispensaciones. Mientras el tabernáculo estaba en el desierto, nunca hallamos que los servicios o sacrificios fueron celebrados con estruendo, porque el arca e Israel eran peregrinos.

Fue David cuando ya reconoció que el arca iba a ser asentada y el pueblo había entrado en su posesión, que dio principio al culto excitable y emocional en la dispensación de la ley. Así también ahora en la dispensación de la gracia, la iglesia del Señor es peregrina. Su culto es en el Espíritu, desprovisto de bullaranga hasta que “el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo”. (1 Tesalonicenses 4:16)

Decidme: ¿En qué parte del Nuevo Testamento el Señor o los apóstoles celebraron reuniones o cultos escandalosos y extravagantes como los que celebran esos nuevos pentecostales? “Pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz”. (1 Corintios 14:33)

Sacrificio que beneficia

En el artículo anterior hablé del sacrificio que escandaliza. Hoy me propongo escribir sobre el sacrificio que beneficia.

“¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y los que sirven al altar participan?” Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio. (1 Corintios 9:13,14) Era ordenado por Dios que los sacerdotes se beneficiaran de las ofrendas de las cosas santas reservadas al fuego: todo presente suyo, expiación por el pecado, expiación por la culpa, las ofrendas elevadas de sus dones, mosto, trigo, aceite, primicias y otros más. (Números 18:8-20) Queda señalado expresamente que los levitas y sacerdotes eran partícipes del beneficio, ya que Dios a nadie le debe; más bien retribuye con más de lo que nosotros pensamos.

Pablo en poco se aprovechó de este beneficio ordenado por el Señor, y tenía razón. ¿Qué hubieran pensado y dicho los gentiles en los lugares donde él llegaba si hubiera empezado a recoger dinero o a ser una carga para los nuevos creyentes? (2 Tesalonicenses 3:8,9, 2 Corintios 11:7-9) Con todo, el Señor sostuvo a su siervo en la medida y momento necesario.

El que escribe cita la experiencia siguiente: Hace algunos años un hermano y yo nos metimos en una montaña de San Casimiro llamada Roncador con el fin de llevarle el evangelio a algunos agricultores que nunca habían oído ni sabido nada del evangelio. Un hombre con un pequeño negocito nos recibió y nos alimentó por tres días, y no quiso recibir un centavo ni aun cuando le rogamos que lo hiciese. Cuando nos despedimos nos compró dos Biblias.

Otra anécdota nos la refirió Don Juan Wells acerca de una de sus experiencias personales cuando estuvo por primera vez en Venezuela. “Había muy pocas asambleas para aquel tiempo, y las que habían eran pobres en número y económicamente. Yo estaba pasando,” nos dijo, “por pruebas agudas de diferentes maneras; mi esposa estaba en cama, enferma. Teníamos dos niños tiernos ignorantes de nuestra situación, y por recursos sólo me quedaban Bs 5,00. Cuando estaba en esta preocupación demasiado extrema, me llegó por un medio extraviado y de donde menos pensaba la comunión oportuna”.

“Al descender a tierra, vieron dos brasas puestas, y un pez encima de ellas, y pan”. (Juan 21:9) ¡Pobre Elías! el camino había sido largo, estaba cansado, tenía hambre: “y echándose debajo del enebro se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: `Levántate, come´.” (1 Reyes 19:2-8) Él nunca falta.

Pablo enseñaba este mandamiento del Señor en las iglesias: “Si nosotros hemos sembrado para vosotros cosas espirituales, ¿es mucho que cosechemos de vuestras cosas temporales. El que es enseñado en la palabra de Dios comunique con aquel que le enseña, en toda suerte de buenas cosas. A causa de vuestra participación en la promoción del evangelio, desde el primer día hasta ahora. Mostradle, pues, en presencia de la iglesia, la prueba de vuestro amor, y de lo que nosotros nos hemos gloriado acerca de vosotros. Debemos pues acoger a los tales a fin de que nosotros seamos cooperadores a la diseminación de la verdad”. (1 Corintios 9:11, Gálatas 6:6, Filipenses 1:5, 2 Corintios 9:24, 3 Juan 8)

El corazón agradecido corresponde no como un deber, no por necesidad, no por caridad, no por limosna sino por amor al Señor que nos salvó e instituyó el mandamiento. Dar a la obra del Señor es un privilegio por cierto desconocido para los muchos. Algunos no dan “porque no tiene que dar” (Lucas 14:14) Algunos no dan porque no quieren dar. (1 Samuel 25:1) Algunos no dan porque quieren dar mucho y al fin no dan nada. (2 Corintios 8:12) Algunos no dan como sacrificio sino de lo que les sobra. (Lucas 21:4) Algunos dan por vanagloria, para ser mirados de los otros. (Lucas 18:12) Pero hay los que dan como panal de miel, voluntaria, silenciosa, alegre, amigable y devocionalmente.

El concepto muy profundo que tienen aquellos que han trillado la senda del Señor por largos años es que si el Señor ha enviado sus siervos, él es responsable de su sostén, ya que “ninguno sale a la guerra a sus propias expensas”. (1 Corintios 9:7) De modo que si el obrero trabaja y no recibe salario, debiera asegurarse si el Señor lo llamó. (Mateo 20:7) Muchos obreros hay cuya vocación es alentada por el salario. Algunos han abandonado la grey porque sus ambiciones carnales no son satisfechas y otros exigentes llegan a poner cargas a su congregación, imponiendo un “señorío por torpe ganancia”. (2 Corintios 11:13-20)

¿Qué pasó con Demas? Este llegó a ser partícipe del beneficio en Colosas como en Roma. Aquí llegó a ser cooperador de Pablo en sus prisiones. ¿Qué le desvió? ¿el deseo a las comodidades? ¿una codicia secreta? ¿el aplauso y el abrazo del mundo? ¿el brillo falaz de la política? Sólo sabemos: “Demas me ha desamparado, amando este siglo, y se ha ido a Tesalónica.” (2 Timoteo 4:10)

“Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene donde recostar su cabeza”. (Lucas 9:57,58) El servicio del Señor tiene sus altos y sus bajos, días de gozo y días de pruebas. A todo esto el salmista nos da un buen aliciente: “Aunque afligido yo y necesitado, Jehová pensará en mí. Mi ayuda y mi libertador eres tú; Dios mío, no tardes”. (Salmo 40:17)

Sacrificio que contamina

En el primer remito os hablé del “sacrificio que escandaliza”; en el segundo os enseñé del “sacrificio que beneficia”; ahora estoy escribiendo sobre el “sacrificio que contamina”.

“Mirad a Israel según la carne; los que comen de los sacrificios ¿no son partícipes del altar? Antes digo que los que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios. No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios”. (1 Corintios 10:18,20-22)

El Señor condena la apariencia, porque de aquí se llega pronto al fingimiento, luego sigue a la hipocresía, de ahí pasa a la traición, y al fin desemboca en la corrupción. El romanista asiste a la misa, lleva las “aguas” a un brujo, carga con una cruz en el pecho, milita en el comunismo, participa en una fiesta pagana y con la imagen de un santo patrón bebe aguardiente y reza el rosario. El creyente en Cristo es santo, apartado y consagrado para el servicio del Señor.

Se contamina el creyente que voluntariamente se presta a participar de las cosas del mundo. ¿Cómo pueden sentarse en camaradería los discípulos del Señor y los discípulos del diablo? El Señor es celoso de su soberanía y santidad: “¿Provocaremos a celos al Señor? ¿Somos más fuertes que él?” (1 Corintios 10:22) La separación del creyente es doctrina muy antigua. Al que Dios toma por hijo lo hace partícipe de su santidad. “Como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir”. (1 Pedro 1:15)

La primera cosa que el Señor le retira al creyente que juega dos cartas es su poder; pierde el influjo hasta en su misma familia; es derrotado en sus relaciones con el mundo, como Israel cuando entraba en comandita con los paganos. El creyente que prospera en sus relaciones con el mundo, estando mal con el Señor, debe examinarse si es salvo.

La biología enseña por diferentes análisis cómo el cuerpo puede demostrar la contaminación de una enfermedad. Examen de sangre, examen de esputos, de urea, de heces, por el líquido de la médula, por las lágrimas o la cera de los oídos. Así también las Escrituras nos enseñan las manifestaciones del individuo que está contaminado.

Los que causan divisiones están contaminados por pecado grave. (Tito 3:10,11)

Los incrédulos están contaminados en su propia conciencia. (Tito 1:15,16)

Los sofistas están contaminados en sus propios argumentos. (2 Timoteo 2:16-18)

Los adúlteros y fornicarios están contaminados en la inmundicia de su carne. (1 Corintios 5:5-11)

Los que buscan riquezas por medio de loterías, terminales, carreras de caballos o petardista para apoderarse de alguna herencia están contaminados de su propia avaricia. (Proverbios 28:20, 1 Corintios 5:11)

El que anda desordenadamente está contaminado de su propio orgullo. (2 Tesalonicenses 3:6,7)

El que se une en yugo desigual se contamina, y tendrá siempre como un acicate a su conciencia por su desobediencia. (2 Corintios 6:14-18)

El creyente que por afinidad, o por incapacidad, o por libertad, o por falta de autoridad participa involuntariamente de reuniones y fiestas sociales en la casa donde habita, se debe sentir muy atribulado, porque el espíritu que está en el hermano se rebela a participar de esas licencias. Se necesita mucho ejercicio de oración para mantenerse limpio; aun con todo esto el creyente, cuando va a su cama en la noche, sentirá delante del Señor que ha sido derrotado por diferentes tentaciones.

Si a las cosas insignificantes se le da lugar primero que a las cosas del Señor, aquellas llegan a contaminar y a enseñorearse del individuo. Conozco a una hermana que lee la prensa todos los días. (Yo también la leo si tengo tiempo.) Esta hermana al verme lo primero que me dice: “¿Qué le parece los asaltos, y al hombre que mataron, y el incendio de la fábrica, y la niña que violaron, y adonde llegó el precio del queso y las caraotas?” Nunca esta hermana me dice: “El Señor viene pronto, porque yo leí hoy, `Que cuando digan paz y seguridad, entonces vendrá destrucción repentina, como los dolores a la mujer en cinta y no escaparán”.

Yo no digo que esa hermana no lee su Biblia, pero ella se contamina, porque el primer pan del día que da a su alma y su mente son las noticias del mundo. “Los que son de la carne, piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu en las cosas del Espíritu”. (Romanos 8:5) “Todas las cosas me son lícitas, mas no todas las cosas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna”. (1 Corintios 6:12)

 

 

Sacrificio que nos identifica

Os hablé del sacrificio que escandaliza, del sacrificio que beneficia, del sacrificio que contamina. Hoy quiero hablar del sacrificio que nos identifica.

“Tenemos un altar, del cual no tienen derecho de comer los que sirven al tabernáculo, porque los cuerpos de aquellos animales cuya sangre, a causa del pecado, es introducida en el santuario por el sacerdote, son quemados fuera del campamento. Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo con su propia sangre, padeció fuera de la puerta. Salgamos, pues a él, llevando su vituperio”. (Hebreos 13:10-13)

Este sacrificio se efectuaba el gran día de la expiación. Todo era tipo y sombra de bienes venideros, porque ni el sacerdote ni el sacrificio eran perfectos, tampoco podía haber una conciencia perfecta. Mas venido Cristo como sacerdote y víctima a la vez, leemos: “Pero ya presente Cristo como sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el lugar santísimo, habiendo obtenido eterna redención”. (Hebreos 9:11,12)

Cristo salió fuera del cielo para identificarse con el hombre arruinado por el pecado. Cristo padeció fuera de la puerta a fin de santificarnos y hacernos aptos para las exigencias y virtudes divinas. Cristo padeció fuera de la puerta para reconciliar a los que estaban dentro y a los que estaban fuera, “y mediante la cruz reconciliar a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades. Y vino y anunció las buenas nuevas a vosotros que estabais lejos y los que estaban cerca; porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre”. (Efesios 2:16-19)

En los días en que el Señor estuvo presente en la tierra hubo los que creyeron en él; reconocieron que era el Mesías, pero no tuvieron el valor de confesarlo porque no estaban dispuestos a salir fuera del campamento. (Juan 12:42,43) El ciego de San Juan capítulo nueve es tipo del creyente fiel en la ausencia del Señor. Aquel ciego creyó por fe, sin haber visto a su Sanador. Sufrió el vituperio de Cristo hasta ser echado fuera del campamento, pero ¡qué recompensa cuando sus ojos contemplaron al Señor! “¿Crees tú en el Hijo de Dios? y él le dijo: Creo, Señor, y le adoró” (Juan 9:1-38) La mayor recompensa para el que ama y sirve al Señor, y sufre vituperios por su nombre, no es tanto la vida eterna o entrar en el cielo; es ver y adorar a su Señor y Salvador.

Entendemos que Pablo es el hombre que se pone más cerca del ejemplo del Señor, ya que tenía muchas prerrogativas para permanecer bajo el techo de aquel campamento: “Circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo; en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible. Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo”. (Filipenses 3:5-7)

Es tema de reflexión el amor que Jonatán tenía por David y el conocimiento de su persona. Con todo, aquel gran amigo tuvo sus límites y reservas; se acomodó a la sombra del campamento, quedando como discípulo secreto que temía identificarse públicamente con su benefactor. ¡Cuántos hay en el mismo dilema! Saben que llamarse evangélico implica separación, vida santa, sana doctrina, confesar a Cristo como nuestro Salvador. Sin embargo se congregan donde convive el mundo y la religión sin antagonismo. Saben que un pastor dirigiendo la iglesia no es escritural, que cubitas de pan y copas individuales de vino no es la enseñanza de la cena del Señor, que recoger una colecta de todo el mundo es mezclar lo inmundo con los santo, etc.; por lo cual Dios los abomina.

Son pocos los que, como Gamaliel, no les importa perder el título “Ilustrísima”, “Reverendo”, “Monseñor”; son títulos que suenan muy bien dentro del campamento. Pero en la iglesia del Señor suena tan dulce decir, “el más pequeños de los apóstoles”, “soy menos que el más pequeño de todos los santos”, “tal cual soy, Pablo el viejo”.
(1 Corintios 15:9, Efesios 3:8, Filemón 9)

El individuo que se asocia al Señor debe saber que Él dijo: “Si alguno quiere ser mi discípulo, niéguese as í mismo, tome su cruz y sígame”. Nuestra identificación con Cristo es en todo y completa. La posición social que el hermano tenga no mitiga ni rebaja el vituperio de Cristo. Hace poco tiempo que un hermano me dio a entender que él tenía en su nevera diferentes clases de bebida, según fuera la clase social del visitante. ¿Qué pensarían aquellos con la copa de whisky en la mano obsequiada por el evangélico? Dirían: Este es fariseo. En la tribuna vocifera contra los que beben bebidas embriagantes, y en su casa lo bebe “encapillado”. Si tal cosa fuese cierta, esta persona reconocida como protestante, y no como discípulo de Cristo que ha salido del campamento social de este mundo.

Los que no quieren padecer persecución por la Cristo, se arreglan un campamento en armonía con el mundo, con ujn buen televisor, un aparato de cine con la excuse de instruir a los niños o predicar el evangelio, participan en el deporte, etc. Las damas se engalanan con pinturas, collares, corte de cabello, vestidos de corte anatómico y otras cosas. Muy lejos está el Señor de sus reuniones con coros organizados, voces, cruces, campanas, bandas de música. “Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados”. (Isaías 57:15)

Hay muchos que han cambiado el orden escritural introduciendo programas humanos y mundanos que alejan al creyente del sacrificio que nos identifica: mucho aparato, conversiones en masa, seminarios para preparar pastores, los cuales preparan sermones floridos. Se glorían de sus grandes concentraciones y la multitud de “decisiones”. Don Guillermo Williams decía que el fósforo enciende la cocina para hacer la comida, o enciende un gran fuego donde hay muchas pérdidas.

“Lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo”. (Gálatas 6:14)

042   Cuatro huellas de la religión pura

Ver

Obediencia, reverencia, conciencia, diligencia

Estas cuatro huellas son marcas esenciales que deben mostrar todos los que son discípulos de Cristo. Son frutos ante Dios y ante los ojos de los hombres que han experimentado un nuevo nacimiento.

  • La primera marca de uno que profesa una religión pura es la obediencia.

Pedro nos escribe con lujo de detalles los diferentes caracteres de la obediencia. Somos elegidos para obedecer. (1 Pedro 1:2) Por nuestra obediencia somos purificados. (1 Pedro 1:14) Por la obediencia a las leyes y a los gobernantes granjeamos alabanza a los que hacen bien. (1 Pedro 2:13,14) Hay la obediencia del empleado al patrón para tener buena conciencia delante de Dios. (1 Pedro 2:18,19) Hay la obediencia de la esposa a su marido en el Señor. (1 Pedro 3:6) Hay la obediencia a Cristo, de los ángeles, las autoridades y potestades en los cielos. (1 Pedro 3:22) Hay la perdición irremisible para los que no obedecen al evangelio de Dios. (1 Pedro 4:17) En fin, hay la obediencia de los jóvenes a los ancianos. (1 Pedro 5:5)

¡Qué ejemplo nos da el Señor! Toda su vida estaba sumiso a la voluntad de su Padre. “Yo hago siempre lo que le agrada” y su obediencia fue tan implícita que se hizo “obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. (Juan 8:29, Filipenses 2:8) La porción del Señor, en la cual encuentra meollo, es la obediencia de su pueblo. “No se deleita en la fuerza del caballo, ni se complace en la agilidad del hombre. Se complace Jehová en los que le temen, y los que esperan en su misericordia”. (Salmo 147:10,11) ¡Cómo se enternece su corazón cuando hay la desobediencia deliberada! “Oh, si me hubiera oído mi pueblo y si en mis caminos hubiera andado Israel! En un momento habría yo derribado a sus enemigos, y vuelto mi mano contra sus adversarios”. (Salmo 81:13,14)

 

  • La segunda marca de uno que profesa una religión pura es la reverencia.

“Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oir, tardo para hablar, tardo para airarse. Porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios”. (Santiago 1:19,20) Si el hombre guarda silencio es oportunidad para Dios obrar. Si el hombre está en soberbia, Dios calla pero obra conforme a su voluntad. “Mi santuario tendréis en reverencia. Yo Jehová.” Siglos después otro escribió: “La santidad conviene a tu casa”. (Levítico 19:30, Salmo 93:5)

Es necesario tener más celo en cuanto a nuestra conducta en la casa de Dios. Hay casos frecuentes cuando creyentes han tenido el pecado en embrión, por lo cual algunos hermanos que lo saben son escandalizados; con todo eso, el tal creyente llega al culto y es el primero en abrir el culto con himno, o se atreve a enseñar al pueblo del Señor. Otros han pecado con la esposa, y sin arreglo ninguno van al culto a tomar ejercicio. Es irreverente la hermana que habiéndose mochado el cabello vaya a la casa de Dios donde “los serafines cubren sus rostros y sus pies”. Es irreverente en la casa de Dios la ostentación y mundanalidad por medio de modas y adornos que le restan contemplación al Señor.

Salomón y Pablo coinciden respecto a la reverencia que se debe guardar en la casa de Dios: “Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie, y acércate más para oir que para dar el sacrificio de los necios, porque no saben que hacen mal”. “Para que si tardo, sepas cómo debe conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad”. (Eclesiastés 5:1,2, 1 Timoteo 3:15)

La sincera reverencia es la expresión de un corazón agradecido por la condescendencia del Dios infinito en habitar con los hombres; y a esto se une el cúmulo de sus beneficios con que nos colma cada día.

  • La tercera marca del que profesa una religión pura es la buena conciencia.

“Desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas”. (Santiago 1:21) La mala conciencia forma su juicio de sí mismo, y no admite el discernimiento de la palabra de Dios; da pábulo a la crítica, murmura de los predicadores. Tiene un ojo impúdico, anda mirando en la congregación a quien echarle el gancho de los amores carnales.

El asunto que más afecta a hipócritas es hablar de la conciencia; ellos juzgan a los demás por su mismo proceder. Pablo dijo en el concilio: “Yo con buena conciencia he vivido delante de Dios hasta el día de hoy”. La palabra llegó hasta el mismo corazón del sumo sacerdote Ananías; herido su orgullo, “ordenó a los que estaban junto a él, golpeándose a Pablo en la boca”. (Hechos 23:1,2)

¿Cómo se puede ir a la casa de Dios a ofrecer sacrificio sin pedir perdón al hermano ofendido? La buena conciencia demanda perdón para los que nos ofenden (Marcos 11:25,26); limpieza en el ministerio que desempeñamos (2 Corintios 4:1,2); honradez en el manejo de los intereses del Señor (2 Corintios 6:20,21); testimonio a Cristo, de su muerte y su resurrección; respaldo a la palabra con la conducta (Hechos 24:15,16).

  • La cuarta marca del que profesa una religión pura es la diligencia.

“Sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos”. “Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones y guardarse sin mancha del mundo”. (Santiago 1:22,27) Oído diligente, servicio diligente, andar diligente. En nosotros mismos hay un enemigo de la diligencia, y es nuestro hombre viejo. (Romanos 8:7) Si no somos activos para aguijonear la carne, perdemos el culto, o la mitad del culto. Si no nos sobreponemos mediante concentración e interés, perdemos la enseñanza y olvidamos las experiencias. Muchas vidas hay arruinadas por la negligencia; se han acostumbrado a no trabajar; se contentan con vivir en la miseria y habitar en una miseria: “El indolente ni aun asará lo que ha cazado; pero haber precioso del hombre es la diligencia”. (Proverbios 12:27)

La falta de diligencia afecta el amor, enferma el cuerpo, arruina los sentimientos y puede matar el alma. La diligencia es práctica y activa con hechos y oración. Empieza conmigo, con los míos, con mi casa, sigue con mis hermanos en el Señor, y sigue con mis prójimos hasta terminar en el amor fraternal: “Poniendo toda diligencia por esto mismo añadid a vuestra fe virtud”. “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado”. “Por tanto es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos”. (2 Pedro 1:5-7, 1 Timoteo 2:15, Hebreos 2:1)

045   Siete personas, siete caracteres

Ver

La Epístola de Santiago

Santiago es rico y abundante en admoniciones. Si fue tan necesario las reconvenciones de Santiago en el principio de la iglesia, ¡cuánto más hoy día se necesitan de estas advertencias! La iglesia está en pleno desarrollo, y juntamente con su crecimiento se van introduciendo en ella individuos, caracteres, voluntades y mentes que sólo pueden ser arrancados con la bendita azada de la palabra de Dios. Santiago tiene la propiedad de hablar fuerte porque consideraba la enfermedad por el grado de infección; de acuerdo a la gravedad del mal, así aplicaba el remedio.

Siempre ha habido mentes que creen que la ruina moral en que ha caído la sociedad puede superarse con la educación, el deporte o el ejercicio de la libre voluntad. Esos científicos de las letras tienen la cabeza muy grande y miran el corazón de la humanidad reducido como el de ellos mismos; parecen ignorar que todo el mal del mundo radica en el corazón humano. Así piensan los religiosos también. Muchas sectas hay desengañadas porque no encontraron la perfección del claustro anacoreta, o por la abstinencia y maceración del cuerpo. Han cambiado de proceder y creen conseguir el remedio para la decadencia espiritual por contemporizar con el mundo y ponerse a tono de la generación presente. Ese es el fin que persigue el Concilio Ecuménico y las convenciones protestantes. Eso no es nuevo; en los primeros siglos había unos que se llamaban decetistas que pensaban perfeccionarse por la carne. (Colosenses 2:23) Los asenios judaizantes “prometían a sus discípulos un acercamiento a Dios por medio de lo que apela a los sentimientos”.

Todas estas plantas dañinas impulsaron a Santiago y a los demás apóstoles a escribir fuertemente para arrancar este mal que ha proliferado en todos los tiempos en la iglesia. Veo en el primer capítulo de Santiago siete personas representativas de sendos caracteres.

  • El creyente escaso de sabiduría (Santiago 1:5)

De nuestra devoción depende la sabiduría que viene de Dios. Él administra su sabiduría gradualmente según la capacidad del deprecante. Por más que la ciencia se aumente tendrá sus limitaciones, pero la sabiduría de Dios es infinita, y cuando tengas ochenta años escudriñando del arcano tendrás que empezar de nuevo, porque ni aun la mitad de la grandeza de su sabiduría revelada te ha sido descubierta. Tampoco la sabiduría de Dios consiste en la verbosidad, ni en la dialéctica elocuente de la retórica. El sabio dijo: “El principio de la sabiduría es el temor de Dios; buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; su loor permanece para siempre”. (Salmo 110:10)

De modo que la base para alcanzar la sabiduría de arriba es la fe. Siendo Dios benévolo, quiere que el creyente se acerque a él con confianza. (Hebreos 11.&) La puerta de su gracia se abrirá en bendición para los que en él esperan de veras.

  • El creyente inconstante (Santiago 1:8)

¡Cuánta alegría nos produce ver en los creyentes la firmeza de su fe, de su carácter y de sus convicciones! El autor del Salmo 46 fue uno de esos hombres que podemos llamar “cedros de Dios”. Las tribulaciones lo templaron de tal modo que su influencia ha contaminado a otros para repetir lo mismo. “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto no temeremos aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar”. Pablo, otro gigante de la fe, dice: “¿Quién nos separará del amor de Cristo … En todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó”. (Romanos 8:35)

Algunos necesitan pasar por duras experiencias para aprender de la firmeza de la fe en Cristo: como Pedro, como Jonás, como Lot. La inconstancia ha hecho pacto con el perjuicio, la duda y la incredulidad. La redención de la inconstancia cuesta muchas lágrimas.

  • El creyente de diferente condición (Santiago 1:9-11)

Es difícil contentarnos con lo que tenemos. Siempre estamos inconformes; sólo en el estado eterno y perfecto, donde no habrá desigualdad ni injusticia, tendremos un cuerpo adaptado a aquella nueva patria. “Cada uno en el estado en que fue llamado, en él se quede”. (1 Corintios 7:20) Hay que tener en cuenta que la conformidad no nace con uno; es algo que se aprende. Pablo lo aprendió y lo enseñó: “Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado”. (Filipenses 4:12)

Se necesita mucha gracia de Dios para sentir y tener el mismo espíritu de Agur: “No me des pobreza ni riqueza; mantenme del pan necesario”. (Proverbios 30:7-9)

  • El creyente sensual (Santiago 1:13-15)

La prueba viene de Dios; la tentación viene del diablo. No obstante, es una tentación permitida de acuerdo a las fuerzas del hombre que la pueda resistir de frente, aguantar encima, rechazar victorioso, o correr para no caer. Es la falta de vigilancia contra el enemigo, la intemperancia y la falta de ejercicio, que dan pábulo a la ociosidad y la tentación.

El gran hombre dijo que “bueno les fuera quedarse como yo”. (1 Corintios 7:8) También dijo: “Golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado”. ( 1 Corintios 9:27)

  • El creyente espejo que no refleja (Santiago 1:22-24)

Si un espejo se pone al frente de una luz, esperamos una correspondencia, porque el espejo refleja la luz. La palabra de Dios es luz y nosotros como espejo obtenemos doble beneficio: la luz que recibimos, y la luz que reflejamos. Siempre será criticable un poste sin luz, o un espejo oscuro sin reflejo. Samaniego el fabulista dijo: “Dijo la zorra al busto después de olerlo, tu cabeza es hermosa pero sin seso”. Como éste hay muchos, que parecen hombres, pero son sólo bustos.

  • El creyente acústico y diligente (Santiago 1:25)

Este no echa a sus espaldas la palabra de Dios. Semejante a Pablo dice: “Señor, ¿qué quieres que haga?” Reacciona como Josías, redargüido: “Luego que el rey oyó las palabras de la ley, rasgó sus vestidos”. Como el eunuco impresionado por la lectura preguntó: “¿De quién el profeta dice esto, de sí mismo, o de algún otro?” Este es el creyente que recibe luz y da luz. (Hechos 9:6, 2 Crónicas 34:19, Hechos 8:35, Mateo 5:14-16)

  • El creyente religioso, vano o puro (Santiago 1:26-27)

Ciertamente hay creyentes cuya lengua no fue redimida a no fue bautizada. Muy buenas obras son paralizadas o reducidas a la impotencia por la perversidad de la lengua. Una religión de palabras no cuesta mucho.

La religión pura es práctica, activa, comunicativa. Dorcas le dio expresión a su religión. Bernabé, Filemón y otros muchos nos han dejado un ejemplo patente de su religión constructora; ésta es la religión que propende al lustre del evangelio y la gloria de Jesucristo.

  • El hermano falto de sabiduría (Santiago 1:5-7)

Generalmente nacemos tan estúpidos como el pollino de asno montés, y a medida que nuestros pecados se aumentan nos hacemos cerreros e indómitos; luego, semejante al pollino donde subió el Señor para entrar en Jerusalén, al tener contacto con Cristo se tornó manso y servil. También en el hombre nacido de nuevo, su mayor deseo es alcanzar la sabiduría que viene de arriba, que no se consigue en las celdas del seminario, ni en las aulas del liceo, ni en los textos más sobresalientes de filosofía.

El mismo Santiago recomienda lo que él hizo. “Pídala a Dios”. Si este Santiago era pariente del Señor, sabemos que sus padres eran pobres, y que tampoco tuvo la oportunidad de ir a las escuelas rabínicas. De Cristo dijeron: “¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado?” (Juan 7:15) Entonces el empeño de Santiago, al recibir a Cristo como su Salvador, fue adquirir sabiduría de lo alto. La sabiduría oculta sólo es revelada a los humildes. (Mateo 11:25) Se nos manda a pedir sabiduría, pero pedirla con fe. La sabiduría de Dios no está en antagonismo con la ciencia humana. Es cuando el hombre se llena la cabeza de sus conocimientos que se hincha, y pone en tela de juicio el poder de Dios. (1 Corintios 1:21)

Que el hermano o hermana aprenda, se instruya, alcance uno o más diplomas, yo me congratulo, pero que su sabiduría terrena no rivalice con la sabiduría que viene de Dios. Antes, sus conocimientos sean puestos a los pies de nuestro Señor, de quien recibimos todo lo que somos y tenemos.

  • El hombre inconstante (Santiago 1:8)

A nosotros mismos que no somos perfectos nos incomoda ver la informalidad de los otros. ¡Cuánto más Dios que es santo tres veces se entristece al ver nuestra falta de constancia. El salmista, como se conocía a sí mismo, tenía temor de ser desleal, y rogó al Señor: “Sea mi corazón íntegro en tus estatutos, para que no sea yo avergonzado”. (Salmo 119:80)

Poncio Pilato fue hombre de doble ánimo. Tan pronto estaba para reconocer la inocencia del Señor, y muy pronto para castigarle y condenarle. Agripa y Félix eran hombres de doble ánimo, convencido e indeciso el primero, temblando pero aplazando el segundo. Doble ánimo es el reverso de lo que el Señor enseñó: “Vuestro hablar sea: Sí, sí, no, no; porque lo que es de más de esto, de mal procede”. (Mateo 5:37) La persona de doble ánimo dice , y no; promete y no cumple, empieza y no sigue, presta y no paga. Sigue la conducta de “los cretenses, siempre mentirosos”. (Tito 1:12)

La firmeza de carácter tiene un poderoso incentivo para el testimonio personal y para el evangelio. “El que aun jurando es daño suyo, no por eso cambia”. (Salmo 15:4) Hace poco salí de un culto y vi como un joven creyente se acercó para saludar a una joven, creyente también. Hablaban muy animados cuando otra joven creyente le dijo a la segunda: “No le hagas caso, Fulana, porque él es muy mentiroso”. Yo enseguida pensé: Si él es mentiroso en su círculo, ¿qué será fuera de él?

  • El hermano que es de humilde condición (Santiago 1:9)

Dios les ha confiado a unos riquezas y a otros les ha dado pobreza. “De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas”. (Proverbios 22:1) El pobre se consuela en la esperanza de días mejores. Las promesas del Señor las cree por fe. “… para una herencia incorruptible, incontaminada, reservada en los cielos para vosotros”. (1 Pedro 1:3-5)

Esta confianza hace que el creyente hable con toda certitud, y aun se vanagloríe de su cercana exaltación. Que el hermano rico deponga la altivez, y dé lo mismo que el Señor le presta. Que haciendo bien procure atesorar para la vida eterna. (1 Timoteo 6:17-19)

  • El varón que sufre la tentación (Santiago 1:12-15)

El mundo está puesto en maldad y ello envuelve una serie de profundas tentaciones. Por eso reconocemos que es una lucha que estamos librando; si no fuera por la presencia del Señor con nosotros, desde cuándo hubiéramos desmayado y caído. Cada una de las cartas a las iglesias de Apocalipsis termina diciendo, “al que venciere”, y cada vez hay una promesa de superada bendición que no puede compararse con las tentaciones soportadas en este mundo.

Como dijo Don Guillermo Williams de Romanos 8: “Ninguna condenación, v. 1; ninguna equivocación, v. 28; ninguna discriminación, v. 32; ninguna separación, v. 39”.

  • El que se olvida de sí mismo (Santiago 1:22-24)

Este está expuesto también a “olvidar la purificación de sus antiguos pecados”,
(2 Pedro 1:9) La palabra de Dios es viva, y si no deja señales indelebles en nuestro ser, y cicatrices en nuestra conciencia, es porque todavía tenemos corazones de piedra. Es patente que el que se olvida de sí mismo, es porque ha olvidado primero cosas muy nobles y sagradas. Olvidó su amor para el Señor; olvida los cultos; olvida los deberes para con su familia; olvida la consideración a su hermanos; se descuida con su misma persona. No está loco, sino que viene a ser el inconstante del versículo 8.

  • El hacedor de la obra (Santiago 1:25)

Este corresponde a las tres bases: “Que la edificación de Dios que es por fe … amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida”. (1 Timoteo 1:4,5) Lee su Biblia con meditación; va al culto y oye con reverencia. Este sube con Cristo al monte de su santidad. Alcanza la sabiduría por el temor reverente a Dios. Vive confiado sin temor del mal, porque la palabra de Dios es su baluarte. Hace y levanta una obra porque confía en lo que Dios dice. “Este es el sabio, cuyas palabras son como aguijones”. (Eclesiastés 12:11)

  • El hombre religioso (Santiago 1:26-27)

Parece que la lección de Santiago es que la marca de una persona religiosa es su caridad piadosa más que sus palabras; o también sus enseñanzas van respaldadas por su conducta y obras prácticas. Hablar mucho sobre el tema del amor, sin tener amor práctico; disertar con mucha sabiduría sobre la fe, sin haber sido probada; hablar muy abundante sobre la paciencia “sin tener su obra completa”; explicar con mesura sobre la templanza y “devorar las casas de las viudas, y por pretexto hacer largas oraciones” (Lucas 20:46,47) — todo esto es pura hipocresía. Pero mucho bien hace “la lengua del sabio, la lengua sana, la lengua apacible”. (Proverbios 12:18, 15:4)

048   Nuestra pascua … ya fue sacrificada por nosotros

Ver

La cena del Señor exige normas

Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois;
porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. (1 Corintios 5:7)

Si hubo un gran movimiento e inquietud entre los hebreos el día 14 de mes de abid en toda la región de Gosen en Egipto, fue porque aquella noche se iba a dar principio a la pascua: La muerte del cordero, cuya sangre untaba en el dintel y en los dos postes de la puerta, daría seguridad los que estaban adentro de la casa, para no ser tocados del ángel destructor: “Verá la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto”. (Éxodo 1:13) Garantía era también que desde aquella noche en adelante empezarían a formar una nación libre del yugo de Faraón. La pascua sería para Israel la fiesta nacional de más resonancia.

Si hubo un gran movimiento e inquietud en toda la nación hebrea, fue la noche que el Señor Jesucristo fue entregado, porque se iba a dar fin a la pascua antigua de los hebreos para dar cumplimiento a la realidad, e inaugurar la cena del Señor. “Nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros”. (1 Corintios 5:7)

El Señor y los discípulos estaban grandemente preocupados por la celebración. “¿Dónde quiere que preparemos para que comas la pascua?” (Mateo 6:17, Lucas 22:15) Todo esto induce a pensar que la preocupación no era tanto por lo que iba a ser establecido en figura de la muerte del Señor. Dos cosas tenían que recordar Israel en la pascua al esparcir la sangre: liberación de la muerte y, al comer del cordero, liberación política y ciudadana. Dos cosas estableció el Señor, el pan y el vino, con el fin de grabar un acicate de dos cosas en su Iglesia por toda su peregrinación en la tierra. “Tu nombre y tu memoria son el deseo de nuestra alma. Haced esto en memoria de mí”. (Isaías 6:8, 1 Corintios 11:4,5)

Por tanto, la cena del Señor, siendo tan solemne en su cumplimiento y obediencia, exige varias normas de mucha consideración.

  • Es una tradición invariable

“Yo recibí del Señor lo que también os he enseñado”. (1 Corintios 11:23) Pablo observó mucho celo y cuidado con aquel depósito de enseñanzas que tal vez recibió en los montes de Arabia, y sin cambiar en nada enseñó para que la Iglesia practique lo mismo en todos los tiempos. Pablo se interesó mucho que Timoteo siguiera sus pisadas: “Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús. Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros”. (2 Timoteo 1:13,14)

  • Es una institución santa

“El Señor tomó pan, y habiendo dado gracias, lo partió. Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido”. (1 Corintios 11:4) Fue nuestro Señor Jesucristo quien la instituyó; no fue Pablo, ni los apóstoles, ni la Iglesia. Los discípulos de Emmaús nunca podrían olvidar aquellas manos como “anillo de oro engastas en jacinto”. Muy adentro por la ventanilla de su corazón marcó el Señor su huella cuando le vieron partir el pan. Frecuentemente se oye entre los hermanos adoradores palabras que no son a tono con el acto. Dicen: “Aquí estamos rodeando o al contorno de la mesa … Vamos a partir y a comer este santo pan”. No es la mesa que rodeamos, sino el Señor. No es santo el pan, sin Cristo el santo y nosotros los santificados por Él.

  • El motivo es la memoria

“Haced esto en memoria de mí”. (1 Corintios 11:25) No podemos figurar a Cristo por uno de esos de retrato, de busto, o de estampas. El hortelano podría tener algún parecido con Jesús, pero María Magdalena dijo: “Si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo llevaré”. Contemplamos por la fe a un Cristo, no según la carne, sino al Señor glorificado: “En medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta sus pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Mi amado es blanco y rubio, señalado entre diez mil”. (Apocalipsis 1:13, Cantares 5:10-16)

  • Es una responsabilidad colectiva

“Así, pues, todas las veces que comieres este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que venga”. (1 Corintios 11:26) Más que un deber, es el amor a Cristo que nos hace juntar a la cena del Señor. Esos símbolos sobre la mesa son representativos de unidad y comunión. Si ocupamos nuestro lugar a la cena del Señor, establecemos que no somos disidentes a la unidad. Sólo tres motivos impedían al israelita celebrar la pascua: viaje, inmundicia o enfermedad. “Todas las veces que esto hiciereis” está ligado con, “para que cada uno reciba según haya hecho mientras estaba en el cuerpo”. (2 Corintios 5:10)

  • Necesita una preparación personal

“De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor”. (1 Corintios 11:27) Participar de la cena del Señor es privilegio de todos los redimidos, pero mira cómo lo hagas. Dios no da por inocente al que viola su santuario. Participar de la cena del Señor descuidadamente, con pecado no confesado, pleito no arreglado, cuerpo no lavado, ropa deshaciada: esa es la “mosca muerta en el perfume del perfumista”. Así, como en la iglesia de los corintios, hoy también muchos están llevando en su cuerpo la consecuencia de su imprudencia. Enfermedad, incompatibilidad en la familia, situación precaria de su economía, son a veces el resultado de participar impuro de la cena del Señor.

  • Es para que el Señor sea glorificado

“Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos no seríamos juzgados; mas siendo juzgados, somos castigados del Señor, para que no seamos condenados con el mundo”. (1 Corintios 11:30-32) Hermanos, ninguna felicidad terrena puede compararse ni impedir la comunión con el Señor. Entonces merece la pena sacrificar cualquier goce temporal, y decir como el salmista: Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, que habitar en las [grandezas] moradas de maldad”. (Salmo 84:10)

049   Cinco lugares cuyo significado restauran y edifican

Ver

Ramá, Bet-el, Gilgal, Mizpa, Ebenezer

  • Ramá significa un lugar alto.

Este era el pueblo donde el profeta Samuel tenía su casa. (1 Samuel 7:17) El significado de Ramá se ajusta muy bien al carácter de aquel gran hombre, que a despecho de la inmoralidad en que el pueblo se había entregado en días de los jueces de Israel, y a la falta de probidad y temor a Dios del rey Saúl, Samuel se conservaba en su elevación moral, en su “lugar alto”, e íntegra separación.

Cuando a Abraham y Lot les tocó escoger, Abraham quedó muy complacido de escoger a Hebrón en las alturas. (Génesis 13:18) También los discípulos del Señor Jesús se reunían en el aposento alto. En esta medida los creyentes deben vivir en este mundo, sin pecar de pretenciosos, mucho menos de fariseos. La separación del creyente es su “Ramá”. El hijos de Dios que vive en su línea de separación, que no contemporiza con la vanidad de este mundo, está dando una demostración práctica que ha nacido de arriba; está en su metamorfosis. Habiendo vivido abajo cuando estaba en sus pecados, al oir el evangelio y recibir a Cristo como su Salvador, sabe que ha pasado de muerte a vida, que su ciudadanía es celestial. Está por encima de las inmundicias de abajo; como los tesalonicenses “sirviendo a Dios” y esperando a su Hijo de los cielos”. (1 Tesalonicenses 1:9,10)

¿Cómo puede estar esperando al Señor un individuo que no vive en separación, que está gravemente metido en las cosas de este mundo? Lo primero que a uno le viene a la mente es el caso de Lot, y algunos se consuelan con saber que a pesar de todo Lot no se perdió; que Dios es grandemente misericordioso, que siempre que el creyente no esté practicando esos pecados demasiado vergonzosos. Yo cito lo que dijo Agustín: Hay un caso de arrepentimiento a la orilla de la muerte para que nadie desesperare, pero hay sólo uno para que nadie dependa de ello”.

  • Bet-el significa casa de Dios. (Génesis 28:16-19)

Esto implica sencillamente donde Dios habita. Otro gran hombre escribió: “La santidad conviene a tu casa”. (Salmo 93:5) Jacob jugó que no era prudente subir a la casa de Dios de cualquier manera, y ordenó “a su familia, y a todos los que estaban en su casa: “Quitad los dioses ajenos que hay entre vosotros, y limpiaos, y mudad vuestros vestidos. Levantémonos y subamos a Bet-el”. (Génesis 35:1-4)

Jacob, que no tenía tanta luz como la que nosotros tenemos, exigió limpieza para acercarse a la casa de Dios. ¡Cuánto más cuidado debemos tener los creyentes cuando asistimos al culto! Nos reunimos en la casa de Dios para adorar; debemos hacer examen primero. (1 Corintios 14:29-35) En el culto de oración, ore con inteligencia. (1 Corintios 14:15-17) En el culto de predicación, observe las razones lógicas, sin desborde de palabras. (Eclesiastés 5:2) Tu conducta sea santa y de reverente temor. (1 Timoteo 3:15, Santiago 2:1-4, 1 Timoteo 2:9,10)

Es indecoroso que el hermano o hermana se presente al culto descuidadamente, con ropas desaseadas, en camisa, sin corbata, sin afeitarse, sin peinarse, sin pasar un paño a los zapatos, sentarse en el banco o la silla y cruzar la pierna de la manera que forma un número 4, como si estuviera en un patio de bolas. Si tiene un tos persistente, mejor es no ir al culto hasta mejorar. Si tiene niños malcriados, imprudentes, llorones, siéntese en un asiento junto a la puerta, y cuando el niño empiece a molestar, sáquelo fuera para que se calme. Cuando vea que hay mala crianza, aplique dos nalgadas en las asentaderas, que no sean con un pañuelo.

Si ese es nuestro proceder en la casa de Dios, y “entra algún incrédulo o indocto, por todos es convencido; por todo es juzgado, lo oculto de su corazón se hace manifiesto, y así postrándose sobre el rostro adora a Dios, declarando que verdaderamente Dios está con vosotros”. (1 Corintios 14:24,25)

  • Gilgal significa rodar, o muerte a la carne. (Josué 5:9)

El Gilgal fue circuncidada la nueva generación de Israel. Dios hizo renovar su señal en Israel, para que se identificaran como pueblo de Dios en la tierra. Gilgal para Israel representa el Calvario para el creyente; nos recuerda la cruz de Cristo donde dimos muerte a la carne. Nos recuerda nuestro bautismo, cuando fuimos sepultados y resucitados para andar en novedad de vida. (Romanos 6:4) Israel no puede deshacerse de su señal. El creyente en Cristo tampoco. “Llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo. (2 Corintios 4:10)

Entre los lugares que Samuel frecuentemente visitaba estaba Gilgal. (1 Samuel 7:16) También nosotros debemos tener fresco recuerdo cuando dimos muerte a la carne. “Para no vivir según la carne, sino según el espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él”. (Romanos 8:9)

  • Mizpa significa atalaya, que es uno que está vigilando, divisando o expiando. (Oseas 5:1,2, 2 Reyes 25:23)

De este nombre había siete lugares en Israel. La repetición profusa de este nombre es indicio evidente de su significado. Es precisa la vigilancia personal (2 Juan 8, 1 Timoteo 4:16, 1 Corintios 9:27); vigilancia en la oración (Mateo 26:41, 1 Timoteo 2:1-4,8); vigilancia en asistir a los cultos (Hebreos 10:25, 1 Corintios 14:26); vigilancia en leer las Escrituras; vigilancia en vuestra familia; vigilancia en las ovejas de Cristo; vigilancia en la venida del Señor (1 Timoteo 4:13, Lucas 12:39, Hechos 20:28, 1 Tesalonicenses 5:1-8)

  • Eben-ezer significa piedra de ayuda. (1 Samuel 7:12,13)

Hombres y mujeres espirituales como Samuel son los que pueden reconocer cuán misericordioso es el Señor, que con un pueblo tan infiel e inconstante, cono todo Dios había sido fiel, no había faltado a sus promesas. Por la ayuda que de nuevo les dio Dios en aquel día, Samuel levantó aquel monumento, Eben-ezer.

Hermanos, ¡cuán agradecidos debemos ser nosotros! “La piedra que les seguía era Cristo!. Con nosotros también. Nos soporta, nos consuela, nos anima, nos socorre. “Gracias a Dios por su don inefable”. (2 Corintios 9:15) Él es nuestro Eben-ezer.

050   La ruina del impío y la exaltación del justo

Ver

Salmo 75

1 Gracias te damos, oh Dios, gracias te damos, pues cercano está tu nombre; los hombres cuentan tus maravillas. 2 Al tiempo que señalaré yo juzgaré rectamente. 3 Se arruinaban la tierra y sus moradores; yo sostengo sus columnas. Selah 4 Dije a los insensatos: No os infatuéis; y a los impíos: no os enorgullezcáis; 5 no hagáis alarde de vuestro poder; no habléis con cerviz erguida. 6 Porque ni de oriente ni de occidente, ni del desierto viene el enaltecimiento. 7 Mas Dios es el juez; a éste humilla, y a aquél enaltece. 8 Porque el cáliz está en la mano de Jehová, y el vino está fermentado, lleno de mistura; y él derrama del mismo; hasta el fondo lo apurarán, y lo beberán todos los impíos de la tierra. 9 Pero yo siempre anunciaré y cantaré alabanzas al Dios de Jacob. 10 Quebrantaré todo el poderío de los pecadores, pero el poder del justo será exaltado.

 

Salmo 75 nos inicia sencillamente en el misterio de los juicios que Dios ejecutará con los impíos.

v 1, aunque parezca que el juicio se tarda, Dios ha señalado un día. (Hechos 17:31, Romanos 2:16)

v 3, aunque se arruine la tierra y sus moradores, Dios sostiene sus columnas. (Salmo 11:2-5, Isaías 45:12.18)

v 4, aunque los impíos se enorgullezcan, “como su estiércol perecerán”. (Job 20:5-7, Isaías 37:36-38)

v 5,6 aunque hablen con cerviz erguida, su escape no viene del oriente ni del occidente; no hallarán escondite. (Jeremías 9:23,24, Salmo 73:2-20)

vv 6,7, aunque el hombre se suba, y ocupe su lugar alto, Dios está más alto. Dios es el Juez. (Ezequiel 28:1-9, Eclesiastés 5:8)

v 8, aunque parezca que su impiedad quedara impune, “el cáliz está en la mano de Dios, y el vino está fomentado, lleno de mistura; y él derrama del mismo; hasta el fondo lo apurarán y lo beberán todos los impíos de la tierra”.

El apóstol Pedro nos habla de los “burladores de los postreros días”. (2 Pedro 3:3-7). Había también burladores en los primeros tiempos, y habrá, y hay piadosos como el de Salmo 75 que observan la ruina de la tierra por el incremento del pecado. Estos piadosos oran: “Sí, ven Señor Jesús”. (Apocalipsis 22:20) La apostasía está tomando su turno estimulada por la falsa religión de quien va a salir el monstruo de “siete cabezas y diez cuernos”. (Apocalipsis 17:3-5) Habrá un ecumenismo mancomunado, “con apariencia de piedad”. (2 Timoteo 3:1-5)

La corrupción llegará a arruinar la tierra y sus moradores, pero no afectará sus columnas, “que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad. Nada podemos contra la verdad, sino por la verdad”. (1 Timoteo 3:15, 2 Corintios 13:8) Esos impíos y burladores dicen: “Por nuestra lengua prevaleceremos; nuestros labios son nuestros. ¿Quién es señor de nosotros? Hablan con altanería; ponen su boca contra el cielo, y su lengua pasea la tierra”. (Salmo 12:4, 73:8,9) Tan pronto que se olvidan los soberbios, una vez para siempre su lengua va a enmudecer, y será bocado principal de la carroña.

Dichoso aquel a quien Dios ensalza. Los impíos dijeron: Bienaventurados los soberbios. “Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre”. También el Señor ensalzó al publicano, que humilde y desesperante pidió a Dios misericordia y el perdón de sus pecados. “Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro. Porque cualquiera que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido”. (Malaquías 3:14-18, Lucas 18:9-14)

La mano de Dios no tiembla. Dios no es hombre que se inclina a las conveniencias, ni tiene respeto al grande, ni se parcializa, pues Él es Juez Supremo y perfecto; no se equivoca. Los mismos impíos tendrán que reconocer y confesar en aquel día que son culpables y que merecen el castigo. Ellos mismos apurarán la mezcla que está en el vaso hasta las heces.

El justo tendrá siempre un cántico en su boca, ensalzando el poder de la redención. Sabe que es piedra viva en el edificio, asegurado por el que sostiene sus columnas. Para el justo no hay juicio, ya que el cáliz que debía tomar en castigo y maldición por sus pecados lo apuró todo el inocente Hijo de Dios en el Getsemaní (Mateo 26:36-46), y salió para entregarse voluntariamente a la muerte en la cruz. “El que no hizo pecado fue hecho pecado por nosotros, para que nosotros seamos hechos justicia de Dios en él”. (2 Corintios 5:21) “El que murió, también resucitó para nuestra justificación”.

Entonces si Dios entregó por nosotros lo más hermoso, lo más maravilloso que tenían los cielos, al Señor Jesús, ¿quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica”. (Romanos 8:32,33)

051   Las armas del soldado de Cristo

Ver

Esta es la victoria que vence al mundo, nuestra fe

“El deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y estos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis”. (Gálatas 5:17)

  • El creyente que no tiene lucha es porque ha sido vencido.
  • El creyente que no es tentado, es porque es tentación para otros.
  • El creyente que no sufre, es porque tiene miedo o contemporiza con el siglo presente.

David no podía quedar insensible ante la afrenta que infligía Goliat al pueblo de Dios. El insulto de aquel filisteo desbordó los nobles sentimientos de David. “¿Qué harán al hombre que venciere a este filisteo, y quitare el oprobio de Israel? Porque ¿quién es este filisteo incircunciso para que provoque los escuadrones del Dios viviente?” (1 Samuel 17:26) Las armas del rey Saúl eran nuevas para David, v. 39. El mismo Saúl consideraba ineficaces sus propias armas; y nada decía, ya que Goliat tenía cuarenta días provocando a Israel. No podemos combatir al enemigo con las armas de otro. Cada uno con su habilidad y capacidad que el Señor repartió. El mensaje y la actitud del hermano no es mi mensaje; de otra manera sería imitación, y la única imitación que Dios acepta es la de la piedad. Si no debemos imitar la actitud de los hermanos, ¡cuánto menos las armas, costumbres, modas y vanidades del mundo!

David, pues, ocurrió a sus propias armas originales con las cuales había combatido a enemigos más poderosos que Goliat, v. 34. Él escogió cinco piedras lisas del arroyo; no eran piedras cualesquiera. v. 40. Yo digo que las piedras eran redondas, vivas, antiguas, húmedas. En todo esto tenemos tipo del carácter de nuestro Señor Jesucristo. Redondas, como el “que no tiene principio de días, ni fin de vida”. (Hebreos 7:3, Apocalipsis 1:7) Lisas: La ofrenda de flor de harina fue emblema de su carácter suave, sin aspereza. En Isaías 53:7,9 se ve esta suavidad: Él no abrió su boca para quejarse ni para defenderse, ni para mentir. Húmedas: se ve su carácter tierno, compasivo, sentimental. Se estremeció ante las lágrimas de la viuda de Naín; lloró ante el dolor de sus amigos de Betania; se compungió ante la miseria del leproso, ante el ruego de la mujer cananea. “En toda angustia de ellos él fue angustiado”. (Isaías 63:9)

Se apresuró a recoger la oreja de Malco y restaurarla a su lugar, mandando a Pedro a guardar la espada. Reprendió a los hijos de Zebedeo cuando propusieron pedir fuego del cielo para consumir a los samaritanos. Siendo inocente, fueran atadas sus manos y fue abofeteado por un esclavo, pero se limitó a preguntarle: “¿Por qué me hieres?” En la cruz presiente la ira del cielo contra sus matadores, e interviene: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”.

Él es la Roca viva fundamento de su Iglesia, piedra que desmenuzará a sus enemigos. Es la Roca antigua: “de la Roca que te creó te olvidaste”. (Deuteronomio 32:18)

Pero qué ejemplo tan patente nos dan las armas del rey Ezequías. Ante el insulto de su persona, el desprecio a su pueblo, y la blasfemia contra Dios que profirió Senaquerib rey de Asiria, “el pueblo calló, y no le respondió palabra; porque había mandamiento del rey, el cual había dicho no le respondáis”. (2 Reyes 18:36) Las armas de Ezequías eran su oración y confianza en su Dios. “Tomó Ezequías las cartas (injuriosas) de manos de los embajadores y después que les hubo leído, subió a la casa de Jehová, y las extendió Ezequías delante de Jehová”. (2 Reyes 19:14,15) Hay que librar estas batallas para que el creyente se despoje de sus propias armas, y llegue a adquirir la experiencia que “todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. (Filipenses 4:13)

Pablo fue diestro en las armas espirituales, y las pruebas templaron el acero de su carácter de tal modo que hablaba con confianza. “No damos a nadie ninguna ocasión de tropiezo, para que nuestro ministerio no sea vituperado. En palabra de verdad, en poder de Dios, con armas de justicia a diestra y a siniestra”. (2 Corintios 6:3-10)

Contra tres soberanos poderes tiene que enfrentarse el creyente. Son las asechanzas del diablo, las huestes espirituales de maldad y el día malo. (Efesios 6:11,12) Siete armas tiene el creyente a su favor para combatir contra esos poderes.

Las asechanzas del diablo se combaten con el escudo de la fe y la espada del Espíritu. Enseñándonos que nada puede minar nuestra fe en el Señor, y que nada escapa a la penetración de la palabra de Dios, el alma, el Espíritu y todo lo que forma y emana del cuerpo. (Hebreos 4:12)

Las huestes espirituales de maldad se combaten con la verdad por ceñidura de los lomos, sin transigir. (Gálatas 2:5) La justicia como peto para proteger el pecho, pagando “al tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto”. (Romanos 13:7,8) Y “el yelmo de la salvación”. Capacete en la cabeza para resguardarla de las malicias profanas. “Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo amable, todo lo de buen nombre, si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”. (Filipenses 4:8)

“El día malo”: este día merece una reseña especial, porque hay muchos creyentes que piensan que el día malo es algo que está reservado para el futuro. El día malo siempre está en el presente. Abraham, Jacob, David, Pedro, Pablo y miles han experimentado los azotes del día malo. ¿Habéis oído del tremendo choque que tuvo Don Santiago Saword? ¿Estáis informados del dolor agudo que sintió la familia Gil de Nirgua cuando pereció trágicamente su hijo? ¿Habéis oído de un hermano en Estado Lara que perdió su casa y todos sus enseres en un incendio? Todos esos son los efectos del día malo en diferentes maneras, y del cual ninguno de los hijos de Dios estamos exentos.

Dos armas nos quedan para combatir el día malo. “Los pies calzados con el apresto del evangelio de paz (servicio), y la oración que es el arma más poderosa, vv 14-18, que sobrepasa las demás armas, porque penetra los cielos y desarma al mismo Dios, diciéndolo con reverencia.

Entonces reconocemos que estamos librando una lucha con enemigos espirituales poderosos, y lo que se requiere es firmeza en el combate. Sama, hijo de Age, fue uno de los valientes de David. Cuando los filisteos vinieron para pelear, Sama se situó en un pequeños terreno lleno de lentejas. “Entonces Sama se paró en medio de aquel terreno y lo defendió, y mató a los filisteos, y Jehová dio una gran victoria”. “Esta es la victoria que vence al mundo, nuestra fe”. (2 Samuel 23:11,12, 1 Juan 5:5)

052   Por derecho, por herencia y por poder

Ver

El judío tiene que ir a Cristo por fe para ser salvo

Se equivoca grandemente el señor José Félix Rivero cuando piensa y dice que “el destino del pueblo judío es trágico”.

De los pueblos de la tierra no hay pueblo con un futuro más hermoso y bienaventurado que el pueblo judío. Muchas veces las palabras y compromisos hechos por los hombres son incumplidos o abrogados, porque “todo hombre es mentiroso, mas Dios es verdadero”. (Romanos 3:4). Dios ha hecho un pacto con el pueblo de Israel, pacto con el fin de los días que Él va a cumplir: “He aquí vienen días, dice Jehová, en que confirmaré la buena palabra que he hablado a la casa de Israel y a la casa de Judá”. Aunque sea de hombre, una vez ratificado, nadie lo invalida ni le añade”. (Jeremías 33:14, Ezequiel 28:25,26, Oseas 1:7-11, Gálatas 3:15)

Israel ha llevado y llevará castigos muy duros por su pecado de incredulidad, y su pecado mayor fue el de rechazar y dar muerte a su Mesías, nuestro Salvador y Señor Jesucristo. El exterminio del pueblo judío ha sido programado por muchos pueblos, muchas veces y por muchos siglos. También Dios mismo muchas veces se ha puesto en contra para castigar su desobediencia, pero a causa del pacto y del juramento dado a los patriarcas Él ha impedido su destrucción. Siempre ha habido grano entre la paja, y habrá siempre trigo entre la cizaña. Aun con su pecado de regicidas, Dios pondrá en ellos espíritu de remordimiento y ellos reconocerán a Cristo como su Señor. (Zacarías 13:1,6-9, Salmo 126)

En otra cosa está equivocado el señor Rivero. Dice que los hebreos son los creadores de la idea de un Dios único. Antes que los hebreos existiesen Él se dio a conocer a los patriarcas como Dios único. Adán, Henoch, Noé, Abraham y otros reconocieron con abundancia de revelaciones al Dios triuno en la creación, en la encarnación y en la redención. Cuando Abraham llegó al valle de Save con los trofeos de victoria, habiendo derrotado a los reyes confederados, “entonces Melquisedec rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo sacó pan y vino y lo bendijo diciendo: Bendito sea Abraham del Dios Altísimo, creador de los cielos y la tierra”. (Génesis 14:18,19) He aquí un extraño que conoce al Dios único, antes que Israel fuese una nación.

La fe en el Dios único no es una idea humana, sino una doctrina divina que tuvo su origen en la eternidad, la cual Dios ha tenido esmero especial que todos los hombres en el mundo reconozcan. Ya desde los días antes del diluvio los hombres empezaron a hacerse imágenes y a crearse dioses a su manera. Atenas, que fue cuna y emporio del saber, estaba llena de superchería. Cuando llegó Pablo allí, la ciudad tenía muchos santuarios dedicados a sus dioses. Pablo en su sermón les dijo: “En todo observo que sois muy religiosos; porque pasando y mirando vuestros santuarios hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: Al Dios no conocido. Al que vosotros adoráis sin conocerle, es a quien yo os anuncio”. (Hechos 17:22,23) Esos griegos con todas sus supersticiones tenían en mente la convicción de un Dios único.

Es cierto que los israelitas tenían el culto más ordenado y diáfano sobre toda la tierra porque el mismo Dios los instruyó, pero se envanecieron tanto por ese honor concedido de parte de Dios que despreciaban a los de otra raza. La doctrina del amor de Dios no los había influido. Cuando hacían prosélito, le hacían dos veces más hijo del infierno que ellos mismos. (Mateo 23:15)

Dice también el señor Rivero que “Dios al parecer no termina de serles propicio”. Dios no cambia. “No es hombre para mentir, ni hijo de hombre para que se arrepienta”. (Números 23:19) Dios le ha sido propicio a Israel en los tiempos y momentos más oscuros de su historia. Faraón, Asuero, Nabocodonosor, Tito, Hitler y otros son ejemplos de cómo Dios le ha sido propicio a Israel, no permitiendo su exterminio.

Mas Dios no sólo ha sido propicio a Israel, sino a todo el mundo, entregando a su Hijo amado, Jesucristo, a la muerte de cruz por nuestros pecados. “El es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo”. (1 Juan 2:2)

Ahora no hay diferencia: judíos y gentiles han pecado y están bajo condenación. (Romanos 3:9) Y el único sacrificio acepto a Dios es el de Cristo, cuya sangre derramó en la cruz para limpiar nuestros pecados. El judío, lo mismo como el gentil, tiene que ir a Cristo por fe para ser salvo. Al señor Rivero no le queda otro camino sino hacer lo mismo para que alcance también salvación. (Romanos 1:16)

053   “En medio de la congregación te alabaré”

Ver

La condición desleal e incrédula del pueblo de Israel

El autor del Salmo 22 es David, y en ese salmo cuenta de sus propias experiencias y relata con anticipación por el Espíritu de los sufrimientos vividos, sentidos y cumplidos de nuestro Señor Jesucristo. Pablo cita este salmo en Hebreos 2:9-12 aludiendo a Cristo que “no se avergüenza de llamarlos hermanos”. Aunque los redimidos eran unos perdidos y miserables pecadores, ahora limpiados en su sangre y santificados, nos ha capacitado y no se avergüenza de llamarnos hermanos.

David nunca se avergonzó de confesar el nombre de su Dios. Confiesa el Señor ante el pueblo (1 Samuel 17:26), confiesa a su Dios ante el rey y sus cortesanos, vv 31-37, confiesa a su Salvador ante su poderoso enemigo, vv 45-47. Semejante a David hubo otros que dentro de la nación o en el destierro confesaron y no se avergonzaron de su Dios. “Hablaré de sus testimonios delante de los reyes, y no me avergonzaré”. (Salmo 119:46) Pablo, el más ejercitado de los siervos de Cristo, hizo célebres sus cadenas en el pretorio romano porque no se avergonzó de Cristo su Salvador. Ante la crítica y la burla de los filósofos griegos no se avergonzó de confesar a Cristo resucitado y Juez del universo. Dijo de Onesíforo que “muchas veces me confortó, y no se avergonzó de mis cadenas, sino cuando estuvo en Roma me buscó solícitamente y me halló”. (Filipenses 1:12-14, Hechos 17:16-32, 2 Timoteo 1:16-18)

Los ejemplos citados, y la confesión de fe en Cristo de hombres y mujeres sencillos como nobles en los días presentes, nos hace expresar más abajo la condición desleal e incrédula del pueblo de Israel que ha entrado en Palestina.

Vino a Caracas en meses pasados el general Arie Shahar, un israelí a quien se le atribuye parte de la victoria alcanzada en estos días en la derrota del ejército árabe en el Sinaí. Un reportero le preguntó a qué factores él atribuía el triunfo relámpago de las tropas de Israel. El general contestó relacionando este golpe de Israel sobre los árabes al golpe certero de muerte que atestó David al gigante Goliat. Dijo que los árabes se habían convertido en un gigante armado con material bélico procedente de Rusia y el ejército árabe había sido adiestrado en las tácticas para la guerra por instructores rusos.

Llama la atención que el pueblo israelí, al celebrar la victoria, lloraron unos y cantaron otros, leyendo los salmos por las calles, pero este general no contestó que su triunfo sólo se atribuye al Dios de gracia, como lo hizo David en sus días que no se avergonzó de confesar y dar a Dios la gloria por el éxito de sus victorias.

Es el orgullo de los judíos que los hace incrédulos. Ante el crecimiento del cristianismo callan, y se avergüenzan de dar la gloria al Señor, confesando sus pecados y admitiendo que todos estos siglos estaban equivocados. Las pruebas se acumulan para que Israel fuera convencido que nuestro Señor Jesucristo es el Mesías y Redentor, pero tendrán que ser fuertemente castigados.

Esta victoria de Israel no es la victoria final; tendrán que pasar por muchos dolores. “Meteré en el fuego la tercera parte y los fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro. El (Israel) invocará mi nombre; y yo le oiré, y diré: Pueblo mío; y él dirá: Jehová es mi Dios”. ¿Cuándo será esto? Cuando Israel preguntará al Señor: “¿Qué heridas son estas en tus manos?” Y Él responderá: “Con ellas fui herido en casa de mis hermanos”. (Zacarías 13:9,6)

Así que no será todo el pueblo, sino “el Israel de Dios” que ha pasado por el crisol de la prueba que se humillará. Como en los días de Samuel el pueblo reconoció sus errores y en Mizpa confesaron sus pecados (1 Samuel 7:6), en aquel día no se avergonzarán; confesarán con su lengua: “Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros, estaremos alegres”. (Salmo 16:1-3)

054   “Tu hermano ha venido”

Ver

Compañerismo con el arrepentido

Esta fue la respuesta del criado al hermano mayor. ¡Cuántos millares se han unido al gozo del hijo pródigo porque ellos mismos se han considerado pródigos también! El criado estaba contento por la recepción que se le había hecho al hijo pródigo; no había envidia ni egoísmo dentro de la casa. El pródigo, su padre, los jornaleros, los siervos y los criados, todos, estaban de fiesta celebrando el nuevo nacimiento, la resurrección, el encuentro y el regreso del que había estado perdido. Léase de nuevo la historia en Lucas 15:11-32.

El tema aquel día era que “el que se había perdido es hallado”. Pero al hijo mayor no le agradó que su hermano hubiera venido, no le gustó que su padre lo hubiera recibido así. Para él, su hermano ha debido ser echado fuera y puesto en el lugar de los jornaleros. Así parece que hay los que sienten más regocijo con el hermano muerto que con el arrepentido y vuelto en sí.

Hay los que llevan este nombre de hermano, pero son como el avestruz, privado de inteligencia. (Job 39:13-18) Es posible que los primeros sean privados del amor, pues “todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él”. (1 Juan 5:1)

Hay hermanos que no sienten ningún regocijo con el regreso y recepción del caído. Las faltas de los otros las ven con lentes de aumento y son capaces de hacer leña del caído. Esos hermanos son de dos clases:

Hay los que nunca han caído en público y en su altanería hablan, “No soy ni aun como este publicano”. (Lucas 18:9-14) Algunos se esconden en el anonimato y escriben acusaciones tan injuriosas que parece que nunca han conocido a Dios, o piensan que nunca van a ser descubiertos para dar cuenta de sus palabras. Quien sabe qué cosas se permitirán en el secreto que serían muy bochornosos en público. “Pero tú ¿por qué juzgas a tu hermano? O también ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo”. (Romanos 14:10)

Otros son los que tan pronto han olvidado la caída de ayer, llegan a ocupar el lugar de jueces o acusadores, ignorando su propia cuenta. “Este si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora”. (Lucas 7:36-50) Tan pronto olvidan la cuenta que le fue perdonada ayer. (Mateo 18:32,33) Tienen un espíritu de crítica destructiva, que en vez de ayudar y animar al caído lo cubren de lodo. “Mas bien debéis perdonarle y consolarle, para que no sea consumido de demasiada tristeza. Por lo cual os ruego que confirméis el amor para con él”. (2 Corintios 2:7,8)

“Tu hermano ha venido”. Considérale, traerá las amargas experiencias y las huellas del pecado que deja la desobediencia, te dirá con tristeza: “Mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, que habitar en las moradas de maldad”. (Salmo 81:11)

“Tu hermano ha venido”. Puede ser que su levantamiento sea de gran ayuda para otros. “Y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos”. (Lucas 22:31,32) Pero algunos son envidiosos, y este pecado conduce al egoísmo. Tienen envidia del don o la capacidad de aquel; creen que sus propios privilegios van a ser menguados o compartidos. “Cuando ellos vieron de lejos (a José) antes que llegara cerca de ellos, conspiraron contra él para matarle. Y dijeron el uno al otro: He aquí viene el soñador”. (Génesis 37:18,19) Hace más daño la envidia de los religiosos que la de los perversos hermanos de José, porque siempre habrá un descendiente de Judá, el Señor Jesucristo, que librará al hermano de la cisterna de la muerte.

La envidia de los religiosos es mal dañino. La parábola de los labradores malvados fue dirigida a los religiosos. Aquellos labradores eran el propio pueblo del Señor, sus hermanos, y al ver venir al Señor dijeron: “Este es el heredero; venid, matémosle, para que la heredad sea nuestra. Y le echaron fuera de la viña y le mataron”. (Lucas 20:14,15) Gracias a Dios que Él murió y resucitó para que nosotros podemos tener suerte en su heredad. Hoy día no se matan a los hermanos así, sino con la espada perversa de la lengua que corta orejas y troncha lenguas que pudieran testificar de su Señor.

Esto no es una defensa al “pecador que destruye mucho bien”. (Eclesiastés 9:18) Pero sí es compañerismo con el que como el hijo pródigo muestra por arrepentimiento y confesión que trae su corazón en la mano para hallar consuelo y comunión.

Mis opiniones expresadas no están en desacuerdo con la disciplina en 1 Corintios 5:11, Romanos 16:17,18, 1 Tesalonicenses 3:14 y 1 Timoteo 5:20.

055   Las dos caras de la espiritualidad

Ver

José, Josué, Daniel, Gayo

Esta virtud tiene dos fases que sólo se pueden conocer por los frutos que el creyente dé. Es el espiritual sincero quien podrá descubrir la faceta de una devoción aparente.

Jehú, hijo de Josafat, hijo de Nimsi, fue el hombre que mostró mucho celo para con otro y mucha licencia para sí. Jehú es tipo del creyente que empieza corriendo, y corre al lomo de una bestia, o sea sobre patas ajenas. Así hay los que corren porque otros corren, se animan porque otro los anima. Cualquiera es inclinado a acompañar a Jehú y a defenderlo por las palabras autorizadas que le dijo al profeta cuando lo ungió. (2 Reyes 9:1-10)

En la vida y carácter de Jehú hay mucha astucia. Probó a los cortesanos del rey Acab por unas cartas llenas de malicia. (2 Reyes 10:1-18) Jehú tenía una política de “zorro”. Probó al pueblo con una arenga fingida para ver quién levantaba la voz de protesta, que sería una indicación que era amigo de Acab. (vv 9-12) Probó a Jonadab hijo de Recab con las palabras sondeadoras de un diplomático: “¿Es recto tu corazón como el mío es recto con el tuyo?” Viendo la sinceridad de Jonadab, y para probar qué influencia tenía éste sobre el pueblo, “le hizo subir consigo en su carro, y le dijo: Ven conmigo, y verás mi celo por Jehová”. (vv 15-16)

El silencio de Jonadab es prueba de su espiritualidad para reconocer que el celo y la espiritualidad de Jehú era exterior. “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe”. (1 Corintios 13:1)

Es cierto que Jehú ejecutaba un juicio justificado pero lleno de dolo. Ocupaba más el lugar de verdugo que de juez para lograr sus ambiciones. El corazón de Jehú no era recto para con Dios. El 10:29,31 dan prueba patente de que su celo y prosperidad no eran espirituales, sino apariencia de piedad. Otro caso engañoso de prosperidad espiritual lo hallamos en Demas, el hombre que llega al punto de codearse con las prisiones del gran apóstol. (Filemón 23,24) Demas en su principio es considerado entre los grandes; su saldo a las iglesias es unido al del gran médico amado. (Colosenses 4:14) Todo esto da margen para pensar que Demas había trabajado, sufrido y mostrado celo en la obra del Señor, pero su falta de espiritualidad era evidente. Es triste descubrir su inconstancia e infidelidad, una demostración del corazón engañoso. “Demas me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica”. (2 Timoteo 4:10)

“¿Tantas cosas habéis padecido en vano? si es que realmente fue en vano”. (Gálatas 3:4)

Muy diferentes son aquellos que alcanzaron la verdadera espiritualidad por el temor reverencial y la afición exclusiva al servicio de su Dios.

  • En José se destaca el temor a su Dios.

“¿Cómo haré este grande mal, y pecaría contra Dios?” (Génesis 39:7-20) Este hombre de Dios pasó por pruebas muy duras desde su juventud; pasó de trece a catorce años en la cárcel acusado injustamente. ¡Qué de bacanal se permitía a la mujer de Potifar, mientras a su víctima José “afligieron sus pies con grillos”! (Salmo 105:17-22) La integridad de José le hizo alcanzar la medida que Dios pide. (Génesis 39:2,23, capítulo 41)

  • En Josué se destaca la obediencia a su Dios.

Este es otro hombre de Dios que empieza bien y termina bien. (Josué 1:7,8) Josué hizo “las guerras de Jehová”. Habiendo introducido al pueblo de Israel en la tierra de Canaán, ya para sus últimos días dirige un discurso que apela a la conciencia para que hagan una elección voluntaria, porque el Señor no tiene ni admite rival.

Entre las palabras más conspicuas de Josué se encuentran éstas: “Si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová”. (Josué 24:15)

  • En Daniel se destaca la comunión con su Dios.

Daniel era un hombre de oración (Daniel 1:17-21), limpio de impurezas morales. Se realiza en su vida la fe en su Dios, la cual le llenaba de confianza y valor para enfrentarse a aquellos déspotas, obedeciendo a Dios primero que a los hombres. Daniel por el estudio de las Escrituras se concentra en las grandes profecías referentes al Mesías, al anticristo, a las naciones gentilicias, a la dispersión y restauración de Israel. Con oportunidad de conseguir grandes riquezas, él las despreció. Dijo delante del rey: “Tus dones sean para ti; y las recompensas dadas a otro”. Y, le anunció la justicia de Dios. (Daniel 5:17-30)

  • En Gayo se destaca el amor que mostró a sus hermanos.

El espíritu de Gayo debía de estar contrariado por la actitud que mostraba Diótrefes en la iglesia, pero el alma de Gayo era próspera porque todo él estaba impregnado del amor de Cristo. Las buenas obras no pueden quedar ocultas. (1 Timoteo 5:25) Juan le escribe a Gayo lo siguiente: “… los cuales han dado ante la iglesia testimonio de tu amor; y harás bien en encaminarlos como es digno de su servicio a Dios, para que continúen su viaje”. (3 Juan 6)

La espiritualidad verídica se muestra por “el amor no fingido”. (1 Pedro 1:22); por “palabras no fingidas” (2 Pedro 2:3), por piedad no fingida: “¿por qué te finges otra?” (1 Reyes 14:6), “por fe no fingida” (1 Timoteo 1:5, 2 Timoteo 1:5)

056   Cada uno como el Señor repartió

Ver

La capacidad a predicar

Pienso que debe ser tema de actualidad y de amor cristiano hablar con claridad referente a los dones y capacidades que el Señor reparte a los miembros de su cuerpo, o sea a los creyentes en la iglesia. El mismo constituyó a unos apóstoles, a otros apóstoles, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros; a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo”. (Efesios 4:11,12) Algunos de estos dones cumplieron sus funciones y ya no los hay en la iglesia, pero los otros seguirán en su ejercicio hasta la venida del Señor.

Cabe muy bien recordar que ninguno puede arrogarse el privilegio o el don de otro hermano, o sea que el que ha recibido la gracia de ser evangelista no puede decir: Yo tengo también el don de pastor; ni el maestro decir: Yo tengo el don de profeta. Hablando criollamente, yo no puedo pensar que tengo el don de tal siervo del Señor, ni el conocimiento y capacidad que tiene otro de los siervos del Señor. Estos siervos del Señor con nosotros, y otros que nos han visitado, pueden hablar al pueblo de Dios desde la tribuna por una hora y el tiempo pasa con agrado e interés, porque dan al pueblo de Dios el meollo que edifica.

Hace poco un hermano se levantó en oración y dijo al Señor: “Tú sabes que tenemos poco conocimiento, y pocas palabras”, luego subió a la tribuna y tomó tres cuartos de hora; nos dio quince minutos de ministerio y veinte minutos de “lata”. Hay hermanos que no han llegado a medir su capacidad. “Ellos midiéndose a sí mismos por sí mismos, y comparándose consigo mismos, no son juiciosos”. (2 Corintios 10:12) Comparan la tribuna a cortar con una segueta, a manejar un camión, a cortar un racimo de lochos, o a manipular la palustra. Esos hermanos creen que porque los otros hermanos con capacidad toman más tiempo de la hora en algunos de sus ministerios, que ellos lo pueden hacer también aunque mezclen “el nepe con el café”. El resultado es que le tronchan el tiempo a otro hermano que tiene un buen mensaje, y el pueblo del Señor no sale edificado sino criticando; como dijo uno hace poco, “ese ministerio no sirvió para nada”.

No hay ningún reglamento en la iglesia que regule el tiempo al hermano que va a tomar la tribuna, pero tampoco hay reglamento que dice que tiene que llegar a la media hora. “En la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento, para enseñar también a otros, que diez mil palabras en lengua desconocida” (o nepe, una lata, etc.) (1 Corintios 14:19)

No debo creer que todas las veces porque los hermanos se rían cuando estoy enseñando que es porque lo estoy haciendo bien. Muchas veces la risa es por mis errores, por mis chambonadas, o por mi falta de seriedad. Hay hermanos que disciernen con inteligencia, y cuando van a ayudar a otro en la tribuna dicen: Voy a recortar todo lo más que pueda de mi tiempo, para dejar la mayor parte al hermano que me sigue.

Es la gracia del Señor por el Espíritu Santo que nos enseña cada día a conocer la ciencia. Es lástima que no podamos conocer nuestros propios errores y por eso David oró al Señor: “¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos”. (Salmo 19:12) Cuando oigamos algo en contra de nosotros a causa de nuestros errores, no nos enojemos; indaguemos. “Mejor es la reprensión manifiesta, que amor oculto”. (Proverbios 27:5)

Estoy escribiendo sin ambages, con claridad diciendo lo que pienso de mí mismo, lo que otro puede pensar, y lo que otros me han dicho. Un hermano dijo a un inconverso: “Le invito a los cultos especiales, y esta tarde hay ministerio de la palabra de Dios”. El otro preguntó: “¿Quién tiene los cultos especiales, don Fulano? Ah, yo no voy; ese señor sufre un complejo triple: cree que sabe, alarga el tiempo y después de la predicación se le pega a uno como una garrapata y no lo afloja hasta salvarlo. Y yo no quiero ser salvo así”. No es una fama muy recomendable de la que el hermano está rodeando.

Hasta aquí escribo de la actitud del ministro en la tribuna. Quiero insertar también lo que corresponde a su mensaje:

(i) Trata de dar un mensaje en la guía del Señor, mensaje que has orado y meditado, porque vas a agradar a Dios primero y a edificar a los hombres. (1 Timoteo 4:13,15)

(ii) Cuando vas a la tribuna, sé comedido. No exageres tus sentencias, ni exageres las sentencias de Dios. Sería vergonzoso si hoy te presentes como campeón y mañana perdieras la lucha. (2 Timoteo 2:15)

(íii) Trata de presentar tu mensaje según tu capacidad. Si no puedes llegar hasta los lomos, llega hasta las rodillas. El pueblo que está oyendo es sabio; muchos de ellos conocen su Biblia, y otros muchos tienen mayor educación que tú. Un hermano dijo: “No me meto a enseñar del tabernáculo, porque no me siento capaz. Hay otros hermanos que conocen ese tema a fondo”. (1 Timoteo 1:6,7)

(iv) El mensaje que exponemos debe ser el que vivimos. La afectación solamente llega a los ojos, pero la impresión llega a la mente y contagia el corazón. (1 Tesalonicenses 2:3-6)

(v) Cuando subas a la tribuna, acuérdate que tienes por delante la iglesia del Señor, que es la elegida para ser la esposa del Cordero. Ninguno que ama aguanta desplantes, desmanes, ni imprudencias dogmáticas ni fanáticas que al fin trastornan a los oyentes. (Efesios 5:25-29, 1 Timoteo 6:3-4)

057   Los profesantes hipócritas

Ver

Los hipócritas, los incrédulos y los inconmesfor

Pablo es llamado el apóstol de la fe, Pedro es llamado el apóstol de la esperanza, Juan es llamado el apóstol del amor, Santiago es llamado el apóstol de las obras y pienso que Judas debería llamarse el apóstol de los juicios, ya que nos introduce en siete juicios que iremos descubriendo por artículos.

Ahora empezaré con los profesantes hipócritas.

“Algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo”. (Judas 4)

Aun antes de la formación de la Iglesia se introdujeron los hipócritas empezando por el mismo Judas el traidor. No es extraño que hoy más que nunca abunda la simonía. (Hechos 8:18-20, 24:26) Abundan los “milagreros y curanderos”. (Mateo 7:21-23) Abundan los russellistas llamados Testigos de Jehová, que niegan la divinidad y deidad de nuestro Señor Jesucristo. (1 Juan 2:22)

Hay los incrédulos voluntarios.

Estos ocupan el segundo lugar en los juicios que Judas describe. “Quiero recordaros, ya que una vez lo habéis sabido, que el Señor, habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto, después destruyó a los que no creyeron”. (Judas 5)

Se equivocan grandemente los que llaman incrédulo a Tomás; las experiencias de Tomás dieron lugar a las evidencias que quitan toda intriga, sospecha o temor. Tomás no era el incrédulo inveterado que después de ver reacciona diciendo que eso es apariencia, sugestión, artificio. (Juan 20:28) Convengo en dudar si alguno me dijera que los árboles van a tener las raíces arriba y el follaje debajo de la tierra, o que Dios va a perdonar al diablo, como dijo Papini. Pero dudar de las cosas hechas, y millares de ellas hechas en nuestros propios ojos, es sólo la acción del necio. Aquel pueblo insensato había visto, oído y palpado la demostración del poder de Dios entre ellos, y esta familiaridad y honor concedido de parte de Dios los llevó a despreciar y poner en tela de juicio las misericordias de Dios.

Así hicieron sus descendientes con nuestro Señor Jesucristo, y así somos nosotros. Los beneficios de ayer pronto se nos olvidan, y en una pequeña prueba pronto estamos dispuestos a murmurar y a quejarnos de mal humor. Hay un principio dañoso cuando el creyente empieza a olvidar los favores que Dios le dispensa; así se puede llegar a olvidar “la purificación de sus antiguos pecados”, llegando a la incredulidad y negar al Señor que nos rescató. (2 Pedro 1:10, 2:1) Una joven que parecía muy humilde y que gozaba de todos los privilegios de un miembro activo, cuando la visitamos nos dijo: “¿Quién sabe que podemos ser salvos?”

Hay los inconformes estando en dignidad.

Que el Señor nos haya salvado y dado lugar con “los reyes y sacerdotes” es dignidad incomparable, pues “él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros”. (Efesios 4:11) Si servir al Señor es uno de los mayores privilegios para nosotros, ¿qué llevó a los ángeles que pecaron a esa inconformidad? “S los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día”. (Judas 6)

La envidia es del diablo, y cuando la siembra lo que brota es “raíz de amargura, por ella muchos son contaminados”. (Hebreos 12:15) Hace unos meses un visitante a la casa de unos creyentes nos dijo del pueblecito de Estado Monagas donde nació. Cuando muchacho hubo de trabajar duro en el campo, y al fin se vino a Caracas sin tener preparación alguna. Después de algún tiempo se le ocurrió aprender una mediana profesión y se aplicó a ellos. Fue surgiendo, y hoy está ganando Bs 1200 mensual y con las prestaciones alcanzadas por el gremio sale con casi Bs 1700 mensual. Pero el jefe nos dijo: “Se lo lleva todo; nosotros somos los que tenemos que trabajar; yo creo que pronto lo he de suplantar y las cosas serán mucho mejores”. Este es el retrato auténtico del inconforme; se olvida de su origen, de su principio y de todos los beneficios alcanzados.

A veces se levantan en la iglesia hombres así; murmuran de los ancianos porque quieren ser principales como Diótrefes, o lisonjeros como Absalón. Se sienten incómodos con el don o la prosperidad de otro hermano.

Por envidia el Señor fue entregado a la muerte. Lamentar por no tener lo que otro tiene es envidia, y eso ha conducido a muchos hasta el crimen y la ruina para obtener lo que no pueden. La envidia es uno de los pecados que no se ve; en el silencio elabora a su programa. La envidia conduce a la avaricia; los ojos de Giezi no admiraron el milagro que Dios hizo en Naamán, sólo miraban los diez talentos de plata. ¡Ah hermanos, guardemos sobre toda cosa el corazón! Detengámonos como Asaf. Entremos en el santuario en oración, para que el Señor nos libre de la envidia y nos muestre la ruina de los arrogantes e impíos. (Salmo 73:1-24)

059   Los que invierten el orden natural

Ver

La ociosidad de Sodoma

Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquellas, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, “sufriendo el castigo de fuego eterno”. (Judas 7)

Parece que la tierra de Sodoma producía muchas uvas, era tierra de vides exquisitas.” Porque la vid de Sodoma es la vid de ellos, y de los de Gomorra; las uvas de ellos son uvas ponzoñosas. Racimos muy amargos tienen, veneno de serpientes es su vino, y ponzoña cruel de áspides”. (Deuteronomio 32:32,33) Por esta descripción vemos que su vino era excitante y lujurioso. Los sodomitas tenían tiempo para maquinar y desarrollar el mal, pues su tierra era exuberante, “de riego como el huerto de Jehová”. “Los sodomitas fueron sordos como el áspid que no oye la voz de los que encantan”. (Salmo 58:3-5) “Después que perdieron toda sensibilidad se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza”. (Efesios 4:19)

He aquí que Sodoma se olvidó de los principios elementales de la caridad; viviendo en una ociosidad permanente, abandonaron al necesitado. “He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortalecieron la mano del afligido y del menesteroso”. (Ezequiel 16:49)

¡Qué tragedia tan terrible se está acumulando para este mundo por causa de una generación que vive sólo en una ociosidad continua! Muchos padres están contribuyendo a ese desorden, porque facilitan a sus hijos todo lo que les piden, sin hacerles sentir el deber y el amor al trabajo. Los vicios más degradantes provienen de la ociosidad. Tal fue la licencia de los sodomitas que cambiaron el orden natural del matrimonio. Resultaron con el “corazón entenebrecido, sus propios cuerpos deshonrados, entregados a pasiones vergonzosas; se encendieron en su lascivia, con una mente reprobada, haciendo cosas contra la naturaleza”. (Romanos 1:24-32)

Cuán noble es la disciplina doctrinal enseñada en el evangelio. Pablo tuvo que poner coto por sus enseñanzas a algunos creyentes en Tesalónica. Éstos, después que creyeron el evangelio, todavía como que querían vivir en la misma ociosidad de antes. En cuanto a la santidad les dice: “Que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor, no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios”. (1 Tesalonicenses 4:4,5) En cuanto a nuestro cuerpo que es templo del Espíritu Santo dice: “Glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y vuestro espíritu, los cuales son de Dios”. (1 Corintios 6:19,20)

En cuanto al trabajo les dice: “Oímos que algunos de vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino entreteniéndose en lo ajeno. A los tales les mandamos y exhortamos por nuestro Señor Jesucristo, que trabajando sosegadamente coman su propio pan”. (2 Tesalonicenses 3:11,12) En cuanto al estado social y civil de algunos creyentes, en especial a las viudas jóvenes, dice: “Viudas más jóvenes no admitas; porque cuando, impulsadas por sus deseos, se rebelan contra Cristo, quieren casarse, incurriendo así en condenación, por haber quebrantado su primera fe. Y también aprenden a ser ociosas, andando de casa en casa; y no solamente ociosas, sino también chismosas y entremetidas, hablando lo que no debieran”. (1 Timoteo 5:11-13)

Es la misma prosperidad que vive la generación presente la que ha dado margen a millares de parásitos que viven de la ociosidad, inventando toda suerte de perversidad que se desarrolla en la más grande apostasía.

Los sodomitas llegaron a tal grado de desvergüenza “que publicaban su pecado sin disimulación alguna”. (Isaías 3:9) A la misma altura de desmoralización comparó el profeta a Judá y a Jerusalén, vv 8,9. Ese estado de relajación aceleró el juicio sobre ellos.

La ociosidad sodomita es contagiosa. Pues en Gabaa de Benjamín, los habitantes de esa región estaban practicando la misma degeneración de los sodomitas. (Jueces 19:22-28), por lo cual fueron destruidos. Es posible que esto haya sido el fin del testimonio de la iglesia de Pérgamo, porque admitió en su seno la doctrina de Balaam y la doctrina de los nicolaítas. Hubo recepción en vez de repulsión, adaptación en vez de separación. (Apocalipsis 2:12-17)

060   El fin de Satanás

Ver

El diablo será lanzado en el lago de fuego

“Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él sino que dijo: El Señor te reprenda”. (Judas 9) Muy poco sabemos de este asunto, pero los fieles lo creemos, ya que si no fuera cierto no se hubiera escrito por inspiración divina, y sólo hubiera quedado en las fábulas y tradiciones humanas.

Hasta ahora no sabemos qué se proponía el diablo con el cuerpo de Moisés, pero al no alcanzar su objetivo, porque el arcángel Miguel lo interceptó, entonces ha levantado la más grande calumnia contra el antitipo de Moisés, nuestro Señor Jesucristo. No pudiendo vencer el Señor en las diferentes tentaciones que se le presentó, ha propalado en el mundo la especie de que Jesucristo no resucitó, y ha influenciado para que esto se crea. Desde el mismo momento de la resurrección del Señor, el diablo dirigió la sesión, aquella mañana el primer día de la semana, entre sacerdotes, ancianos y soldados, y crearon aquella falsa noticia que ha perdido tantas almas. “Decid vosotros: sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos”. (Mateo 28:11-15) Y, no contento de haber usado dinero para lograr la venta del Señor por Judas, para destruirlo, el diablo metió más dinero en el negocio de los sacerdotes para negar la resurrección del Señor.

Desde el principio de la Iglesia muchos anticristos han enseñado desde la cátedra o por la pluma “que Jesucristo no ha venido en carne”. (1 Juan 4:2,3) Esto es con el fin de calumniar el testimonio bíblico y hacer creer al pueblo que Cristo vino en espíritu; y como el espíritu no muere, Cristo no padeció ni tampoco murió, porque era solamente una apariencia de hombre. Por lo tanto, mucho menos resucitó. Esa es una de las grandes inspiraciones diabólicas que ha llevado muchas almas al infierno.

Sabemos por las Escrituras que el juicio de Satanás pertenece exclusivamente Dios, que es un instrumento de Dios para efectuar ciertas pruebas, disciplinas y azotes, y muchas veces se ensaña de manera cruel contra aquellos que Dios le ha permitido afligir, pero su permiso es limitado; el diablo no puede traspasarse, ni disponer de la vida de ninguno.

Ninguno puede alcanzar a contar el número de personas que el diablo ha engañado y ha atrasado, y con ellos el diablo ha conseguido que el nombre de Dios sea blasfemado. Otros parecen engendrados de la misma naturaleza diabólica, pues han nacido para la maldad, y con ellos Satanás se huelga de tener más compañeros para el juicio eterno. A los hijos de Dios los sacude fuertemente; a Adán lo derribó de su altura y honra; a Job lo arruinó y lo maltrató; a David lo envaneció; a Pablo lo abofeteó; a Pedro lo zarandeó, lo mareó y cayó; a Acab lo engañó y murió; a Judas lo compró; y a Ananías y Safira les llenó el corazón de mentiras, y perecieron. Todo el mal que hay en el mundo tiene su origen en Satanás. (Génesis 3:1-24, Job 1:6-22,, 2:1-8, 1 Crónicas 21:1-7, Lucas 22:2131, 2 Crónicas 18:19-21, Juan 13:2, Hechos 5:1-10)

La palabra de Dios nos enseña que el diablo sabe usar perfectamente la metamorfosis. Tiene muchos nombres y cada nombre le puede dar una forma. Es llamado dragón, serpiente antigua, diablo. Satanás, león rugiente, ángel de luz, príncipe de este mundo, príncipe de la potestad del aire, el maligno, príncipe de los demonios.

En la tentación, en el desierto, se le presentó al Señor como Satanás, o sea el gran adversario. Su primer ataque es persuadir a la incredulidad: “Si eres Hijo de Dios”. Luego apela al apetito, o sea “la concupiscencia de la carne”, la satisfacción de un deseo. El segundo ataque es una persuasión a la vanidad: “Échate abajo”, apelando a los ojos, o sea, “la concupiscencia de la vida”, satisfacción de envanecimiento. El tercer ataque es persuasión a la codicia: “Todo esto te daré”, o sea “la soberbia de la vida”. Sólo tenía que doblar la rodilla, con lo cual el Creador se hubiera humillado ante la criatura, y la tierra hubiera caído en el caos del principio. (Génesis 1:2)

“El mundo está bajo el maligno”, pero “sabemos que el que es engendrado de Dios, el maligno no le toca”” (1 Juan 5:18,19) Con todas las promesas que tenemos, los demonios buscarán siempre mantener en jaque al creyente que quiera ser espiritual. Las armas para combatir el diablo son la oración y el dominio propio.

Como el mundo está bajo el maligno, él ejerce gran dominio sobre las naciones, e incita a los hombres al odio y a la guerra. Actualmente está escogiendo al hombre, no sabemos de qué raza o nación, pero uno de ellos por incitación por incitación diabólica va a encender el fósforo que prenderá la guerra mundial más desastrosa de la historia.

En fin Satanás tiene un capítulo muy largo para llenar muchos libros, pero su juicio está cerca, juntamente con todos los que fueron engañados por él. “El diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia, el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos.” (Apocalipsis 20:10)

061   Los que introdujeron la democracia en el culto

Ver

Caín, Balaam y Coré

“¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín,
y se lanzaron por lucro en el error de Balaam,
y perecieron en la contradicción de Coré”. (Judas 11)

Dios ha dicho por su Espíritu: “Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es”. (1 Corintios 3:17) Estos tres hombres, Caín, Coré y Balaam, son de significación importante, porque establecieron precedentes dañinos que muchos han imitado, haciendo un gran daño a la Iglesia del Señor.

Caín inventó la religión, Balaam comerció en la religión y Coré cambió el sacerdocio en la religión. El primero popularizó la religión; el segundo enseñó que el fin justifica los medios y que no debe haber escrúpulos para conseguir riquezas por medio de la religión; y el tercero es la estampa elocuente de la soberbia en los religiosos. Estos hombres que actuaron en las dispensaciones pasadas tienen su correspondencia en la formación y desarrollo de la iglesia en todos los tiempos.

Caín mató a su hermano por envidia; los judíos entregaron al Señor a la muerte por envidia. (Marcos 15:9-16, 1 Juan 3:1) En toda la trayectoria de la iglesia ha habido persecución contra los justos, que son los que viven en una regla de vida de acuerdo a la palabra de Dios, y que siendo justificados por la fe en Cristo, se consagran a su servicio. Entonces los que siguen el camino de Caín y practican la religión popular sienten envidia de no poder llevar una vida santa como la de los creyentes. Se declaran enemigos voluntarios, discutiendo unos, burlándose otros, y arremetiendo contra todos. La historia de los religiosos es elocuente.

 

Caín es el hombre a quien corresponde muy bien la inventiva de “religión” en el mundo, pues al principio no había diferencia ni divisiones. “Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová”. (Génesis 4:26) Hasta aquí, aquéllos practicaban su devoción como se les había transmitido Adán y Eva; pero a Caín se le ocurrió cambiar el orden divino por una forma más agradable a los ojos y sentidos humanos: una forma, pero sin regla: `Dios ha hecho el hombre libre, podemos vivir como nos da la gana, y con una ofrenda atractiva podemos propiciar a desagraviar a Dios´.

A los malos, el recurso que siempre les ha quedado es el de la imitación; ellos saben que “el justo no será removido jamás”. (Proverbios 10:30) Así Caín se edificó una ciudad y llamó a la ciudad por el nombre de su hijo, pensando con esto perpetuar su nombre y su memoria; eso mismo pensó también Absalón con su columna. (2 Samuel 18:18)

Los descendientes de Caín siguen tradicionalmente su religión. Su “quincanieto” Lamec, estropea el símbolo del vínculo matrimonial, pues es el primero que aparece en la historia con dos mujeres, desacreditando con ellos la santidad figurativa de lo que será Cristo y su Iglesia. Como la religión es tolerante y permisiva, aun para el pecado más abominable, se presta como mampara para mitigar los escrúpulos de conciencia. Así, Lamec, siguiendo el camino de Caín, un día mató a un hombre, y su religión apagó los dardos de su conciencia, improvisando un rezo en parodia de la presencia de Dios para con Caín. “Si siete veces será vengado Caín, Lamec en verdad setenta veces lo será”. (Génesis 4:23,24)

Un “sextanieto” de Caín se llamó Jubal, y para esta fecha el camino de Caín ya estaba bien establecido. Caín ya estaba viejo, época en la que se vive de recuerdos; hasta es posible que empezara a repetir muchas veces la historia de su juventud. Pero se acercaba su fin, y un granito de arena le molestaba en el zapato de su conciencia al recordar el día cuando rechazó la redención por fe en la sangre derramada, cuando su orgullo natural fue atizado por el diablo, y se decía: `Dios me hizo, y por eso debe aceptar lo que yo ofrezco. Dios me trajo al mundo, y sabe lo que debe hacer conmigo. Dios me ha guardado, y puede llevarme al cielo´.

Ahora, estos paliativos no satisfacen la conciencia de Caín. “¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra”. (Génesis 4:10) Cuando estos pensamientos acosaban a Caín, apareció su hijo Jubal con un instrumento músico de su invención. (Génesis 4:21) Luego que empezó a tocar sus instrumentos, Caín se distraía, se sentía mejor, como Saúl cuando “David tomaba el arpa y tocaba con su mano”. (1 Samuel 16:23)

En Génesis capítulo 4 se describe la oportunidad de salvación despreciada por Caín; en Hebreos 11:4 hallamos el sacrificio incruento ofrecido por Caín; en 1 Juan 3:12 leemos de las obras perversas de Caín; y en Judas 11 miramos el camino extraviado que enseñó Caín.

El creyente carnal no puede sentir ningún gozo en el culto racional guiado por el Espíritu, sin música, sin acompañamiento, sin coros, sin pastores ni ceremonias; esto es muy simple para los sensuales. Una asamblea sin organización directiva no llama la atención, y una campaña sin programa y propaganda es un fracaso; esto es para los que buscan la satisfacción de los sentidos solamente.

El camino de Caín tiene sus estatutos, a saber: `La salvación es por buenas obras para gloriarse en ellas; lo emocional por levantar la mano, firmar una tarjeta, o doblar la rodilla en oración. Se puede acreditar el reino de los cielos por ser bautizado cuando niño, o por la imposición de las manos de un pastor. Se puede ser miembro de la iglesia para dar sus ofrendas y desempeñar su ministerio, aunque se viva en bigamia por la comedia del divorcio, como los católicos y protestantes, o vivir en poligamia como los mormones.

En fin, la apostasía empezó con el camino de Caín desde el principio del mundo.

 

Balaam estaba dispuesto a maldecir al pueblo de Israel a cambio de dinero que le ofrecía Balac, rey de Moab. Él no maldijo porque Dios se lo impidió, pero enseñó a los moabitas la manera cómo debían tentar a Israel, con el fin de levantar a Dios en contra de su pueblo. (Apocalipsis 2:14, Números 31:15,16, 25:4-9) Simón el mago quiso comercializar con el don del Espíritu Santo, como está escrito: “Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero (Hechos 8:18), y de haberlo logrado también hubiera sido canal de maldición para el pueblo como lo fue Juan Tetzel con su venta de indulgencias, de tal manera errada y absurda que un portavoz de esa doctrina declaró recientemente: “Yo bien podría morir en los brazos de una mujer pública, y de allí ir derechito al cielo”. La proposición de Simón el mago sublevó el espíritu de Pedro, quien le dijo: “Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene por dinero”. (Hechos 8:19-23) Igualmente, el negocio de Tetzel irritó de tal modo el espíritu de Lutero que dio principio a la Reforma, clavando él sus noventa y cinco tesis a la puerta de la catedral de Wittemberg.

Es posible que a solas Balaam se gloriaría de que si no maldijo al pueblo, enseñó cómo lo haría caer, para que Dios en su enojo lo maldijera como castigo. Esa ha sido siempre la táctica del diablo: presentar la codicia atractiva, para que el mandamiento mate sin misericordia. (Romanos 7:11) ¡Cuántos hermanos hay que ven sólo la rosa y son ciegos a las espinas! Se juntan en yugo desigual; del mundo, usan sus modas en el vestir, en el cabello, en las cejas, con las uñas, en los zapatos. “Es por esto que muchos de ustedes están enfermos y débiles, y también algunos han muerto”. (1 Corintios 11:30 en la Versión Popular) Muchas de las iglesias de Asia no existen porque hicieron levantar a Dios en juicio contra ellas su candelero. La doctrina de ese falso profeta sigue igualita sin variar; toma más influencia a medida que el fin se acerca. (2 Pedro 1-3, 10-22)

 

Coré es la imagen viva del cura Torres Amat. Las notas en la versión de la Biblia de ese sacerdote son una contienda hiriente y contradictoria contra los evangélicos. Para confirmar su herejía, dice una nota: “He aquí, una prueba de que Dios no prohibió absolutamente el hacer imágenes, como dicen los protestantes”. (Números 21:8) “¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré”. (Judas 11)

Coré se anticipó a Jeroboam; de la noche a la mañana ya tenía doscientos cincuenta sacerdotes, y es posible que tuviera listo su programa para introducir innovaciones en el culto. Esos seguidores de Coré son los que “hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en el error”. (2 Pedro 2:12) Estos descendientes de Coré aparecen periódicamente en la iglesia. Vienen con ideas nuevas contra la doctrina enseñada desde el principio; desconocen la autoridad de los ancianos y de los siervos del Señor; y dicen: “Todos somos santos y sacerdotes (Números 16:3), todos tenemos libertad para enseñar y predicar como el Espíritu nos dé que hablemos. Los tales no han bajado a la medida de conocerse a sí mismos.

¡Cuán diferente es el hombre espiritual que puede errar por soberbia y, al reconocer su pecado, se humilla y confiesa como David: “Yo pequé, yo hice la maldad; ¿qué hicieron estas ovejas? Te ruego que tu mano se vuelva contra mí, y contra la casa de mi padre”. (2 Samuel 24:17)

063   El juicio universal

Ver

Después de la venida del Señor en gloria

Es altamente lamentable que no se nos haya dado más revelación del alto conocimiento que tenía Enoc. Este hombre que anduvo trescientos años con Dios debía tener una cultura más elevada que cualquier otro reconocido por sabio, como Salomón, o Etán egraía, Hemán, Calcol y Darda, hijos de Mahol, o el apóstol Pablo “que fue arrebatado al Paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar”. (1 Reyes 4:29-3, 2 Corintios 12:2-4)

Es evidente que no necesitamos más nada para la salvación, y Dios que lo sabía primero que nosotros le plugo darnos los libros canónicos e inspirados. Ellos nos revelan su plan de salvación al hombre caído en el pecado, por medio de nuestro Señor Jesucristo, un plan prefigurado desde las víctimas sacrificadas en el Edén para cubrir la desnudez de nuestros primeros padres.

Pero volviendo al gran conocimiento de Enoc, no hay libro que nos exprese temas de tanta sabiduría como el libro de Job; temas de verdades tan profundas que la ciencia con su adelanto no ha tocado los umbrales de sus puertas todavía. ¿De dónde aprendieron Job y sus amigos ese caudal de conocimiento? Siendo el obro de Job uno de los más antiguos en la historia del mundo, es evidente que toda esa fuente le vino de las experiencias que Enoc aprendió de Dios en los trescientos años que anduvo con Dios. (Génesis 5:22)

Enoc vivió en una generación inmoral, sin temor a Dios y de gran apostasía, pero Dios, que conocía a su siervo Enoc, le reveló el fin de aquella generación por un diluvio, el fin de todas las generaciones, y el juicio universal en el Trono Blanco para todo el mundo perdido, empezando desde Caín hasta el último impenitente que muera en sus pecados. “De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él”. (Judas 14,15) Es de notar que Enoc es séptimo desde Adán, y el séptimo que anuncia el séptimo juicio de la epístola de Judas.

Enoc, llevado al cielo, es figura de la Iglesia del Señor arrebatada antes de los juicios que han de caer sobre este pobre mundo. Enoc no presenció los juicios, pero por el Espíritu de Dios los supo y los profetizó. Igualmente, la Iglesia no verá estos juicios anunciados, pero por el Espíritu y la palabra de Dios los entiende y los anuncia conforme está escrito.

Con la venida del Señor en gloria comenzará una serie de juicios, que son los que purificarán la tierra. Estos juicios son—

  1. El juicio llamado Armagedón, que ocurrirá en los días de la gran tribulación. Armagedón es el nombre de un antiguo lugar cercano a Jezreel. En Armagedón se librará la gran batalla vindicativa. El pueblo de Israel estará cercado de grandes y poderosos ejércitos de las naciones enemigas; entonces llegará el Señor con sus “santas decenas de millares” y tomará la defensa de su pueblo, haciéndoles vencer. (Apocalipsis 19:17-21, 16:13-14, Zacarías 14:1-4)
  2. Habrá también el juicio de las naciones, en el cual el Señor tomará como base para el pago el tanto que hayan dado los gentiles a “estos mis hermanos”, los judíos, durante los sufrimientos que hayan padecido antes y en la tribulación a manos de sus enemigos voluntarios, solamente por el hecho de pertenecer a la raza hebrea. (Mateo 25:31-46)
  3. Otro juicio será el llamado Gog y Magog. Después del reinado de mil años de paz, del Señor Jesús, Satanás, que habrá pasado todo ese tiempo preso y encadenado, será suelto de sus prisiones. Otra vez, las naciones que han disfrutado de mil años de justicia y bienestar, se dejarán engañar por él, quien les reunirá para la batalla, “a Gog y Magog”. Esta gran multitud rodeará “el campamento de los santos y la ciudad amada” y Dios descenderá fuego del cielo y los consumirá. (Apocalipsis 20:7-9)
  4. Entonces llegamos al final de la profecía de Enoc: el juicio del gran trono blanco, cuando el Señor juzgará al mundo en justicia. (Hechos 17:31, Apocalipsis 20:11-15) En ese acto comparecerán ante Él todos los pecadores muertos desde el principio del mundo. No habrá excusas ni defensa; todos cerrarán la boca y no tendrán cómo justificarse, porque delante de ellos se abrirán los libros y serán presentadas sus obras impías, y sus palabras duras e impías que hablaron contra el Señor. Entonces convictos dirán: `Amén. Nosotros recibimos lo que merecen nuestros hechos, porque despreciamos la salvación del que ahora es nuestro Juez´.

“Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz”. (2 Pedro 3:14)

064   Tres dones naturales y comunes

Ver

Oir, hablar y escribir requieren el entendimiento

Oir, hablar y escribir: son gracias que, aunque nos parecen comunes, son dones especiales que entran en los predios del arte, y para desarrollarlos bien se requiere el ejercicio del entendimiento. No es monopolio de algunos el uso de esos dones, pero es indispensable que el individuo llegue al entero conocimiento de su capacidad real para que no incurra en el abuso de traspasar los linderos de lo desconocido, o aparecer ante los demás como ignorante, fanfarrón u orgulloso.

Oir

El que oye bien está llamado a ser inteligente. Un oído fino percibe y discierne con maestría las notas musicales. Tal vez por falta de oído atento es que se oye tanta discordancia en el cantar de nuestros himnos en las asambleas. Muchos de los profetas empezaban sus mensajes primero con esta alocución: “Oíd palabra de Jehová”. (Deuteronomio 32:2-4, Isaías 1:2-3, Jeremías 10:1-2, Oseas 4:1-2, Amós 4:1) Es abuso y mala educación oir de cualquier manera. El Señor Jesús se vio en el caso de llamar la atención a su auditorio en varias ocasiones. “Si alguno tiene oídos para oir, oiga”. Les dijo también: “Mirad lo que oís; porque con la medida con que medís, os será medido, y aun se os añadirá a vosotros que oís”. (Marcos 4:23,24)

Hay una tendencia de oir ligeramente con el consiguiente resultado de la exageración, de lo que resultan los chismes, no diciéndose lo real sino lo ficticio, imaginativo o sospechoso, y todo esto por oir mal. Don Guillermo Williams en una conferencia en Puerto Cabello nos habló de oir bien, y citó el caso de un hermano que le dijo: “¿En qué se basó ese predicador para decir que el eunuco era un negro feo?” Respondió: “Yo no oí así. El predicador dijo: “En Hechos de los Apóstoles capítulo 8 está la conversión del africano, o sea el negro; en capítulo 9 está la conversión del asiático, o sea el religioso fariseo; y en capítulo 10 está la conversión del blanco europeo”. Después, una hermana le dijo a uno de los ancianos: “Déjeme sentarme en la punta del banco, porque yo soy la que atiende al café”. El anciano le dijo: “¿Y por qué no se examina si tiene poca fe?”

Errores de esta y otra clase se cometen a diario, por no poner el sentido para oir bien. Del Señor Jesús como el siervo de Jehová está escrito;: “Jehová el Señor me dio lengua de sabios, para saber hablar palabras al cansado: despertará mañana tras mañana, despertará mi oído para que oiga como los sabios. Jehová el Señor me abrió el oído, y yo no fui rebelde, ni me volví atrás”. (Isaías 50:4,5)

  • Hablar

El Señor Jesucristo es reconocido como el maestro más excelente. Sus enemigos lo recocieron en sus días, cuando le mandaron a prender, pues cuando los principales sacerdotes y fariseos dijeron a los alguaciles, “Por qué no le habéis traído?” los alguaciles respondieron, “¡Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre!” (Juan 7:32, 45,46) Ningún hombre ha pronunciado sermón como el Sermón del Monte. (Mateo 7:28,29) Un día una mujer muy emocionada por lo que oía, levantó la voz y le dijo: “Bienaventurada el vientre que te trajo, y los senos que mamaste”. (Lucas 11:27,28) Hay los que se expresan con una dialéctica natural, cuyos razonamientos, sin llegar a la elocuencia, son convincentes y transportadores, pero donde más se destaca esta virtud es en los humildes de corazón. “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe”. (1 Corintios 13:1)

Hay los que sólo tienen verborrea, y son de apariencia humilde hasta que se les exhorta, reprende o corrige; entonces se desahogan su orgullo escondido y hablan como si hubieran nacido primero que Adán. (Job 15:7-10) Posiblemente Coré, Alejandro, Diótrefes y otros eran tipos de esa calaña. Un hermano extranjero oyó a un criollo predicar, y cuando me vio me dijo: “Fulano tiene mucha palabrería”. Moisés fue de los humildes de corazón, pues sostuvo con sinceridad delante de Dios su torpeza para expresarse. (Éxodo 4:10) Pero la vocación de Moisés, y su constancia delante del Señor, le hicieron conseguir soltura de lengua y libertado de expresión, de tal manera que, por el Espíritu, improvisaba hasta llegar a la altura de la exégesis: “Entonces habló Moisés a oído de toda la congregación de Israel las palabras de este cántico”. (Deuteronomio 31:30) De veras que es agradable oir a una persona que se expresa bien. De ahí el proverbio del vulgo: “El que tiene más saliva traga más harina”. Pero mejor es lo que dice Salomón: “Manzana de oro con figuras de plata es la palabra dicha como conviene”. (Proverbios 25:11)

  • Escribir

Escribir es el arte que se expresa en estilo. Por la letra distinguimos a las personas que nos son familiares, y por el estilo discernimos a los que nos son algo conocidos. En la Biblia hay libros que nos son familiares, y hay libros que nos son conocidos. A vuelo de pensamiento distinguimos el estilo de escritura de Pablo, de Pedro, de Isaías, de Santiago, de Moisés, de Juan; pero tenemos que pararnos para discernir y dar respuesta a una pregunta de Ezequiel, de Zacarías, de Oseas o de Josué. Si escribir es arte, también es vocación; vocación que el que escribe lo ha deseado y lo ha podido alcanzar.

En meses pasados un hombre se halló con un evangélico y le dijo: “¡Ah! ¿Es usted periodista?” El evangélico le contestó: “No, yo lo que hago es escribir sermones”. El hombre le dijo: “Pero sus sermones son buenos”. Ciertamente son los sermones buenos los que impresionan. A veces salen al público unas cuartillas tan “pajisas” mal escritas, sin coordinación, mal impresas; la falta de gramática es demasiado pronunciada porque no pasa por manos de redactores de conocimiento. El sentido literario es tan escaso que cuando una persona recibe el folleto y lee los primeros renglones, lo tira por el cursi de su argumento. Se ha dicho que “no tienen dientes”.

Son muchos los millares que deseamos saber lo que nuestro Señor Jesucristo escribió en las arenas del templo. (Juan 8:6) Gracias a Dios por las cartas de Pablo; de él se dice: “A la verdad, dicen, las cartas son duras y fuertes: mas la presencia corporal débil, y la palabra menospreciable”. (2 Corintios 10:10)

Todo el fin que debe perseguir la escritura es lo que dice Pedro: “Amados, esta es la segunda carta que os escribo, y en ambas despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento”. (2 Pedro 3:1)

065   La contribución de la zarza

Ver

La zarza es símbolo de maldición

La zarza es símbolo de maldición desde el mismo momento que Dios quitó al hombre sus privilegios por su desobediencia. “Maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás planta del campo”. (Génesis 3:17,18) O sea, que el hombre tiene que trabajar, sembrando la tierra, para poder comer. Pero no tiene el hombre que sembrar la zarza; ella nace de sí como una de las secuencias del pecado. Es juicio acertado si decimos que antes de la caída del hombre la tierra no producía zarza ni frutos vanos.

Vemos ahora el aporte que proporciona el estudio de la zarza para nuestra enseñanza.

  • La zarza que traba

“Alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal”. (Génesis 22:13)

El carnero fue sustituto de Isaac y tipo de Cristo, y la zarza contribuye como emblema de la maldición con la corona de espinas que pusieron en la cabeza de nuestro Redentor. El zarzal era abundante donde estaba trabado el carnero por los cuernos; también nuestros pecados eran muchos, y clavaron al Señor a la cruz. Pero sólo las cuerdas de su amor a la Iglesia le retuvieron allí hasta que terminó la obra de redención, porque “cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia”. (Romanos 5:20)

Otro aspecto de la zarza fue que Abraham tuvo que quitar la zarza para tomar el carnero, que murió en lugar de Isaac; asimismo Cristo quitó nuestros pecados y resucitó para nuestra justicia.

  • La zarza que no se quema

“Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema”. (Éxodo 3:3-5)

Era maravilloso; quizás se oía el crepitar de las espinas, las llamas ondeaban y sobre ellas estaba el Señor, quien es fuego vivificador del Espíritu de Dios, que guarda a su pueblo en todos los tiempos. Faraón decretó el exterminio de la raza hebrea por la muerte de los varones, pero la zarza no se quema. Moisés es librado milagrosamente; las parteras preservaron la vida a los niños. (Éxodo 2:1-10, 1:17)

Muchos árboles había, pero Dios escoge la zarza, que es fruto de la maldición, para mostrarse como Dios de gracia. Solamente pide a Moisés que reconozca su presencia en el lugar, y luego empieza a desahogar su corazón afligido por los sufrimientos que su pueblo estaba pasando en Egipto. (Éxodo 3:1-12). Muy diferente ocurrió en el Sinaí posteriormente. “Todo el monte Sinaí humeaba, porque Jehová había descendido sobre él en fuego; y el humo subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremecía en gran manera. Y Jehová dijo a Moisés: Desciende, ordena al pueblo que no traspase los límites para ver a Jehová, porque caerán multitud de ellos”. (Éxodo 19:18,21)

En la zarza Dios condescendió para salvar a su pueblo, en el Sinaí para castigar a los transgresores a su ley. El Hijo de Dios, el inocente, estuvo sobre el altar de la cruz; el fuego de la ira de Dios le consumía; las espinas, frutos de la zarza, le atormentan su cabeza en colaboración con la cruz, procedente también de la tierra maldita. El monte Calvario está rodeado de gente semejante a un bosque de zarza; no hay ninguna consideración para el crucificado. El fuego ardía sobre la víctima, pero “la zarza no se consumía”. Otra vez el Dios de gracia expresa su corazón afligido por los labios del sacerdote vicario: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”. (Lucas 23:34)

  • La zarza honrada

“La gracia que habitó en la zarza venga sobre la cabeza de José”. (Deuteronomio 33:16)

Esto nos hace pensar en muchos seres y cosas honrados por “Aquel que habitó en la zarza”: el seno virginal de aquella pobre y santa mujer María, el pesebre de Belén, la carpintería de Nazaret, el barco de Pedro, aquella familia en Betania, la mujer pecadora que lavó los pies con lágrimas, el centurión en Capernaum que se sintió tan indigno de la honra tan grande que iba a recibir y mandó a decir: “Señor, no te molestes, pues no soy digno de que entres bajo mi techo”. (Lucas 7:1-11) El que habitó en la zarza se acerca todavía más a nosotros, y dice: “Desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa”. (Lucas 19:5)

Que la bendición de estos versículos en Deuteronomio sea sobre Él: “las mejores dádivas de la tierra”; o sea, nuestra adoración, comunión y confesión. Y la gracia del que habitó en la zarza, u aquella gracia que se derramó en sus labios, y que “nos enseña que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente”. (Salmo 45:2, Tito 2:11,12) “Venga sobre la cabeza de José” —nuestro Señor Jesús— y sobre la frente de aquel que es príncipe entre sus hermanos. Por lo cual Él no se avergüenza de llamarnos hermanos”. (Hebreos 2:11,12)

  • La zarza reina

“Dijeron entonces todos los árboles a la zarza: Anda tú, reina sobre nosotros”. (Jueces 9:14)

La instrucción de Salmo 8, Pablo la aplica al Señor Jesús: “El Hijo del Hombre, hecho un poco menor que los ángeles, le coronaste de honra y de gloria, y le pusiste sobre las obras de tus manos. Todo lo sujetaste bajo sus pies”. (Hebreos 2:5-8) Los cedros del Líbano, representados por los magnates religiosos judíos, procedieron con anarquía contra el Señor; dijeron: “No queremos que éste reine sobre nosotros”. (Lucas 19:14) Condenaron y dieron muerte al Justo.

Entonces la zarza que representa a los comunales, a los gentiles y el pueblo bajo, que hemos creído en el Señor, somos participantes de la herencia de los santos. Vamos a reinar con Cristo nuestro Señor. Los pueblos, naciones e individuos que no quieran bajar su cerviz para servir al Señor, “fuego va a salir de la zarza que devore los cedros del Líbano”.

066   Engendra, y da a luz siete

Ver

Los siete hijos del pecado de David

Son raros y aislados en el mundo los casos en que una mujer a dado a luz siete hijos, y generalmente ninguno vive. Hace poco los periódicos publicaron la noticia de una de estos casos, ocurrido en Albania, donde tampoco sobrevivieron los niños. En cambio, el pecado tiene todo el vigor necesario para engendrar siete hijos, y con tanta fortaleza que todos viven después de nacidos.

La concupiscencia tiene su concepción en las reincidencias y el pecado pare las consecuencias; de manera que, cuando el pecado se manifiesta es porque ha venido “ampollando los huevos” con anticipación, como está escrito: “Cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte”. (Santiago 1:14,15)

Hay una serie de pecados bíblicos con siete hijos, entre los que se cuenta el pecado de David. No me propongo en esta oportunidad argumentar sobre las secuelas de dicho pecado, en segunda persona, que fueron los siguientes: (i) Dios no acepaba sacrificios de David (Salmo 51:16) (ii) Los enemigos aprovecharon para blasfemar el nombre de Jehová (2 Samuel 12:14) (íii) El séptimo día murió el niño (v. 18) (iv) Absalón comete incesto al tomar públicamente las mujeres de su padre (2 Samuel 16:22) (v) Ahitofel, resentido por el daño moral causado en la familia, traiciona a David (15:31) (vi) Hubo juicio sobre la casa de David (12:11)

Lo que pretendo en este artículo es nombrar y analizar los siete hijos del pecado de David.
· el descuido personal; David no salió a la guerra (2 Samuel 11:1)

David se quedó en la casa; su lugar era el frente, pero se quedó durmiendo. En esto es verdadero el dicho que afirma: “Mientras nosotros dormimos el enemigo no duerme”. Así ocurrió con Salomón, a quien Dalila puso sus rodillas por almohadas para que “él se durmiese”. (Jueces 16:19)

Esto confirma que en lo espiritual no puede haber posición intermedia; o se está peleando, o se es vencido. No hay tregua con la carne, porque con Dios tenemos paz interior y con el hombre paz exterior, pero con la carne tenemos una pelea espiritual continua. Como dijo el apóstol Pablo: “De esta manera peleo, no como quien golpea el aire, sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo vengo a ser eliminado”. (1 Corintios 9:26,27)

Una de las expresiones clave dirigidas a las siete iglesias en Apocalipsis es “el que venciere”. Por eso, se puede aseverar que una iglesia que no está predicando el evangelio, ni adoctrinando a los creyentes o ejercitándose den buenas obras, es una iglesia dormida, o su candelero ha sido traspasado. Asimismo la evidencia de que un creyente tiene vida está en que vive en el Espíritu, quien se opone a los deseos de la carne. (Gálatas 5:17)

  • la codicia; Miró, codició y tomó la mujer ajena (vv 2-4)

David dio rienda suelta a la codicia carnal. Tiempo tuvo de refrenarse, porque envió a preguntar por aquella mujer y le dijeron: “Aquella es Betsabé hija de Eliam, mujer de Urías heteo”. (2 Samuel 11:3) Tiempo tuvo de pedir al Señor ayuda y consuelo para resistir aquella tentación, para considerar el daño que causaría a aquella familia, para reflexionar sobre los privilegios que perdería. Pero prevalido de la autoridad que tenía, él mandó a buscar la mujer, y cayó con ella. Con razón está escrito: “Bienaventurado el varón que soporta la tentación”. (Santiago 1:12)

Todas las tentaciones obran en una de dos maneras: atractiva o impulsiva; la primera, cuando viene de afuera y la segunda cuando “sale” de adentro. Si tenemos sobriedad y valor santo, podemos decir no a la tentación impulsiva, que fue lo que no hizo David. La tentación atractiva es más peligrosa que la impulsiva, porque viene con amenaza persecutoria. Pero si amamos al Señor, también podemos decir no a la tentación atractiva, sin importarnos lo que viniere como consecuencia de nuestra actitud. Esto fue lo que hizo José con la mujer de Potifar. (Génesis 39:12)

 

 

  • la vergüenza; “Estoy en cinta”, (v. 5)

La noticia del embarazo, como llegó a David (1 Samuel 11:5), ha puesto en gran inquietud a muchos hombres y mujeres en todos los tiempos. Algunos celebran matrimonios repentinos y rápidos, con una apariencia de inocente castidad; otros hacen viajes largos fuera del lugar, tomando remedios para el aborto; y otros tantos, siendo engañados en el amor, ocurren al suicidio, y aun más, al infanticidio. Un rato de placer y toda una vida de conciencia acusadora.

¡Qué feo es el pecado! ¡Cuánto no debemos a la gracia de Dios que sobreabundó al pecado, a la sangre de nuestro Señor Jesucristo que nos limpia de todo pecado, y al Espíritu Santo que nos impulsa a confesar nuestros pecados! (Romanos 5:20, 1 Juan 1:7, Hebreos 3:7,8)

  • el fruto; “Le dio a luz un hijo” (v. 27)

Generalmente en estos casos se engendran hijos de la carne, que si llegan a vivir casi siempre fueron y son una fuerza contraria en la obra del Señor. (Gálatas 4:29, Jueces 8:31, 9:1-57) Cuando estas cosas suceden en el evangelio, el asunto trasciende y escandaliza a muchos; entonces se repite el eco que se oyó entre los corintios: “De cierto se oye …” (1 Corintios 5:1)

  • la simulación; Emborrachó al marido (v. 13)

Es cuando aparece ese fulano llamado yo no, queriendo echar la culpa sobre otro, y aparece también la fulana llamada mentira. El pecado oculto roba la paz del creyente, y como resultado aparece el tercer candidato, llamado ira. El delincuente se torna delicado y soberbio. (Salmo 32:3,4) Esta susceptibilidad es debida al engaño del pecado. Algunos pueden hasta prosperar; los tales olvidan o ignoran voluntariamente que Dios abate y Dios ensalza.

  • la mala conciencia; Fue el instrumento moral (intelectual) en la muerte de Urías (vv 14-17)

Es peligroso el estado de mala conciencia en el hombre, y si el Señor no interviene se puede llegar al naufragio o a la derrota espiritual. Para llegar al estado de mala conciencia se empieza por perder el temor a Dios, porque un pecado lleva a otro: “Un abismo llama a otro a la voz de tus cascadas”. (Salmo 42:7)

No pudiendo David encontrar “chivo expiatorio” para su pecado, se constituye en instrumento moral para la destrucción de Urías. “Estas cosas sucedieron como ejemplo para nosotros, para que no codiciemos cosas malas como ellos codiciaron”. (1 Corintios 10:6)

  • el endurecimiento; Le respondió a Joab: “No tengas pesar por esto” (v. 25)

El pecado escondido trae endurecimiento, y ese estado del corazón se manifiesta en el carácter que produce mal testimonio. Entonces los contrarios blasfeman y acusan el evangelio. A un corazón endurecido se le atrofia el sentimiento; se olvida de sus amigos; sus sentencias son fuentes fuertes e hirientes. (1 Samuel 11:25) “Un pecador destruye mucho bien”. (Eclesiastés 9:18)

No me anima ninguna malicia contra el gran David; más bien le alabo por su piedad, porque entre los corazones fieles y nobles a su Dios, David entra en el grupo, honrado por su Señor. (Hechos 13:22) No hay hombre por más santo que sea que no pueda pecar. (1 Corintios 10:12) La gracia de Dios, la oración al Señor y andar en el Espíritu nos guardarán de caer en tales tentaciones.

067   ¿Qué haces aquí?
Creyentes fuera de su lugar

Ver
Hubo diferentes factores que llevaron a hombres santos, en la antigüedad y en el presente, a ponerse al margen de sus responsabilidades. Unos por temor infundado o por un vuelco en su fe; otros por desanimación se creyeron fracasados; otros que por ambiciones desmedidas no se conformaron al presente; y otros que se esmeraron en complacer los sentidos con las cosas que el mundo ofrece. Para unos Dios guardó silencio, a otros les disciplinó; y para los terceros mostró el peso de su rigor.

Abundan los ejemplos detallados de esas personas que introdujeron un paréntesis en su vida espiritual. Esos eventos que les acontecieron fueron necesarios a aquellos, para que nosotros no caigamos en sus errores, y si caemos, nos levantamos como ellos se irguieron. Entre estos casos tenemos a Elías, David y Noemí, que consideraremos de inmediato.

  • Elías

Elías es llamado el profeta de fuego, semejante a Josué que pidió a Dios que el sol y la luna se detuviesen, “y el sol se detuvo y la luna se paró”. (Josué 10:12-14) Asimismo Elías, en varias ocasiones, pidió que cesara la lluvia o que descendiese la lluvia, y así sucedió. (1 Reyes 18:37,38, 17:1-18, 18:41-45, 2 Reyes 1:9-12) Pero llegó el momento en que él se desanimó, acobardado por la amenaza de Jezabel. Entonces huyó y se metió en una cueva, donde pasó la noche. Y vino a él palabra de Jehová, que le dijo: “¿Qué haces aquí Elías?” (1 Reyes 19:1-9) Él se había puesto al margen de su deber.

Y cuántos hay hoy día, peores que Elías, que sufren manía persecutoria, se marginan ellos mismos, no por su fe o por confesar a Cristo, sino por cobardía de enfrentase a los problemas en su asamblea, en su familia o en su economía. Otros hay muy delicados, como la mata dormidera que no se pueda tocar, a quienes cualquier reclamo o exhortación los disgusta; se van a otro lugar o se encuevan, sin calcular las pérdidas para la obra del Señor. Pablo no quiso que Timoteo fuese contagiados de ese espíritu, inofensivo pero dañino al desarrollo de la obra. Le dijo: “No te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios”. (2 Timoteo 1:8)

  • David

Otro caso es el de David, ese hombre de Dios que dio pruebas evidentes de una fe robusta. (1 Samuel 17:45-47) Debió ser emocionante y atractivo ver a aquel joven enfrentarse y darle muerte al gigante provocador y blasfemo. Además, David fue el hombre que hizo las guerras de Dios para librar a su pueblo. Pero ese mismo David, que había probado que Dios era con él, librándole muchas veces de las manos de Saúl, da un vuelco en su fe, y sin consultar con Dios dice: “Al fin seré muerto algún día por la mano de Saúl; nada, por tanto, me será mejor que fugarme a la tierra de los filisteos, para que Saúl no se ocupe de mí”. (1 Samuel 27:1)

¿Cuánto le costaría a David el flete para transportar a sus dos mujeres con todos sus bártulos? Ahora sí se olvidó de aquella represión injusta que le hizo su hermano mayor una vez: “¿Y a quién has dejado aquellas pocas ovejas en el desierto?” (1 Samuel 17:28)

Pero Dios llama y reprende de diferentes maneras a los que ama. David se puso al margen de la asamblea, pasándose a los filisteos, y en la ocasión en que éstos iban a pelear contra Israel, “David y sus hombres iban en la retaguardia con Aquis”. Pero entonces “dijeron los príncipes de los filisteos: “¿Qué hacen aquí los hebreos?” (1 Samuel 29:1-3) Con su actitud David le restó méritos a su premio, por no esperar unos días.

Cuántos somos como David, pues en momentos de perplejidad cavilamos, y resolvemos sin consultar ni esperar la voluntad del Señor. Muchos hay que, por la educación y patrimonio para los hijos, por una vida más cómoda, o un sueldo mayor, han dicho: “Esto haré”, y con su familia y sus enseres emprenden la huida, poniéndose al margen de los problemas de su propia asamblea. Algunos han prosperado materialmente, pero desgraciadamente han perdido el 95% de su espiritualidad con toda la familia. Así ocurrió a David, quien tuvo que derramar muchas lágrimas y pelear una guerra fuerte para recuperar las pérdidas y volver a su propio lugar. (1 Samuel capítulo 30)

  • Noemí

El tercer ejemplo es el de Noemí. Aquella era la esposa, más inteligente que su marido, y su nombre es más ilustre en la Biblia que el de Elimelec. Pero a Noemí le faltó la espiritualidad y oración, ya que si bien la situación económica estaba un poco estrecha en Belén, ¡cuán “placentera” se sentía Noemí en medio de su pueblo! Pero dejó atrás, en su congregación, ese ministerio de animación y gozo; sólo quedó el recuerdo. “Placentera”, porque no pensó que con el Señor no se justifica la aventura, porque Él no se equivoca.

Pocos años después, Noemí empieza a probar los resultados de su marginación. Muere su esposo, sus hijos se casan con mujeres inconversas, muere también un hijo, y después muere el otro. Quizás al principio todo iba bien, todos trabajaban y había buena cosecha, pero Dios no se adelanta ni se atrasa. Él anda con los años, y fue a los diez años cuando Noemí percibió aquella metamorfosis de “placentera” a “amarga”. (Rut 1:1-22)

“Pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir. Porque el Señor no desecha para siempre; antes si aflige, también se compadece según la multitud de sus misericordias; porque no aflige ni entristece voluntariamente a los hijos de los hombres”. (1 Corintios 10:13, Lamentaciones 3:31-33)

068   El sufrimiento en el Señor
siempre tiene motivos específicos

Ver

Los que viven una religión barata
han hecho mucho daño al evangelio

Ver
¿Quién quiere sufrir? Millares de personas han abrazado una causa que les ha ocasionado muchos sufrimientos, y miles han perdido la vida por un ideal determinado, a pesar de saber que, aunque llegaran a conquistar la meta de su preocupación, no pasaría de ser un logro temporal y perecedero, y al fin todos terminan desengañados y perplejos. Ahí está el ejemplo del “Che” Guevara; y el mismo Bolívar dejó traslucir algo de esto en su histórica filosofía: “He arado en el mar”.

Pero, ¡cuán diferente es el sufrimiento por Cristo! pues Él mismo nos da el ejemplo. “Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”. (Hebreos 12:2) Y encontramos que el apóstol Pedro, en su primera epístola, nos muestra cinco formas o motivos específicos del sufrimiento por la causa del Señor, las cuales revisaremos de inmediato.

  • Sufrir por causa de la conciencia

“Esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente”. (1 Pedro 2:18-20)

Este sufrimiento nos proporciona paz. No hay inquietud, pues se ha hecho lo recto delante de un jefe brusco; no hay temor, pues se ha contestado con educación a las palabras torpes, inmorales y ofensivas de un iracundo; ni es miedo cuando se trata de calmar a un guapetón que quiere pegarnos, sino que debemos actuar como dijo el salmista: “Antes he libertado al que sin causa era mi enemigo”. (Salmo 7:4)

Y en esa forma siempre ha resultado que el juicio que se hace el mundano es uno de ganar para perder, pero el juicio que se hace el cristiano es uno de perder para ganar. Muchos creyentes en el principio han sufrido desprecio y maltratos, y han sido considerados como tontos porque a causa de su conciencia no se han defendido, no han reclamado, ni participan en huelgas ni disturbios. Pero ha llegado el momento de su vindicación: José en Egipto, Daniel en Babilonia, Mardoqueo en Susa. Procediendo de esta manera tenemos paz porque nuestra conciencia no nos reprocha mala conducta.

  • Sufrir por hacer bien

“Mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal”. (1 Pedro 3:17)

Este sufrimiento nos proporciona gozo, con sólo observar la regla que el Señor puso por delante: “Cómo queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos”. (Lucas 6:31) Hacer bien no es solamente expresar nuestra liberalidad de por una comunión generosa, o por dar una limosna, pues habiendo nosotros recibido vida espiritual, es el deseo del Señor que abundemos en buenas obras (Tito 3:1), aunque como patrimonio de nuestros primeros padres hayamos recibido ese mal de la ingratitud.

Así que muchas veces debemos esperar que nos devuelvan mal por bien, y nuca decir: “En pago de mi amor me han sido adversarios; mas yo oraba. Me vuelvan mal por bien, y odio por amor”. (Salmo 109:4,5)

Unos creyentes fueron a un lugar nuevo a predicar el evangelio; iban para hacer todo el bien a su alcance, pero les tiraron piedra, casi para matarlos. Sin embargo, algún tiempo después se supo que un joven había creído en el Señor por la influencia de aquella visita, y ese joven fue el principio para la conversión de otros. Produce mucho gozo hacer bien, y no debemos desanimarnos si somos mal recompensados, porque el bien que se hace para el Señor, Él sabe diferenciarlo. (Malaquías 3:18)

  • Sufrir por la separación

“Les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan”. (1 Pedro 4:3-5)

Este sufrimiento nos proporciona poder. Y digo sin ambages que hay muchas vidas de hermanos en el evangelio que sufren anemia espiritual crónica, y ese mal les ha venido por contagio, ya que nunca han querido llegar a la entera separación; lo que alcanzan a recibir del Señor se diluye por la mezcla con lo que reciben del mundo, y en su vida no hay poder para detener ni para desbordar. Las grandes represas para abastecer de agua a las ciudades tienen sus plantas generadoras para purificar el agua; los grandes filtros van deteniendo las impurezas, y al otro lado un grueso chorro de agua limpia desborda para saciar a una ciudad entera. (Juan 7:38,39)

Si el creyente marca su límite de separación “al tiempo pasado de haber hecho lo que agrada a la carne”, va a sufrir ultrajes de aquéllos con quienes antes corría, pero su fe en el Señor le va a dar poder para resistir y para vencer. (Romanos 8:37)

  • Sufrir por el nombre de Cristo

“Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados”. (1 Pedro 4:14)

Este sufrimiento nos proporciona bienaventuranza. Es una gran dicha asegurada para el que sufre por el nombre de su Salvador. “Quien cuida la higuera comerá su fruto, y el que mira por los intereses de su señor, tendrá honra”. (Proverbios 27:18) El Señor no escondió a los suyos los sufrimientos que vendrían por su nombre. (mateo 10:16, Juan 16:1) Sus palabras son de fuego: “Si alguno me sirve,, sígame, y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará”. (Juan 12:26)

  • Sufrir como cristiano

“Si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello”. (1 Pedro 4:16)

Este sufrimiento nos hace dar fruto. Son las pruebas patentes de un verdadero cambio en el hombre o mujer que ha nacido de nuevo. Los sufrimientos seguidos de los frutos le dan mucho pundonor a una religión que cuesta. Por la evidencia de los hechos, aquel creyente muestra que no lleva una religión de nombre solamente, pues, un cristiano verdadero le da mérito a su confesión que propende el engrandecimiento del nombre del Señor. Los que viven una religión barata han hecho mucho daño al evangelio. La gracia del Señor llenará siempre aquel que procura vivir para su Señor. (Tito 2:11-14)

069   “¿Se remonta el águila por tu mandamiento?”

Ver

La figura del águila en Job capítulo 39

En Levítico el águila estaba excluida como alimento para los israelitas por ser inmunda. Con todo eso el Evangelio de Juan, entre otros Evangelios, es el que remonta al Señor Jesucristo hasta la eternidad bajo la figura del águila en su fortaleza para remontarse más alto que las demás aves. Entonces podemos sacar de la vida del águila ejemplos para aplicarlos al creyente en Cristo.

  • Se remonta a las alturas

“¿Se remonta el águila por tu mandamiento?” Job 39.27

De modo que el águila, habiendo encontrado su comida, se vuelve otra vez a sus alturas, se nos habla de su separación. El Señor Jesús después de estar con las gentes se iba a las montañas a orar. (Mateo 14:23) Muchos hermanos tienen que descender muchas veces para conseguir el trabajo y la subsistencia; tienen que codearse con personas indecentes, inmorales, sucias de lengua. Aunque el hermano no participa de estas cosas, está expuesto a contaminarse por el oído, el ojo o el tacto, pero en un momento él puede remontarse a sus alturas en la separación y orar a su Dios para que le guarde y le limpie de la contaminación.

El profeta Habacuc veía anticipado todo lo que el enemigo iba a hacer con su pueblo: la higuera, las vides, el olivo, los labrados, las ovejas, las vacas, todo quitado con escarnio. Pero el profeta se consolaba pensando que “Jehová el Señor es mi fortaleza, el cual hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar”. (Habacuc 3:19)

Esta separación no es la del fariseo, pero no podemos olvidar que somos “santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos … llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor”. (1 Corintios 1:2,9) En las alturas de nuestra separación tenemos comunión con Él; sacaremos nuevas fuerzas como las alas del águila; recibiremos nueva pelambre (poder) para cubrirnos de los embates de la tempestad. (Isaías 40:31, Salmo 103:5)

  • Cuida a sus hijos

“Y pone en alto sus nidos”. (v. 27)

Esto implica cuidado y amor. Si cuido mi separación, ¿no debo cuidar la de mis hijos también? “Como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin”. (Juan 13:1) Es encomendable que los padres tengan cuidado de sus hijos y con mucho interés les ayuden para que se labren una profesión, pero es amor alabado con el Señor cuando los padres se esmeran para que sus hijos consigan herencia entre los santificados, como Noé que con temor aparejó el arca en que su casa se salvase. (Hebreos 11:7)

Hay tantos padres que se encuentran en la línea de separación mientras que sus hijos se están hundiendo más y más en el fango de la perdición. Los padres en el culto y los hijos en el cine; los padres en la oración y los hijos con la televisión; los padres honrando el matrimonio y los hijos divorciándose; y, lo que es peor, padres fieles (varios con el Señor) y algunos de los hijos abrazando el romanismo.

Es posible que el daño estuvo en el nido, porque por ejemplo, cuando el siervo hebreo le tocaba salir libre y tenía familia, él decía: “Yo amo a mi señor, a mi mujer, y a mis hijos; no saldré libre”. (Éxodo 21:2-6) Aquel siervo hebreo, por amor, prefería seguir sirviendo antes de ver un cambio en las relaciones sociales de su familia. Ahora bien, los padres cristianos son siervos de Cristo, y a Él tendrán que dar cuenta que no fueron “como el águila que excita su nido, revolotea sobre sus pollos, extiende sus alas, los toma, los lleva sobre sus plumas”. (Deuteronomio 32:11)

  • Vive en la peña

“Ella habita y mora en la peña”. (v. 28)

Esto nos habla de la seguridad que halla el creyente en la justicia de Cristo, ya que edifica su casa sobre la roca; está seguro que la tempestad no llegará. En cambio, en Isaías 33:14-16 se nos revela que los pecadores en Sion se asombran y son sobrecogidos de espanto, mientras que el justo “habitará en las alturas; fortaleza de rocas será su lugar de refugio; se le dará su pan, y sus aguas serán seguras”.

  • Asecha la presa

“Desde allí asecha la presa”. (v. 29)

Esto lo aplicamos a su capacidad. Somos llamados a la vigilancia en los aspectos siguientes: (a) en nosotros mismos, porque el orgullo, el descuido y la indiferencia son zorras pequeñas que debemos cazar; (b) contra el enemigo que viene de fuera, pues está escrito que “mientras dormían los hombres, vino el enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue” (Mateo 13.25) (c) vigilancia en mi casa para saber qué innovaciones tendenciosas se introducen, qué “vale” tiene los hijos, si se lee la Biblia todos los días en la casa. (d) la vigilancia necesaria y continua para acechar y ganar para Cristo a aquel que tiene interés en el evangelio

  • Ve a lejos

“Sus ojos observan muy lejos”. (v. 29)

Esto tiene que ver con la visión del creyente, quien debe mantener puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe. (Hebreos 12:2) Cuánta pérdida y atraso se produce por empañar la visión conformándose al siglo presente, al mundo con su técnica, su sociedad, sus pasatiempos, sus riquezas, sus deportes, sus premios, sus honores su política, sus banquetes. Hasta que algunos hermanos llegan a sentarse en la silla de los escarnecedores, y en su compañía, jugando barajas o dominó.

  • Chupa la sangre

“Sus polluelos chupan la sangre”. ( v. 30)

El águila ha cazado la víctima y la lleva a compartir con los aguiluchos, lo cual nos habla de la responsabilidad. Hay padres que ignoran lo que es traer hijos a est mundo, por eso encontramos a algunos con familias numerosas, con hijos desnudos, pedigueños y mal alimentados. Algunos hijos cuyos padres viven, pero son como huérfanos, porque sus padres son irresponsables. “Si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un infiel”. (1 Timoteo 5:8)

  • Busca cadáveres

“Donde hubiere cadáveres, allí está ella”. (v. 30)

Esta es su naturaleza como inmunda que (el águila) es. Pero la naturaleza del creyente es espiritual, ha nacido de nuevo. En el culto de adoración ahí está él, en el culto de oración también, en el estudio, de predicación ahí está. Una buena obra que hacer, una visita, un ministerio, o un servicio que hacer, ahí está él.

Aprendamos del águila sus lecciones en la altura.

070   ¡A que no me conoces!

Ver

Sinceridad y falsedad en el cristiano

El diccionario define la palabra disfrazar como sinónimo de falsear. Según esto, el primero en disfrasarse en el mundo fue Caín, quien falseó con su ofrenda la enseñanza recibida por sus padres acerca de la manera cómo se debe agradar a Dios. Caín se disfrazó de religioso, y tal vez pensó que podía engañara a Dios, pues le respondió: “No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?” (Génesis 5:9)

Balaam se disfrazó de profeta, siendo llamado falso profeta. Este hombre disfrazó su codicia con una apariencia religiosa, y cuando descubrió que la máscara no le ocultaba sus malas intenciones, el diablo le enseñó otro ardid: “Poner tropiezos ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación”. (Apocalipsis 2:14)

Otro fue Judas, que se disfrazó de discípulo, y con una máscara de caridad dijo: “¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres?” (Juan 12:5)

Pero el peor de todos los disfraces es del mismo Satanás, pues es el inventor del fingimiento, la apariencia y la hipocresía. Estaba disfrazado de serpiente cuando le dijo a Eva: “¿Conque Dios os ha dicho …?” (Génesis 3:1) En otra ocasión, con un traje celeste se confundió entre los hijos de Dios; vestía con apariencia tan igual a ellos que no lo reconocieron, como está escrito: “Un día vinieron a presentase delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás”. (Job 1:6) Satanás es el más experto en el camuflaje; él sabe muchas cosas que los hombres no saben, y con artimaña “se disfraza como ángel de luz”. (2 Corintios 11:4) Y es muy triste pensarlo, pero es verdad: Satanás tiene ministros entre los hombres, los cuales “se disfrazan como ministros de justicia (o falsos apóstoles de Cristo); cuyo fin será conforme a sus obras”. (2 Corintios 11:13-15)

Y no es extraño que hombres y mujeres carnales se disfracen, pues Jacob se disfrazó, engañando a su padre para traer sobre sí la bendición de su hermano (Génesis 27:15-27), pero su engaño le costó años de dura servidumbre. Y siempre ocurre así, que se necesitan años para reponer el mal ejemplo dado por una transgresión. También se disfrazó Saúl al visitar a la espiritista de Endor, para que lo pusiera a hablar con los muertos. Qué vergüenza cuando fue reconocido y ella le dijo: “¿Por qué me has engañado? pues tú eres Saúl”. (1 Samuel 28:13) Siempre la vergüenza es mejor cuando el engaño se descubre, y uno es reprendido por un hijo del diablo.

Ahora bien, que se hayan disfrazado los antes nombrados es pasable por lo que eran, pero que se disfrazaban también los santos merece reprobación. Por ejemplo, el gran rey Josías, un hombre de Dios en verdad, sin consultar a Dios se disrazó y salió a hacer guerra al rey de Egipto y pereció (2 Crónicas 35:20-25). ¡Qué frágil es la memoria! No se acordó Josías que otro rey vecino, y muchos años antes, fue a la guerra disfrazado y también pereció (1 Reyes 22:29-35). Y ¡cuántos olvidan conscientemente las experiencias y fracaso de otros, y caen en el mismo precipicio donde aquellos han caído!

Un caso que quiero comentar con detalles y aplicar a la situación actual de las asambleas es el de la mujer de Jeroboam, que fue a Silo para consultar al profeta Ahías. (1 Reyes 14:1-6) Esta mujer llevaba un doble disfraz: el de sus vestidos y el de su propio corazón. Pero el profeta estaba en lugar del Señor, y el fingimiento nunca agrada a Dios, por lo que preparó a su siervo. “Cuando Ahías oyó el sonido de sus pies, al entrar ella por la puerta, dijo: Entra mujer de Jeroboam. ¿Por qué te finges otra?”

Pues bien, quisiera preguntar: Si una hermana va al culto con traje inmoderado, usa lo que llaman pintura natural en las uñas, se despila las cejas y se acomoda las pestañas, lleva la cabeza cubierta con un velo muy disimulado, el cabello corto o una peluca, una falda tan corta que deja ver una de las piernas más íntimas, un brassiere muy provocativo, ¿no es cierto que la imagen de afuera denuncia a la que está dentro del corazón? Si un hermano procede con injusticia, sea con el hermano o con el extraño, es tramposo, no paga sus deudas, abusa de la confianza que el prójimo le ha puesto y es irresponsable para con su propia madre, pero le gusta subir a la tribuna para predicar el evangelio y ministrar a los creyentes, ¿no es cierto que las palabras que salen de adentro son una máscara que trata de cubrir lo que practica afuera?

Se puede disfrazar el vestido, pintar o cortar el cabello o los bigotes, pintar las uñas, cambiar la voz y decir, “a que no me conoces”; se puede poner una joraba, se puede cojear, pero hay algo que nunca se puede cambiar. Es los pasos o la huella; todos vamos dejando una estela de recomendación o descrédito. “Ninguno de nosotros vive para sí, ni ninguno muere para sí.” (Romanos 14:7)

Hay tanta gente que pasa por ingenua, pues cree que Dios puede ser engañado: Vive del vineto, de la apariencia, pensando que la felicidad consiste en el fingimiento.

Lea usted el testimonio de hombres sinceros que no usaron de mascaradas:

En la oración: “Escucha mi oración hecha de labios sin engaño”. (Salmo 17:1)

En la obra: “Cuando te des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha”. (Mateo 6:3)

En el honor: “María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón”. (Lucas 1:34)

En el amor: “¿Por qué? ¿Por qué no os amo? Dios lo sabe”. (2 Corintios 11:11)

En la santidad: “Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?” (Job 1:8)

072   Cartas que matan, que enojan,
que protegen, que alegran o que recomiendan

Ver

Cuatro cartas que encontramos en la Biblia y sus resultados

Muchas veces estamos esperando con ansiedad una carta, y al ver al cartero, nos parece que viene la nuestra; pero otras, si no estamos esperando ninguna, nos sorprende oir que tocan a la puerta y, pronunciando nuestro nombre, dicen: “Una carta para usted”. Mas en cualquier forma, y por los medios que llegue, una carta siempre nos coloca en una situación de expectativa, en ocasiones maliciosa y hasta provoca aprensión. Basado en ello, quiero exponer algunas meditaciones sobre cuatro cartas que encontramos en la Biblia y sus resultados. Son (i) una carta que mata, porque llevó una sentencia de muerte, fruto del pecado escondido; (ii) una carta que enoja, por la ligereza de un malentendido; (íii) una carta que salva la vida, porque libró a un gran hombre del complot hurdido en su contra; (iv) una carta que cura, porque produjo arrepentimiento en los receptores.

  • Una carta que mata

“Escribió David a Joab una carta, la cual envió por mano de Urías. Y escribió en la carta, diciendo: Poned a Urías al frente, en lo más recio de la batalla, y retiraos de él, para que sea herido y muera”. (2 Samuel 11:14,15)

Es muy triste leer de aquel noble y temeroso siervo Urías que, inocentemente, llevana en las manos su propia sentencia de muerte. ¡Qué feo es, y cuánto deña hace, el pecado escondido!

Con otro siervo del Señor, visitamos a dos personas que en otro tiempo estuvieron en comunión, para probar su ánimo y saber si estaban dispuestos a volver a la asamblea. Pero el carácter agresivo, las palabras y los gestos de ellos, evidenciaban el “homicidio espiritual” (1 Juan 3:15), porque no es tanto que experimenten resentimiento contra todo otro hermano, sino que abrigan en su pecho “el instrumento de muerte” que, por obra del pecado escondido, los hace llevar una amargura hasta la muerte.

En cambio, no ocurrió así a David, quien con gran humillación dijo: “Pequé contra Jehová”; y Él remitió su pecado. (2 Samuel 12:13)

  • Una carta que enoja

“Le dijo el rey de Siria: Anda, ve, y yo enviaré cartas al rey de Israel. Salió, pues, él, llevando consigo diez talentos de plata, y seis mil piezas de oro, y diez mudas de vestidos. Tomó también cartas para el rey de Israel, que decían así: Cuando lleguen a ti estas cartas, sabe por ellas que yo envío a ti mi siervo Naamán, para que lo sanes de su lepra”. (2 Reyes 5:6,7)

El rey de Siria envió esta carta con ocasión de la enfermedad de Naaman, al rey de Israel, , quien para ese tiempo era Joram, tan impío como su padre Acab, pues “se entregó a los pecados de Jeroboam … que hizo pecar a Israel, y no se apartó de ellos. (2 Reyes 3:3)

La respuesta de Joram, al leer aquella misiva, pone de manifiesto su carácter delicado, susceptible, carnal, y su desconocimiento de Dios, que no le facultaba para dar importancia al alto concepto y a la fe que, en el Dios de Israel, tenían muchos fuera de las fronteras nacionales. Tal era su vil condición que, en cierta ocasión, el profeta Eliseo lo trató con desprecio. (3:14)

¡Qué oportunidad perdió Joram de hacer que el nombre de Dios fuese engrandecido por intermedio suyo! Al leer la carta se enojó, dándole una mala interpretación, un malentendido, porque conocía a Dios como los otros paganos, que sólo ven en Él una especie de gigante, “que mata y da vida” (5:7), e ignoraba por completo la virtud sobresaliente del Señor, que es amor. Su concepto de Dios era semejante del siervo inútil en la parábola de Jesús, quien dijo a su señor: “Te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste”. (Mateo 25:24,25) Esto es debido, hasta la actualidad, a que sólo la nueva creación (la espiritual) es lo que puede hacer cambiar el carácter.

  • Una carta que salva la vida

“Escribió una carta en estos términos: Claudio Lisias al excelentísimo gobernador Félix: Salud. A este hombre, … hallé que le acusaban por cuestiones de la ley de ellos, pero que ningún delito tenía digno de muerte o de prisión”. (Hechos 23:25-30)

La tercera constituía una salvoconducta para Pablo, el gran apóstol de nuestro Señor Jesucristo, cuando era conducido por los soldados de Jerusalén a Cesarea. No cabe duda que tanto la carta como la custodia eran dignas del embajador de más prestigio que ha vivido en este mundo, fiel a su Señor, humilde en su carácter, limpio en su conducta, quien constituye el primer paladín ejemplar de los seguidores de Cristo. El autor de dicha correspondencia fue Caludia Lisias, el tribuno romano de Jerusalén. ¡Oh, Claudio! el día de las recompensas tuviste, o tendrás, la tuya.

La carta de Claudio es de este estilo: honesta, noble, concisa, sin fanatismo ni adulancia y sin las expresiones de quien busca popularidad. Expone sencillamente los hechos, y da una opinión clara y justamente favorable al acusado. Es muy bueno y satisfactorio poder escribir encomiando a alguno por su buen testimonio, como en el caso de Febe, de quien se escribió: “Os recomiendo además nuestra hermana Febe, la cual es diaconisa de la iglesia en Cencrea … porque ella ha ayudado a muchos”. (Romanos 16:1,2) Pero es algo lamentable cuando en algunas cartas tiene que exponerse una conducta deshonesta o cierta sospecha sobre algún hermano.

Ahora, de aquellos cuarenta insensatos que con su actitud dieron origen a la situación causante de aquella misiva, nada sabemos. Pero sí se puede asegurar sin vacilar que la maldición con que se juramentaron les vino encima en cumplimiento de la Escritura, según Números 30:2 y Eclesiastés 5:4,5.

  • Una carta que cura

“Aunque os contristé con la carta, no me pesa, aunque entonces lo lamenté; porque veo que aquella carta, aunque por algún tiempo, os contristó. Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios, para que ninguna pérdida padecieseis por nuestra parte”. (2 Corintios 7:8,9)

La cuarta carta, enviada a los hermanos de Corinto, consta de dieciséis capítulos y fue escrita por el apóstol Pablo con muchas lágrimas y gran preocupación, pero con toda la sinceridad de su alma, para exhortarles la verdad sin embargues. Su envío provocó en el autor una gran ansiedad durante algún tiempo, por querer saber la reacción y el resultado obtenido con la carta. Pero no teme las represalias que pudieran desencadenarse, porque la escribió con la guía del Espíritu Santo y en el temor del Señor, hablándoles claramente de su conducta extremadamente bochornosa. Pues procura con ella sacar todo el pus del tumor, para hacer bajar la fiebre de grandeza que envanecía a los corintios. Y ¡qué curación tan extraordinaria produjo!

La evidencia de un resultado saludable la notamos en las palabras posteriores del apóstol, citadas ya. Y en el versículo 11 de esta misma porción leemos de los siete frutos* del arrepentimiento promovidos por aquella carta de tan elevado altruismo para la edificación de la iglesia del Señor en todos los tiempos.

*  “¡qué solicitud produjo en vosotros, qué defensa, qué indignación, qué temor, qué ardiente afecto, qué celo, y qué vindicación!”

073   Cuatro aspectos del tribunal de Cristo

Ver

La evaluación futura de la vida del creyente

Aunque todos creemos rutinariamente que compareceremos ante el tribunal de Cristo para que sean juzgados nuestros actos, buenos o malos, y la responsabilidad imputable a nuestros cuerpos por concepto de contaminación resultantes, es necesario que sepamos con claridad y precisión que en dicho juicio se tomarán en cuenta cuatro aspectos distintos de nuestra actividad corporal durante la vida terrenal, para juzgarnos por la repercusión que hayan tenido estas obras. Estos aspectos a considerar están representados por:—

Lo que hemos hecho con el cuerpo, con fines prácticos,
en la asamblea: 1 Corintios 3:9-17

Este aspecto se relaciona, según lo tratado en la cita, con la labranza y la edificación aplicadas a la asamblea. En la labranza se necesita poner en juego trabajo, vigilancia y paciencia. En la construcción de una edificación también se requieren tres cosas de suma interés: la conciencia de un buen ingeniero, la selección de un buen material y, sobre todo, la preparación de un buen fundamento, normas igualmente necesarias para la asamblea.

Si una asamblea no trabaja, es imposible que prospere; más bien, irá en retroceso. Por ejemplo, el caso de la abeja es elocuente, pues con esfuerzo y armoniosa actividad produce la miel. Pero además, si el labrador no trabaja ni vigila su siembra, obtendrá el mismo resultado del hombre perezoso de Proverbios 24:30-34, porque la siembra tiene muchos enemigos, empezando por el monte que crece rápido y sin sembrarlo. Pues, igualmente ocurre en la asamblea, donde si no hay vigilancia o no “se riega” la planta, ni se arranca el monte, llegará a ser albergue de toda inmundicia, como ocurrió con muchas iglesias apostólicas que no existen porque los sucesores no vigilaron, y dejaron leudar toda la masa.

En cuanto a la semejanza de la Iglesia del Señor con una edificación, Pablo recibió del mismo Cristo los planos para la construcción de ese gran edificio y, “como perito arquitecto,” puso todo su corazón, alma y tiempo en la ejecución de la obra, hasta el punto de que todo aquello que había tenido por ganancia en su vida seglar, lo estimó como pérdida por el amor a Cristo y lo dejó a un lado.

En esas mismas condiciones él mismo echó el fundamento con los excelentes materiales de doctrina que recibió del Señor en Arabia, y cada creyente “edifica encima” en forma constante, “pero cada uno mira cómo sobreedifica” y el material a usar. ¿Con qué estamos edificando? ¿Con “heno, madera, hojarasca,” o con “oro, plata, piedras preciosas?” El tribunal de Cristo está por delante para juzgar la obra pública del creyente en la asamblea.

Lo que hemos hecho dentro del cuerpo, con fines personales,
en la vida privada: 1 Corintios 4:2-5

Está escrito que “engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso, ¿quién lo conocerá? Yo Jehová, que escudriño la mente, que prueba el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras”. (Jeremías 17:9,10) Y ciertamente, ¡cuántos perjuicios, malicias, codicias! ¡Qué de cosas ocultas y vergonzosas se encuentran allí cubiertas! Como dijo un poeta: “Nunca he visto pecho humano, de judío o de pagano, que no esconda un esqueleto y más adentro, un secreto.”

En vista de esta condición del corazón, los santos del pasado siempre tuvieron especial ejercicio en “consultarse” con el doctor divino, para mantenerse en alerta ante cualquiera de estas cosas que quisiera hacer presa de ellos y desarrollarse allí, y así curar el mal a tiempo. Por ejemplo, David dijo: “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón: pruébame y conoce mis pensamientos; y ve su hay en mí perversidad, y guíame en el camino eterno”. (Salmo 139:23,24) Y Job se refirió a lo mismo así: “Si yo me justificare, me condenaría mi boca; si me dijere perfecto, esto me haría inicuo”. (Job 9:20)

Por eso es conveniente mantener esta actitud cuidadosa, examinando y limpiando nuestro corazón por medio de la palabra, porque son las cosas secretas las que ocasionan vergüenza y, de no ser arregladas en el momento oportuno, se agigantarán dentro de nosotros hasta hacernos fracasar: O se mantendrán allí ocultas a los demás pero amargamente sabidas por nosotros y desnudas ante el Señor, como un lastre, estorbando toda nuestra actividad, y al final serán descubiertas públicamente en aquel día.

¿Debemos algo? ¿Tenemos algo que confesar? ¿algo que arreglar? ¿alguna inmundicia que limpiar? ¿Cuánto hemos dejado de hacer? ¿Hemos robado al Señor? Ahora es el momento de poner todo en claro y limpiarnos bien, porque es cierto que somos salvos en cuanto al alma, pero el tribunal de Cristo está por delante para juzgar la obra secreta o íntima del creyente.

Lo que hemos hecho con el cuerpo
para la historia: Romanos 14:7-12

Se ha dicho con sobrada razón que, mientras permanece aquí, cada uno está haciendo, escribiendo “el libro de su vida”. Cada día que pasa es una página que añadimos a nuestro “libro”. Y cabría preguntar cómo será un libro de 10.950 páginas? ¿O de 73.000?

Entiendo que el libro servirá como norma para el procedimiento a seguir en el tribunal de Cristo, pero como allí no habrá pecado, ocurrirá algo sorprendente. Ello es que las buenas obras hechas aquí serán cambiadas en páginas de oro en el libro de nuestra vida, en tanto que las páginas negras de las malas obras, o las obras dejadas de hacer, serán sustituidas por páginas en blanco, sin impresión alguna, como indicativa de la pérdida sufrida. Es decir, en aquel día habrá desmérito. Pero, además, cada obra hoja de nuestro libro tiene sus dos paginas; en un lado de va registrando lo que vivimos para los demás, el efecto para bien o para mal, de nuestra vida en los demás; y por el otro lado, lo que vivimos para el Señor, santo o profano.

Ahora bien, supongamos por ejemplo que la hermosa Trifena tiene en su libro la misma cantidad de páginas que el libro del hermano Demas, y que, cuando estén contemplando los libros, ella encontrará ochenta páginas de oro en el suyo, mientras que Demas estará repasando unas dieciséis mil páginas en blanco: pero la mayor sorpresa estará en notar que, de las ochenta páginas de oro del libro de Trifena, el Señor estará recibiendo mucha gloria, en tanto que no recibirá nada de las dieciséis mil blancas de Demas.

Por esa razón es que el apóstol aconseja “para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo, llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza en Dios”. (Filipenses 1:10,11). El tribunal de Cristo está por delante para juzgar la historia escrita por la obra del creyente.

Lo que hemos hecho con el cuerpo en general
en el mundo: 2 Corintios 5:8-10

El día que recibimos a Cristo como nuestro Salvador, hubo en nuestra vida por efecto de la obra expiatoria una especie de borrón y cuenta nueva. No hay que creer que por ser salvos podemos vivir de cualquier manera. Al contrario, ahora es cuando más se requiere de todos nuestros actos que no oscilen fuera del haz de luz de nuestra conciencia, incluyendo nuestros pensamientos, miradas, andar, hechos, palabras (tanto oídas como habladas) y el tiempo invertido en la causa de Cristo. También debemos tener conciencia del dinero que Él nos prestó; ¿lo usamos en buenas obras o sólo para nosotros mismos? Y, ¿cuál es nuestro comportamiento como esposo, padre, hijo, esposa, madre o hermana en la carne y en el Espíritu? ¿cuál nuestra conducta como cristianos en el mundo? ¿cuál nuestro amor a la casa de Dios, a los cultos y a su obra en general?

“Si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas. Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios”. (1 Juan 3:20,21) Sea como fuere, puesto que Él sabe todas las cosas; tenemos por delante el tribunal de Cristo para el juicio de todas nuestras obras en general.

075   Nuestro Señor Jesucristo mayor que los ángeles

Ver

Hebreos capítulo 1

Todo el programa y el fin que persigue el autor de la Epístola a los Hebreos es presentar al Señor Jesucristo mayor que las glorias y potestades celestiales, mayor que los pactos, las promesas y los sacrificios de ofrendas mecidas. Desde el capítulo 1 hasta el capitulo 10 Cristo es presentado superior a todas estas cosas que fueron establecidas, pero quedaron como sombras y símbolos de Cristo en quien se han cumplido, y ha cumplido todo el programa elaborado en la eternidad.

El tema del capítulo 1 es presentar al Señor mayor que los ángeles. Son varias las razones por las cuales Cristo es superior a ellos:

heredó más excelente nombre que ellos”

“¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás, mi Hijo eres tú?”

es el Primogénito introducido en el mundo

“tu trono, oh Dios, [es] por el siglo del siglo”

“te ungió Dios, el Dios tuyo”

es eterno: “tus años no acabarán”

“está sentado a la diestra de Dios

  • Su nombre

“Le dio un nombre que es sobre todo nombre”. (Filipenses 2:9-11) El nombre de Jesús es su nombre humano y significa Salvador. “No hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”. (Hechos 4:12) Todo esto nos habla claramente del señorío de Cristo a quien “toda rodilla se doblará”. (Filipenses 2:10) Hay millares y millares de gentes que caen de rodillas delante de los hombres o los ídolos; no lo hacen delante del Señor Jesús porque voluntariamente no quieren reconocerle. Y, como los judíos hasta el día de hoy, no quieren reconocer al Señor en su humillación. Josué en su tiempo le adoró. (Josué 5:13-15) “A él están sujetos los ángeles, autoridades y potestades en los cielos.” (1 Pedro 3:22)

  • Es el Hijo

Por la cita de Salmo 2:7 … pienso que esta promesa y confirmación tuvo su transacción en el cielo y luego, teniendo en mente el reinado de su Hijo, escogió de entre la familia de David, “varón conforme a su corazón”. Y le dijo: “Yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y firmaré tu trono”. (2 Samuel 7:2) Aquí cabe la genealogía de María, descendiente de David; en ella Dios engendró a su Hijo, el Verbo hecho carne. “Siendo pues del linaje real vino a ser sacerdote”. “Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el que le dijo: Tu eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy”. Siendo el Hijo, era el único que podía ser Redentor. (Hebreos 5:5,8,9)

  • El Primogénito

En el Pacto Davídico, Dios dio la promesa a su simiente el principal y lo más excelso de los reyes de la tierra. (Salmo 82:7) Cristo es antes de toda creación, y por Él todas las cosas tienen ser. Él es el primogénito de entre los muertos, primero en la resurrección. Él es el primogénito entre muchos hermanos, el primero y principal entre los hermanos. (Colosenses 1:15,18, Apocalipsis 1:5, Romanos 8:29) Los ángeles le adoraron, cantaron, anunciaron cuando el Señor nació en este mundo. Los ángeles confortaron, sirvieron y sirven al Señor con toda sumisión.

  • El Rey

“Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; cetro de equidad es el cetro de tu reino.” Los príncipes de este mundo conspiraron contra Él y le dieron muerte en una cruz, pero Dios le resucitó y le ensalzó a lo sumo. Otro usurpador es llamado el príncipe de este mundo, que con un trío infernal representará una parodia de la Trinidad. Este suceso será la cúspide del anticristo, el hombre de pecado, el hijo de perdición. Pero el Soberano dice: “Yo he puesto mi rey sobre Sion, mi santo monte”. (Salmo 2:6) Los ángeles fieles súbditos del Rey acompañarán al Señor en el juicio de las naciones. (Mateo 13:41)

  • El Ungido de Jehová

El Señor es superior a los ángeles porque fue ungido. “Has amado la justicia y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros”.

Este ungimiento del Señor no tiene que ver con el ungimiento con aceite a la manera antigua de ungir reyes, profetas o sacerdotes; tampoco con el Espíritu Santo el día de su bautismo. Es más bien a su naturaleza inherente con la Trinidad. El Señor Jesús es el único que lleva en sí estos tres potestades: su ungimiento fue en la eternidad ante la cofrade celestial. El pecado era barrera de obstáculo a los hombres para la recepción del Espíritu Santo sólo hacia visitaciones a aquellos que vivían justo en la tierra. Entonces siendo el Señor ungido el día de su bautismo, ya que era Hijo del Hombre, el Espíritu Santo halló en él su morada. Por tanto Él puede bautizar también con el Espíritu Santo. (Juan 1:33)

  • El Eterno

Cristo es mayor que los ángeles porque es coigual con Dios. “Tú eres el mismo, y tus años no acabarán”. (v. 12) Los ángeles fueron creados. El Señor es “el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso”. (Apocalipsis 1:8) Ángeles hay confinados a la ruina y perdición porque pecaron, no guardaron su dignidad, abandonaron su propia morada. (2 Pedro 2:4, Judas 6) Si los hijos de Dios damos pruebas de huir de la corrupción que está en el mundo a causa de la concupiscencia, somos participantes de la naturaleza divina. Recibimos vida eterna el día que nacimos de nuevo. (2 Pedro 1:4, Juan 1:12,13, 5:24-27)

  • A la diestra de Dios

Cristo es superior a los ángeles por el derecho de estar sentado a la diestra de Dios. “¿A cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Siéntate a mi diestra?” (v. 13) A la obra grandiosa de la cruz debemos nuestra redención. Ninguna de las potestades celestiales se ofrecieron al rescate del hombre perdido por sus pecados; tampoco “socorrió a los ángeles —pues no cayeron— sino que socorrió a la descendencia de Abraham”. (Hebreos 2:16)

El Hijo acabó a satisfacción del Padre la obra que Él le encomendó; entonces el Padre con gran contentamiento dijo: “Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies”. (Salmo 110:1) Los corazones cambiados en un perfecto amor expresarán el deseo reprimido por miles de años: “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!” (Juan 12:13)

076   Nuestro Señor Jesucristo mayor que Adán

Ver

Hebreos capítulo 2

El Salmo 8 en su significado es todo referente a Adán y encierra un simbolismo tan exacto que se desarrolla y tiene todo su cump0limiento en Cristo, tal como está explicado en el capítulo 2 de la Epístola a los Hebreos. Aquí hallamos que por siete motivos Cristo es mayor que Adán.

El Señor por su obediencia alcanzó
que el mundo venidero se sujete a Él. (2:6-8)

Es pertinente cuando la Escritura dice: “Así como por la obediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos”. (Romanos 5:19) Todas las dispensaciones, empezando desde la conciencia, comenzaron y se desarrollaron en desobediencia, hasta la dispensación de gracia, donde sobresale en la cúspide más alta la obediencia de nuestro Señor Jesucristo.

En el Libro de Dios estaba escrito de la obediencia del Hijo para hacer la voluntad de su Padre. (Salmo 40:7,8) Por su obediencia padeció la muerte en la cruz. (Hebreos 5:8, Filipenses 2:8) El sacrificio que más enternece a Dios es el de la obediencia. Pablo alaba la obediencia de los creyentes en Roma, que vino a ser notoria en todos los romanos. (16:19) Pedro empieza con exhortación a la obediencia de los hijos a los padres, y continúa presentando la obediencia como un altar donde el amor es purificado por el Espíritu Santo. (1 Pedro 1:14,22)

Cristo fue perfeccionado por aflicciones
para ser autor de la salvación. (2:10)

Me ha dado mucho pensar la palabra “perfeccionarse”, pues Cristo era perfecto en todo: Pero he sacado esta conclusión, que un autor, inventor, explorador o libertador tiene que pasar por muchas pruebas, desengaños y aflicciones. La defección no está en el autor sino en la ora que él se propone sacar perfecta. Pregúntele a un químico cuántas quemadas y dolores pasa; cuántos materiales rechazados para el fin sacar la fórmula perfecta. Le costó muchas lágrimas y oración a Ana para recibir un Samuel, le costó muchas privaciones y aflicciones a José para llegar a reinar, le costó mucho ejercicio y penas a Pablo para recibir con gozo la noticia del arrepentimiento con los corintios y la firmeza de la fe de los tesalonicenses.

La obediencia es relativa; sea del Señor Jesús a su Padre, la Iglesia a Cristo, la esposa al marido, el hijo a sus padres, el siervo a su señor, el ciudadano a las leyes, los jóvenes a los ancianos.

Él es el santo y el que tiene
el poder para santificar. (2:11)

Él no es la carne que santifica la ropa; él no es el sacerdote que santifica la carne. (Hageo 2:12) Éramos “hombres” pecadores, como el leproso en “carne viva” (Levítico 13:14), hasta que oímos de los labios del sacerdote su simpatía, “quiero”; sé limpio, y al instante la lepra se fue de él. (Lucas 5:13) Entonces purificados somos hechos sacerdotes santos en el Nuevo Testamento para ofrecer sacrificios espirituales en la casa de Dios. (1 Pedro 2:5) En cuanto a nuestro futuro, tenemos mayores privilegios que los levitas, porque nuestro sacerdocio es real, de un linaje escogido en la eternidad.

Cristo es profeta, sacerdote y rey. (2:12,13)

“Anunciaré a mis hermanos tu nombre”, como profeta. “En medio de la congregación te alabaré”, como sacerdote. “He aquí yo, y los hijos que Dios me dio”, como rey.

En las Escrituras se acumulan testimonios de Cristo como el único digno de llevar estos tres títulos. Como rey llevó la corona de espinas y el título sobre la cruz; le ofreció el lugar en su reino al ladrón arrepentido, y en su cabeza llevará muchas diademas. Como profeta anunció el juicio sobre Jerusalén. Ante el concilio denunció la exaltación del Hijo del Hombre a la diestra del poder de Dios. Prometió la honra del Padre para los que le siguen y le sirven. Como sacerdote, “yo he rogado por ti, que tu fe no falte”. “Mujer, he ahí tu hijo”. “Perdónalos, Padre, porque no saben lo que hacen”. “Y alzando sus manos los bendijo”.

Él es el pariente cercano. (2:14)

Es el valiente y victorioso. “Así que por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo”. Por más de cuatro mil años el diablo usó esa arma invencible, la muerte. Pero el Señor le arrebató el poder por medio de su misma arma. Por la muerte de Cristo el imperio del diablo ha sido derribado: “el cual quitó la muerte y sacó a la luz la vida y la inmortalidad por el evangelio”. (2 Timoteo 1:10) Ahora los creyentes tenemos vida, porque lo que Adán cosechó ¾cautiverio y servidumbre por la desobediencia¾ Cristo por su obediencia lo destruyó.

Cristo puede socorrer a los que pecaron,
los que son de la fe de Abraham. (2:16)

Los ángeles en su esfera son más inteligentes y poderosos que los hombres, de modo que los ángeles que pecaron cayeron de una manera más grave que Adán. Eva y su marido fueron engañados y seducidos, fascinados como los gálatas por los legalistas. (Gálatas 3:1) Pero los ángeles pecaron voluntariamente a toda la luz de su dignidad. Pecaron en el cielo, pero Adán en la tierra; pecaron por soberbia, pero Adán por seducción. Por tanto nuestro Salvador se inclinó a socorrer aquellos que humildemente reconocen su pecado y aceptan la remisión por la sangre de Jesucristo.

Siendo tentado en todo según nuestra semejanza,
pero sin pecado, Él vino a ser fiel sumo sacerdote. (2:17,18, 4:15)

Hallamos en el sacerdocio levítico mucha imperfección, empezando desde el sumo sacerdote Aarón, pero el Señor Jesús es fiel Sumo Sacerdote, Apóstol y Sumo Sacerdote. (Hebreos 2:17, 3:1). Es un gran Sumo Sacerdote, declarado Sumo Sacerdote, hecho Sumo Sacerdote. (Hebreos 4:14, 5:10. 6:20) “Tal Sumo Sacerdote nos conviene”, y tenemos tal Sumo Sacerdote”. (Hebreos 7:26, 8:1)

077   El mandamiento nuevo es el mandamiento antiguo

Ver

Lo nuevo place y lo viejo satisface

Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado,
que también os améis unos a otros. (Juan 13:34)
Ahora te ruego, señora, no como escribiéndote un nuevo mandamiento,
sino el que hemos tenido desde el principio, que nos amemos unos a otros. (2 Juan 5)

Desde la antigüedad el hombre es inclinado a las cosas nuevas. “De los atenienses y residentes allí, en ninguna otra cosa se interesaban, sino en decir o en oír algo nuevo”. (Hechos 17:21) Lo que ha preocupado al mismo cielo es que desde la antigüedad como en el presente de la iglesia muchos de los santos no se han conformado con las sendas antiguas, se han dado a apetecer las innovaciones que hacen mucho daño al testimonio colectivo de la iglesia y a la espiritualidad del creyente. Lo nuevo siempre tiene la tendencia de encandilar, tentar, atraer, emocionar; por esto millares y millares atraídos por lo nuevo han fracasado, han caído en los escollos, se han estrellado en el parabrisas como las luciérnagas fascinadas por la luz. Siempre recuerdo el proverbio: “Lo que es nuevo no es verdadero, y lo que es verdadero no es nuevo”.

El primer hombre inducido por lo nuevo fue Caín, quien se apartó del camino y de la doctrina enseñada por Dios en el Edén; ignoró la sangre como base principal para la remisión del pecado. La escuela de Caín ha tenido muchas inscripciones; muchos han sido graduados y son maestros; éstos se llaman modernistas. Se burlan de los que enseñan la sana doctrina, y de los que practican la sangre de Cristo derramada por la limpieza del pecado. Dicen que es la religión del matadero. Es tal que en la Versión Popular del Nuevo Testamento eliminaron la palabra sangre en algunos textos: Mateo 16:17, Hechos 5:28, Colosenses 1:14,20. Con esto basta para indicar que el tiempo es apremiante. Hemos llegado a los días del cuidado personal. Pablo encargó a Timoteo: “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina”. (1 Timoteo 4:16) En días pasados una hermana se encontró con otra que se fue a la diversa doctrina, al reclamarle su descarrío. La disidente le dijo: “Ahora es que estamos gozando y tenemos libertad”.

Esto me lleva a pensar en otros sujetos amantes del cambio y el nuevo orden: Estos vieron la congregación bajo un gobierno y estrecho; se juntaron contra Moisés y Aarón y les dijeron: “Basta ya de vosotros porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está Jehová; ¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación de Jehová?” (Números 16:3) Coré quiso adelantarse a Laodicea, que significa ‘gobierno del pueblo’. Hay algunos que están diciendo por ahí: “La mesa es del Señor, y nadie puede prohibir que en verdadero creyente participe de la mesa del Señor; nadie puede poner la mesa del Señor a círculo cerrado”. Así me dijo uno en días pasados porque le reclamé la carta de recomendación. Sépase: la mesa del Señor es para los que están en comunión en su asamblea local, o trae su carta de recomendación de otra asamblea reconocida. Es notable que el Señor mismo fundara ese círculo cerrado, pues la noche que El fue entregado el número de discípulos pasaba de cien, y sólo convidó doce discípulos para establecer la cena del Señor. ¡Cómo confunden estos modernistas el amor puro! Cuando uno muestra su celo por la santidad y dignidad del Señor, por la obediencia a su palabra, lo primero que dicen: “Allí no hay amor”. Ah, su propio corazón los engaña: “Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa”. (Santiago 3:16)

Balaam era muy astuto; era ducho en el refrán. “Lo nuevo place y lo viejo satisface”. “Enseñó a Balaac a poner tropiezos ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos y a cometer fornicación”. (Apocalipsis 2:14) Imagínese usted el atuendo que aquellas moabitas prepararon para tentar a los israelitas, ante cuyos ojos se mostraban cosas nuevas fascinantes. Como se bajaron de sus alturas, profanando su corona de separación para juntarse e imitar a un pueblo sin moral, idolatría, sin ningún conocimiento del Dios vivo y verdadero.

Por las calles de las ciudades, en las plazas públicas, en las vidrieras de exhibición, en el trato social, en el gremio laboral, en el condiscipulado escolar, hay millares y millares de moabitas, y, desgraciadamente, hermanos y hermanas caen en inmoralidad con ellos, e imitan sus modas nuevas de año en año. La mujer apetece tanto la moda nueva, que se llega la moda “sapo”, es decir, poner el tacón del zapato debajo de los dedos del pie, ella se lo pone y la hermana evangélica también.

Los gálatas tuvieron la dicha de oír el evangelio predicado con gran fervor y poder, como si Jesucristo hubiese sido crucificado entre ellos, Gálatas 3.1. Pablo con una enfermedad en su cuerpo les anunció el evangelio con gran denuedo en el espíritu, Gálatas 4:13 al 15. Poco tiempo después, en ausencia de Pablo, los gálatas oyeron una voz nueva, una doctrina nueva, un evangelio nuevo: el evangelio social que libra del vituperio de la cruz de Cristo, Gálatas 6:12; el evangelio ecuménico. ““e puede beber unas copas sin permitir embriagarse; se puede ir al cine dos veces a la semana; se puede bailar sin llegar a la media noche; se puede ir a la misa para alcanzar a los romanistas para el evangelio. Jesucristo estuvo en las bodas de Caná y patrocinó el vino para que la gente gozase; fue a muchas comidas para predicar y alcanzar a los pecadores”.

¿Qué les parece el nuevo evangelio? “Otro evangelio”. En fin, hermano, se acerca un año nuevo; ¿qué va a hacer, inclinarse más al evangelio social, o permanecer en el mandamiento antiguo?

078   Nuestro Señor Jesucristo mayor que Moisés

Ver

Hebreos capítulo 3

No cabe disputa: Moisés era siervo; Jesucristo es el Hijo, pero el capítulo nos da siete motivos por los cuales el Señor es mayor que Moisés.

El Señor es Apóstol y Sumo Sacerdote (3:1)

Cristo fue mensajero de Dios para los hombres y sumo sacerdote para defender y representar a los hombres delante de Dios. Somos llamados a considerar al apóstol y sumo sacerdote. Pienso en la reverencia como se debe mirar la función de nuestro Señor Jesucristo. Cuando Moisés vio la zarza que ardía y no se consumía, la respuesta fue: “Quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es”. (Exodo 3:2 al 5, Hechos 7:31 al 33)

Cristo es autor de nuestra profesión que es suprema (Filipenses 3:14), que es electiva (1 Tesalonicenses 1:4), que es escogimiento de Dios (2 Tesalonicenses 2:13), que es un pueblo especial (Deuteronomio 7:6). Hay muchos llamados cristianos tan irreverentes como los betsemistas cuando el arca era regresada a la tierra de los filisteos (1 Samuel 6:19). “La santidad conviene a tu casa. Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre”. (Salmo 93:5, 100:4)

Cristo es el Arquitecto sobre la casa de Dios (3:3)

A la puerta de esta casa estuvo Jacob, quien al ver la imponencia y santidad de la casa “tuvo miedo” (Génesis 28:17). Jacob se consideró indigno de encontrarse en ese lugar, pero Dios mostró su gracia para él. En cuanto al reino del Señor, Dios prometió a David hacerle casa firme. Esto en cuanto a la descendencia según la carne; la única condición era la obediencia. La promesa tiene su cumplimiento en el Señor que fue obediente hasta la muerte, y en el establecimiento de su reino “serán benditas en El todas las naciones”.

La iglesia del Señor es comparada a un edificio que va creciendo. Por esta casa, dijo el Señor: “El celo de tu casa me consume”. (Efesios 2:20 al 22, Juan 2:17) Pablo, como maestro de obras, recibió directamente del Señor los planos para echar el fundamento de esta casa. Considerando Pablo lo que cuesta esta casa a Dios, encarga a Timoteo: “Para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios vivo, columna y baluarte de la verdad”. (1 Timoteo 3:15)

Cristo es el Heredero de la casa de Dios. (v. 6)

No solamente de la casa: “a quien constituyó heredero de todo”. (Hebreos 1:2) Son muchos los que quieren heredar, pero sin Cristo. Son muchos los que quieren reinar, pero sin llevar la cruz. Son muchos los que quieren gozar, sin querer sufrir por él. Muchos quieren sentarse en el reino, mientras que aquí están sentados con los escarnecedores dentro del campamento del mundo con sus modas, su sociedad, su política, sus refranes, sus deseos y ambiciones inmorales. Mal agradecidos, imitadores de los labradores malvados que dijeron entre sí: “Este es el heredero, venid, matémosle, y la heredad será nuestra”. (Marcos 12:7,8) A Moisés lo enterró Dios, y ninguno sabe adonde, pero de su Hijo está escrito: “Levántate, oh Dios, juzga la tierra, porque ti heredarás todas las naciones”. (Salmo 82:8)

En Cristo los creyentes vienen a ser la casa de Dios (v. 6)

Leemos “de mi casa y vuestra casa”. (Lucas 19:46, 13:35) La casa judía será desolada hasta que reconozcan al Señor por las cicatrices en sus manos. Entonces vendrán a su restauración. En la iglesia que es la casa de Dios y templo de Dios (1 Timoteo 3:15, 1 Corintios 3:16) desde el principio se han metido ladrones, lobos rapaces, asalariados, simonitas; eso no prueba que los creyentes no sean la casa de Dios, pues, el Señor permite lo falso para probar lo verdadero. Ya se acerca el día de la gran separación del trigo y de la paja; de los que sirven a Dios, y los que no le sirven”. (Lucas 3:17, Malaquías 3:18)

Con Cristo somos participantes de su rechazamiento y de su gloria.

Muchas veces nos cohibimos de hablar de ciertas promesas condicionales. Si el sol afuera es muy fuerte y un árbol de gracia me cede su sombra, ¿será culpable el árbol porque yo me exponga al sol otra vez? Se nos manda a retener con firmeza la confianza, y retenerla hasta el fin. Se trata de una confesión de hechos y verbal. (Hebreos 3:6,14) “Si sufrimos, también reinaremos con él; si le negáremos, él también nos negará”. (2 Timoteo 2:12)

Habiéndonos santificado, Cristo nos ha hecho participantes del llamamiento celestial. (3:1)

El sacerdocio antiguo no puede compararse con esta vocación tan noble que nos ha tocado a los elegidos en la gracia. El ministerio levítico se había de terminar; el velo en el rostro de Moisés era un aviso de su fin; pero a la iglesia, la casa de Dios, dice: “Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos”. (2 Timoteo 1:9)

Por Cristo tenemos el Espíritu Santo y la palabra de Dios.

Recibimos el Espíritu Santo al momento que confesamos a Cristo como nuestro Salvador, el cual forma el templo de nuestro cuerpo. (Efesios 1:13, 1 Corintios 6:19) El Espíritu Santo nos da el don que administramos; nos da gozo diferente al gozo del mundo. Por el Espíritu Santo oramos y recibimos la exhortación de la palabra de Dios necesaria para estimular nuestra conducta, regular nuestro carácter cristiano debidamente sazonado. En fin, porque a nosotros nos ha tocado la dicha de tener constantemente a este Consolador que nos guía a toda verdad. (Juan 16:13)

079   Nuestro Señor Jesucristo el único y superior reposo

Ver

Hebreos capítulo 4

El diccionario define el reposo como “alivio, tranquilidad, tregua, pausa, vocación, dormir o morir”. La Biblia califica el reposo en siete aplicaciones.

El reposo de Dios en el cielo (Génesis 2:4, Hebreos 4:4)

Que los días de la creación hayan sido centésimas o millonésimas de años sólo son conjeturas. Bien sabemos que un día se compone de salida y puesta del sol, o el día con su noche de veinticuatro horas. Si el hombre con la desintegración del átomo ha producido la bomba atómica que en fracción de segundos puede derribar montañas, “El que hizo el oído ¿no oirá?, el que formó el ojo ¿no verá? El que castiga las naciones ¿no reprenderá? ¿No sabrá el que enseña al hombre la ciencia? Jehová conoce los pensamientos de los hombres que son vanidad” (Salmo 94: 9‑11) .

Yo creo desde la mollera hasta la planta del pie que Dios hizo al mundo y todo lo que en el hay, que el trabajo que Dios tuvo fue arduo, inexplicable, y reposó. Nuestro Señor Jesucristo que es el reposo y ofrece el auténtico reposo, en la obra de la nueva creación, también cansado del camino se sentó (Juan 4:6). Es evidente que el reposo está en el cielo donde Dios reposó de sus obras. El que recibe a Jesucristo como su único Salvador, por fe y esperanza empieza a gozar de ese reposo. La invitación al reposo está en Mateo 11: 28,29 y la garantía del reposo está cuando Cristo asumió toda responsabilidad para la redención. (Marcos 14: 41; Juan 19: 30)

El reposo de Canaán

Éste sería una nación libre fundada por un pueblo libre del yugo de servidumbre en Egipto por la gracia y misericordia de Dios. (Josué 1:13; Deuteronomio 3:20) El reposo de Canaán era nulo: “Porque si Josué les hubiera dado el reposo, no hablaría después de otro reposo” (Hebreos 4: 8) . El reposo era nulo porque después que Israel entró en Canaán por culpa de sus transgresiones empobrecían, y se vendían como. esclavos ellos mismos o sus propiedades. (Levítico 25:25‑28, 35:41) Esta injusticia se hizo tan latente, que en tiempos de Nehemías fueron reprendidos duramente los agiotistas. (Nehemías 5:1‑13) Tan diferente la obra de nuestro Salvador. El se hizo siervo para darnos libertad a nosotros: “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos” (Marcos 10:45). Rescate es algo que ha sido pagado. Entonces podemos reposar tranquilos en el reposo de Dios, porque Cristo ha pagado a Dios el precio; nos rescató para darnos reposo y paz.

El reposo del sábado

El sábado es día de descanso para el hombre y los animales bajo yugo de carga. Día religioso que obligaba al israelita a ofrecer sacrificios y ofrendas. Dios quiso que aquel pueblo escogido guardara el sábado como un día nacional cada semana, para mantener vivo el recuerdo de su propio reposo. (Deuteronomio 5:12‑15; Levítico 23:24, 19:30) Al israelita no le era permitido hacer ningún trabajo en día sábado, tampoco le era vedado efectuar toda obra buena. (Juan 7:21‑23; Mateo 12:5; Lucas 13:15) “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos, primicias de los que durmieron es hecho”. (1 Corintios 15:20) Cristo reposó el sábado pero entre los muertos, resucitó el primer día de la semana, llamado también el día del Señor. Un día también en la semana, el domingo, mantiene vivo el recuerdo en todos los creyentes en el mundo de la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, cuando participamos de los símbolos de su cuerpo y de su sangre representados en el pan y el vino. El Señor no guardó el sábado (Mateo 12:1‑8), sino que estuvo muerto el sábado. Un Salvador muerto no es garantía, pero su resurrección justifica el reposo que nos ofrece.

El reposo o la paz después de la guerra

Otra prueba de que Canaán ni el sábado eran el reposo verdadero fue las guerras que Israel tuvo que librar dentro de su territorio, ora con enemigos de fuera, ora entre ellos mismos por fuertes divisiones. (Jueces 3:11, 5:31; 1 Reyes 12:16, 15:6) Hay muchas gentes que creen que Israel gozó el reposo en los días de Salomón (1 Reyes 4:20‑25) pero toda esa tranquilidad era por fuerza (1 Reyes 4:7), hasta que el pueblo explotó en el reinado de su hijo (1 Reyes 12:4). Reposo tendrá Israel en el milenio cuando aparezca el Renuevo, El Señor Jesús. (Zacarías 3:8‑10; Miqueas 4:1‑4)

El reposo de la tierra

Esto será en el milenio cuando la tierra descansará de la perversidad y brutalidad a que el hombre la ha sometido. La tierra gozó de reposo en los setenta años en la deportación de Israel a Babilonia. (2 Crónicas 36:21, Daniel 9:2) Años después del diluvio la tierra de Palestina empezó a ser ultrajada por los cananeos, luego por los israelitas y a éstos le siguieron los gentiles. Bien: No será Palestina solamente, sino toda la tierra que tendrá que pasar por juicios tremendos para purificarla de todas las inmundicias y de toda la sangre vertida que los hombres han arrojado en ella. Entonces el Señor establecerá su reino. (Salmo 72:1‑3,16) Jerusalén será la capital del mundo, gozará de su reposo sabático, reposo prometido. (Ezequiel 44:24; Isaías 58:11‑14)

El reposo de los que duermen en el Señor

Es reposo de sus trabajos. (Apocalipsis 14:13; Isaías 57:2; Hebreos 4:10) Verdad que es doble felicidad morir en el Señor, pero Pablo, ni los que tenemos la misma esperanza, quisiéramos pasar por ese reposo. (2 Corintios 5:4) El cuerpo separado del espíritu estará expuesto a profanaciones. Nuestro reposo perfecto empezará en el aire con el Señor (1 Tesalonicenses 4:17); seguirá en el milenio y por la eternidad.

El único y exclusivo reposo

Véase Mateo 11:28,29; 2 Pedro 3:13; Apocalipsis 21:27, 22:3 al 5. Es Cristo que satisface al hombre en su ansiedad. Es Cristo que regenera y transforma, iluminándole con la llama viva de la esperanza. Mientras estamos en el cuerpo de bajeza hay debilidad en el creyente, pero cuando pensamos en el Sumo Sacerdote, renace el gozo y disfrutamos con anticipación de ese reposo que El nos ganó por su obra redentora. “Acerquémonos pues, confiadamente al trono de gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” (Hebreos 4:16).

080   El sacerdocio de Cristo mayor que el de Aarón

Ver

Hebreos capítulo 5

Miremos el sacerdocio de Aarón:

Tomado de entre los hombres

Constituido a favor de los hombres

Ofrecía sacrificio por los pecados de los hom­bres

Paciente con los hombres ignorantes y extraviados

El también era hombre rodeado de debi­lidad

Necesitaba un sacrificio por sí mismo

Para después ofrecer por el pueblo (Hebreos 5:1‑3)

Miremos el sumo sacerdocio de Cristo en sus perfecciones divinas y humanas:

Un sacerdote glorificado

Un sacerdocio eterno

Un sacerdote que lo que ofrece por sí es clamor y lágrimas

Un sacerdote que no tuvo sustituto

Un sacerdote que ofrece por el pueblo su propia vida

Un sacerdocio perfeccionado por el padecimiento

Un sacerdote que otorga salvación eterna (Hebreos 5: 4‑10).

El contraste de este oficio son los dos lados opuestos, el divino y el humano, donde hay una enorme distancia incalculable como la altura de los cielos a la tierra. En el Señor había las dos naturalezas en tan perfecta armonía que aún los mismos discípulos vinieron a entenderlo después de su resurrección. “Por tanto cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto, y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho” (Juan 2:22) .

Como humano el Señor nunca entró al templo para ofrecer sacrificio, porque había el sacerdocio levítico. Antes él mismo tenía que ofrecerse en sacrificio por el pueblo. Porque su sacerdocio es divino. Porque su oficio es en un templo espiritual.

El sacerdocio de Aarón: Tomado de entre los hombres, esto era un honor. Constituido a favor de los hombres, este era ductor. Tenía que ofrecer sacrificios por los pecados de los hombres, esto era mediador. Debía ser paciente con los hombres, esto era tolerante. El también era hombre, consigo mismo debía ser vigilante. Debía ofrecer sacrificio por sí, esto era diligente. Debía ofrecer sacrificio por el pueblo, esto era eficiente.

El Señor Jesucristo, el sumo sacerdote en sus perfecciones divinas y humanas fue confirmado por Dios: “Tu eres mi Hijo” v. 5. Por naturaleza Dios establece una descendencia empezando por su Hijo, pero una descendencia que no termina como la de Aarón que por la muerte estaba expuesta a terminar la dinastía. Para dar cumplimiento a la promesa antigua y al nuevo pacto (Exodo 19:6; Apocalipsis 1:6) glorificó a su Hijo haciéndolo sumo sacerdote. Nosotros que por el nuevo nacimiento llegamos a ser participantes de la naturaleza divina” (2 Pedro 1:4), gozamos ya de esa prosapia según está escrito en 1 Pedro 2: 9.

El Señor tiene un sacerdocio eterno juramentado: “Tu eres sacerdote para siempre”, v. 6. Aarón murió, sus hijos y descendientes también, el sacrificio que ellos ofrecían lleva cerca de dos mil años paralizado, porque el sacrificio de Cristo ha alcanzado una perfecta redención y un sacerdocio perfecto y eterno. “Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el mismo cielo para presentarse ahora por nosotros ante Dios” (Hebreos 9: 24).

El sacerdote antiguo tenía que reprimir toda emoción sentimental. Una vez consagrado al servicio del Señor quedaba cortada toda afección que produjera tristeza. Aarón escapó de una disciplina el día que murieron sus dos hijos Nadad y Abiú, porque tenía a su favor que había ofrecido su expiación y su holocausto delante de Jehová” (Levítico 10:19) , que nos hablan de la vida y la muerte de nuestro Señor Jesucristo. Pues Aarón embargado por el sentimiento de lo que le había acontecido aquel día, cerró su boca, e incurrió junto con sus otros dos hijos Eleazar e Itamar en tres graves faltas; el macho cabrío para expiación del pecado del pueblo había sido quemado, la sangre no fue esparcida dentro del santuario; y aquella ofrenda mecida tan santa que correspondía a los sacerdotes para comerla en lugar santo, fue rehusada. Levítico 10: 1 al 20.

Dios quiere una consagración de amor puro, “de todo corazón, con toda el alma, con toda la mente y de todas las fuerzas” (Marcos 12:30). Esto es lo que pide el Señor de los que le siguen como sus discípulos. “Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, hermanos y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo” (Lucas 14:26). Hay casos entre creyentes que ha llamado mucho la atención, es la emotividad exagerada que muestran cuando muere algún pariente. Algunos han llegado al escándalo que se transforma en espectáculo; en el amor no se puede evitar el sentimiento, pero sólo los que no tienen esperanza dan estas demostraciones de desesperación.

He dicho arriba que Aarón y sus hijos escaparon de una disciplina grave porque Dios en su providencia, reconociendo la flaqueza humana, les había enseñado que debía ofrecer primero sacrificio por él y por su casa. (Levítico 16:6,11,17,24)

Nuestro gran sumo sacerdote ofrece por él ruego y súplicas, clamor y lágrimas, y ofrece por el pueblo su propia vida. Las súplicas, las lágrimas y el clamor no eran el efecto del sentimiento humano, E no era la rebelión de su espíritu I a la voluntad de su Padre, no era producto de transgresión, ya que en él no había pecado. Su ruego, su súplica, su clamor, sus lágrimas, eran por la hora crucial que ha dejado un signo en medio de la eternidad, la separación que hubo entre él y su Padre, cuando en la cruz hecho pecado, hecho maldición por nosotros pagó la cuenta de nuestro rescate. Las tablas de piedra con la ley escrita por el dedo de Dios, y que Moisés rompió al pie del monte por el pecado del pueblo; ahora está dentro del arca, es precisamente el testimonio de que fue cumplida. Para satisfacción de Dios tenemos un gran sacerdote sobre la casa de Dios, y para con el Padre tenemos un abogado, a Jesucristo el justo” (Hebreos 10:21; 1 Juan 2:1).

081   La carrera

Ver

El indebido apresuramiento

Ahora no me propongo escribir sobre la carrera del atleta cristiano, sino sobre la carrera que pone la respiración jadeante, la carrera que trae suspiro, dolor de corazón, lágrimas en los ojos y palabras de desconsuelo. El inexperto dice: ¿De qué carrera hablará éste? El carnal dice: Aunque vaya cojeando yo voy a llegar; pero solamente llegará aquel que persigue una sola cosa “Olvidando ciertamente lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Filipenses 3:13,14).

Quiero entrar en mi tema. Esta carrera es el apuro, la precipitación conque se procede hoy para llevar a cabo ordenanzas bíblicas doctrinales las cuales necesitan calma, madurez, experiencia; y sobre todo dar lugar al Espíritu Santo para que nos muestre el camino que debemos escoger, la ordenanza que se debe cumplir. Si Pablo y sus compañeros por puros sentimientos, aprehensión o precipitación se hubieran dedicado a hablar la palabra en Asia, o resueltamente hubieran seguido a Bitinia (Hechos 16:6 al 10) la obra hubiera sido de la carne, y el diablo hubiera preparado barreras insalvables en Macedonia.

Hay carrera por ver conversiones. Parece que fuera una desilusión, una vergüenza si predicamos el evangelio en un lugar y no vemos frutos. Somos amantes de las noticias, aun más, de la fama. Aun ponemos una mampara al fracaso, y citamos: “Así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía” Isaías 55:11) . No nos paramos a pensar si la palabra ha salido de la boca de Jehová, o de mi propia boca; y estos fiascos nos llevan a apurar una confesión poniendo en la boca del individuo las palabras que el Espíritu Santo puede inspirarle.

Un predicador iba camino a su casa y se topó con un borracho, el cual muy alegre se volvió hacia el predicador diciéndole: “Aquí viene mi padre espiritual”; el predicador abrumado, con los ojos muy abiertos, dijo: “Hijo mío debes ser, porque si fueras hijo de Dios no estarías en esa condición”. Es lamentable que este espíritu está contagiando a muchos en las asambleas y a algunos predicadores también.

Hay carrera en bautizar. Hoy no se espera la suficiente prueba en el creyente. Cierto que no tenemos dones apostólicos para conocer a los engañados y a los verdaderos. (Hechos 8:23) Particularmente no estoy de acuerdo, aunque no me opongo a esas asambleas que celebran más de dos bautismos en el año. Valor moral para rechazar evitó un espectáculo de un parto en un bautismo. Conocí a uno bautizado extra, o sea horas después que se había celebrado el bautismo, fue a la cena el domingo y no volvió más nunca. Conocí otra de bautismo extra y el pecado de fornicación estaba oculto.

Carrera hay para predicar y poner a predicar. No ha mucho que hermanos de esos apurados impulsaban a otro creyente de veintiún días de bautizado a predicar, en vez de esperar que el joven en silencio aprendiera a obedecer para después dirigir. Hermanos hay que dejan su asamblea sola y sin ser enviados ni por el Señor, ni por su asamblea, se van el domingo a otras asambleas donde pueden tener chance para predicar; algunos de ellos no tienen don, y otros no gozan de la plena confianza en su propia asamblea.

Hay carrera para la recepción. Hemos llegado al tiempo que el individuo sin ser iniciado en los primeros rudimentos de la doctrina, ya está informado de lo que pasa en el seno de la asamblea; estos sujetos en el culto son pasados adelante a ocupar puestos que los temerosos no se atreven a ocupar. Eso sucede porque hay hermanos que aunque tienen años en el Señor, parece que disciernen muy poco entre lo limpio y lo inmundo. Algunos de esos metidos se valen de nuestra generosa candidez y se pasan sin consultar con toda confianza más allá de los límites de la prudencia. Pocos hermanos saben que un gran mal necesita un gran remedio. Una señora pasó veinte años justos fuera de la comunión por soberbia; al cabo de este tiempo volvió buscando la comunión, las palabras en su boca fueron: “Hay hermanos que tienen el corazón muy grande y la cabeza muy pequeña o viceversa”.

Ojalá que no tengamos carrera para formar asambleas sin que tengamos la seguridad de que es la voluntad del Señor, pues algunas asambleas son sostenidas por puntales o pie de amigos como casas viejas, que si le quitan los puntales les viene la ruina.

No hay espacio para escribir sobre la carrera para casarse, tema que merece un artículo especial. Carrera para estudiar, que es bueno, sin descuidar lo principal, la palabra de Dios. Carrera para comprar un carro antes que una casa. Carrera para entablar amistad con personas o compañeros que le perjudican, pues no saben si son de Egipto o el mundo, si son de Moab ¾la carne¾ o son de Judá ¾de Dios.

082   Cristo el cumplimiento de las promesas

Ver

Hebreos capítulo 6

“Por tanto”: Estas palabras las cita el escritor a lo menos ocho o nueve veces en su epístola, para aseverar con el positivo las enseñanzas que viene dando respecto a la superioridad de Cristo a los pactos, las promesas, y a toda la economía Mosaica. Pablo insta al creyente a avanzar “adelante a la perfección”. (v. 1) Cita siete sinuosidades rudimentarias, catequistas que enseñaban como doctrina los rabinos.

De las cosas del principio debe quedar solamente un recuerdo opaco. Una cosa no debemos olvidar y es, “la purificación de nuestros antiguos pecados”, pero no para tener un nuevo remordimiento. Hay pues, una tendencia natural que si alcanzamos un mayor conocimiento, o alguna prosperidad, nos olvidamos del día de las pequeñeces. Nuestro desarrollo en el conocimiento de Cristo debe ser progresivo. “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado, pero una cosa hago; olvidando cierta mente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está adelante” (Filipenses 3:13). Los versículos 4 al 8 por su solemnidad han sido muy discutidos, dan mucho que pensar, que preguntar, que conjeturar. Mi juicio particular es, que hubo algunos que llegaron a una altura muy elevada, porque subieron verticalmente sin pasar por desiertos, por montañas, por hoyancos, por naufragio, por azotes, por cárcel, por vergüenzas y afrentas donde era necesario ejercitar la fe. Los tales cayeron de sus alturas porque volvieron al formalismo, a las ceremonias y alas obras muertas de sacrificios simbólicos. A veces hemos llegado muy rápido a la cima de una montaña arrellanado en el cómodo asiento de un teleférico, sin considerar los múltiples sufrimientos de aquellos que suben a pie y ayudan a otros a subir también.

Había los fieles que seguían escalando por la fe y la paciencia, imitando al Señor, glorificándole por medio de sus obras y trabajo de amor mostrado a su Nombre. Con su servicio a los santos hacían que otros alabaran al Señor; mientras que los otros lo exponían vituperios.

No es que Abraham no halla cometido sus travesuras de impaciencia, pero en cuanto a su fe no hay quien lo sobrepase; y Dios que vio el fin desde el principio le dió al hombre de fe las más excelentes promesas. Ya mucho antes sin juramento, Abraham había creído a Dios; de modo que el juramento que Dios hizo a Abraham no fue tanto por Abraham, sino por los que más adelante iban a dudar con incredulidad de las promesas de Dios. En los tiempos patriarcales el juramento era el único y todo el honor del hombre establecido y confirmado en su palabra dada; pero en las dispensaciones posteriores y en la era presente, el hombre ha cambiado mucho, ese cambio no se debe al tiempo, mucho menos a la palabra de Dios; la enfermedad radica en el corazón del hombre que es malo desde el principio. Es muy notable que el pueblo de mayores privilegios. donde se vieron las maravillas más portentosas, se distinga como el más incrédulo. El paso a pie por un correas o cintas por indicación de camino abierto en el mar rojo, el maná venido del cielo, la roca herida donde manó corrientes de aguas, los milagros del Señor ante sus ojos, su palabra prodigiosa, su muerte vicaria, su resurrección de entre los muertos, le acreditaron como el Antitipo y cumplimiento de todas las promesas. El pueblo que vio todas aquellas maravillas, es el que dijo: “Quien nos diera a comer carne. Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones. los puerros, las cebollas y los ajos; y ahora nuestra alma se seca, pues, nada sino este maná ven nuestros ojos” (Números 11:4-6). Ahora son algunos de sus descendientes que cayeron de la gracia volviendo a edificar lo que antes destruyeron.

¿No es esto lo que algunos de los gálatas estaban haciendo? Tampoco es extraño si algunos hoy llamados hermanos, en su desobediencia a la palabra de Dios uniéndose en yugo desigual, van a un religioso romanista para que les haga la ceremonia religiosa de su matrimonio. Otros volviéndose a las fábulas encienden velones a los demonios, usan medallones de José Gregorio Hernández, o de la Coromoto, se cruzan el cuerpo con correas o cintas por indicación de brujos espirituales.

En cuanto a los fieles dice: “A fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas”. (v. 12) Sigamos escalando, subiendo, subiendo. Nuestra carrera es cerro arriba; el corazón firme, robusto, siguiendo las directrices de la cabeza que es Cristo, “en virtud de quien todo el cuerpo nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios”. (Colosenses 2:19) Muchos han llegado a la cima, muchos más van subiendo y subiendo. No sueltes, pues, la mano del ancla al cual estás asido. “Ya que el Señor entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre”. (vv 19,20)

084   Nuestro Señor Jesucristo anticipo de Melquisedec

Ver

Hebreos capítulo 7

El insigne y benemérito apóstol Pablo “que fue arrebatado al cielo, donde oyó palabras inefables, que no le es dado al hombre expresar” (2 Corintios 12:4), le fue difícil explicar el sacerdocio de Melquisedec a causa de la niñez de aquellos. Así también a causa de la torpeza mía sólo puedo llegar lejos de la orilla, poco de la superficie, nada de la hondura. Pero veamos unos tipos de Melquisedec y su cumplimiento en el Señor.

La condescendencia de Melquisedec

“Salió a recibir a Abraham (7:1).

Según leyes protocolares, los reyes reciben a los reyes, presidentes a presidentes. Fue Melquisedec, rey de Salem, que salió a recibir a Abraham. Creo que todavía le faltaban a Abraham algunos escalones en su fe para alcanzar el título de príncipe. En esto podemos ver la humildad de nuestro Señor Jesucristo. “El que por amor a nosotros, siendo rico, se hizo pobre”. “Siendo Señor se hizo siervo para darnos libertad”. Fue hecho pecado por nosotros, para darnos justicia de Dios en El”. La humildad es una virtud que hay que cultivar y regar a cada momento. Si alguna cosa es probada con más frecuencia, es la humildad. Si algo le da temple a la humildad son los hijos. Hay padres muy sufridos con la ingratitud de sus hijos; pero la humildad, especialmente de la madre, ha vencido la soberbia. Muy pocos somos los que estamos dispuestos a ocupar el lugar de la mujer cananea.

Los años me han demostrado que los que debieran ser más humildes son los más orgullosos, y de esto los principales son los analfabetos. Conozco uno que si se le da un consejo dice: “Ya yo había pensado en eso”. En silencio parece que recibe el consejo, luego va y hace lo contrario. A otro le vimos dejar una llave de agua abierta, y al preguntarle, enseguida dijo: “Yo no”. Pocos nos disponemos a aprender, pocos los que podemos llegar a la altura del conocimiento de Moisés o de Pablo, y más pocos los que se bajan a la medida de la humildad de ellos. En cambio somos muchos los que mostramos una humildad disfrazada.

Los títulos de Melquisedec

“Rey de justicia y Rey de Salem, esto es Rey de Paz” (7:2,3)

¿Quién es este personaje desconocido? No es otro sino el Hijo de Dios velado quien lleva los títulos de sacerdote, profeta y rey. Melquisedec en su condescendencia reconoce a Abraham como amigo y representante de Dios a quien recibe y conforta con pan y vino (Génesis 14:18). ¿Quién podía imaginar en ello la figura de lo que el Señor realizó la noche que fue entregado? Para el creyente que ama a su Señor, ¡cómo se siente fortalecido después de la faena de la semana, sentarse a la mesa del Señor y participar del pan y del vino para hacer memoria de la afrenta y el dolor hasta la muerte que Cristo sufrió por nosotros! El hermano que no va a la cena del Señor pudiendo hacerlo, debe chequearse y examinarse muy bien si está en la capacidad y energía suficiente para el combate de otra nueva semana.

La grandeza de Melquisedec

“Considerad pues, cuan grande era éste (7:4)

¿Sería reconocido Melquisedec en Sodoma, Gomorra, Adma, Zeboim, Bela? ¿Había llegado la fama de su grandeza a todo Hebrón, y a los oídos de Abraham? De el Señor está escrito: “Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: Rey de Reyes y Señor de Señores (Apocalipsis 19:16). Dice: “Que Abraham el patriarca dio diezmos del botín”, y en esto apreciamos dos virtudes más en Abraham, la humildad y la generosidad. Hablamos poco de los diezmos por no ser doctrina en el Nuevo Testamento, aunque tampoco Dios lo había mandado antes de la dispensación de la ley. Un creyente redimido se siente muy agradecido y deudor a su Señor; y Abraham de espontánea voluntad, por amor y reconocimiento de la grandeza de Melquisedec le dio los diezmos. Otro tanto sintieron los macedonios cuando recibieron el evangelio. “Dieron de su profunda pobreza y sobre sus fuerzas” (2 Corintios 8:1 al 5).

La autoridad de Melquisedec para bendecir

“Y bendijo al que tenía las promesas” (7:6)

Indiscutible que era mayor que Abraham en dignidad y pervivencia. De Melquisedec “se da testimonio de que vive” (7:8). “El que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos” (Hebreos 2:11). Melquisedec es uno de los títulos del Señor. Entonces es irreverente poner el nombre de Melquisedec a uno de los hijos de hombre. Es notable que en las Escrituras muchos llevan el nombre de patriarcas, reyes, profetas, sacerdotes, pero ninguno lleva el nombre de Melquisedec.

El orden sacerdotal de Melquisedec

“… el sacerdocio … según el orden de Melquisedec (7:11)

A mi modo de pensar creo que Dios ha tenido siempre en su programa dos órdenes sacerdotales: Uno que servirá al Señor en el milenio, en el orden de Aarón descendientes de Sadoc, 1 Samuel 2:35, Ezequiel 44:15. Otro orden que pertenece a la iglesia, y serviremos al Señor en la eternidad, del orden del sacerdocio real, Apocalipsis 1:6. “Linaje escogido, real sacerdocio, nación santa” (1 Pedro 2:9). A esta altura habían llegado algunos de los hebreos “y recayeron”. No hay ningún mérito en nosotros para engreírnos. “El que está firme, mire no caiga”. Pero es muy lamentable los privilegios que pierde un creyente cuando cae.

La eternidad del sacerdocio de Melquisedec

“sino según el poder de una vida indestructible” (7:15,16)

Cristo tiene un sacerdocio inmutable. “Se compadece de nuestras debilidades, fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado” (Hebreos 4:15)

Un sacerdocio con juramento

“Juró el Señor y no se arrepentirá” (7:21,22)

Hay tres juramentos que respaldan, resguardan y acreditan al Mesías. En el cumplimiento de las promesas”. Y dijo: “Por mi mismo he jurado”. Para la confirmación del reino: “Una vez he jurado por mi santidad, y no mentirá a David”. En el sacerdocio real y perfecto: “Juró Jehová y no se arrepentirá: Tu eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec” (Génesis 22:16 al 18; Salmo 89:35 al 37, 110:4) El último esfuerzo que hará el enemigo por ver si interrumpe estos juramentos, será en la aparición del anticristo, cuando “se sentará en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida” (2 Tesalonicenses 2:3-8).

084   “Ni a mi, ni a ti. Partidlo”

Ver

1 Reyes capítulo 3

Aunque en sus decisiones esté expuesto lo más estimado del hombre que es la vida, siempre habrán personas que procederán con el mismo espíritu del título.

La historia está escrita en 1 Reyes 3:16-28. El relato es curioso y sugestivo. Estas dos mujeres solas compartían una misma casa, hacían vida en común, se servían una a la otra recíprocamente; hasta parece que las dos se asistieron en el parto cada una en su turno… Tras de todo esto el Señor saca relucir una virtud y un delito que residen en el humano corazón, sea noble o perverso, al Señor no le satisface la cordialidad, las buenas acciones ni las buenas obras; él llega en su prueba hasta la fuente misma donde brota el amor.

Un fariseo convidó al Señor a su casa a comer, el fariseo le ofreció comida y cortesía que no cuesta mucho; pero la pecadora ofrece al Señor lo más costoso, todo su amor nacido de la gratitud por el amor que Cristo le había ofrecido a ella. El amor engendra amor. El fariseo parece que se sintió ofendido por tanto desborde de amor, y herido en el delito de la envidia, tal vez pensó con las mismas palabras del título: “Ni a mí, ni a ti. Partidlo”. Juzgando a los dos dijo para sí: Si este fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora. El Señor dijo al fariseo: Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados porque amó mucho (Lucas 7:36-50). Simón el fariseo era muy cortés, pero le faltaba el amor.

Las dos mujeres aunque se comunicaban en su escasez, en el corazón estaban divididas, pues, a una de ellas le faltaba la cosa capital, le faltaba el amor. Con anticipación se ven rasgos característicos del delito en aquella mujer.

(1) Su descuido: “Una noche el hijo de esta mujer murió, porque ella se acostó sobre él”. No sería necesario que llegáramos a la perfección para conocer cómo expresamos nuestra falta de amor puro. “Cada uno se fue a su casa; y Jesús se fue al monte de los Olivos” (Juan 7:53, 8:1). “Volvieron los discípulos a los suyos. Pero María se quedó fuera llorando junto al sepulcro” (Juan 20:10,11), “Además de otras cosas, lo que sobre mi se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias” (2 Corintios 11:28).

(2) La mujer raptó al niño vivo. Pero la madre que ama a su hijo se “levantó de madrugada para dar el pecho a su hijo”. “Madre” ¿estás aprovechando la mañana con tu hijo? ¿le estás alimentando con la leche espiritual, la palabra de Dios? Hoy día hay muchos raptores de niños vivos. Hay muchos padres y madres irresponsables que están trayendo hijos a este mundo que mejor fuera que murieran chicos como el de la mujer de la historia, y no grandes como Absalón” (2 Samuel 18:33). En cierto lugar de los Andes encontramos a una mujer preocupada, su niño estaba muy enfermo porque le estaba dando una leche que no era para la edad del niño. ¿Cuántos raptores de niños vivos hay: madres que dan malos ejemplos a sus hijos?

“Ni a ti, ni a mi. Partidlo”. Así hablan los sabios en su opinión, creen que a ellos les es revelado todo, y no consideran al hermano que tiene cincuenta o sesenta años consagrado al servicio de Cristo. Hablan con altanería porque son neófitos en la milicia cristiana. Ponen por tribuna al Sinaí, y dicen: “Por tanto nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a día de fiesta, luna nueva o día de reposo” (Colosenses 2:16). Gritan: “No se puede ministrar la palabra del Señor ni hacerse una comida el día que un siervo del Señor cumpla 25 o cincuenta años en el servicio de Cristo, porque eso no está en la Biblia. Son jueces, capaz de juzgar al Señor porque estaba en las bodas de Caná, y convirtió el agua en vino, o porque comía y bebía con los publícanos”. Han tocado el espíritu de la letra, pero no han andado por el camino más excelente que es el amor. Ven con vidrio de aumento a Colosenses 2:16 y se ponen miope para ver a Romanos 14:1-12. “Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar” (1 Corintios 14:20).

(3) Ni a ti, ni a mí. Ciertamente estas dos mujeres son representativas. Los escribas y los fariseos dijeron al Señor: “Maestro esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio”. En la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres (ni a ti, ni a mi). Tú pues, ¿qué dices? Esto era le ley, pero la gracia “se enderezó: El que de vosotros esté sin pecado” (Juan 8:3-11), Hay los que no quieren bien para ellos ni para nadie; como Ismael el hijo de Netanías (Jeremías 41:1-18). Balaam es otro a quien es aplicable la doble negación: Ni a ti, ni a mí. Como no pudo ganar las riquezas de Balaam por medio de la superchería maldiciendo a Israel (Números 24:11), enseñó a Balac a poner tropiezo a los hijos de Israel” (Apocalipsis 2:14).

(4) Partidlo. Las entrañas de esta mujer son las mismas de una llamada iglesia apóstata y ramera. La noche de San Bartolomé avisaron al obispo, cómo se distinguirían las casas de los Protestantes y la de los romanistas. El obispo dio la orden “Matadlos a todos, Dios conoce a los que son suyos”. La misma que partió al niño en siglos pasados, es la misma que ahora quiere partir al niño vivo en Irlanda del Norte. Cuántos hay que están partiendo al niño por medio del yugo desigual; partiendo al niño por diversas y falsas doctrinas, uniéndose al ecumenismo.

El Señor no dejará partir al niño, porque él conoce la madre verdadera. La asamblea “que da la leche a los niños, y alimento sólido para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal” (Hebreos 5:13,14).

085   Las huellas que vamos dejando

Ver

El andar del creyente

Pero, ¿qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte” (Romanos 6:21). El Espíritu Santo en siete demostraciones sintetiza las dos maneras de andar el creyente espiritual y moralmente.

(1) Nos recuerda el pasado, cuando andábamos en nuestros pecados perdidamente, (Efesios 2:1-3).  Íbamos corriendo abajo por el ímpetu de enemigos poderosos que nos llevaban de escollo, de salto en salto, precipicio en precipicio. Escapamos de desembocar en el lago de fuego, “porque Dios que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos salvó” (verso 4). ¡Cuántas veces caímos en el escollo de las dudas, en el salto de la corrupción, en el precipicio de las blasfemias! Hacíamos, vivíamos, y obedecíamos a los deseos de la carne, porque teníamos la voluntad doblegada a los vicios, los placeres o la desesperación. De esta manera el hombre se encuentra aplastado, cautivo en los lazos de la serpiente antigua; avasallado bajo el poder tentador del mundo; noqueado por el golpe certero de Goliat, o sea, la fuerza irresistible de la carne. ¡Gracias a Cristo! Que nos rescató del fango adonde habíamos caído, y con su sangre nos limpió de nuestros pecados.

(2) En el presente andamos en nuestra vocación espiritualmente (Efesios 4:1). Esto se relaciona con la nueva criatura en sus diferentes formas de conducirse como miembros del cuerpo de Cristo, que es su Iglesia. Dentro de este cuerpo, el creyente guarda con entereza la unidad del Espíritu. El Espíritu es a la Iglesia lo que la sangre es al cuerpo. Un miembro en el cuerpo donde la sangre no circula, es inútil, los demás miembros están cargando un muerto. Un creyente contencioso, sensual, murmurador, egoísta, no está dando los frutos del Espíritu; no ha aprendido de la mansedumbre de Cristo, la Asamblea está cargando un muerto. El cuerpo humano se desarrolla de acuerdo a la calidad de alimento que asimila; así también el creyente espiritual, se va transformando de poder en poder, por el alimento de la palabra de Dios y la consagración cada día le van llevando a la semejanza de Cristo.

(3) Andamos en buenas obras prácticamente (Efesios 2:10). Haciendo bien aunque recibamos mal (1 Pedro 3:17). Marcos el Evangelista nos explica que el Señor a veces no le bastaba el día para hacer buenas obras, ni aún tenía tiempo para comer. Pablo nos dice: “Sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos”. Como nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros públicamente y por las casas “. (Hechos 20:19,20). Las buenas obras que Dios preparó de antemano están vinculadas al escogimiento que Dios hizo en nosotros, como pueblo peculiar diferente a los demás pueblos.

(4) Andamos en pensamientos moralmente (Efesios 4:17). “Tenemos la mente de Cristo” (1 Corintios 2:16). A causa de nuestra humana debilidad sucede en nosotros lo que acontece en el águila, de sus alturas desciende para buscar su comida en la inmundicia, pero no se queda, se vuelve a remontar. También al creyente le vienen malos pensamientos. Pero en nosotros hay uno mayor que el que está en el mundo, que nos hace temblar y no pecar”. (1 Juan 4:4; Salmo 4:4). El creyente que dice que no tiene mal pensamiento, merece que se le ponga una aureola y se le mande al Papa para que lo canonice. “Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Filipenses 4:8).

(5) Andamos delante de dios agradablemente (Efesios 5:1,2). “Este es mi Hijo amado en quien tengo complacencia” (Mateo 3:17). Nunca de la tierra subió olor tan fragante como el de la obediencia del Señor a su Padre; sus obras, sus palabras y su muerte vicaria, todo fue para gloria de Dios. Así fue el andar de Pablo delante de su Señor y lo que enseñó a las iglesias. De el rey Asa hay un contraste: Mucho perfume en su muerte, pero en vida cuando enfermó, no buscó a Jehová, sino a los médicos. (2 Crónicas 16:12-14). Mejor es esparcir la fragancia de nuestro amor a Cristo ahora en vida. La obra perdura ahora y en la eternidad, es la obra de amor. Presentándonos santos, agradables a Dios” (Romanos 12:1; 2 Corintios 2:14).

(6) Andamos en luz constantemente (Efesios 5:8). La luz descubre la manera de nosotros conducirnos, ella señala a quien representamos como embajadores de Cristo. El mensaje que tenemos es luz a los que están en tinieblas. Soy luz en mi mismo, luz en mi casa, luz en mi parroquia, y las tinieblas más densas no pueden apagar la luz de esa vela.

(7) Andamos en diligencia sabiamente (Efesios 5;15). Lo que acaece en estos tiempos no debe causarnos turbación. “Vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas” (1 Juan 2:20). En las guerras una de las maniobras más importante de ambos bandos, es interceptar los mensajes del enemigo. El que anda sabiamente en la dirección del Espíritu le andará adelante al enemigo. “Aprovechando bien el tiempo porque los días son malos” (verso 16).

086   Señor de todos es rico para con todos

Ver

Romanos 10:12

Los depósitos del banco celestial ganan el interés más subido hasta ahora conocido. Nuestro Dios no es deudor a nadie, mientras que todos somos deudores a él. No hay cronómetro, ni aparato en el cielo, ni en la tierra que pueda medir la precisión de nuestro Dios. No sabemos cuánto sea la recompensa a un vaso de agua fría, pero el Señor ha dicho: “que no perderá su recompensa” (Mateo 10:42). El precio no está en el servicio, ni en el agua fría, sino en que se le dio porque es discípulo de Cristo. Entonces el Señor reparte de sus intereses a diestra y a siniestra, al discípulo y al que hace bien al discípulo.

Como el Señor es rico para con todos; no mide la recompensa al tamaño de la dádiva, siempre da con creces. Como un grano germina y da una gavilla o muchas mazorcas, así Dios reparte al corazón generoso.

¿Cómo pues podemos dar a Dios si él habita en los cielos, si Dios es Espíritu, y es rico para con todos? El patriarca escribió: “Si fueres justo, ¿qué le darás a él?, ¿o qué recibirá de tu mano? Al hombre como tú dañará tu impiedad; y al hijo de hombre aprovechará tu justicia” (Job 35:7, 8). El Señor tiene muy cerca de sus ojos y a su corazón aquellos que están a su servicio, y especialmente a los pobres aunque no sean de su pueblo, aunque no sepan agradecer, aunque abusen de la bondad de Dios, Dios se hace acreedor y fiador por el pobre. “A Jehová presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar” (Proverbios 19:17)

En el capítulo 10 de Romanos Pablo está discutiendo las riquezas de la gracia del Señor para perdonar a todo el que invocare el nombre del Señor; contraponiendo estas riquezas a las exigencias tan estrechas de la ley que dice: “El hombre que haga estas cosas vivirá por ellas” (verso 5). También contiende el apóstol con el hombre en su pobreza espiritual, que tiene la audacia de medir la justicia de Dios con su misma estatura, v. 3. La Ley y el judío religioso se confabulan y excluyen al que es de la fe en Cristo, haciendo diferencia de judío y gentil. Ignoran el plan de la gran salvación de Dios; ignoran la gran capacidad del Dador; ignoran que Dios asevera y trasmite su enseñanza y su promesa en el capítulo, por medio de tres testigos poderosos, cuyas citas son, de los libros históricos, poéticos y proféticos. Si fuera al judío solamente anularían los siete “todos” que pluralizan el propósito, el sentido, y el fin que persigue el capítulo. “Por toda la tierra salió su voz, y hasta el extremo del mundo sus palabras”. Dije a gente que no invocaba mi nombre: “Heme aquí, heme aquí” (Salmo 19:4, Isaías 65:1). “Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos” (Romanos 10:12).

Una prueba del señorío y riquezas de Cristo lo experimentó la mujer cananea “Señor, socórreme…Si Señor; pero aún los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos…Mujer grande es tu fe, hágase contigo como quieras” (Mateo 15:21-28) La fe en el Señor levantó aquella mujer hasta la misma mesa del que es rico para con todos. La misma experiencia llegó a sentir Mefi-boset el día de su redención o restauración; levantado del lugar de los perros para sentarse en la mesa del rey David, tipo de nuestro Señor Jesucristo (2 Samuel 9:1-13). Cristo nos compró con su sangre y es Señor porque ha resucitado de los muertos, es Señor porque es el heredero directo: “Yo he puesto mi rey sobre Sión, monte de mi Santidad “ (Salmo 2:6). Cristo es el Señor, “porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo. Y también le dio autoridad de hacer juicio por cuanto es el Hijo del Hombre” (Juan 5;22-27).

Cristo tiene “riquezas de gloria”, tiene “riquezas de gracia”, es “rico en misericordia”. Hay en El “las inescrutables riquezas de Cristo”, tiene “tesoros de sabiduría”, tiene “las riquezas de la creación en los cielos y en la tierra, visibles e invisibles”, tiene la riqueza de ser “la cabeza del cuerpo que es su iglesia” (Efesios 1:18,7, 2;7, Colosenses 2:3; 1;16,18).

Éramos pues, considerados perrillos, arruinados y miserables en nuestros pecados, sin tener parte ni suerte en los pactos de Dios. Entonces por las riquezas de su gracia nos ha hecho participante de su herencia en Cristo. ¿Le tenemos, le reconocemos, le obedecemos, le confesamos como el Señor de nuestras vidas? O, ¿somos de aquellos a quien el Señor dijo: ¿Por qué me llamáis Señor, Señor, y no hacéis lo que os digo?” (Lucas 6:46). Porque el Señor sea nuestro amigo más íntimo, (Juan 15:13-15), eso no le priva, ni le separa, ni le desautoriza para ser nuestro Señor. De Pablo está escrito: “Ciertamente, aún estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo”. (Filipenses 3:8).

087   Andando a la luz de su rostro

Ver

El vituperio de Cristo fuera del campamento

En días pasados mientras hablaba con un joven llamado Rubén, hijo de judíos, quise explicarle el significado de su nombre según la palabra de Dios, para poder introducirle el evangelio. Aquel joven circuncidado me sorprendió cuando me dijo: “Señor Naranjo! Dios es el poder, yo no creo sino en el poder, y el mundo será de los que tienen el poder”. El materialismo de este hombre confirma lo que dice Pablo. “Porque no todos los que descienden de Israel son israelitas”. (Romanos 9:6).

Hoy día, cuando los hombres confían en las fuerzas, cuando el poderoso se levanta contra el débil, cuando confían en los pactos para la seguridad del estado; cuando la diplomacia se impone por el alcance del pensamiento malicioso, llevando la idea a la palabra con entera libertad. Como dijeron algunos de los antiguos: “Por nuestra lengua prevaleceremos, nuestros labios son nuestros. ¿quién es señor de nosotros? (Salmo 12:4). Hay un pueblo que confía en el nombre del Señor. Los desarrollistas dicen: “el tecnicismo superará la pobreza y mediocridad del pueblo”. A esto le agregamos, que en los días actuales el hombre a los cuarenta años con escasa preparación le es difícil conseguir trabajo. Pero Dios ha dicho: “Y dejaré en medio de ti un pueblo humilde y pobre, el cual confiará en el nombre de Jehová”. (Sofonías 3:12)

Hoy día hay un potencial de sabiduría, de armamentos, de riquezas incalculables, en quien los hombres ponen su confianza. También estriban el alcance de sus éxitos y progresos, en sus campañas programadas, argumentos científicos y en la gran multitud que tienen una sola confesión religiosa. También Israel hacía alarde de “la multitud de sus sacrificios, holocaustos de carneros, sebo de animales gordos, sangre de bueyes, de ovejas, de machos cabríos, luna nueva, días de reposo” (Isaías 1:11-16) Vanas eran sus ofrendas, nominal era su religión. Sólo un remanente, los pobres y los humildes confiaban en su Dios. También en la Iglesia de Cristo, entre esta gran masa llamada cristianismo, Dios solo conoce a los pobres y humildes que confían en su Nombre; sean nobles, sean plebeyos, titulares u obreros, sólo Dios atiende a aquellos que confían en su Nombre.

Hoy día cuando la apostasía e impiedad, induce al hombre a hablar mal, a blasfemar y provocar a Dios; ya de antiguo los había. “Decimos, pues, ahora: Bienaventurados los soberbios, y los que hacen impiedad no sólo son prosperados, sino que tentaron a Dios y escaparon. Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a Jehová, y piensan en su nombre” (Malaquías 3: 15,16).

Hoy día no es posible hallar lugar en la ciudad o en el campo, donde el tema de la conversación no sea acompañada de un lenguaje soez, irreverente, inmoral, falto de respeto. Debía ser triste la vida de Lot en Sodoma, aunque prosperaba sin la voluntad de Dios. “Porque este justo que moraba entre (los sodomitas), afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de (aquellos sodomitas), (2 Pedro 2:8).

Hoy día cuando son aclamados los perversos. Cuando el misterio de iniquidad muestra una de sus facetas, con una mampara de religión, que se llaman “Adoradores de Satanás”. Así que ya no es oculto la invocación al diablo porque encuentra legalidad, y adeptos que negocian su alma con antelación. Hoy día, cuando los líderes ya sean políticos, deportistas, religiosos, o artísticos, tienen muchos de ellos, una vida doble y dudosa por el adulterio, el divorcio, el escándalo, la borrachera, las drogas, el contrabando, el crimen, ocupan las planas principales de publicidad; estos son casi deificados por una multitud delirante. Hay un pueblo que sólo sabe aclamar a su Señor con júbilo de rey en él. “Bienaventurado el pueblo que sabe aclamarte, andará, oh Jehová, a la luz de tu rostro” (Salmo 89:15). “Y si no, sepas oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado” (Daniel 3:18).

Hoy día cuando los gobiernos, los estadistas, los partidos, las confraternidades, en fin, la sociedad sin distinción en la tierra programan y protocolizan la aparición del anticristo, hay un pueblo que ama y espera la venida del Señor” (2 Timoteo 4:7, 8). El anticristo vendrá en su propio nombre, hombre de pecado, hijo de perdición, inicuo. Las naciones por su locura le recibirán y para su perdición lo aclamarán. El Señor vino en nombre de su Padre” (Juan 5:43). “Porque las palabras que me diste, les he dado, y ellos las recibieron y han conocido verdaderamente que salí de ti; y han creído que tu me enviaste” (Juan 17:8).

Hoy día, cuando muchos de los llamados creyentes contemporizan con las innovaciones, siguen la corriente de este mundo, haciéndose amigo de él, hay un pueblo que sufre por la separación de su Señor. Ha salido fuera del campamento llevando su vituperio: “Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, que no sólo creáis en él sino también que padezcáis por él” (Filipenses 1:29).

088   Las disculpas de Moisés por considerarse incompetente

Ver

Excusas para no salir en la misión encomendada

Hace algún tiempo un hombre vestido de apariencia elegante entró al culto y se sentó, oyó en silencio el estudio que estábamos dando, como tenía cierta cultura, observó nuestra manera sencilla de hablar y enseñar. Después del culto me dijo: “Yo soy preparado, estaba casi para recibir diploma en ciencias, letras y diplomacia, cuando por una desgracia se truncó mi carrera. Si hacemos un arreglo, yo puedo venir y darles clases de la Biblia por una hora los días que ustedes señalen”. Me contuve de citarle el refrán que Don Francisco Ramos expresó a otro petulante igual: “El pavo es muy grande para el gallinero”.

Moisés tenía una basta preparación en toda la sabiduría de los egipcios; y era poderoso en sus palabras y obras (Hechos 7:22). He aquí que Moisés es llamado por Dios para que le sirva. En todo esto encontramos una enorme distancia, entre la sabiduría de Dios y la sabiduría humana; pero no hay antagonismo siempre que la sabiduría del mundo conozca a Dios el autor de toda sabiduría.

Moisés ha visto, y ha sentido la presencia de Dios cuando se le apareció en la zarza que ardía y no se consumía. A Moisés le quedó impreso la grandeza de la santidad de Dios: “No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es” (Éxodo 3:1-5). Moisés está asombrado, y como otro hombre en época posterior piensa: “Tan torpe era yo, que no entendía; era como una bestia delante de ti” (Salmo 73:22).

Ahora Moisés se siente tan pequeño, tan bajo que presenta a Dios sus disculpas y excusas para no salir en la misión encomendada.

(1) “Yo no tengo credencial” Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel? (Éxodo 3:11). Yo considero justa su disculpa, ya que esa misión lo constituía en un embajador. Palabras no bastan: es absolutamente necesario credencial por vocación, trabajo, amor, audacia, fe, espiritualidad, santidad. Dios sabe que su siervo Moisés tiene todas esas cualidades; lo ha demostrado en pastorear las ovejas a través del desierto hasta llevarlas a Horeb, monte de Dios. Dichoso el pueblo cuyos pastores le llevan al monte de Dios por la enseñanza, la oración y la conducta.

(2) “Yo no tengo ninguna identificación,” dijo Moisés a Dios. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre, qué les responderé? (v. 13). Debía verse en Moisés el duplicado de aquel a quien representaba “Yo soy el que soy”. El que era, el que es y el que será. Moisés debía mostrar su nueva naturaleza. Cuarenta años atrás había salido de Egipto furtivamente, había matado a un hombre; ahora hay en él un nuevo carácter; el amor y la mansedumbre son patentes. Tiene un nuevo mensaje en sus labios: libertad. Si esta generación de creyentes hubiéramos visto a Moisés, de seguro hubiéramos dicho: Dios lo envió.

(3) “Yo no tengo ninguna señal” Entonces dijo Moisés: “He aquí que ellos no me creerán, ni oirán mi voz; porque dirán: No te ha aparecido Jehová” (Éxodo 4:1). El hombre siempre es inclinado a admirar las cosas grandes aunque no las crea. En cambio, Dios se vale de las cosas pequeñas para hacerlas portentosas. Habilita a Moisés una vara de pastor solamente y la chispa del poder de Dios correría de Moisés por la vara para toda necesidad de señal. Idéntica fue la comisión que el Señor dio a sus discípulos, Mateo 10:7-10. Todo lo vano, superfluo, ostentoso es eliminado para que el Espíritu de Dios tenga toda libertad de acción, y no dar ocasión a la carne.

(4) “Yo no tengo ninguna elocuencia”. Entonces dijo Moisés: ¿Ay Señor! nunca he sido hombre de fácil palabra, ni de antes, ni desde que tu hablas a tu siervo; porque soy tardo en el habla y torpe de lengua (Éxodo 4:10). Hay hermanos, que si no se empujan no salen p´lante. Cuando era muchacho me bañaba en el río con mis compinches, yo me quedaba sobre la piedra observando a todos que se tiraban al pozo y nadaban; yo tenía miedo porque no sabía nadar. Uno de mis condiscípulos calladamente por detrás de mi me dió un empujón que caí al pozo, fui abajo, volví arriba y salí nadando. El Señor tuvo que empujar a Jeremías: “No digas que soy niño; porque a todo lo que te envíe irás tú; y dirás todo lo que yo te mande” (Jeremías 1:6,7). No es asunto de elocuencia, sabiduría, ni dicción, sino coordinación, y sumisión a la guía del Espíritu de Dios, y el negocio saldrá bien.

(5) “Yo no tengo ninguno en quien apoyarme”. ¿Ay Señor! envía, te ruego, por medio del que debes enviar (Éxodo 4:13)  No es este caso único en Moisés o Gedeón. Es algo en todos nosotros que nos lleva a sentirnos más confiados en el apoyo humano que en la protección y dirección del Señor. Aún después de tiempos en los caminos del Señor, podemos precipitarnos en el brazo humano y decir: “Y nos serás en lugar de ojos” (Números 10:31). Un hermano ya anciano había vivido por 28 años soltero, luego se le metió entre ceja y ceja el pensamiento que debía casarse. Le causó tanta amargura su matrimonio, que un día dijo delante de algunos hermanos refiriéndose a su esposa, y echándole la culpa al Señor: “No sé cómo me presentó el Señor este escarabajo”. Moisés había aprendido por la escuela en el desierto. Sus cinco disculpas fue el examen a que Dios sometió a su siervo y salió eximido.

089   El oro que pierde su brillo

Ver

Creyentes que pierden su poder

“Ahora, pues, he aquí tu mujer; tómala y vete”. (Génesis 12:19). El hombre de fe que salió sin saber adónde iba, confiando en el Invisible. El hombre del altar, adorador del Dios vivo y verdadero. El hombre de la tienda que nos habla de su separación e inconformidad con las comodidades de esta vida, porque esperaba ciudad con fundamento. Este gran hombre en su imperfección tuvo sus momentos en que perdió su brillo. Abraham como el oro fue echado en el crisol para ser refinado. El fuego esta vez fue “hambre en toda la tierra” (Génesis 12:10-20). El amigo de Dios que pasó sus días, y ni una noche se acostó sin comer cometió la flaqueza de exponer a su esposa con disimulación, y por desconfianza. El Señor tenía sus ojos sobre su siervo, no permitió ningún desatino de parte de los extraños contra ellos, pero la falta de Abraham le hizo perder su brillo en ese lugar. Brillo que deslumbra en otras fases de la vida.

Abraham fue echado como indeseable de aquellos contornos. Dios permitió que su siervo pasase por esa vergüenza para que volviera otra vez al lugar de comunión. “Y volvió por sus jornadas desde el Neguev hacia Bet-el y Hai e invocó allí Abraham el nombre de Jehová” (Génesis 13:1-4). Se dice que en siglos pasados “en uno de esos países de Europa las perlas de la corona perdieron su brillo, entonces consultaron a un experto respecto a ese defecto el cual aconsejó meter las perlas un tiempo en el mismo mar donde fueron sacadas, y las perlas recuperaron su brillo”.

Así hay creyentes que han perdido poder, y no lo han conseguido porque no han vuelto hasta el propio lugar de su tienda que dejaron atrás. El pródigo tuvo que volver a su propio hogar para hallar la bendición perdida y alcanzar restauración junto a su padre. Pedro tuvo que llorar amargamente para encontrar perdón. David tuvo que confesar su pecado para sentir el gozo de su salvación.

¿Qué de aquellos que no recuperan su brillo jamás? Si de Abraham tenemos un brillo ascendente en Lot vemos un brillo descendente que pasó como celaje, o estrella errática que apenas dejan una estela del grueso de un hilo para que ninguno le siga en su mal ejemplo. El brillo de Lot se fue opacando, desinflándose como caucho espichado, pues, él escogió para su residencia a Sodoma, parece que halló esposa en Sodoma; sus hijos e hijas se familiarizaron con los vicios de Sodoma. Lot no tuvo solvencia moral para componer a Sodoma; no tuvo influencia sobre su familia. En tal situación catastrófica hubiera podido decir a su hija mayor, éstos no son momentos para beber vino, sino para orar. Pero Lot había perdido la oración en Sodoma; él fue salvo a través del fuego. La luz que brilló fue para él, juicio a sus obras. Lot dejó de ser oro purificado cuando se apartó de su tío; lo que se tenía en él por oro vino a ser vasija de barro. ¡Cuántos se aguantan en la carrera cristiana mientras tienen el poder del ejemplo que está a sus ojos!. En las predicaciones algunas personas confiesan a Cristo, y se aguantan hasta que se va el predicador, luego aquellos desaparecen y no vuelven más. Otros siguen mientras tienen personas influyentes en su camino, al morir estos o se ausentan, aquellos se les caen las muletas y se ponen cojos para siempre.

Otro caso del oro que perdió su brillo lo hallamos en Joás, rey de Judá. Joás brillaba en los días del sacerdote Joiada, restauró la casa de Jehová, hizo renovar al pueblo la liberalidad para dar la ofrenda que Moisés había establecido para el tabernáculo. Empleó carpinteros, canteros y artífices para la reparación del templo. Sacrificaba holocausto continuamente todos los días de Joiada. Al morir el sacerdote Joiada, el buen oro que había en Joás perdió su brillo y fue ennegrecido. Joás fue afrentado por un pequeño ejercito sirio, luego cayó enfermo, fue asesinado en su cama por dos de sus siervos. Lo sepultaron en la ciudad de David, pero no en los sepulcros de los reyes (2 Crónicas 24:1-26).

En los años que el Señor me ha dado he presenciado casos como el de Jonás, creyentes que brillan un tiempo y luego dejan de brillar, y se van sin ser deseados, los tales no han pasado por el fuego como Sansón, que su brillo fue más excelente en su muerte que en su vida. Otros brillan como oro pulido toda su vida y en su muerte.

Jehú aparece en la historia como un astro que excedía en brillantez; dos largos capítulos explican su biografía; 2 Reyes capítulo nueve y diez; pero en la parte central de su vaso de oro, quedó una amalgama compuesta de oro y escoria.  “Más Jehú no se cuidó de andar en la ley de Jehová Dios de Israel con todo su corazón, ni se apartó de los pecados de Jeroboam, el que había hecho pecar a Israel”.

Hermanos: “Mantengamos la fe y la buena conciencia”. Quitemos los carbones de nuestra lamparilla para que nuestra luz brille delante de los hombres. ¿Estamos por debajo o a la par de los 22 quilates en que se aprecia el oro fino? Si hay alguna escoria en su vida, deje que el fuego haga su prueba de purificación. El Señor viene. “Para ser sometida a prueba vuestra fe mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo” (1 Pedro 1:7).

089   Oportuno y oportunista

Ver

La flecha que apunta hacia afuera,
y la que dispara hacia dentro

Ver
Estos dos adjetivos tienen un egocéntrico en contraposición, el primero la punta de la flecha apunta hacia afuera, el segundo dispara su flecha hacia dentro. El uno se ocupa de los demás, el otro se ocupa de sí mismo. El primero es optimista y liberal, el otro es egoísta aprovechador.

Hay pues, los que esperan la oportunidad de la buena concordia y unanimidad para ejercer su ayuda en bien del pueblo del Señor. El ejemplo lo hallamos en Apolos, Pablo le rogó que visitara a los corintios. “Le rogué que fuese vosotros, mas en ninguna manera tuvo voluntad de ir ahora, pero lo hará cuando tenga oportunidad” (1 Corintios 16:12). Este gran hombre esperaba que los corintios estuvieran en mejor condición espiritual, que sería la mejor oportunidad para visitarlos y edificarlos de tal modo, que la gloria sólo fuese para Dios, y ellos dejarían de gloriarse en la sabiduría de los hombres.

Así como se espera, también se busca con diligencias la oportunidad para hacer el mal. Judas era político y ducho en el espionaje, sabía bien cómo los sacerdotes urdían la trama contra el Señor, Judas comía y bebía con los discípulos de Cristo. Un día pidió permiso o resolvió dejar solo a sus compañeros y se presentó delante de los jefes de los sacerdotes y les dijo: “¿Qué me queréis dar y yo lo entregaré?, le asignaron treinta piezas de plata. Desde entonces buscaba oportunidad para entregarle” (Mateo 26:14-16). Aquel mal hombre pensó que Jesucristo no se dejaría prender y él se quedaría con el dinero acomodándose con los oportunistas. Nunca pensó aquel mal hombre que él sería el cuerpo del delito que daría cumplimiento a las varias profecías referentes a la traición del Mesías.

Se dice de Mark Twain que encontrándose en un culto evangélico oyó a un misionero hablar de la necesidad de las misiones y de los aborígenes, la explicación impresionó a Twain que resolvió dar para la ofrenda $ 20. El tiempo corría, en eso Twain vio a un millonario sentado también en la reunión y se dijo para sí: “Este sujeto va a dar hoy una buena ofrenda, voy a dar solamente $ 10.” Entonces Twain dio un vistazo alrededor y vio que la reunión era muy grande, y se dijo para sí, “La ofrenda va a ser hoy muy grande, voy a dar $ 5 solamente.” Al fin pasó el cepillo delante de él, metió la mano y sacó $ 5. La oportunidad le llegó a Twain de disparar hacia fuera pero se acomodó entre los oportunistas para su propio bien, disparando hacia adentro para su propio mal en el día de las recompensas.

Pero qué ansiedad tenían los filipenses de noticias o medios de comunicación con Pablo. Que amor mostraba Pablo por ellos, y que recíprocos se sentían los filipenses por Pablo “Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí para Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos. Estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad” (Filipenses 4:15,10). Los filipenses eran consecuentes a la oportunidad para enviar socorro a Pablo, v.16. Ellos eran conscientes de este sentir. “Más bienaventurado es dar que recibir” (Hechos 20:35). “Así que según tengamos oportunidad hagamos bien a todos, mayormente a la familia de la fe” (Gálatas 6:10).

Es condenable en gran manera el hecho de aquellos que especulan la oportunidad haciéndose oportunistas; de ahí el resultado – “Por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:12). El gobernador Félix dijo a Pablo: “Vete, cuando tenga oportunidad te llamará, esperando con esto que Pablo le diese dinero para soltarle” (Hechos 24:25). Este oportunista comerciaba con la justicia.

Hay millares que entienden el amor o la caridad en una forma al revés. Hacen de la oportunidad un chantaje, y de la generosidad del hermano o hermana una especulación; piensan que el hermano tiene demasiada plata, que es un idiota porque no es egoísta o avaro, que siente alergia al tener contacto con el dinero. Han abusado de la oportunidad hasta hacer cerrar las puertas al pródigo, haciendo tropezar la justicia.

Sin embargo: Aunque se desarrolla la maldad, el Señor está en su trono, y el Espíritu nos dice: “Acerquémonos pues confiadamente al trono de la gracia para alcanzar misericordia, y hallar gracia para el oportuno socorro” ( Hebreos 4:16).

090   Arras

Ver

El Todopoderoso nos dio cosas inmutables

a palabra arras es poco usada entre los latinos para celebrar sus contratos, y menos usada en sociedad para legalizar un desposorio. El sentido es el mismo en el comercio como para un contrato nupcial; algo de valor que se anticipa para la seguridad de un contrato. En ciertos lugares orientales, era de ley dar con antelación las monedas exigidas para fijar un desposorio; de modo que no sólo se aceptaban las palabras, ya que éstas tenían que ser respaldadas por las arras.

El Todopoderoso, para hacerse más comprendido por nosotros, más revelado en su misterio, más al alcance de nuestra fe, de nuestra mente finita; para nuestra absoluta confianza nos dio dos cosas inmutables: “Por lo cual queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento” (Hebreos 6:17). Dios no quedó satisfecho con dar a la iglesia promesa y juramento solamente. Desde los siglos eternos había ofrecido a su Hijo una esposa: “El misterio que había estado oculto desde los siglos y edades – que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo … copartícipes de la promesa en Cristo Jesús … El cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.  (Colosenses 1:26; Efesios 3:6; Hebreos 12:2). Para el Señor no era un misterio, pero para la esposa sí.

Entonces, además de la promesa y el juramento, el Señor dio a la iglesia las arras de un contrato y compromiso divino. “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria” (Efesios 1:13, 14).

Con datos precisos de citas Bíblicas quiero rubricar lo que fueron arras dadas con anticipación a un contrato, y que viene a ser símbolo de las arras dadas a la Iglesia.

Las arras reconocidas: “¿qué prenda te daré? Ella respondió: Tu sello, tu cordón y tu báculo que tienes en tu mano. Y él se los dio”. (Génesis 38:18). El Señor no será de los esposos que niegan el hijo a su esposa para después acusarla de infiel. El reconocerá el sello de su mismo Espíritu en nosotros. “Pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo”. (2 Corintios 11:2). El es muy digno de una vida fiel e irreprensible, pues nos compró con su sangre y nos ha dado su Espíritu que nos consuela. “Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables”. (2 Corintios 5:9).

Las arras generosas: “¿Qué hay hija mía? Y le contó lo que con aquel varón le había acontecido. Y dijo: Estas seis medidas de cebada le dio, diciéndome: A fin de que no vayas a tu suegra con las manos vacías”. (Ruth 3:16,17). El Espíritu Santo nos ha colmado de dones. “Más el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, contra tales cosas no hay ley”. (Gálatas 5:22, 23).

Las arras de cancelación: “Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese”. (Lucas 10:35). El Señor no es deudor a nadie. La necesidad nuestra, queda a cargo de él. El no es hombre para mentir, como prometió así cumplirá.

Las arras de honor: “Si en algo te dañó o te debe, ponlo a mi cuenta. Yo Pablo lo escribo de mi mano, yo lo pagaré; por no decirte que aún tú mismo te me debes también” (Filemón 18, 19). Pablo deseaba que Filemón viera en Onésimo al mismo Pablo. Como no encontraría en Pablo ningún daño ni injuria, así sería Onésimo de ahí en adelante. Así nos vé Dios en su Hijo amado. “Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos” (Romanos 8:29). Esto no da ninguna licencia para pecar, sino para que amándole más nos purifiquemos más.

091   Mentor para los jóvenes, doctor para los viejos

Ver

Tres períodos en la vida de Moisés

La edad de la vida de Moisés se reparte en tres períodos, así también la vida del joven José, este fue el joven pastor, el presidiario calumniado, y el gobernador de Egipto. Así también la vida de David; cuando joven, pastoreaba las ovejas de su padre; ungido es el proscrito involuntario y perseguido; exaltado, es el rey más eminente de Israel. Nuestro Señor Jesucristo como el buen Pastor da su vida por las ovejas, cuida con gran afecto de sus ovejas; en su venida, como el Príncipe de los pastores, lleva y recompensa a sus ovejas.

Ignoramos el tiempo que pasó Moisés bajo la tutela, dirección y enseñanzas de sus padres. Los días más propicios para sembrar en el corazón es en la juventud. Amram padre de Moisés era esclavo de los egipcios, y Jocabed era la madre y tía en segundo grado de Moisés. Decimos que Amram y Jocabed imprimieron y prepararon a Moisés para las cosas divinas, mientras que la hija de Faraón lo preparó para las cosas temporales.

No era desconocido para los egipcios aquel niño que criaba Jocabed.; todos sabían que era hijo de la princesa, eso se prestaría para muchos comentarios en secreto. Jocabed era madre dos veces, madre natural y madre adoptiva. El niño crecía muy hermoso. Si alguno le preguntaba ¿Cómo te llamas tú? El contestaba: “Sacado de las aguas”. Jocabed no perdía tiempo en inculcar en Moisés conocimiento del Dios vivo y verdadero, lo impregnaba de la afinidad de su raza, y al pueblo que él pertenecía. Posiblemente los muchachos contemporáneos de Moisés le dirían: ¿Quién es tu papá y tu mamá? Moisés, que captaba lo que su mamá le enseñaba, les contestaba: “El Dios que hizo a mi papá y a mi mamá, me hizo a mi y a ti”. Muchos de los hebreos no entendían eso, menos los egipcios.

Aquel hombre Moisés nunca olvidó lo que su madre le enseñó en su juventud. Sus padres eran tan piadosos que nunca pensaron en la recompensa (Éxodo 2:9), sino en colaborar con Dios en sus propósitos con aquel niño. Moisés en el palacio de Faraón debía comer bien, era bien protegido por la princesa quien lo inscribió en la academia principal de Egipto (Hechos 7:22). Moisés se encontraba en un ambiente mundano capaz de habituarse a sus costumbres, pero nada de eso le hacía olvidar lo que su madre le enseñó en su juventud.

Hasta los cuarenta años vivió Moisés en Egipto, se empapó de grandes conocimientos en la sabiduría de los egipcios que no nos son revelados. Dios no tiene tanto interés en equiparnos en la sabiduría humana que hincha, confunde y perece, sino que seamos llenos de la sabiduría que está en Cristo que es pura, pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía”. (Santiago 3:17).

El segundo período de la vida de Moisés en la escuela de Dios es en el desierto. Cuarenta años con lluvias, frío, calor, fieras, el carácter de su suegro un poco “mandón”, (Éxodo 18:14) y su esposa que heredó mucho del carácter de su padre (Éxodo 4:25,26). En este tiempo aparece a Moisés la gran visión de la zarza que ardía y no se consumía. (Éxodo 3:1-22). Visión que le hizo poner sus ojos en el Invisible; ojos que nunca se oscurecieron (Deuteronomio 34:7), porque fueron alumbrados con una visión de gloria. Fue en esta escuela de la prueba en el desierto a solas con su Dios, que Moisés aprendió parte de su mansedumbre, luego recibe su diploma perfecto en los últimos cuarenta años. (Números 12:3). Hay hermanos que los años les están cayendo encima y conservan su misma pose orgullosa, en algunos hay una humildad disfrazada. No ha aprendido de la mansedumbre de Cristo. “Cuando le maldecían no respondía, cuando padecía no amenazaba, encomendaba su causa al que juzga justamente” (1 Pedro 2:23).

El tercer período de Moisés de cuarenta años le introduce en una nueva esfera. Como Cristo cuando llamó a sus discípulos que eran pescadores, les dijo: “Venid en pos de mí, y os haré que seáis pescadores de hombres” (Marcos 1:17). Se necesita paciencia para pescar. Así Moisés era pastor de ovejas, ahora es llamado a pastorear hombres. Dios había preparado a su siervo. Moisés había trabajado con ovejas estúpidas, ahora tiene que guiar a hombres rebeldes, pero lo hace para Dios. Ha sido tan modelado su carácter que se convierte en el primer hombre de amor patriota.

La intriga, la envidia, la ingratitud de sus propios compatriotas no pone ninguna sombra en el amor que Moisés sentía por aquel pueblo. Esto nos lleva a pensar en un amor superior. En Cristo hay el amor divino, no por un pueblo sino por todos los pueblos del mundo, hasta dar su vida por sus enemigos. Fue de tal manera la fidelidad de Moisés, “en toda la casa de Dios” (Hebreos 3:2), que el Dios Omnipotente, a la muerte de Moisés, se encargó de enterrar su cuerpo, “y ninguno conoce el lugar de su sepultura hasta hoy”. (Deuteronomio 34:5,6)

092   El proceso de una asamblea

Ver

Salmo 144

Su preparación no es en institutos o seminarios. Una asamblea es una iglesia local, es una lámpara o testimonio, un templo donde mora Dios por su Espíritu (1 Corintios 3:16). Desde el momento que se establece una asamblea en un lugar es con el fin de combatir las tinieblas, se emprende una guerra, una lucha con armas espirituales para pelear contra el diablo y sus huestes demonios. Por tanto la preparación de la asamblea no es humana, es de Dios. “Bendito sea Jehová mi roca, quien adiestra mis manos para la batalla, y mis dedos para la guerra” (v.1). Si se pelea del lado afuera, hay que estar en guardia del lado adentro por la entrada de “hombres extraños”, cuya boca habla vanidad” (v. 10).

Se necesita la prudencia de la mujer sabia de Abel-bet-maaca, quien preguntó a Joab: “¿Por qué destruyes la heredad de Jehová?” Joab respondió: “La cosa no es así: Un hombre del monte de Efraín, que se llama Seba hijo de Bicri, ha levantado su mano contra el rey David; entregad a ése solamente, y me iré de la ciudad.” La mujer dijo a Joab: “He aquí su cabeza te será arrojada desde el muro” (2 Samuel 20:13-22). A los de fuera que quieran derribar el muro, hay que tratar de convencerlos para que no lo hagan; pero a los enemigos adentro que quieran dividir al pueblo del Señor hay que tratarlos drásticamente.

La educación. “Sean nuestros hijos” (v.12). Esto se aplica a los hijos de Dios, como a los hijos de los creyentes. En el hogar se profundiza, en la asamblea se sobreedifica. En el hogar se crea un hábito de devoción por la conducta, el estudio familiar y la oración. En la asamblea se enseña la altura o desarrollo por el ministerio de la Palabra de Dios; se da cabida a las ideas de los jóvenes que no entren en comentarios. Así “serán plantas crecidas en su juventud”. “Arraigados y sobreedificados en El, y confirmados en la fe” (Colosenses 2:7).

La modestia. “Nuestras hijas” (v. 12). El lugar de las hijas de Dios. Una sola línea, manteniendo la unidad entre casadas, solteras, ancianas o jóvenes. “Esquinas labradas”. Una sola línea en su carácter, sin cambios de temperaturas como el termómetro, complacientes, educadas, dispuestas al servicio como las mujeres que seguían al Señor desde Galilea. Una línea en sus costumbres. “No os conforméis a este mundo (con sus modas y modales) sino transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la voluntad de Dios agradable y perfecta”. (Romanos 12:2).

La provisión en el granero (v.13). Dice un proverbio que “Un grano no hace un granero, pero ayuda a su compañero”. La asamblea puede ser pequeña pero debe haber siempre provisión de la Palabra de Dios; si la hay en abundancia mucho mejor. José hizo graneros para almacenar el trigo, Gedeón sacudía el trigo para esconderlo de los enemigos, el hombre de Baal-salisa trajo trigo nuevo en su espiga”. El pan mohoso está de acuerdo con aquello que dice: “Lo que mucho se repite no impresiona”. El trigo sacudido nos habla de la Palabra de Dios meditada; si así hacen los hermanos, los “graneros estarán llenos, provistos de toda suerte de granos”.

El progreso. Spurgeon dijo: “Donde termina el progreso empieza el retroceso”. Una asamblea que no predica no prospera. Así como se aprovecha el conocimiento del especialista, se aprovecha el don o la capacidad que tenga el hermano en la asamblea pequeña, no importa que predique dos o tres veces seguidas, es preferible a aquel que cotorrea y desbarajusta a los oyentes. “Nuestros ganados se multipliquen a millares”. Unos convidando los vecinos, otros llevándolos al culto, como los cuatro hombres que llevaron al paralítico al Señor.

El trabajo. “El labrador para participar de los frutos debe trabajar primero”. Nuestros bueyes fuertes para el trabajo” (v. 14). Esto está relacionado directamente con los ancianos, quienes deben ser ejemplos de la grey. Para que el anciano sea fuerte debe hacer todo lo posible de llegar a anciano con el corazón de un joven, aprovechando toda la energía de su juventud para la asamblea del Señor; se envejecerá exteriormente, pero seguirá creciendo espiritualmente. Si se pone viejo antes de tiempo, lo van a enterrar con un letrero, “Murió de pesimismo”. Refresque su memoria, y como un buey fuerte llevará abundancia de pan a su asamblea. (Proverbios 14:4).

La vigilancia. Evitar que no haya ocasión para escandalizar. “Que no tengamos asalto, ni grito de alarma”. ¿Cuánta ciencia se necesita para no llevar a la asamblea las cosas que pueden arreglarse entre las familias, o el perdón entre los esposos. Es lamentable que una debilidad o tentación es tomada por los extremistas y carnales como un pecado muy grave, lo ven con lentes de aumento, le aumentan, lo escandalizan, y esos mismos tienen cosas secretas de mayor condenación. Es necesario pues, la vigilancia de todos los hermanos, que el lobo o el león no lleguen hacer asalto. La vigilancia para la pureza de la doctrina, “que no haya grito de alarma”. No defraudando, sino mostrándose fieles en todos para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador” (Tito 2:10).

La santidad es gradual, pero continua. “El pueblo cuyo Dios es Jehová” (v. 15), se mantiene limpio, corta las ramas que se introducen en las líneas de su separación para evitar circuito; y corta las ramas que interceptan su comunicación, esto es la comunión y la oración. Los miembros de la asamblea tienen como regla la sobriedad; porte santo en el vestir de las hermanas y hermanos, sin llegar a la extravagancia, las buenas obras, y la confesión de Cristo delante de los hombres.

093   Lo que la ley no tenía abunda en la gracia

Ver

Hebreos capítulo 10

“Porque la ley teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas; no hacía perfecto a los que se acercaban. Siempre se hacía memoria de los pecados. De tal modo que Dios no quiso más ofrenda, holocausto, ni expiaciones” (Hebreos 10:1-16). La ley impuso un duro servilismo que se hizo inoficioso en la misericordia. El que faltaba a alguno de los dos mandamientos donde se encerraba toda la ley, esta misma tenía manos para arrojar sobre el delincuente todas las piedras que quisiera. (1 Timoteo 1:8-10).

Veamos todo lo que abunda en la gracia. “Así que hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo” (Hebreos 10:19). Si los ángeles cubren sus rostros ante la presencia del Señor ¿Cuáles serían nuestras palabras para expresar la libertad que hemos alcanzado, y que tenemos en base a la sangre del Señor? Lugar de la misma presencia del Santo; donde el sumo sacerdote sólo entraba una vez en el año. Debía entrar con mucho temor, con mucho cuidado, con mucho silencio; sobre todo con la sangre del esparcimiento en sus manos. Hay sólo una cosa que impide al creyente entrar a ese lugar, eso es el pecado. Así que la primera cosa que abunda en la gracia, es la entrada con confianza al lugar santísimo. En la ley de Media y de Persia ninguna persona podía entrar a la presencia del rey sin ser llamado, el que lo hacía de otra manera, tenía que morir. (Ester 4:11). En la libertad que nosotros tenemos en Cristo, podemos llamar, invocar a Dios. “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye” (1 Juan 5:14).

“Y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios” (v.21). En las siete cartas a las iglesias en Asia, el Señor se encuentra ocupado en andar en medio de los siete candeleros (iglesias) juzgando sus obras, pero aquí este gran sacerdote se ocupa en mostrar su benevolencia, su condescendencia, su misericordia en su oficio delante de Dios por nosotros. Entonces antes de caer en imprudencia o precipitación debemos pararnos para considerar con reverente agradecimiento a este gran sacerdote, de quien “alcanzamos misericordia, y hallamos gracia para el oportuno socorro” (Hebreos 4:14-16).

“No dejando de reunirnos, como algunos tienen por costumbre” (v. 25). Esa era una mala costumbre que esos hermanos introdujeron. Muchos de los carbones apagados que hubo entre ellos y hay entre nosotros, es porque han dejado de reunirse para exhortarse, animarse, avivarse. Muchos de estos llevan un banderín habitual, “dominicales”, “mensuales”, “bimestrales”, “materializados”, “susceptibles”, “delicados”. Habían caído de su primer amor olvidando los primeros días. (Hechos 2:1). Dice: “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos”.

“Sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable herencia en los cielos” (v. 34). El sufrimiento es por un poquito de tiempo. La gloria, las delicias y la herencia es por la eternidad. La vida holgada, sin persecución ni pruebas, nos hace olvidar los días primeros donde con gran combate alcanzamos la victoria en la cual estamos firmes. Algunos fueron hechos espectáculo, pero no se avergonzaron. Para otros la persecución de fuera los unía más en el compañerismo. “Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (Colosenses 3:2).

“No perdáis pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón” (v. 35). Si en esta tierra maldecida por causa del pecado hay cosas hermosas, panoramas y maravillas deleitosas que merecen ser admirados ¿qué será la gloria donde Cristo mora! Donde tiene su asiento la perfección. Si tenemos programado visitar un lugar que no nos es conocido, nos preocupamos y deseamos que llegue el día de ese viaje, del cual quizás volvamos desengañados. Pero el cielo es el trono de Dios Creador de todas las cosas, donde nos espera “un grande galardón”.

“Nosotros somos de los que tienen fe para preservación del alma” (v. 39). Esta es la brújula que marca nuestro destino. Nos aferramos a la fe en Cristo y sus promesas, y decimos como Pablo: “Olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante: Al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”. (Filipenses 3:13-14).

094   ¿Se relaja la disciplina?

Ver

El que tiene en poco la disciplina,
menosprecia su alma

Ver
Cuando la sociedad pierde los frenos, las velocidades de control pasan al neutro. Así cuando la moral se resquebraja se pierde lo que se llama modestia, cortesía, respeto, vergüenza, pundonor, obediencia, tales virtudes han pasado de moda quedando en tiempo anticuado. Para la institución de la familia la palabra disciplina perdió el sentido, y la práctica de la disciplina fue anulada. Para la religión y la familia el manual de la disciplina quedó cerrado en el estante; y el mandamiento Bíblico en cuanto a la disciplina, el modernismo está haciendo todo lo posible en proscribirlo por medio de la obediencia.

Se dice que las generaciones se cuentan de a cuarenta años, estamos en la segunda generación del siglo, yo soy de la primera generación habiendo nacido en los últimos años de la primera década. Entonces tengo razón para hablar de la relajación de la disciplina., Aunque en todos los tiempos ha habido calaveras de ambos sexos, predominaba y se imponía la disciplina. Al muchacho se castigaba para enseñarlo a respetar a sus padres, al anciano, al maestro, a las autoridades y a respetar lo ajeno; tan buenas costumbres se acabaron de tal modo que el resultado es una delincuencia juvenil incontrolable, el problema más agudo para las instituciones y autoridades, porque los delincuentes encuentran el apoyo muchas veces en sus mismos padres.

Al muchacho se le enseñaba a trabajar desde tierna edad, ya fuera el campo o la profesión que fuese de acuerdo a su fuerza y capacidad, se le obligaba a trabajar. La crisis de carestía y escasez de elementos vitales para la subsistencia que sufre la generación presente, se debe a esa cantidad de millares de vagos que se acuestan tarde de noche y se levantan a las diez de la mañana a formar corrillos en las esquinas. Nuestro Señor Jesucristo dio honor al trabajo, por eso sus detractores en burla le llamaron “El Carpintero de Nazaret” (Marcos 6:3). Pablo fue otro santo que dio dignidad al trabajo con sus propias manos” (Hechos 20:34; 1 Tesalonicenses 4:11).

Hay mucho que hablar del relajo de la disciplina en el hogar, la indulgencia a las cosas chicas pero ilícitas ha abierto las puertas al caballo de Troya; y un ejército de tolerancia ha invadido el hogar que se ha hecho un gigante invencible. No hay espacio para citar la cola que le sigue a la T.V., el lujo, la vanidad, malas compañías, imitaciones, conversaciones y palabras de doble sentido. Bien dijo uno más antes: “Santos en la iglesia, y diablos en la casa”.

La iglesia en el mundo es “columna y baluarte de la verdad” (1 Timoteo 3:15). Mientras haya disciplina la verdad será incólume. Hace años oímos del buen ejemplo de una de las primeras asambleas establecidas en el país. Un domingo después de la Cena del Señor iban a separar de la comunión a uno que había caído en inmoralidad. Uno de los ancianos se paró y dijo: “Vamos a dar cinco minutos de espera y de silencio para que se vaya de la reunión el que va a contar afuera lo que hoy vamos a hacer aquí”. La cosa ha cambiado mucho. Muchos días antes de ejecutar la disciplina suena el teléfono en el lugar o fuera del lugar, “¿Aló! ¿Quién es? Ah eres tú! Oye van a separar de la comunión a fulano porque cayó en pecado”. Ah, ese es muy sinvergüenza, ya van dos veces que lo ha hecho; si, entre unos meses lo reciben en comunión, y enseguida se para a enseñar, hasta los ancianos bajan la cabeza y dicen Amén. Así es, que falto de nobleza y carácter moral; tan mal testimonio que tiene afuera, y sube tranquilo a la tribuna a predicar como un conoto. Bueno, adiós porque el recibo del teléfono va a venir aumentado este mes”.

El otro lado del asunto es: Después de la excomunión hay una cantidad de hermanos que siguen juntándose, cordializando con aquel sujeto como que si nada hubiera pasado, esto ha traído un menosprecio y relajo a la disciplina que el delincuente no siente ninguna vergüenza ni tristeza por su pecado.

“El que tiene en poco la disciplina, menosprecia su alma” “Más bien os escribí que no o juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, avaro, idólatra, maldiciente, borracho, o ladrón, con el tal ni aún comáis” (Proverbios 15:32; 1 Corintios 5:11; 2 Tesalonicenses 3:14,15).

La honestidad y la conducta son frutos de la disciplina. Los jóvenes deben sujetarse a los ancianos, y el hermano nuevo debe considerar a los de más años que él, de otra manera es neófito que envaneciéndose puede caer en la condenación del diablo” (1 Pedro 5:5; 1 Timo-teo 3:6). No hay mucho espacio para escribir de la disciplina que debe regir la honestidad en el vestir decoroso de la mujer espiritual y piadosa, y del hombre sencillo, santo con pundonor.

Por la anarquía que vemos en el mundo, y el desbarajuste escandaloso de la diversa doctrina, niños tomando parte pública y la mujer desplazando al varón en la iglesia, en el ministerio que sólo el hombre está facultado por el Espíritu para desempeñarlo. Damos muchas gracias a Dios por la sana doctrina que todavía conservamos algo de disciplina.

095   ¿Cómo espirituales o como carnales?

Ver

Hijos, extranjeros y administradores en 1 Pedro

San Pedro nos da una lista de citas imperativas de cómo conducirse el cristiano en la iglesia, entre los hermanos, en el hogar, en el mundo. Empiezo indicando algunas que siempre son de actualidad.

Como hijo, es relativo la obediencia. Qué agradable suena la respuesta: “Heme aquí Señor, Heme aquí padre mío”. “He aquí vengo, oh Dios para hacer tu voluntad” (Hebreos 10:7). Había un respeto y sumisión voluntaria al padre, a la madre, al sacerdote, al maestro, al anciano, el empleado a su jefe, y especialmente un reverente temor a Dios. Todavía no había aparecido el artículo en la ley civil “mayoría de edad”. En los días presentes el hijo contesta al padre: ¿Qué quieres? ¿Estoy ocupado! Algunos hijos han encontrado su ambiente en casa extraña, solamente porque sus padres le invitan a ser más espiritual. Porque le reconvienen de cierta amistad que no le conviene, porque llega a ciertas horas de la noche traspasando la disciplina del hogar, porque en vez de compromiso honesto como cristiano, lleva “amoríos” conforme a la modalidad de los mundanos; porque son aconsejados a no usar las modas inmorales y costumbres del mundo. Se enojan, y de una manera insolente dicen: “Estos viejos si me molestan”. El Señor Jesús se sujetó a sus padres. Los hijos de Recab guardaban los consejos y ordenanzas de su padre. (Lucas 2:51, Jeremías 35:8).

Como extranjero. A este corresponde una prudente separación. Siendo un forastero no le conviene mezclarse con la política, ni sociedades, ni compromisos que le traería descrédito “vino este extraño para habitar entre nosotros ¿y habrá de erigirse en juez? (Génesis 19:9). El creyente es nacido de arriba, que hay gran diferencia con el nacimiento natural cuyo andar es de acuerdo al mundo y a los deseos de la carne.

Pasé la frontera de mi país, en el pueblo vecino yo era un extranjero. Mientras esperaba la familia un zagaletón se me acercó: ¿Le limpio los zapatos señor? ¿Cuánto cobra Ud.? dos pesos; límpiemelos. El muchacho me dijo: ¿Ud. es de Venezuela, señor? Si señor. Yo lo puedo llevar a un lugar donde se va a divertir señor, no puedo, ¿no le interesa una pistola de 7 milímetros, yo se la consigo con gancho ajustable al motor del carro y pasa bien; no me interesa. En eso le di un tratadito evangélico. ¿Ah usted es de los del evangelio; yo le puedo llevar a donde está la iglesia de ellos; no puedo. Cómpreme aunque sea dos frascos de fino aperitivo escocés, y le dará buen resultado al cambio en Venezuela. NO señor. No cabe en el hijo de Dios que ha alcanzado adopción celestial el refrán que dice: “A la tierra que fueres has lo que vieres”. Nuestro Salvador pasó por este mundo como un extranjero. “Como el manzano entre los árboles silvestres, así es mi amado entre los jóvenes” (Cantares 2:3). Hay muchos que dan las espaldas al imperativo “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos”, y abrazan la política de Lot en Sodoma, la codicia de Balaam a la plata, el amor profano de Demas, o la unión desigual de Dina.

Como buenos administradores. El adjetivo bueno de calidad sustantivo nos induce a pensar que hay malos administradores, como el mayordomo disipador. “¿Qué es esto que oigo de ti? da cuenta de tu mayordomía, porque ya no podrás ser más mayordomo” (Lucas 16:2). El mayordomo soberbio. “Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: mi señor se tarda en venir” (Mateo 24:48). El mayordomo inútil. “Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo” (Mateo 25:24,25).

Mucha bendición trae para sí y para la labranza del Señor un buen administrador, éste se aprovecha siempre de las diferentes gracias de Dios; su ministerio es sencillamente agradando a su Señor. Predica el Evangelio en la guía del Espíritu Santo, es una siembra que traerá frutos para Dios. Traza la palabra aplicada con gracia al pueblo de Dios, trae provecho y gozo a la grey. Reparte la ofrenda con sabiduría y oración, ha consolado a muchos de los siervos de Dios, y suben hacimientos de gracias al Señor. Su trato a los demás hermanos como siervo a siervo, igual que lo hizo Pedro a los ancianos de la iglesia en Babilonia, produce amor y unanimidad. Sobre todo, un alto sentido de una buena administración lo apreciamos en aquella ciencia e instrucción que usaron los discípulos en las primeras dificultades de la iglesia. “Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la Palabra de Dios para servir a las mesas” (Hechos 6:1-7). Las citas bíblicas se encuentran en 1 Pedro 1:14; 2:11; 4:10.

096   La fiesta de los tabernáculos o de las cabañas

Ver

Jesús en la fiesta de Juan 7

Esta era una fiesta de los judíos de conmemoración duple; mirando atrás, les traía a la memoria la esclavitud que sufrieron sus antepasados en Egipto, y a la vez se regocijaban por la libertad y redención que Dios les había dado en base a la sangre del cordero pascual. La misma fiesta mirando al futuro era profética, señalando al milenio, cuando el Israel de Dios sea restaurado, y otras naciones salvadas en el devenir se regocijen en el descanso, la paz, la abundancia. Cada uno con sosiego se sentará debajo de su parra con alegría.

La fiesta de los tabernáculos es simbólica para la iglesia también. Los que amamos al Señor. Cada primer día de la semana nos sentamos a la cena del Señor para hacer memoria de los sufrimientos que padeció nuestro Señor Jesucristo para darnos redención por su sangre, y libertad de la esclavitud de las cadenas del pecado donde estábamos sumergidos. Para el cristiano terminará esta fiesta simbólica con la venida y la presencia del Señor en gloria. Para los judíos empezará la fiesta de los tabernáculos después de haber llorado mucho, en su arrepentimiento y restauración al conocer al Señor Jesús como su Redentor y Mesías, entonces celebrarán las fiestas de los tabernáculos con mucha alegría. (Esdras 8:17; Zacarías 14:16).

Quiero llegar al punto neurálgico de mi artículo. Esto es: el Señor Jesús en la fiesta de los tabernáculos.

(1) La víspera de la fiesta. “Estaba cerca la fiesta de los judíos, la de los tabernáculos” (Juan 7:2). En la misma familia de Cristo según la carne, a causa de la incredulidad de ellos había prejuicios y sospechas del Señor. Todos estos malos pensamientos eran por la regla de conducta como el Señor se conducía delante de ellos, estos desconocían la voluntad de Dios, y su tiempo estaba presto para hacer lo que les viniera en ganas. No recibían reproche del mundo porque eran amigos del mundo. El proceder del Señor es el espejo que se nos pone por delante a los creyentes. Pablo dijo: “Por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres”. (Hechos 24:16).

(2) El día de la fiesta. “Pero después que sus hermanos habían subido, entonces él también subió a la fiesta, no abiertamente, sino como en secreto” (v.10). Como la fama del Señor se había extendido, los judíos le buscaban, preguntaban: ¿Dónde está aquel?. Todo era pura curiosidad. Gustaban de oír sus palabras, pero no estaban dispuestos a obedecer el mandamiento. Hay muchos imitadores de estos, les gusta oír los sermones, el ministerio de la Palabra, hasta llegar a tener favoritos, preguntan, ¿dónde está él? Son como el leviatán de Job”. ¿Cortarás tú con cuchillo su piel, o con arpón de pescadores su cabeza? (Job 41:7). Qué diferente aquél que dijo: “Oh Jehová, he oído tu palabra y temí” (Habacuc 3:2). Había murmullo, inquietud, murmuración, y el miedo que es el fruto del pecado. Es admirable la conducta de Pedro respondiendo por sus condiscípulos, dijo: “Señor ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente” (Juan 6:68,69).

(3) A la mitad de la fiesta. “Más a la mitad de la fiesta subió Jesús al templo, y enseñaba” (v. 14). Los que no les gusta ser enseñados, se muestran susceptibles a la exhortación. Para vivir en licencias, sin religión, sin temor a Dios, buscan de cualquier cosa las excusas. El pretexto aquel día era: “Cómo sabe éste letras sin haber estudiado? (v. 15). Hay los que se vuelven como una guabina en el negocio, el comercio, o para pescar una mujer, pero para las cosas espirituales dicen: “Yo soy muy torpe”. “No tengo tiempo”. “Es que yo no le entiendo a Ud.”, “Ud. está equivocado”. “Ud. no está preparado para esto”. Tienen un contexto para el texto porque no están dispuestos a recibir la doctrina. “Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida”. (1 Timoteo 1:5).

(4) El último día de la fiesta. “En el último gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz: Si alguno tiene sed, venga a mi y beba” (v. 37). El Señor es el Único que puede hacer el diagnóstico a corazón abierto. Las fiestas siempre son el biombo para encubrir las tragedias del alma; había excitación, religiosidad y bulla, pero nada para mitigar la conciencia de pecado. Entre aquella multitud había los sedientos de Dios, los ansiosos de justicia. En el último día grande de la fiesta, los pobres de espíritu oyeron al Señor, recibieron su palabra. “Sacaron con gozo aguas de las fuentes de la salvación” (Isaías 12:3).

En una conferencia se desarrollan como nueve ministerios de la Palabra de Dios, no seria posible grabar todos en la memoria. Diga sinceramente como aquel antiguo: “Habla Jehová porque tu siervo oye” (1 Samuel 3:9). Espere pacientemente que el Señor tiene palabra para usted.

097   Olor fragante, testimonio y hacimiento de gracias

Ver

Lo que ofrece el amor

Lo primero lo ofrece el amor, lo segundo es fruto de la fe, y lo tercero es la expresión por las buenas obras. (Génesis 4:4; Hebreos 11:4; 2 Corintios 9:12)

El amor ofrece lo mejor. Lo más delicioso que tenían los cielos Dios nos lo dio por amor a nosotros. Dios amó al mundo. Cristo nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante (Efesios 5:2).

El amor ofrece lo que cuesta.  El alabastro de ungüento que ofreció María costaba 300 denarios, lo que sería como diez meses de trabajo en jornales de un hombre para aquellos tiempos.

El amor ofrece sin reservas. En nuestra humana debilidad no podemos comprender por qué el Señor se entregó sin reserva como nuestro sustituto. No alcanzamos a valorar todo lo que sufrió el Señor en la cruz; en todo el vigor de su juventud. “Dije: Dios mío, no me cortes en la mitad de mis días, por generación de generación son tus años” (Salmo 102:24).

El amor ofrece espontáneamente. “Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar” (Juan 10:17). Los macedonios se dieron a sí mismos primeramente al Señor, dieron conforme a sus fuerzas, y más allá (2 Corintios 8:1-15). Pablo se ofreció voluntariamente desde el mismo momento que dijo: “Señor, ¿qué quieres que haga?” (Hechos 9:6).

El amor ofrece con alegría. “Arauna dijo: He aquí los bueyes para el holocausto, los trillos y los yugos para la leña. Todo lo da Arauna al rey, y tu Dios te sea propicio” (2 Samuel 24:22,23). ¿Qué generosidad la de aquel extranjero! Cuánto tenemos que encomiar a la pobre viuda: “que echó en la ofrenda del Señor todo lo que tenía para su sustento” (Lucas 21:1-4). Hermanos, ¿estamos ofreciendo al Señor con amor o con mezquindad?

El fruto de la fe: Primero es en Cristo para salvación. Aún no sabemos si Abel había ofrecido antes ofrenda a su Dios, si lo había hecho fue del agrado de Dios, conforme a la enseñanza de que debía tener un sustituto. Aquel hombre había percibido la enseñanza y mostraba los frutos de su fe. “Dando Dios testimonio de sus ofrendas” (Hebreos 11:4). Todo el capítulo 11 de Hebreos nos habla del testimonio de aquellos que militaron por fe. Abel alcanzó en su generación testimonio de que era justo, y la muerte de Abel habla a las generaciones posteriores que murió por su fe en Dios. Cristo murió por amor a nosotros, y millares han muerto por su fe en él.

Son las buenas obras que producen hacimientos de gracias a Dios. Las buenas obras incitan a dos cosas, a la imitación o a la envidia, y cuando se habla de imitación, si trae gozo, satisfacción y acciones de gracias es un buen discípulo que imita a su maestro. Pablo imitó a Cristo, los religiosos de sus días tuvieron envidia de Cristo. Algunas veces el Señor usa pruebas y disciplinas con el fin de purificarnos, lo cual trae hacimientos de gracias al Señor. No puede haber acciones de gracias a Dios cuando hay, o donde hay desobediencia; mas bien es afrenta o provocación a Dios cuando deliberadamente se transgrede el mandamiento. Una hija en tono airado dijo a sus padres: “No hablemos más de eso, he resuelto casarme con él. (un inconverso). Tal persona puede prosperar y ser muy feliz, pero Dios no recibe ni alabanza ni gloria alguna porque son malas obras. Hay creyentes que toda su vida la vuelven una queja, la congregación los conoce y el mundo también, que en vez de confirmar que son felices, más bien demuestran que son infelices. Por esto Dios no recibe ningún hacimiento de gracias. Hay otros que en toda cosa adversa ven una calamidad, son pesimistas, murmuran, y ven las faltas ajenas demasiado grandes; cuando hay un árbol caído procuran hacerlo leña y se olvidan por completo de la sombra y del fruto que aquel árbol dio. Acontece lo mismo con el hermano que cae, nos olvidamos que tuvo también sus buenas obras. En esto el Señor no recibe ningún hacimiento de gracias.

El comportamiento, la conducta, la actitud del creyente debe de tal modo impresionar que traiga hacimientos de gracias a Dios. “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (Efesios 2:10). Toda obra hecha con liberalidad traerá acciones de gracias a Dios (2 Corintios 9:11).

Pero cuando más debemos prorrumpir con frecuencia en acciones de gracias a Dios, es por su don inefable (2 Corintios 9:15). ¿Produce nuestro amor olor fragante al Señor? ¿Dejará nuestra fe testimonio dado por Dios? ¿Traen nuestras buenas obras hacimiento de gracias a Dios?

098   La mujer creyente

Ver

Cómo es una mujer espiritual

No tenemos con que comparar el servicio de la mujer cristiana. Ella dentro de su esfera es el motor centrífugo de un poder irresistible, y canal de bendición que empieza por regar con su conocimiento el jardín de la niñez como lo hicieron Loida la abuela y Eunice la madre con Timoteo cuando era niño. (2 Timoteo 1:5) Una hermana temerosa de Dios tiene gran influencia sobre la juventud a quien edifica y aconseja, por la experiencia que ella misma va recibiendo por obedecer la Palabra de Dios y sujetarse a su marido.

La Palabra de Dios cita muchos ejemplos de mujeres creyentes cuya afición fue servir al Señor y a su obra. Sus trabajos son relatados en la Biblia, indicación patente que Dios reconoce su obra de amor, y tiene su día señalado para las recompensas.

Hagamos encomio de algunas mujeres creyentes que seguían al Señor. “Algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y enfermedades: María que se llamaba Magdalena, de la que había salido siete demonios, Juana mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes” (Lucas 8:1-3). El trajín, el cariño, la abnegación y la liberalidad para dar de sus peculios no son pormenorizados porque se necesitaría muchos libros más para añadir a la Biblia las buenas obras de aquellas fieles creyentes.

No hallamos ninguna de estas mujeres ocupadas en predicar; más bien interesadas en convidar a otros que vinieran a Cristo para hallar en él salvación y solaz. “Venid y ved a un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho. ¿No será éste el Cristo? (Juan 4:29). La consagración y el amor de estas mujeres fue de tanto aprecio a los ojos del Señor, que en una ocasión él defendió con ternura a una de ellas diciendo: “De cierto os digo que donde quiera que se predique este evangelio, en todo el mundo , también se contará lo que ésta ha hecho, para memoria de ella” (Marcos 14:9).

Una mujer espiritual es de una ayuda tan poderosa que no tiene reemplazo. Son ellas las que ayudaron en la formación de grandes hombres, como Jocabed madre de Moisés. El padre Moisés era esclavo, Jocabed tenía más libertad para la formación espiritual de Moisés prevalida por el apoyo de la princesa. ¿Qué diremos de esa madre anónima, pero insigne de conducta piadosa. “Palabras del rey Lemuel. La profecía con que le enseñó su madre, ¿Qué hijo mío? ¿y qué hijo de mi vientre? ¿Y qué hijo de mis deseos?” (Proverbios 31:1-9). Qué rosario de consejos de aquella madre a su hijo.

Una mujer espiritual es una fortaleza inexpugnable para un esposo que la ama y la considera. “He aquí ahora yo entiendo, que éste que siempre pasa por nuestra casa, es varón santo de Dios. Yo te ruego que hagamos un pequeño aposento de paredes, y pongamos allí cama, mesa, silla y candelabro, para que cuando él viniere a nosotros, se quede en él” (2 Reyes 4;9, 10). Son pocos los matrimonios formados, y los que se están formando que se ocupan de la hospitalidad.

La mujer creyente no es solamente para los oficios del hogar, es la compañera idónea que no se intimida por los complejos o pesimismo, sino que son oportunas para un consejo a tiempo. “Pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios” (Hechos 18:24-28).

Pablo se sentía muy agradecido de muchas fieles creyentes. En lo que supo de la pequeña dificultad entre Evodia y Síntique escribe: “Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a estas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida”. (Filipenses 4:2,3).

La mujer cristiana deja su lugar, o su posición cuando se corta el cabello, usa trajes demasiados cortos para imitar la moda, usa trajes demasiados largos, pulseras, collares para agradar al mundo. ¿Qué ejemplo daría una hermana que se presente a la clase dominical con tal atuendo? Qué daño hace una hermana en comunión que se presenta ante sus discípulas en la iglesia con tal extravagancia. Cuánta ruina han traído hermanas que han contribuido a descristianizar a muchas hermanas jóvenes porque aquellas han hecho un ídolo de su misma persona, “amadores de sí mismos”. Consienten meter un televisor en su casa que viene a ser canal de ruina y desmoralización, como el efod de Gedeón. “Y Gedeón hizo de ellos un efod, el cual hizo guardar en su ciudad de Ofra; y todo Israel se prostituyó tras ese efod en aquel lugar; y fue tropezadero a Gedeón y a su casa” (Jueces 8:27). Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad” (1 Timoteo 2:9,10).

100   La inconstancia

Ver

Causas y consecuencias del amor desplazado

¿De dónde emana la inconstancia? ¿Será por un cambio de carácter? ¿Será por lo engañoso que es el corazón? ¿Será por la duda que produce la intranquilidad? ¿Será por un trauma producido en la memoria? La inconstancia se produce cuando el rival alcanza la victoria sobre aquel que ocupaba el primer lugar en el corazón; ya sea el amor a Dios, el amor a los padres, el amor a la esposa. El amor a Dios lo rivaliza el amor al mundo; el amor a los padres lo rivaliza un novio o una novia; el amor a la esposa lo rivaliza el amor profano a otra mujer que se introduce por los ojos y conquista el corazón.

La inconstancia viene por la falta de vigilancia, la falta de solidez y profundidad en nuestros sentimientos; por la falta de reflexión en lo que el individuo o el creyente va a perder y casi nunca recuperar.

Ser inconstante al Señor traerá unas secuelas de pérdidas morales y espirituales que nunca dejarán tranquila la conciencia. “Porque ninguno de vosotros vive para sí, y ninguno muere para sí” (Romanos 14:7). David fue perdonado; sin embargo, en muchos de sus Salmos hace referencia de su pecado. A Pedro le fue perdonado su pecado; con todo, los versículos 5:1-9 de su 1ra. Epístola es un resquemor, y enseña hasta dónde puede llevar el diablo al inconstante. Todos los pecados de Pablo en su pasado fueron perdonados, sin embargo para él eran como un acicate el recuerdo de ellos. A veces nos confunde la alegría de algunos que han sido inconstantes, han caído y se levantan otra vez se constituyen en maestros y enseñadores. “Bástele a tal persona esta reprensión hecha por muchos; así que, al contrario vosotros más bien debéis perdonarle y consolarle, para que no sea consumido de demasiada tristeza” (2 Corintios 2:6,7).

La inconstancia, la desidia, la apatía y la infidelidad, tienen consanguinidad, y esta filiación tiene su principio en el descuido, en el pecado que no es juzgado inmediatamente. Tenían que tener veinte años de conciencia, intranquila los hermanos de José, los cuales llegaron a proferir: “Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano, pues vimos la angustia de su alma cuando nos rogaba, y no le escuchamos: por eso ha venido sobre nosotros esta angustia” (Génesis 42:21).

Acaso ¿puede estar tranquilo el inconstante? Si es hijo de Dios a veces está triste, pensativo, soberbio, preocupado, áspero. La inconstancia y la ingratitud tienen una afinidad muy unida. Hay algunos que se conservan constantes y humildes mientras no han recibido riquezas, puestos altos, títulos, diplomas. “Pero engordó Jesurún y tiró coces, engordaste, te cubriste de grasa; entonces abandonó al Dios que lo hizo, y menospreció la roca de su salvación. ¿Así pagáis a Jehová pueblo loco e ignorante? ¿No es él tu Padre que te crió? El te hizo y te estableció”. (Deuteronomio 32:15, 16).

La inconstancia es atribuida al hombre de doble ánimo, y a la caña meneada por el viento; inestable como las olas del mar. La inconstancia tiene sus momentos de peligro, pues, puede desembocar en la traición; puede producir agitaciones nerviosas tan profundas, que es la ocasión del diablo para aconsejar, susurrar en el oído: “Ya no te quieren, todos murmuran de ti, ahora no se acuerdan de todo el bien que les hacías, tan buen colaborador que eras tú? ¿Cómo vas a sentarte atrás, tú, que eras considerado maestro? Eso da mucha vergüenza”. El creyente empieza a llorar en los hombros del diablo, el cual le dice: “Tú no vuelves a recuperar tu influencia más nunca. Mejor es que te quites la vida”. ¿Ah hermano! Cuánto más alcanzarías si lloraras al pie de la cruz; si lloraras con tus hermanos diciendo: “Yo he pecado contra el cielo y contra ti. He pecado contra mis hermanos”.

La inconstancia llevó a Ahitofel a la traición, y subió de grado su soberbia que fue y se ahorcó. (2 Samuel 17:23). La inconstancia en la vida de Saúl le llevó también a una muerte horrorosa. Por inconstante fue degradado el sacerdote Abiatar. Hemos visto a algunos que en su inconstancia, han llegado a hacer lo que no hicieron antes viviendo en sus antiguos pecados; pierden la visión, “es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados”, (2 Pedro 1:9). “Porque si las cosas que destruí, las mismas vuelvo a edificar, transgresor me hago”. (Gálatas 2:18).

Como inconstante, aparece en las páginas sagradas, Demás, el que antes sufrió prisiones con Pablo por causa del Evangelio. (Filemón 24; 2 Timoteo 4:10). Los relatos citados y muchos más sin comentario, debieran hacernos vigilar nuestra conducta y nuestro corazón.

101   Carácter de vida de David

Ver

Virtudes y defectos en David

David como militar (1 Crónicas 14:17) llegó a ser un gran estratega. En su juventud empezó lidiando con enemigos temibles. Hay que tener coraje varonil para enfrenarse a un león, David lo hizo: de aquí su destreza para pelear. Cuando un león u oso se presentaba, David lo perseguía hasta acabar con él; no se distraía, ni aplazaba. No quería producir tristeza a su padre con la pérdida de una oveja. “Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños, (Mateo 18:14). Al cristiano le es mandado: “Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar aquel que lo tomó por soldado”, (2 Timoteo 2:4).

David fue ascendido por su valor y por su manera de conducirse prudentemente, hasta alcanzar el grado superlativo. Así el discípulo de Cristo es un creyente de ascenso; va de grado en grado alcanzando el conocimiento de la mente de Cristo; progresa por la lectura de la Palabra de Dios hasta alcanzar madurez y ciencia que es el pináculo de la perfección y conjunto de la piedad.

El diablo, de quien el león es tipo, tiene diferentes maneras de atacar, por lo que el creyente debe estar en guardia con la oración y meditación de las Escrituras. “Resistid al diablo y de vosotros huirá”, (Santiago 4:7). Los dardos de fuego más certeros, que lanza el enemigo, son los que van dirigidos a la cabeza. El corazón puede ser contenido, pero un mal pensamiento es un dardo que si no es apagado puede explotar el corazón y el alma juntamente.

David como guerrillero (1 Samuel 30:9) no era contrario a su pueblo ni a su rey: peleaba contra los enemigos de sus compatriotas. David es uno de los grandes patriotas de Israel. Hace poco, fui abordado por dos oficiales del Cuerpo de Seguridad, tomando informes si militaba entre nosotros un “fulano” que era prófugo de un penal; tal fulano y que fue evangelizado en la cárcel. Uno que ha confiado de todo corazón en el Señor, depone las armas, entrega el revólver, no reconoce enemigos, ni distingue nacionalidad. El creyente empieza una guerra diferente. “Porque no tenemos lucha contra carne y sangre, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales”, (Efesios 6:12). Pablo nos da un elevado ejemplo del amor que sentía por sus hermanos, por sus compatriotas, por su propia nación. “Me vi obligado a apelar a César, no porque tengo de que acusar a mi nación” (Hechos 28:19). Todavía no se había referido que David hubiera hecho daño a ninguno de sus compatriotas; fue forzado a vivir por los montes sin perjudicar a ninguno nacido dentro de sus fronteras nacionales. Pablo, que sufrió más que David, imitó el amor de su Señor haciendo bien sin distinción de razas ni de rango.

David como polígamo (2 Samuel 5:13). Ni aun los años pueden borrar las huellas de un mal ejemplo. Jacob, una de las cabezas patriarcales, introdujo tan malas costumbres contra la voluntad de Dios, que muchos de sus descendientes le imitaron con el funesto resultado de la confusión. David sabía todo eso; y por ese descontrol en sus apetitos carnales trajo al mundo una familia desunida y contumaz; escapó de perder la vida a mano de uno de sus hijos porque David era hombre del agrado de Dios. Salomón, que imitó a su padre en un grado peor, ya viejo alertó a sus descendientes: “Sea bendito su manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud, como cierva amada y graciosa gacela; sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre”. “Que cada uno sepa tener su propia esposa en santificación y honor”, (Proverbios 5:18,19; 1 Tesalonicenses 4:4,5). Hasta ahora es un dilema de mucha confusión para recibir a la comunión a individuos caídos que han engendrado y levantado familia fuera de su esposa.

David como sacerdote (1 Samuel 23:2 al 12) es un modelo en la oración. El mundo con su apariencia de piedad siempre será enemigo de Dios, y el Señor Jesús que conocía al mundo más que nosotros porque El lo formó, nos da el ejemplo para resistir al mundo. Del mismo Señor está escrito: “Levantándose muy de mañana, aún muy oscuro, salió, y se fue a un lugar desierto, y allí oraba”, (Marcos 1:35). Un cristiano que no ora será un cristiano derrotado. Un cristiano que no ora no es salvo, está caído, la carne está enferma; está llorando en los hombros del diablo. Un cristiano anémico para un mundo ardiente es una locura. “La victoria que vence al mundo es nuestra fe”, y esta es demostrada por nuestra oración de fe. En esto consistía las victorias de David.

102   Crucificado con Cristo

Ver

Evidencias prácticas del nuevo nacimiento

Las evidencias prácticas del nuevo nacimiento se armonizan por las diferentes maneras como el creyente se ve crucificado: (a) los deseos crucificados, (Gálatas 5:24); (b) el mundo crucificado, (Gálatas 6:14); (c) el cuerpo del creyente crucificado, v.14; (d) el “yo” crucificado, (Gálatas 2:20); (e) el hombre viejo crucificado, (Romanos 6:6) “¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? (Romanos 6:1). Además de la respuesta Bíblica se puede decir: El que ha muerto al pecado ha recibido vida en Cristo Jesús. A más santidad, más gracia. A más temor a Dios, más poder para la victoria. A más servicio en el Señor, más recompensa.

Es límpido que el andar del creyente debe verse el momento que nació de nuevo. Pero el bautismo es la renunciación pública de las cosas viejas; es la identificación pública con la doctrina del arrepentimiento; es la confesión pública de que pertenecemos a Cristo; es la crucifixión pública y no podemos volver al mundo. Los cadáveres de los egipcios flotando en el Mar Rojo era una respuesta elocuente para Israel. Estos habían sido bautizados en Moisés y tenían vida al otro lado del mar. Los egipcios entraron al mar por el mismo camino, pero para volverse a Egipto, y fueron muertos. No habían sido redimidos con sangre.

Acontece también lo mismo en todos los tiempos: los que han sido bautizados pero no están crucificados; los que han sido sepultados pero están en la carne viva; los que han sido plantados y no y no han resucitado porque no llevan el germen de la vida nueva. Hay los que han sido injertados y siguen dando frutos silvestres porque no han recibido la sabia de la “vid verdadera” (Juan 15:2).

Los deseos de la carne pueden venir al crucificado, pero no son complacidos. “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne, no militamos según la carne” (2 Corintios 10:3). “De modo que luchamos por cautivar todo pensamiento a la obediencia de Cristo”, teniendo una segura experiencia de haber sido perdonados, redimidos, santificados, justificados, todo en base a la obra que Cristo hizo a nuestro favor.

Entiendo que cuando Pablo habla del mundo crucificado, es porque el mundo está bajo maldición. “Maldito todo el que es colgado en un madero”. Es solemne, inminente, que todo el peso y maldición de la cruz se descargará como tempestad violenta sobre la soberbia, la vanidad y la apostasía de este mundo.

Pablo crucificado al mundo fue el cumplimiento de lo que Jesucristo dijo: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame” (Lucas 9:23). Si alguno gustó, pudo, y supo llevar la cruz de Cristo fue Pablo. El primer todo que debe ser crucificado es el yo, porque éste se protege tras la personalidad, la dignidad, la libertad. A veces observo que hasta los mismo animales son conscientes del ego. Si un gallo canta aquí, el otro le responde allá; si entendiéramos el lenguaje y le preguntáramos “¿Por qué cantas tú?, respondería enseguida, “Porque aquél cantó allá!”. Si un perro ladra, otro perro le gruñe; si se le preguntara “¿Por qué gruñes tú?”, diría, “Ah, porque aquél ladró allá”. Todos decimos: “Aquí canto yo; aquí mando yo. Yo sé, yo tengo, yo hago, yo digo, yo doy”. Cuánto cuesta negarse a sí mismo.

Al decir el hombre crucificado, hablo del viejo José crucificado, el viejo Simón, el viejo Saulo, la vieja Petra crucificada. Todos estos viejos y viejas hemos obtenido por gracia un nombre nuevo con el nuevo nacimiento. “De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas”. (2 Corintios 5:17).

103   El mismo para nosotros mismos

Ver

“El mismo” en 1 Pedro

“Quien llevó él mismo nuestros pecados” (1 Pedro 2:24). Como principio tenemos la redención perfecta por nuestro Señor Jesucristo a nuestro favor, el único que pudo llenar a Dios de regocijo por su sumisa obediencia. Quien tomó nuestra semejanza, ya que nos vio en nuestras miserias llenos de miedo, sujetos a servidumbre. “Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo”. (Hebreos 2:14).

“A éstos se les reveló que no para sí mismos”, (1 Pedro 1:12). El propósito de la reserva fue hasta que llegase el tiempo de la edificación de los discípulos en todas las edades futuras. “Para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales”, (Efesios 3:10). Los profetas recibieron de Dios las instrucciones de una manera ininteligible para ellos, “no recibieron lo prometido; proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros” (Hebreos 11:39, 40).

“Vosotras mujeres asimismo” (1 Pedro 3:1). El mandamiento original dispone que la mujer quede en sujeción. Es doctrina establecida en el Antiguo y Nuevo Testamento la sujeción de la mujer a su marido. Dios sabía de antemano la libertad irreverente donde llegaría la mujer; ella dio esa evidencia cuando sin consultar con su marido respondió a Satanás, “Del fruto del árbol que está en medio del huerto, dijo Dios: No comerás de él, ni le tocaréis, para que no muráis. (Génesis 3:3). Era el hombre que debía responder y no ella. Eva no había sido formada cuando Dios dio sus instrucciones al hombre. De qué manera antónimo procedió la mujer de Manoa. Esta no contestó ni preguntó al personaje desconocido, sino que “vino y se lo contó a su marido” (Jueces 13;2-6). La sujeción de la mujer a su marido no le da licencia al hombre para considerarla inferior a él. El hombre debe amar a su mujer como su mismo cuerpo … la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia” (Efesios 5:28, 29).

“Un mismo sentir” (1 Pedro 3:8). Esto nos lleva a la comunión hermanable. El Señor en su gracia por amor a nosotros se hizo pobre, siendo rico, para que por su pobreza fuésemos enriquecidos” (2 Corintios 8:9). Entendemos que hay diferentes caracteres, pero no debemos diferir en el sentir por orgullo, dogmatismo, vanagloria, o contienda. Debían sentirse muy avergonzados los discípulos cuando el Señor les preguntó: “¿Qué disputabais entre vosotros en el camino?” ( Marcos 9:33-37).

“Armaos del mismo pensamiento” (1 Pedro 4:1). Esto nos conduce a la imitación de Cristo. El murió en la carne por nuestros pecados. Nosotros debemos hacer morir la carne por el juicio continuo a nuestros pecados. La carne de Cristo era inmaculada, pero la carne nuestra es impura. “Por cuanto la mente carnal es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a Dios, ni tampoco puede”. (Romanos 8:7,8). Cuánto necesitamos de la fe y la oración que son como maceraciones a la carne para recibir el poder que resiste al diablo. Los padecimientos por Cristo son el fuego donde se templa el acero de nuestro carácter cristiano.

“El mismo os perfeccione” (1 Pedro 5:10). El padecimiento nos conduce a la perfección. Como el talento de oro labrado a martillo vino a ser una de las piezas más hermosas en el tabernáculo; ese fue el candelabro con sus siete lámparas que echaban su luz adelante donde estaba la mesa de los panes de la proposición. Aquellas copas, manzanas y flores en el candelabro adornaban el lugar santo, hablándonos de Cristo y sus perfecciones, el que imparte su fulgor a la iglesia, y es la misma luz del mundo. “En la hermosura de la santidad, desde el seno de la aurora tienes tú rocío de tu juventud” (Salmo 110:3). El candelabro llegó a estas alturas por el golpe del martillo. Nuestro Salvador se sentó a la diestra de Dios, porque pasó por la vergüenza de la cruz. También el cristiano por el padecimiento se perfecciona, afirma, fortalece y establece. Todo para la gloria del Señor.

104   Un aviso, un asalto, un rapto

Ver

La venida del Señor

Un aviso

Decimos que mejor es prevenir que lamentar. Es un aviso anticipado para la vigilancia, asegurando sus ropas porque se está esperando de un momento a otro un ascenso repentino. Por eso dice: “He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo y vean su vergüenza” (Apocalipsis 16:15). Más rudo fue el golpe moral que al final recibió la esposa al levantarse para abrir al esposo, y descubrir que él se había ido; que los golpes y las heridas recibidas de los guardas que rondan la ciudad (Cantares 5:2-8). Esto aconteció a la esposa simbólica. Dormía aunque era recto el corazón. Sorprendida por el esposo tuvo que decir: “me he desnudado mi ropa; ¿Cómo me he de vestir?

En el Nuevo Testamento es el eco de un aviso de la iglesia real, y cuerpo místico que Cristo compró con su sangre preciosa derramada en la cruz. Es un aviso y a medida que los días pasan va profundizando, canalizando el recuerdo, el sentimiento, el amor hacia el que nos amó y se entregó por nosotros. Es un aviso resonante en la periferia del mundo: ¿Cristo vendrá en su persona! “El día del Señor vendrá así como ladrón en la noche”. Cristo como el día señalado sorprenderá como ladrón (1 Tesalonicenses 5:1-5). Para Israel, Cristo como el día, “vendrá como ladrón en la noche”. Cristo como el soberano; dice: “He aquí yo vengo como ladrón” (2 Pedro 3:10, Apocalipsis 16:15).

Un asalto a su casa (Lucas 12:39)

Una vez tuve una casa en el campo, y cierto día hurgando entre algunas cosas, levantamos un trasto que estaba volteado boca abajo; de repente un rollo de mapanare estaba acechando para un asalto con su colmillo y veneno mortífero. Haciendo señal de silencio a todos, volví a colocar el coroto y me preparé con un garrote y volteándolo de repente, le eché un solo leñazo a la culebra que no esperaba ese asalto. Esa culebra debe haber entrado de noche ondulándose y escurriéndose cuando nosotros en casa dormíamos. Así suele suceder a los dueños de casa que al estar dormidos son insensibles a lo que está entrando en su casa. Con anterioridad el enemigo espiritual ha ido metiéndose de cámara en cámara porque faltó el celo y la vigilancia y esto podría acontecer con la colaboración interna que encuentre el infiltrado.

Muchos hogares han sido asaltados por la lectura de revistas que esconden el veneno de la pornografía bajo el manto de la ciencia y la educación; lecturas que corren en la mente del joven hasta su vejez. El que escribe leyó cosas en su juventud que hasta hoy, limando la vejez, lucho por olvidar. Hogares han sido asaltados por amigos, condiscípulos, visitas con el tema de que debemos ser sociales. Una vida de aislamiento retira las amistades (la religión tiene sus momentos y lugar de culto), No podemos meter el evangelio en toda reunión; la prudencia es hermana gemela de la educación. Cristo mismo le dijo: “Sed prudentes como serpiente”. ¿Qué bonitas son las ondulaciones de la serpiente!. Esa baba fosforescente del demonio se va introduciendo hasta neutralizar la santidad, la espiritualidad del hogar. Otra cosa influyente, son las modas al día, y las malas costumbres de los que profesan una religión barata. El asalto definitivo al hogar es, cuando llega y entrona al Sr. T.V.; es tan influyente, tan penetrante, tan sin vergüenza que algunos por la puerta lo han echado por la misma puerta ha vuelto a entrar. “Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron”. “Pero mientras dormían los hombres, vino el enemigo y sembró cizaña entre el trigo y se fue”. (Mateo 25:5, 13:25).

El rapto a la iglesia

Hace apenas pocos días cuando unos guerrilleros, técnicos en su arte, asaltaron la conferencia de matemáticos peritos petroleros; y raptaron ante la debilidad de las autoridades y millares de ojos mirones, once ministros petroleros. Aunque sea de día en un continente, y de noche en otro continente; lo cierto es que el rapto más grande de la historia está cerquita para consumarse. Este rapto es el de la iglesia de Jesucristo. Es un rapto porque todos los miembros que componen la iglesia forman un solo cuerpo. Es un rapto porque la iglesia es la perla de mayor precio. Es un rapto porque ha llegado el momento de apartar la iglesia de la apostasía de este mundo. Es un rapto porque la iglesia sería grandemente codiciada por el anticristo. Es un rapto, porque es exclusiva pertenencia de la esposa del Cordero. Bienaventurado el que oiga la invitación. “Sube acá”. (Apocalipsis 4:1).

105   El turno de la falsedad

Ver

Muchos falsos profetas han salido por el mundo

Hay hoy una gran porción de gentes en el mundo, tal vez el ochenta por ciento de la humanidad quienes creen que la manera de alcanzar la felicidad sólo se consigue por la falsedad, la mentira, la hipocresía, la lisonja y la apariencia. A la falsedad le ha llegado su turno como la moda del pantalón a la mujer de hoy en día. La falsedad es tan antigua como el hombre, pues, tuvo su principio con la entrada del pecado en el mundo. “Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales” (Génesis 3:7).

La falsedad viene de adentro, nace del corazón e involucra la conciencia. Adán y su mujer sabían que habían delinquido, también conocían la bondad de Dios; en vez de ir a Dios con la verdad desnuda recurren a un delantal. ¿Qué dañino es la disimulación del pecado con una capa religiosa!. “Habla mentira cada uno con su prójimo, hablan con labios lisonjeros y con doblez de corazón” (Salmo 12:2).

Al creyente en Cristo le incumbe velar por la integridad de la doctrina. Si en los días apostólicos se introducían “diferentes doctrinas” (1 Timoteo 1:3); en los días presentes, con apoyo y libertad, se atreven a levantarse con la cabeza erguida, encuentran correspondencia en los sensuales concupiscentes, porque hemos llegado a los tiempos de la “comezón de oír” la falsedad; ésta prolifera desde el púlpito, por los libros y revistas y por las emisoras radiales. Hace poco, cierta cuña radial decía: “El que está buscando a Cristo tendrá que toparse con la virgen”.

La Biblia nos habla de falsos hermanos. Los había en los días apostólicos que expiaban la libertad que nos ha traído el evangelio en Cristo Jesús. Aquellos buscaban de poner otra vez el yugo de servidumbre a los creyentes. Hoy hay muchos de falsa profesión, son tan idénticos como la cizaña lo es del trigo; como las varas de los hechiceros de Egipto que las volvieron culebras, pero la vara de Aarón vuelta culebra devoró las varas de los hechiceros” (Éxodo 7:10-12). Viene oportuno el episodio que nos contó don Guillermo Williams: “Había en Valencia un extranjero que tenía una zapatería. Un día un cliente le compró un par de zapatos, y caminaba muy orondo con sus zapatos nuevos; de pronto empezó una llovizna y el hombre vio como sus zapatos se despedazaban, casi descalzo se devolvió y se paró enfrente a la zapatería con la vista fija en el zapatero. Este no aguantó la mirada escrutadora y le dijo: “Amigo, ¿qué le pasa? ¿Busca a uno como yo? El hombre le dijo: Estoy examinándolo bien para saber si usted es de cartón como los zapatos que me vendió”. Hay evangélicos de cartón. El sol los tuesta y los hincha; son demasiados susceptibles, delicados; la lluvia los desmorona; se van y no vuelven más. ¿Cuánto daño trae a la obra del Señor los falsos hermanos!

Hay falsedad en muchos llamados amigos, los cuales tienen reservas en la amistad para su propio bien; dentro de ellos se estira y se encoge el gusano de la envidia; usan el antifaz de la falsedad. ¿Qué ejemplo nos da el Señor de su perfecto amor! “Como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. Ya no os llamará siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer”. (Juan 13:1; 15:15).

Dios aborrece las pesas y medidas falsas. Hoy son pocos los productos genuinos; muchos están adulterados. Periódicamente las autoridades tienen que perseguir y alertar al público por la profusión de billetes, cheques y letras falsas. Son tan exactos a los originales que se necesitan expertos para descubrir la falsedad. Los fiscales de Hacienda tienen que tener ojos de lince para descubrir las pesas y medidas falsas. No hace mucho tiempo cuando uno de esos llamados cristianos fue avergonzado y descalificado al descubrirse que entre los sacos de algodón que vendía, metía piedras para darle peso.

Hay mucha falsedad hoy día; unos que expresan palabrerías de catedrático, otros adulteran firmas, otros no entran por la puerta, sino que suben por otra parte, se meten de “filo”; “éste es ladrón y salteador” (Juan 10:1).

En vista de tantas máscaras, Juan nos amonesta a dejar la ingenuidad; abrir los ojos, ser varoniles. “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo”. (1 Juan 4:1).

106   Ultrajes y glorias al Espíritu Santo

Ver

El Espíritu Santo es una persona divina

Diversidad de dones, palabra de sabiduría, palabra de ciencia, fe, sanidades, milagros, discernimiento, lenguas, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como quiere” (1 Corintios 12:4-11).

 

Tales atributos corresponden a Dios, de manera que si las hace el Espíritu, entonces el Espíritu Santo es Dios. Por eso confesamos que el Padre es Dios, el Hijo es Dios, el Espíritu Santo es Dios. Si no puedo explicar cómo de un grano muerto y podrido nace la vida que trae espiga, flores y frutos; si no puedo explicar cómo en seis metros cuadrados de terreno puedo cosechar cambur, rosas, limón, lechosas, jazmín y ocumo; tampoco yo le puedo explicar el misterio del Dios Trino. Así como veo y creo en los frutos que da la tierra, así creo en el Dios Trino por la obra que cada uno ha hecho, y está haciendo.

  • Tentar al Espíritu: “¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor?” (Hechos 5:9). La mentira es sumamente desagradable a Dios porque procede del diablo, éste se ocupó de enseñar al hombre a mentir. Adán no dijo la verdad, Eva no dijo la verdad, Caín no dijo la verdad; así sigue una secuela de mentiras en aumento gradual, que el tema de importancia social hoy día es la mentira. Es lógico que así como la luz no puede resplandecer en la densidad de las tinieblas, también la verdad es detenida por el cúmulo de mentiras (Isaías 59:13,15). La mentira induce al Espíritu a reaccionar en dos maneras. Avergonzar públicamente al mentiroso, o la espada de la verdad en juicio vindica el carácter del Dios Verdadero” (Romanos 3;4-8).
  • Contristar al Espíritu: “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios” (Éxodo 4:30). Desahogar la ira, guardar enojo, tolerar la amargura, practicar la maledicencia; tales hechos y muchos otros entristecen al Espíritu Santo de tal modo que se ve estorbado para llevar a cabo las buenas obras, especialmente la de glorificar a Cristo haciendo saber lo que es del Padre y del Hijo (Juan 16:14,15).
  • Apagar el Espíritu: “No apaguéis al Espíritu” (1 Tesalonicenses 5:19). El menosprecio a las profecías Si el cristiano o una iglesia deja de ser fervoroso, no mantiene la luz de su testimonio en alto: ha apagado el Espíritu. Ya en el año 316 D.C. la iglesia empezó a descender; emparentó con el mundo; toleró doctrinas inmundas; consintió la división entre cleros y laicos. Dio libertad para que la mujer dejara su lugar de sujeción y tomara autoridad y gobierno en la misma iglesia. Los que mantenían flamante el fuego del Espíritu fueron muertos, como Antipas y otros. El espiritismo como una de “las profundidades de Satanás” practicadas en los milagros romanistas, movimiento carismático. Alucinados pentecostalista protestante, apagaron el Espíritu. Las falsas profesiones y los frutos dañinos de la cizaña empezaron a aparecer. La fábrica del diablo empezó a trabajar hasta hacer una gran industria de cristianos, que prospera más en los días presentes. “Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestimentas; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignos” (Apocalipsis 3:4).
  • Resistir al Espíritu Santo: “Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo” (Hechos 7:51). “¿Por qué quebrantáis los mandamientos de Jehová? No os vendrá bien por ello” (2 Crónicas 24:20,21). Los milagros que hacía el Señor, el pueblo le acusaba que los hacía por el poder del diablo. El testimonio que dio el Señor ante Caifás lo juzgaron como blasfemo. “Más ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su Santo Espíritu; por lo cual se les volvió enemigo, y el mismo peleó contra ellos”. (Isaías 63:9-14).
  • Afrentar al Espíritu Santo: “Respondiendo todo el pueblo dijo: Su sangre sea sobre nosotros, y sobre nuestros hijos” (Mateo 27:25). Comparar la sangre de Cristo a la de las víctimas expiatorias es una afrenta. Cuánto más es una blasfemia hacer la sangre del Cordero de Dios semejante a la del humano contaminado en sus pecados. “¡Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció asimismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?” (Hebreos 9:14).
  • Gozo del Espíritu: “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro Espíritu, de que somos hijos de Dios” (Romanos 8:16).

Cuando el creyente anda en el Espíritu es segura la victoria sobre los deseos de la carne. El Espíritu se goza cuando en el creyente hay sumisión. El eterno Hijo de Dios por su obediencia fue “justificado por el Espíritu”. También el creyente guiado por el Espíritu, es un creyente gozoso sin llegar a la sensualidad, ni al exceso condenable del moderno pentecostalismo.

107   El esposo y la sulamita

Ver

La Iglesia en su adoración

“Salomón compuso tres mil proverbios y sus cantares fueron cinco mil.” (1 Reyes 4:32) Alguno ha dicho que los Proverbios de Salomón nos conducen a los atrios del templo, Eclesiastés al lugar santo y Cantares al lugar santísimo.

Es algo que nos pone a cavilar: ¿a qué esposa dirigió Salomón sus Cantares, a la egipcia o a una hebrea? Todo el hablar es de ella, es de una mujer religiosa, lo que tal vez no había la egipcia. (2 Crónicas 8:11)

Sulamita significa hija de paz. También se relaciona con mahanaim, o “dos campamentos.” Dos campamentos en reunión. (Cantares 6:13) La venida del Señor está involucrada con dos campamentos; los creyentes santos, virtud concedida a los lavados en la sangre del Cordero, creyentes en Cristo consagrados para su servicio; y, el otro campamento señala a santos ángeles, no por redención, sino por su fiel obediencia a su Creador. (2 Tesalonicenses 1:7,10, Mateo 13:41-43)

Pero esta sulamita tiene mucho y suficiente simbolismo de la Iglesia del Señor. Dice: “Morena soy, hijas de Jerusalén, pero codiciable.” (Cantares 1:5) Ella no hace alarde de su hermosura, más bien demuestra su casta inocencia. Pablo dice: “Pues, os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo.” (2 Corintios 11:12) Si supiéramos apreciar el grado de capacidad atractiva que nos ha dado el Señor: aunque algunos de nosotros somos feos en lo físico, la Iglesia es hermosa a causa de la hermosura del Señor. (Ezequiel 16:15) Hay hermanas que no entienden esto; “son bonitas por lo feo” con sus maquillajes, pelucas, cejas depiladas, cadenas, uñas largas y brillantes, pelo cortado disimulado.

“Me pusieron a guardar las viñas; y mi viña que era mía, no guardé.” (1:6) “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.” (1 Corintios 9:24-27)

Los tiempos que vivimos son de cuidar nuestra propia viña. La Iglesia descuidó su función de cuidar la viña de su Señor, y se ha empeñado en la tarea de grandes campañas y programaciones en el conuco del diablo que es el mundo. Hoy sus métodos de trabajo son el modernismo, ecumenismo y proselitismo.

“Ve, sigue las huellas del rebaño, y apacienta tus cabritos junto a las cabañas de los pastores.” v. 8. “Timoteo os recordará mi proceder en Cristo, de la manera que enseño en todas partes, y en todas las iglesias.” (1 Corintios 4:17) Aunque Timoteo era joven en edad, su devoción y la doctrina que enseñaba justifica que se había contentado y acomodado a “las cabañas de los pastores,” o sea el ejemplo de los ancianos, pastoreando y guiando el rebaño del Señor por las huellas que os antiguos pastores habían marcado. “Y los apacentó conforme a la integridad de su corazón, los pastoreó con la pericia de sus manos. Como nada que fuese útil he rehuido anunciaros, y enseñaros públicamente y por las casas.” (Salmo 78:72, Hechos 20:20)

“He aquí que tú eres hermosa, amiga mía.” v. 15. Un culto de cantos y música estridente, adornos prosaicos y sermones rimbombantes es adorno artificial. Muy hermosa es la Iglesia con sus adornos naturales. “Ester ninguna cosa procuró.” (Ester 2:14) El mayor adorno de la Iglesia son sus buenas obras. (Tito 2:14)

“Mientras el rey estaba en su reclinatorio, mi nardo dio su olor. Mi amado es para mí un manojito de mirra, que reposa entre mis pechos.” vv. 12,13. Este es el mismo perfume que ofreció María al Señor. La Iglesia en su adoración lleva en sus pensamientos la mirra, olor de los sufrimientos de su Señor. De su pecho emana una exhalación tan agradable, que habla con las palabras del profeta y del pueblo restaurado. “También en el camino de tus juicios, oh Jehová, te hemos esperado; tu nombre y a tu memoria son el deseo de nuestra alma.” (Isaías 26:8)

108   Dominio propio

Ver

Vencer el orgullo natural

Este estado de mansedumbre sólo se consigue cuando hemos llegado a eliminar el orgullo natural que traemos todos los descendientes de Adán. Dominio propio es el control de sí mismo en nuestras acciones, actitudes, deseos, pensamientos y palabras. “Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; y el que se enseñorea de su espíritu que el que toma una ciudad.” (Proverbios 16:32) Es patente que el único que pudo cumplir esta virtud fue nuestro Señor Jesucristo como el hombre perfecto. Muchos de los hombres santos en una u otra manera han transgredido por alterar el dominio propio.

Un desatino no es regla para juzgar a otro, siempre que su defección no sea de quitar la vida a su prójimo por la violencia, por sevicia o por venganza. Aun en la dispensación pasada había provisión para el que mataba sin intención, sin enemistas, sin venganza, sino por revés o circunstancia acontecía la desgracia. El matador era protegido en alguna de las ciudades de refugio hasta la muerte del sumo sacerdote (Números 35:15-25), hablándonos de la seguridad y protección que encuentra el pecador en el sacrificio vicario de nuestro Señor Jesucristo. “Porque si siendo enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más estando reconciliados, seremos salvos por su vida.” (Romanos 5:10)

El patriarca Job estaba consciente que las desgracias que le habían sobrevenido eran de parte de Dios. Su mujer no era del mismo sentir. Estaba soportando la pérdida de la comodidad, de los hijos, de los bienes; además, tenía que atender día y noche a un marido enfermo con sarna y que se quejaba cada momento. La mujer de Job no aguantó más. Entonces le dijo su mujer: “¿Aún retienes tu integridad? Maldices a Dios y muérete.” Y él le dijo: “Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas has hablado.” (Job 2:9,10)

Job reconoció que su mujer había perdido el dominio propio; tales cosas suceden con mucha frecuencia. Un varón quejándose de la esposa echó la culpa al Señor, diciendo: “¿De dónde me buscaría el Señor ésta?” Si los santos pierden el dominio propio, ¿qué será de los profanos?

Desde su juventud David había ejercido el dominio propio, controlando sus impulsos por el temor a su Dios. Encontrado dormido en el campamento a Saúl, su enemigo declarado, dijo a su escudero: “Guárdeme Jehová de extender mi mano contra el ungido de Jehová; pero toma ahora la lanza que está a su cabecera, y la vasija de agua y vámonos.” (1 Samuel 26:8-11) Pero el gran David tuvo un momento en su vida que perdió los estribos y fue arrastrado por el cabello de la concupiscencia. “Y vio desde el terrado a una mujer que se estaba bañando, la cual era muy hermosa.” (11:1-4) Pobre David, más nunca pudo olvidar su pecado; fue perdonado, pero quedó la mancha en su vestido.

“Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra.” (Números 12:3) ¡Cuánto amor había mostrado el primer patriota por su pueblo! ¡Cuánto celo por la dignidad de su Dios! Sin embargo, en un arrebato pierde el dominio de sí mismo y no habla ala peña como Dios le mandó, sino que le habló a la congregación de una manera brusca. “¡Oíd ahora oh rebeldes! ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña?” (Números 20:7-13)

¿Qué diremos de Noé, embriagado y descubierto en medio de su tienda? ¿De Abraham exponiendo a su esposa? ¿De Isaac codiciando un guisado, siendo viejo y sin vista? ¿De Josué recibiendo en la congregación a los gabaonitas sin consultar con su Dios? ¿De Pedro desenvainando la espada y cortando la oreja al siervo del pontífice? ¿De Pablo en Hechos 23:3?

Advierto que no estoy ocupando un lugar de juez para juzgar a los siervos de Dios, porque si aquéllos perdieron el dominio propio una o dos veces, yo lo he perdido mil veces más.

Alguien ha dicho: “Perdonar es del hombre, pero olvidar es de Dios.” Razón tuvo el autor de Salmo 103:11 cuando dijo, “Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, engrandeció su misericordia sobre los que le temen.” Con todo, “Mejor es prevenir que lamentar.” Si queremos evitar humillaciones para no tener que pedir perdón, si queremos evitar lágrimas de remordimiento, mantengámonos el dominio propio siguiendo el ejemplo del Señor como se describe en 1 Pedro 2:23: “Cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente.”

109   La sabiduría clama en las calles

Ver

La sabiduría divina y la sabiduría profana

Hay una nueva causa que debe mover al hombre a buscar la sabiduría, y es la facilidad de poder hallar; por cuanto, la misma sabiduría sale al encuentro dando sus voces por medio de la luz y la razón. La sabiduría en conjunto se distingue en dos clases: la sabiduría divina y la sabiduría profana; la sabiduría que desciende de lo alto, y la sabiduría terrenal, animal, diabólica. Dijo el sabio: “El principio de la sabiduría es el temor de Dios; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.” (Proverbios 1:7)

Antes de depender en tu propia fuerza, tu capacidad, tu talento y tu dinero, depende exclusivamente de la fe en tu Dios. No te aferres del alcance de tus conocimientos, porque eres hombre sujeto a equivocaciones, hecho en el mismo molde de barro, igual a los demás. El hombre nunca tendrá en su poder la maquinaria que detiene el tiempo, nunca tendrá en su frente el parabrisas que anule las arrugas.

A un hombre sólo por corto tiempo se le permitió esta máquina, ya que Dios por su gracia se la prestó. “Y el solo se paró en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse casi un día entero; y no hubo día como aquel, ni antes ni después de él, habiendo atendido Jehová a la voz de un hombre; porque Jehová peleaba por Israel.” (Josué 10:12-14)

He citado a Josué porque fue entre los pocos que alcanzaron la sabiduría. Entre millares y millares de gentes que perdieron el temor a Dios, Josué fue uno que se aferró en su fe a las promesas que Dios había dado a Israel. Expuesto a ser apedreado, no temió ni vaciló; había aprendido de Moisés. “Escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado.” (Hebreos 11:25,26) “Teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios, porque tenía puesta la mirada en el galardón.”

¿Acaso es sabio solamente el que descubrió la desintegración del átomo, el dramaturgo Shakespeare, el millonario Rockefeller? “Pues verá que aun los sabios mueren, que perecen del mismo modo que el insensato y el necio, y dejan a otros sus riquezas. El hombre que está en honra y no entiende, semejante es a las bestias que perecen.” (Salmo 49:10,20)

Antes de la revelación del Verbo era el gran motivo de pesquisas e indagación. “¿Mas dónde se hallará la sabiduría? ¿Dónde está el lugar de la inteligencia?” (Job 28:12) Estaba escondida en Dios, y la pregunta responde: “Con él estaba yo ordenándolo todo, y era su delicia de día en día; teniendo solaz delante de él en todo tiempo, me regocijo en la parte habitable de su tierra, y mis delicias son con los hijos de los hombres.” (Proverbios 8:30,31)

Estoy convencido que la sabiduría reside en los humildes. Ojalá fuera yo humilde, entonces podría decir con ellos: “Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia, en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre; así para tener abundancia como para padecer necesidades. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” (Filipenses 4:12,13)

Es sabiduría conocerse, vigilarse y juzgarse a sí mismo. Es sabiduría cuando estimamos cada uno a los demás como superiores a sí mismo. Es sabio el que conoce en Cristo la sabiduría revelada, su poder para redimir, su justicia y su gracia para justificar, su amor para guiar y sostener. Habiendo conocido el Señor que los humildes le creían, le seguían y le servían, dijo: “Te alabo Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños.” (Mateo 11:25)

Son muchos los hombres que han tratado con empeño componer el mundo por medio de la sabiduría, pero los tales han visto su tiempo y toda su dedicación perdida. Las iglesias romanistas y protestantes han venido a denunciar al mundo muy demasiado tarde lo que supieron nuestros antepasados, y lo que nosotros sabemos desde hace muchos años: que muchos de sus teólogos, filósofos y pedagogos son homosexuales y favorecen la homosexualidad. “Que no sólo practican el pecado, sino que también se complacen con los que lo practican.” (Romanos 1:32)

Gracias a Dios por el evangelio que nos revela a Cristo la sabiduría de Dios y el único remedio para el mundo.

110   Discernir el buen olor

Ver

El gozo de la comunión con el Señor

El olor se percibe por lo que huele agradable o desagradable; se percibe por el testimonio, bueno o malo, por lo que se dice, lo que se oye. En cierta región de Venezuela algunos todavía dicen, “Esto me huele feo.”

Hoy se habla mucho de la contaminación ambiental. Esto no es solamente por el aire contaminado de las ciudades, pues peor es el mal olor de la conducta desordenada que se respira en algunas casas. ¡Qué diferente es el hogar donde se respira atmósfera del cielo!

Si las defecciones las cubre el amor

cuando conocemos a Cristo el Señor,

a Dios ensalzamos con reverente temor,

el hogar es altar donde sube un grato olor.

Después del Tabernáculo, creo que no hay otra morada, otro hogar, en la Biblia como el hogar de Betania, donde los tres hermanos se amaban, y aun más cuando Jesús los amaba a ellos. “Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume.” (Juan 12:3)

Tomamos el hogar de Betania como señuelo de muchos hogares en el pasado como en el presente, ejemplo para dar buen olor en el testimonio y donde se respira ambiente sano. Leyendo con detención la conducta de Cornelio, podemos percibir que se casa despedía olor agradable hacia arribe, olor de devoción adentro, olor de buenas obras para afuera. (Hechos 10:1,2)

Es más agradable a Dios que el creyente se encierre en el olor del fanatismo inteligente que en la libertad licenciosa como algunos viven el evangelio. En este caso hay ocasión para que se cumpla la palabra: “Las moscas muertas hacen heder, y dar mal olor al perfume del perfumista; así un poco de locura al estimado como sabio y honorable.” (Eclesiastés 10:1)

Discernimos pues el olor de gratitud (Génesis 8:19-21), de sus pasos (Efesios 5:1,2), de la comunión (2 Corintios 2:14,15), de la adoración (Cantares 1:12), de la generosidad (Filipenses 4:18).

Noé se sentía muy agradecido de que Dios le hubiera preservado, junto con sus familia, de la furiosa tempestad del diluvio, y conforme a lo que Dios mismo había enseñado de sacrificio de víctimas expiatorias, sangre para remitir el pecado, pieles para cubrir y justificar, Noé ofreció holocausto de olor grato a Jehová. La gratitud dice: “Bendice alma mía a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios.” (Salmo 103:2)

“Mejor es la buena fama que el buen ungüento.” (Eclesiastés 7:7) Nuestro Señor Jesucristo era el “incienso puro.” Aquella confección que sólo Moisés podía preparar, estaba representada en el Señor. ¡Cómo se extendía y se esparcía el olor de su fama! Su andar en este mundo trajo la certificación del cielo. “Este es mi Hijo amado en quien tengo complacencia.” (Mateo 3:17) Por donde pasaba, el Señor esparcía el olor de su justicia, de su amor, de su santidad. ¡Qué impulso daríamos al evangelio si dondequiera que fuéramos dejáramos el grato olor de un limpio testimonio!

No hay mejor regocijo para el creyente que el gozo de la comunión con su Señor. La esposa se deleita en la contemplación, e interrumpe en su soliloquio: “Mientras el rey estaba en su reclinatorio, mi nardo dio su olor.” El esposo dice de la esposa: “Cuánto mejor es … el olor de tus ungüentos que todas las especias aromáticas; el olor de tus vestidos como el olor del Líbano.” (Cantares 1:12, 4:10,11)

La oración y la generosidad son gemelas, de tal modo que son necesarias las dos para dar el olor del sacrificio. El Espíritu Santo las hace inseparables en Hebreos 13:15,16 (“sacrificio de alabanza … hacer bien y de la ayuda mutua”); Filipenses 4:18,19 (“olor fragante, sacrificio acepto … Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta”); 2 Corintios 8:4,5 (“participar en este servicio para los santos … a sí mismos se dieron primeramente al Señor”).

111   Uno de los pactos de Dios con el hombre

Ver

La unidad de la familia

Se pluralizan los pactos de Dios con el hombre, algunos de ellos sujetos a cambios por la fragilidad del hombre. Pero, he aquí uno de los pactos, perpetuo, inviolable de parte de Dios, pero sí violado con profusión por parte del hombre.

Es el pacto de la familia.

“Mas estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca, tú, tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos contigo.” (Génesis 6:18) Esto da pie para el argumento de que Dios no quiere una familia dividida, y que también el tronco paterno ejerce tutela todavía sobre la segunda generación, o sea, hasta que venga la tercera generación. Mientras tanto el padre es respetado, obedecido. Si están viejos, los padres son sostenidos por los hijos.

Hay demasiada gente que fuerza las palabras de Adán: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” (Génesis 2:24) No es que el hombre se desliga y abandona a sus padres. El versículo tiene toda su aplicación a la unión y procreación de la especie; como el hijo al casarse se constituye en cabeza de su mujer, conviene al nuevo matrimonio tener su propia casa, para que cuando vengan los hijos no halle dos cabezas en una casa. Nunca el padre, aunque sus hijos están casados, descuida su responsabilidad, procurando por todos los medios posibles de que sus hijos entren en el arca de la salvación, o sea, que reciban a Cristo como su Salvador.

Este pacto con la familia es quebrantado, violentado, interrumpido cuando hay unión en yugo desigual. “Pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz.” La salvación de la familia es doctrina establecida por Dios en el Antiguo Testamento y confirmado por el Espíritu Santo en el Nuevo Testamento: Josué 24:15, Génesis 18:19, 29:3,4, Hechos 10:2, 16:15-31, 1 Corintios 14:33.

El hijo de Dios debe elegir de las hijas de Dios para su matrimonio. La hija de Dios debe esperar pacientemente hasta que Dios le apareje consorte en el Señor, si va a ser casada, pues algunas consiguen esposo en su juventud, otras en edad madura. Si tiene hijos, mejor; y si no los tiene, que no se afane, porque traer hijos a este mundo tiene un solo fin específico, y es que sean del Señor. Que ninguno se excuse diciendo que la salvación es de Dios, pues ninguno que conoce el amor quiere ver a su hijo perdido.

Son pocas las cosas que coadyuvan al matrimonio infeliz. Entre ellas cito cuatro: casarse por apetitos carnales, casarse en yugo desigual, casarse con quien no idóneo y el adulterio. “No aceptará ningún rescate, ni querrá perdonar, aunque multipliques los dones.” (Proverbios 6:35) El peor de todos es permitir que las cosas baladíes entibien el amor. Si se deja de amar o la esposa o al esposo que estamos viendo, dejamos de amar a Cristo que no lo vemos.

Hasta la muerte el matrimonio en el Señor es un contrato inviolable; es así por el juramento que en privado han prometido los enamorados, porque han puesto a Dios por testigo, por las palabras dichas ante los funcionarios civiles o religiosos. Es inviolable por el ejemplo que deben dar a sus hijos, por lo que a símbolo representa. “La iglesia está sujeta a Cristo,” así la mujer casada a su marido. “Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella,” así el marido ama a su mujer. (Efesios 5:24,25) En fin, es inviolable el matrimonio porque [las partes] han estampado su firma de los anales de la sociedad.

Son hombres inteligentes pero licenciosos los que han llegado al curul del legalismo para establecer reglamentos civiles que por asuntos fútiles le han dado aprobación y ejecución al divorcio. Los antiguos no tenían código ni enseñanzas sexuales para el matrimonio. La jurisprudencia que no reconoce la sabiduría de Dios se convierte en “jurisimprudencia” porque pone en riña el matrimonio con la palabra de Dios.

Ningún matrimonio es perfecto. Si las dificultades se vuelven contiendas es porque está vivo el orgullo en alguno de los dos. Tal estado conduce a las amenazas, al desacuerdo, fricción en el amor.

Como es deseo y voluntad de Dios la unidad de la familia, el cónyuge coopera por la obediencia a la palabra de Dios admitiendo sus equivocaciones, y tiene el valor moral de decir: Esposa, perdóname. Esposo, perdóname.

112   Salmo 133

Ver
 

  • El amor, · la comunión, · la unción, · la experiencia,
    · la santidad, · la frescura, · la presencia

El amor:               Cuán bueno y cuán delicioso.  El amor es de Dios. (1 Juan 4:7)

La comunión:       habitar los hermanos en armonía.  La comunión es “fuente de abajo.” “Para que todos sean uno, como tú, oh Padre en mí, y yo en ti.” (Juan 17:21)

La unción:            Es como el buen óleo sobre la cabeza.  Este es don y fuente de arriba. “Pero la unción que vosotros recibisteis de él, permanece en vosotros.” (1 Juan 2:27)

La experiencia:  que desciende sobre la barba, la barba de Aarón.  La experiencia nos habla de madurez. “Porque debiendo ser ya maestros después de tanto tiempo.” (Hebreos 5:11)

La santidad:         Y que baja hasta el borde de sus vestiduras.  La santidad nos habla de separación. “Vestíos, pues, como escogidos de Dios.” (Colosenses 3:13)

La frescura:         Como el rocío de Hermón que desciende sobre los montes de Sion.  “La bendición de Jehová es la que enriquece.”(Proverbios 10:22)

La presencia:  porque allí envía Jehová bendición y vida eterna.  El gozo es el resultado de la presencia del Señor. “Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos.” (Salmo 80:3)

Donde hay amor sano hay fragancia de olor de vida para vida. El amor es el perfume que intercepta, que opaca, que apaga cualquier otro olor. El cadáver de Lázaro hedía, pero “Amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro.” (Juan 11:5) El amor prevaleció. También rivalizó sobre los discípulos cuando la casa se llenó del olor del perfume. “El perfecto amor echa fuera el temor.”

La comunión es el ágape cristiano que expulsa todo egoísmo y produce confianza pura entre los hermanos. Las reservas, delicadeza y susceptibilidades obstruyen la libertad de comunión. Tal vez el Salmo fue escrito cuando todas las tribus de Israel unidas se sometieron a David. “Y estuvieron allí tres días comiendo y bebiendo, porque sus hermanos habían preparado para ellos.” (1 Crónicas 12:18,39)

La unción: La plenitud del Espíritu Santo que reside en el Señor Jesús nuestro sumo sacerdote. “Cualquiera que compusiere ungüento semejante, y que pusiere de él sobre extraño, será cortado de entre su pueblo.” (Exodo 30:33) En aquella dispensación podían sufrir equivocación, pero hoy es el mismo Espíritu Santo con nosotros que no puede errar. “Y si alguno no tienen el Espíritu de Cristo, no es de él.” (Romanos 8:9)

La experiencia: “El sumo sacerdote entre sus hermanos sobre cuya cabeza fue derramado el aceite de la unción, y que fue consagrado para llevar las santas vestiduras, no descubrirá su cabeza, ni rasgará sus vestidos. No harán tonsura en su cabeza, ni raerán la punta de su barba.” (Levítico 21:10,15) Parece que tal responsabilidad no recaía sobre un muchacho, ni sobre un neófito, ni en un carnal, ni en un irresponsable en su casa. ¿Por qué si algunos dicen que son ungidos, tan fácil se adaptan, se acomodan a las modas del mundo? Hay hombres que usan el pelo largo como una mujer, ésta que trasquila el cabello como el hombre, que usa maquillaje a estilo Jezabel y pantalones, pieza exclusiva para el varón. “Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.” (Romanos 8:12)

La santidad es la absoluta separación para Dios, llegando a la entera consagración, servicio de manos llenas de olor fragante como lo fue nuestro Señor Jesucristo toda su vida terrenal delante de su Padre.

La frescura viene por la misma presencia del Señor. La prosperidad sin la presencia del Señor es apariencia, formalismo; tiene que llegar a conocer lo que ignoraba Laodicea; Apocalipsis 3:17. Cuando la Iglesia goza de la presencia del Señor ha llegado a tener períodos de paz y gozo como en los días apostólicos. (Hechos 9:31) Si no permitimos el pecado en la iglesia ni en nuestras vidas, la bendición de Dios será manifiesta en su pueblo.

114   Las pruebas que permite Dios

Ver

Pruebas que Dios usó con Noemí

Muchas veces Dios prueba y ha probado a los hombres en el pasado por guerras, peste, lepra, destierro, esclavitud y especialmente por hambre.

Por hambre Abraham descendió a Egipto, aunque estas pruebas coadyuvaron para robustecer su fe. Por hambre Isaac habitó en Gerar. Aquí fue detenido por el Señor para que no bajase a Egipto; podía ser que otra esclava empeorase la situación en la descendencia de su linaje. Por hambre dos mujeres hicieron un pacto de comerse a sus hijos. El hambre las condujo a la pérdida del afecto natural, como la culebra mapanare al salir los hijos; unas escapan de ser comidas mientras la madre devora a las otras.

Yo veo cuatro pruebas que Dios usó con Noemí para llevar a cabo su propósito de escoger de entre los gentiles ascendientes en la genealogía del Señor.

  • Prueba por hambre: “Aconteció en los días que gobernaban los jueces.” (Rut 1:1) No sabemos si hubo precipitación, miedo, una psicosis de pánico en esta familia que se componía de cuatro personas. No sabemos si esta familia consultó o no al Señor o si esperó respuesta o no.

Los acontecimientos nos llevan a pensar en las decisiones que tomamos muchas veces sin tener la estrella, o una clara respuesta del Señor. En algunos casos la familia completa se ha perdido; en otros casos los hijos se pierden y los padres han perdido su servicio y también su espiritualidad. Es cierto que lo que Dios persigue con la disciplina es el arrepentimiento, que el hombre se vuelva a su Dios, y también evitar por los medios drásticos del hambre que toda una familia llegue al naufragio de la fe.

Que ningún creyente alegue que ha emigrado por hambre, o por buscar salud, pues el Señor faltaría a sus promesas si dejara perecer de hambre a un creyente fiel. Un hermano podrá ir a un hospital en busca de salud, pero no es con el fin de abandonar su lugar de privilegios. Que ninguno alegue que el propósito que Dios tiene de sacarlo de su lugar es para hacerlo prosperar. Usted vaciaría su alma para llenar su vientre. “Demas me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica.” (2 Timoteo 4:10) Que ninguno alegue que se va de su asamblea o de su lugar porque lo echaron. La asamblea excomulga por disciplina a los perversos. (1 Corintios 5:13) Y la ley de expulsión no es para el justo sino para los transgresores. (1 Timoteo 1:9,10)

  • Prueba en la familia: El Señor muestra severidad a Noemí; le quita por la muerte a su esposo. Pero Dios conoce a su sierva, sabe su fortaleza y el temple de su fe. Faltando el cabeza de casa, los dos hijos de Noemí dejan ir su corazón tras la vista de sus ojos. Pronto hubo la violación al mandamiento, “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos.” Se olvidaron del daño que hicieron los moabitas a sus abuelos. (Números 25:1,2)

Cuántos serían los consejos y la turbación de Noemí viendo la resolución deliberada de sus hijos de casarse con moabitas. Noemí no perdió tiempo. En medio de la prueba con su familia empezó a hablarle a aquellas mujeres del Dios eterno y Salvador de todos los que creen en él. Les habló de las maravillas del Señor Redentor y perdonador.

La prueba se acentuó en la familia de Noemí por medio de la muerte de sus dos hijos.

  • Prueba de la fe: En el silencio una de aquellas mujeres había creído en el Señor; le faltaba solamente la prueba de la confesión de su fe. Rut reconoció que la muerte de su marido fue castigo de Dios por su desobediencia; ahora se acoge con amor al Dios vivo y verdadero y ama también a Noemí que la ha llevado al conocimiento y la fe de su Redentor.

Noemí prueba la fe de aquellas mujeres. “Volveos a vuestros dioses, a vuestro pueblo, a vuestra parentela.” En Rut hay un fuego interno, el vapor de una caldera para reventar. “No me ruegues que te deje, y me aparte de ti … Tu Dios será mi Dios y tu pueblo mi pueblo.”

Hay expresiones del alma que sólo el Señor las comprende. “Y ciertamente, aun lo tengo todo por pérdida, por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús mi Señor, por amor al cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo.” (Filipenses 3:8)

  • Prueba en la vergüenza: Las anteriores son dos viudas que regresaron y muy pobres. También Noemí se fue “llena y regresó vacía.” El pródigo se fue lleno y regresó hambriento, pero fue perdonado y enriquecido. Da cierta vergüenza; quisiéramos volver con una paca de billetes, con un buen carro, u título y un perro alemán cuidándonos.

¡Ah, qué pretensión! Es por el camino de la cruz que se llega a la gloria. Ahora es cuando Noemí experimenta enteramente el significado de su nombre “Placentera.” El pariente cercano y rico redimió a Rut y a Noemí. (Rut 2:20)

“Siendo justificado gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.” (Romanos 3:24) No nos avergoncemos, pues. Cristo menospreció el oprobio que producía la cruz, y se sentó a la diestra del trono de Dios.” (Hebreos 12:2)

116   Salmo 119

Ver

Salmo 119:1 al 32

Hay veintidós secciones en el Salmo 119, cada una de ocho versículos. Hasta ahora es y será de autor anónimo que debió ser muy piadoso. Parece que fue escrito por un forastero, peregrino en tierra extraña donde la persecución, la burla, el desprecio, la soledad se unían a la nostalgia que el proscrito sentía por su tierra, por el culto a su Dios, por el regreso y restauración de sus compatriotas esparcidos en la tierra de su ciudadanía.

119:1  El encargo de Dios.

Cuatro son los propósitos del salmista en la primera estrofa.

Bienaventurados son los que guardan tus testimonios, v. 2.

Esta es una promesa realizada en esta vida en todos los que temen a Dios y se identifican con Cristo. Puede ser con tribulaciones como las del mismo salmista, pero confirmadas por las palabras evangélicas; Marcos 10:29,30. La entera plenitud de la bienaventuranza será encontrarnos en “las bodas del Cordero.” (Apocalipsis 19:7-9) Encontrarnos en el cielo es sólo por la gracia del Señor de hacernos participantes de la primera y doble ventura, “Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, cuyos pecados son cubiertos. Bienaventurado el varón a quien el Señor no inculpa de pecado.” (Romanos 4:7,8) El primero es el hombre que ha pecado; el segundo es el inocente, el que “nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca, pero fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.” (Isaías 53:9-12)

Tú encargaste que sean muy guardados tus mandamientos. v. 4.

¡Cuán grande s el nombre de Cristo en los cielos y en la tierra! pues El hizo y enseñó todo el mandamiento sin quebrantar uno de ellos; Mateo 5:17-19. Los creyentes en Cristo estamos en la ley de Cristo que se eleva más alto que la ley mosaica, que con la ayuda del Espíritu Santo podemos practicar y cumplir. Esto es lo que Pablo aprendió, practicó y enseñó, y en su celo por la doctrina encargó a Timoteo: “Que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo.” (1 Timoteo 6:14)

Ojalá fuesen ordenados mis caminos para guardar tus estatutos. v. 5.

El autor del Salmo era justo, pero estaba todavía en la tierra. “Ciertamente no hay hombre justo en la tierra que haga bien y nuca peque.” (Eclesiastés 7:20) Su anhelo era más santificación, más oración, más consagración. Tal actitud evitaría cualquier reproche de su propia conciencia. No es difícil para el creyente ordenar sus pasos con la palabra de Dios, sin ser preciso recluirse en un aislamiento, o tener que pasar la dura experiencia de Manasés; 2 Crónicas 33:11-13.

Tus estatutos guardaré, no me dejes enteramente. v. 8.

Ante el encargo de su Dios, el salmista ha hecho propósito definitivo de guardar los estatutos de la ley de su Dios. El creyente tiene que ser hombre de voluntarios propósitos como dijo el Señor: “¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?” (Lucas 2:49)

No es que se emociona cuando oye el ministerio de la palabra de Dios y promete muchas cosas, “y se va, y se olvida cómo era.” (Santiago 1:24) Hay un hermano que varias veces después que ha oído el ministerio de la palabra, me ha llamado para contarme de nuevo sus problemas (los mismos problemas). Este es el que nunca ha puesto por obra la voluntad para cortar el daño en la fuente de su nacimiento; es víctima de su debilidad. De esta clase hay muchos hermanos que en diferentes formas no han podido alcanzar la victoria; les falta voluntad para renunciar a esa inclinación, a ese carácter, a esa pasión.

Mas el que oye y mira atentamente alcanza la bienaventuranza prometida.

119:9  El discípulo joven

En la segunda sección del Salmo hay cuatro disposiciones que se destacan en la estrofa:

Con todo mi corazón te he buscado.

En mi corazón he guardado tus dichos.

Con mis labios he contado todos los juicios de tu boca.

Me he gozado en el camino de tus estatutos.

Puede ser que el salmista haya sido un hombre de edad madura pero de espíritu joven. Puede ser que haya sido uno que desde su juventud consagró su vida al Señor como hizo David, y escribió su propia experiencia de tener su senda limpia y sus vestidos sin mancha, porque de íntegro corazón buscó a Dio. Puede ser que el salmista escribió para la juventud de sus días y de todas las edades.

Siempre será significativo cómo cierta juventud contiene los impulsos y sus deseos, se abstiene del extravío de doctrinas, de teorías y filosofías abstractas, sin verse precisada a aislarse en las paredes de un convento o sin maceraciones disciplinarias, sólo por guardar la Palabra de Dios.

El de corazón íntegro para con su Dios, indiscutiblemente se ciñe de corona de victoria. Sus pasos son en temor reverente, es agradecido por los beneficios diarios de su Benefactor, corresponde con amor a quien le amó primero.

Sólo las personas fuera de sus cabales son las que escogerían un recipiente sucio para guardar cosas limpias. No se podría guardar un tesoro, cosa de valor, en un depósito frágil. Una fuente contagiada esparce contagio y pestilencia, “porque de la abundancia del corazón habla la boca.” El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca buenas cosas, y el hombre malo del mal tesoro saca malas cosas; Mateo 12:34,35. Es el hombre regenerado que puede guardar en su corazón los dichos del Señor. Eso no implica perfección, pero tiene vigilancia para tapar los portillos del corazón. David tenía ese ejercicio, y dijo: “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno.” (Salmo 139:23,24)

Es, pues, falto de cordura quien descuida su propio corazón. Dijo el Señor: «El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.» (Lucas 11:23)

El salmista empezaría a contar los juicios de Dios por el juicio a Satanás, la serpiente antigua; por el juicio a Eva, sujetándola a la voluntad del hombre; por el juicio a Adán, a comer por el sudor de su frente; por el juicio a Caín, vomitado de la tierra; por el juicio a la generación antediluviana, destruyéndole por el diluvio; por el juicio a los descendientes de Noé, confundiéndoles su lengua. También, por los casos de Sodoma y Gomorra, Er y Onán, Amalec y Balaam, Nadab y Abiú, Coré y Acán. Faltaría espacio para citar sin argumentaciones los justos juicios de Dios para establecer su justicia. Si no es así, ¿cómo se conocería que Dios es justo? “Y si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Será injusto Dios que da castigo?” (Romanos 3:5)

El salmista fue hombre de vasto alcance intelectual, de meditaciones muy profundas, y con gran conocimiento de la Palabra de Dios. Llegó a contar con su boca todos los juicios de Dios. El fresco de la alegría embriagaba su alma, porque Dios en todos sus juicios nunca quedó sin testimonio, nunca ha dado ocasión al hombre para que le tilde de injusto. ¿No sería vergüenza para su pueblo si Dios se equivocara y cometería injusticia? ¿Qué sería de nosotros si Dios hubiera intervenido para que su Hijo no fuese crucificado? ¿Qué sería de nosotros si Jesucristo no hubiera resucitado? ¿Qué sería de nosotros si Dios hubiera destruido al diablo después de habernos inoculado la ponzoña del pecado? ¿Cuál sería la esperanza de los hombres?

¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!” (Romanos 11:33)

119:17  El peregrino

Comenzando con el versículo 17 vemos un emblema del siervo de Jehová que se encuentra como un forastero extraño en la tierra. Tiene más aplicación en tipo al Señor Jesucristo que a Israel como siervo de Jehová.

  • Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley. v. 18

Los ojos del Señor se concentraban en dos cosas: en la ley de su Dios que era su delicia, y en las miserias humanas. “Salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas,” Marcos 6:34. Toda su aficción en la ley de su Dios era para su entera consagración en alimentar al pueblo espiritualmente: “Comenzó a enseñarles muchas cosas.

¡Cuánta necesidad tenemos de que el Señor abra nuestros ojos! Podemos tener la fuente tan cerca como Agar, Génesis 21:19, y estar muriéndonos de sed. Podemos ser tan incrédulos como los discípulos; tener al Señor tan cerca y no conocerle, Lucas 24:31. Podemos ser tercos y dogmáticos como Pablo, y tener los ojos llenos de escamas, Hechos 9:18. Puede haber un espíritu engañoso, soberbio, perverso como Elimas, que necesita un castigo temporal, Hechos 13:11.

  • Forastero soy yo en la tierra, no encubras de mí … v. 19

Dijo la esposa de su esposo: “Como en manzano entre los árboles silvestres, así es mi amado entre los jóvenes,” Cantar 2:3. Ese es el carácter del auténtico creyente pasando por este mundo. El forastero cumple su misión y no se detiene. El creyente es ciudadano celestial, portador de un doble mensaje; pasa, cumple su misión y sigue su carrera. Unos tiene un mensaje más largo, otros lo tienen más corto; algunos tienen una carrera larga, otros la tienen más corta; pero todos siempre peregrinos en su debida separación.

¿Qué penaríamos de un forastero de lo alto cargando una sodomita como Lot? ¿Cuánto peso sería para un forastero ir cargando con u televisor, cargando con una maleta llena de maquillajes, pinturas, pinzas para las cejas, pomitos de pintura para las uñas, los labios, los carrillos, collares, cadenas, brazaletes, sortijas, modas, minimodas, maximodas? La visión del forastero es arriba, de tal modo que se atrae vituperio por su separación, 1 Pedro 4:1-4.

  • Reprendiste a los soberbios, los malditos, que se desvían de tus mandamientos. v. 21.

No era un solo peregrino; había varios o muchos. Entre ellos dejaron de peregrinar, se acomodaron, se adaptaron a la tierra que los maltrató. “Demas me ha desamparado, amando este mundo.” (2 Timoteo 4:10) Demas no es el único que ha dejando la senda del deber; muchos son imitadores de él. En tal condición llegan a perder el prestigio entre los inconversos que los tratan sin respeto ni consideración. No tienen estatura moral ante su familia, más bien contribuyen a la bancarrota de su familia.

  • Aparta de mí el oprobio y el menosprecio. v. 22. Príncipes también se sentaron y hablaron contra mí. v. 23

¡Que mi devoción impresione a otros, la rectitud de mi carácter, que por el celo de tus testimonio sea librado del oprobio de aquellos que se desvían! Éste no cedió en la carnalidad, sino que se mantuvo en su entereza. Parece que esos príncipes eran de su mismo pueblo, de sus mismos hermanos que se sentaron en el banquillo de los escarnecedores. De el Señor dijeron: “Confió en Dios; líbrele, puesto que él se complacía.” (Salmo 22:8)

El peregrino persigue un solo fin, sus ojos abiertos no se detienen en las cosas que hay en su camino por muy hermosas y de valor que parezcan. “Puestos los ojos en Jesús, autor y consumador de la fe.” (Hebreos 12:2) Aunque tenga que atravesar “el valle de lágrimas”, avanza hasta ver a Dios en Sion, a su Señor en gloria.

119:25  La senda del creyente

Aunque muy abatido en sus aflicciones por el oprobio que le infligieron los príncipes, al salmista le queda una salida que viene a ser la senda de prodigio que el diablo con todos los demonios no puede trancar ni impedir. Es la oración, el desahogo del alma a su Dios.

  • Te he manifestado mis caminos. v. 26

El salmista empieza por donde debe empezar, por el camino de la confesión.

¿Cómo podemos abrir la puerta sin llave? No podemos acercarnos al Padre sino por el Hijo; no podemos acercarnos al Hijo sino por la confesión. El Señor es el sumo sacerdote. Como Saúl, muchos han pretendido acercarse a Dios sin la debida confesión y no han sido oídos. (1 Samuel 28:15) Otros han ofrecido sacrificios sin la debida confesión y no son aceptados. (Génesis 4:5) Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado. Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.” (Salmo 51:17)

De esta manera juzgo yo. Si uno aparenta ser restaurado y es recibido en la comunión, si vuelve a caer en los mismos delitos, nunca confesó su pecado con arrepentimiento. Otra señal de advertencia: si alguno es restaurado, recibido a la comunión, y enseguida empieza a tomar parte pública en la iglesia, es soberbia; le costará alcanzar la confianza de los hermanos. Hermanos fuera de la comunión por veinte años, y en sus alegatos para buscar de nuevo la comunión, dicen: “¿Cuál es mi pecado?” Cierta moralidad los lleva a enaltecerse y a rebajar la santidad de Dios.

De esta manera juzgo yo. Hermanos que por tres o más veces han sido recibidos a la comunión, deben cerrar la boca en la congregación para siempre. Muy contentos deben hallarse de alcanzar la misericordia de volver a la comunión.

  • Hazme entender el camino de tus mandamientos para que medite en tus maravillas. v. 27

El salmista sigue ahora por el camino de la comunión.

Siempre nadaremos en la superficie. Para hallar las perlas hay que bajar a la profundidad. Es sólo la meditación en la palabra de Dios que nos hará hallar espigas nuevas y pan fresco para nosotros mismos y repartir a los demás. La comunión es el deleite que el creyente siente, “comiendo su carne y bebiendo de su sangre,” (Juan 6:55) cuyos resultados serán una vida robusta espiritualmente. Siempre se expresará de la hermosura, de la gloria y de los hechos portentosos de su Señor.

  • Aparta de mí el camino de la mentira. v. 29

El salmista pasa a la realidad de los hechos en el camino de la consagración.

Observó en sus días que era mucha la formalidad: mucho hablar, poco hacer; mucho ofrecer, poco cumplir; mucho tener, poco dar; tanto pecar, mucho fingir. Por esto sigue orando.

  • Escogí el camino de la verdad. v. 30

El expone delante del Señor el camino de la oración.

Presentándonos delante del Señor tal cual somos, el delantal de hojas de higuera, el calor del cuerpo y los latidos del corazón lo marchitan. Vestidos de sacerdote de Nadab y Abiú, el fuego los quema. Buenas obras imitadas de Ananías y Safira, es flagrante mentira.

  • Por el camino de tus mandamientos correré. v. 32

Para no ser avergonzado el salmista escoge el camino de la sumisión.

“Deja que los muertos entierren a sus muertos y tú ve, y anuncia el reino de Dios.” (Lucas 9:59,60) El Señor es soberano; si lo reconocemos como Señor, a El debemos el temor y la obediencia. Eso es poco, pues nuestra sumisión a El es por amor, y si nuestra vida fuera menester daría por ese amor, aun quedaremos debiendo.

120   ¿Se posesionan los demonios de los hombres?

Ver

Resistir al diablo

A la luz de la apalabra de Dios las cosas no han cambiado a los días que Jesucristo estuvo en la tierra. Predominaban en aquellos tiempos posesiones demoníacos que abultan las citas en la Biblia. Aunque usted no lo crea, las posesiones diabólicas en los hombres de hoy son peores. En tiempos pasados los demonios se personificaban en un individuo, hombre o mujer. Hubo caso de una legión de demonios habitando en un individuo; la historia está extensamente relatada en San Marcos 5:1-20.

Los demonios son “huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. (Efesios 6:12) Esto es donde Satanás ha fijado sus guaridas cuando fue lanzado del cielo. “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.” (Lucas 10:18) Todavía la falta al diablo tres derrotas. Será lanzado completamente de la tierra. (Apocalipsis 12:7-12) Más adelante, encarnado en la bestia y el falso profeta, los dos serán lanzados dentro de un lago de fuego que arde con azufre. (Apocalipsis 19:20) El mismo Satanás será encerrado en el abismo; mil años pasarán y será suelto; nunca hubo en él una reforma, ni el corazón humano que no es redimido. Le llega el fin al diablo: “y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos”. (Apocalipsis 20:1-3, 7-10)

Todos los demonios están bajo el dominio del diablo; es la única manera como puede Satanás controlar todos los reinos del mundo, puesto que él no es omnipresente, ni omnisapiente.

Como el diablo sabe que le queda poco tiempo, se ha empeñado en degenerar y embrutecer más al hombre en los días que vivimos. Ahora es más refinado y más sutil que en dispensaciones pasadas, porque está por medio de la Redención y rescate en la sangre de Cristo, quien resucitó de los muertos, y el Espíritu Santo en el mundo. Así que para los días presentes el hombre es peor en su maldad, ya que los demonios han cambiado de táctica.

Ya no es la voz de un espíritu inmundo hablando por la boca de un hombre; ahora se manifiesta por hechos prácticos y reales. La sevicia, el ensañamiento, la violencia, la incontinencia sexual, la droga en todo su efecto delictivo, el consumo de alcohol que sobrepasa las estadísticas de billones de litros por año. El reconocimiento del amor profano inundando la sociedad y los tribunales de divorcios. Una conversación tan vulgar como se expresa esta generación desde niño; se han desflorado la virginidad de la idea antes que la virginidad viril. Se incrementa la falta de consideración a la dignidad y a la vida del prójimo. La provocativa y descarada desobediencia a los padres. Se perdió el pudor y el respeto al mayor en años y al superior en jerarquía.

El diablo que descubre las defecciones e inclinaciones del hombre hacia el bien como el mal, lo conduce bajo engaño por la senda de su preferencia. Supongamos que un individuo es religioso, el diablo lo lleva por esa vía. ¿Qué hace un hombre con espíritu inmundo en la sinagoga donde se leía la palabra de Dios? La narración está en San Marcos 1:21-28. La conclusión es que ese hombre tenía espíritu inmundo de demonio que “creen en Dios y tiemblan”. (Santiago 2:19)

Ya no es preciso, pues, que los demonios vengan al hombre; es que el hombre busca al diablo, en sus pecados él es peor que un demonio. Observe usted la diferencia: Los demonios conocen al Señor, los demonios obedecen al Señor, los demonios tiemblan ante el Señor, los demonios saben que están condenados. El hombre en sus pecados no conoce a Cristo, no teme a Dios, ni diablo, ni respeta al hombre.

Cristo es la solución. El que venció al diablo por su muerte en la cruz nos limpia del pecado con su sangre y nos da poder para vencer al diablo. “Someteos pues a Dios, resistid al diablo, y huirá de vosotros”. (Santiago 4:7)

121   Fruto y más fruto

Ver

La vida nueva escondida en Dios

El fruto del creyente no es sí mismo sino de la vida nueva en su germinación que está escondida en Dios. ¿De qué aprovecha una vida muy religiosa, una Biblia grande, un himnario de notas, ir y venir a los cultos, un ritualismo exterior, pulcritud en la conducta, si no hay frutos al Señor? Esto daría también cumplimiento a aquella “mañana volviendo a la ciudad tuvo hambre, y viendo una higuera cerca del camino, y no halló nada en ella, sino hojas solamente”. (Mateo 21:18,19)

Dios formó al hombre de la tierra, pero infundió en él germen de vida incorruptible, para que diese buenos frutos a su tiempo, y de esta manera Dios fuese glorificado. No es el árbol que sustenta la raíz, es la raíz que sustenta al árbol. “No me elegisteis vosotros a mí, sino que os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé”. (Juan 15:16)

El tercer día de la creación, Dios hizo una nueva creación. Todo esto indica que la tierra, habiendo quedado “desordenada y vacía” por alguna catástrofe, no producía el fruto para Dios, hasta que Dios por su palabra hizo que la tierra diera el árbol de semilla que diera fruto. (Génesis 1:11-13) Tal cual acontece con el hombre, el pecado lo deformó, la gracia lo renovó, la sangre de Cristo lo regeneró; entonces los frutos son resultado de la nueva creación. Aun puede haber frutos muy atractivos exteriormente, pero adentro están maleados. Eso pasó con la iglesia de Sardis: “Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto”. (Apocalipsis 3:1)

Los árboles tienen muchos enemigos, el mismo hombre se constituye enemigo voluntario de los árboles. El viejo hombre es enemigo de la nueva creación de tal modo que si no hay vigilancia, se acaba la devoción, y los frutos vienen a ser formalistas, llevando solamente el nombre, sin el fruto eficaz de los que viven por fe. Eso es lo que Juan el Bautista vio en los religiosos judíos; mucha superficialidad. Les dijo: “El hacha está puesta a la raíz de los árboles, por tanto todo árbol que no diere buen fruto, será cortado y echado en el fuego”. (Mateo 3:10)

Para el árbol es indispensable que haya las dos principales estaciones, y ellas también pueden constituirse enemigos del árbol. Mucho verano o mucho invierno pueden arruinar a un árbol; le es necesario verano arriba y frescura abajo. Para el cristiano demasiada frescura —o sea, el hábito de muchos creyentes se están creando muchas comodidades, una reserva económica— lo pone frío, y hace que confíe en lo que tiene y no en el Señor. Llegan al engreimiento de Nínive: “Yo, y no más”. (Sofonías 2:15)

Hace años que leí este párrafo: “En tiempo de escasez de plata en Inglaterra, le dijeron al estadista Oliver Cromwell que la plata que había estaba en la catedral. El dijo: `Excelente, tráiganlos; es tiempo de derretir los santos y ponerlos a circular´.” Cuántos creyentes hay sin fruto, santos que hay que derretirlos y ponerlos a valer.

Mucho verano para el creyente le hará estéril en su fruto; no habrá para él ni para los demás. El verano es señal de hambre. “Hay quienes reparten y le es añadido más, y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza”. (Proverbios 14:24) El Señor en su misericordia no dejará de darnos las dos cosas necesarias. Dice: “La tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios, pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser maldecida, y su fin es el ser quemada”. (Hebreos 6:7,8)

El creyente plantado en la casa de Dios por Cristo, “aun en la vejez fructificarán, estarán vigorosos y verdes”. (Salmo 92 14)

122   Vence con el bien el mal

Ver

1 Pedro: siete caracteres y sus resultados de hacer el bien

Es San Pedro que nos da siete caracteres y sus resultados de hacer el bien. Pedro fue testigo presencial de muchos de los bienes que el Señor hizo. Muy poquitos agradecieron al Señor ; muchos creyeron que la misericordia recibida la merecían, y la gran mayoría le pagó con mal. El corazón del hombre es el mismo, siempre bombea sangre, amor, odio, desprecio.

“Haciendo bien hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos”. (1 Pedro 2:15)

Qué regla tan hermosa nos es puesta por delante para ser practicada. Esto nos conduce a pensar en la evangélica que tenía una vecina de lengua sucia, mal hablada. Un día en su persecución contra los evangélicos le tiró una piedra a un pollo de su vecino y le quebró la pata. Los creyentes después cogieron el pollo y lo mataron, hicieron un buen hervido, a una hora apropiada tocó la puerta de su vecina y le dio una buena taza de hervido. “¡Muchas gracias vecina! ¡qué sabroso estaba!” La evangélica le dijo: “Ese fue el pollo que usted le quebró la pata de una pedrada”. En Cristo se vence el mal haciendo el bien.

Soportar la injusticia haciendo el bien. (1 Pedro 2:20)

Esto es agradable al Señor que mira con todo su rostro las injusticias humanas. Hay explotadores del bien. Los que por mantener buena conciencia son puntuales en sus trabajos, dan más rendimiento que los irresponsables; aquellos que son mal pagados y maltratados; los creyentes sanos que no comparten en cohechas, ni pícaras evoluciones dolosas: ellos son mirados con desprecio. Los enemigos buscan el retiro del trabajo del hermano que sin maldecir sale con cabeza erguida de su trabajo. En Cristo se vence el mal haciendo el bien.

“Si hacéis el bien sin temer ninguna amenaza”. (1 Pedro 3:16)

Esta es la mujer como esposa que cumple sus obligaciones hogareñas, su deber marital. Hay maridos que no saben valorar el bien de una buena esposa, y que es madre de uno o varios niños. Esta hermana, por no tener pesadumbre ante el Señor y Salvador, reconoce a su marido como su señor también y le sirve. Algunas esposas sirven hasta la abnegación, se gastan en el cuidado y la complacencia conyugal, saben que el Señor las puso en sujeción a sus respectivos maridos.

La mujer creyente “se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación con modestia”. (1 Timoteo 2:15) El marido creyente espiritual considera a su esposa por el bien que ella hace. “Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada. Y su marido también la alaba”. (Proverbios 31:28) En Cristo se vence el mal haciendo el bien.

“Refrene su lengua del mal, y sus labios no hablen engaño; apártese del mal y haga el bien”. (1 Pedro 3:10,11)

Frene y vuelva a frenar, entonces apártese, y dígale “¿en qué quiere que le ayude?” Aunque el otro es el transgresor, préstele su cooperación voluntaria sin ningún reclamo; puede ser transgresor involuntario, de lo cual nosotros no estamos exentos. Acuérdese del miembro pequeño —la lengua— y el gran bosque que enciende. (Santiago 3:5) En Cristo el bien no se puede esconder.

“¿Quién os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien?” (1 Pedro 3:13)

No hacemos el bien esperando recompensa, o que se nos devuelva el bien que hacemos. Aunque en la memoria está archivado. Si nos devuelven mal por bien, el primer pensamiento que nos viene es, “y yo le hice bien”. No importa que así suceda; acordémonos del Señor: “Me devuelven mal por bien, y odio por amor”. (Salmos 109:5)

“Mejor que padezcáis haciendo el bien”. (1 Pedro 3:17)

Una muchacha abandonó a su madre anciana, y ocho meses después volvió a la casa, abandonada ya del marido y en estado. Trajo al mundo un abortivo, mongol, diciéndolo con mucho sentimiento. Aquella criatura era más bien un animal cuando le conocimos; tenía cuatro años, no andaba sino daba vueltas con todo el cuerpo como un ruedapelota, comía palos, hojas, barro, estiércol; y la abuela sumamente pobre. La madre de aquella criatura a los quince días abandonó al hijo y de nuevo abandonó a su madre. Vimos aquella abuela cargando con aquel fenómeno hasta los diecisiete años. Con qué amor tan noble y consagrado sirvió esa abuela a aquel muchacho, de tal modo que, cuando expresamos delante de ella nuestro juicio,—”Mejor es que el Señor se lleve esa criatura”— la anciana, curtida su piel por las arrugas, las penas físicas y morales, se disgustó por lo que dijimos. Prefería gastarse haciendo el bien que separarse de aquel amor tan caro. Al fin Dios le quitó la carga a la anciana.

“Encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien”. (1 Pedro 4:19)

Es que Dios lo quiere así. Mi conciencia no me reprocharía en mis padecimientos por hacer el bien. Aquí está la sabiduría que los hijos de Dios para no murmurar, ni quejarse de los hombres ni de Dios.

123   Sólo tres fases

Ver

1 Tesalonicenses 1:3

El número tres es grandemente significativo en las Sagradas Escrituras, y siempre aplicativo un solo suceso, “que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras, que fue sepultado, y que resucitó al tercer día conforme a las Escrituras”. (1 Corintios 15:3.4) Tres es íntimamente relacionado con la unidad triuno: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Por tanto, son tres fases en la carrera cristiana.

La obra de vuestra fe

Esto abarca un largo período empezando por la fe prístina; no empieza cuando se confiesa a Cristo, sino cuando se creyó en Cristo, cuando se creyó la Palabra. El Señor le dijo al que antes era ciego: “Pues le has visto y el que habla contigo, él es”. El hombre dijo: “Creo, Señor, y le adoró”. (Juan 9:35-38) La fe del ciego no empezó allí, sino cuando Cristo le dijo: “Ve a lavarte en el estanque de Siloé”. La mujer que sufría de flujo de sangre, su fe no empezó cuando tocó, sino cuando oyó hablar de Jesús.

Entonces sigue “la común fe … una vez dada a los santos” (Judas 3) Es el mismo depósito que custodiaba Pablo y aconsejaba a Timoteo a guardarlo también. (2 Timoteo 1:12-14) Esta fe común, o buen depósito, es el conjunto de doctrinas que conservan la dignidad íntegra del mandamiento de nuestro Dios y Salvador. Es la diversa doctrina que dio origen a la aparición de la apostasía. Cristo no es exaltado, el evangelio es blasfemado por falta de celo a la santidad, devoción y temor a Dios.

Esta fe es la fe práctica y victoriosa. La fe que se cultiva viene a ser una fe poderosa, trae como resultado frutos en la predicación del evangelio. “La victoria que vence al mundo es nuestra fe”. (1 Juan 5:4,5) El creyente puede terminar sus días con alegría diciendo como Simeón: “Ahora, Señor, despide a tu siervo en paz, conforme a tu palabra, porque han visto mis ojos tu salvación”” (Lucas 2:29,30)

El trabajo de vuestro amor

Esto tiene que ver con la consagración y servicio. El entendimiento renovado de los tesalonicenses les hizo entender cómo debían andar y agradar a Dios. Empezando por la pureza moral, “la voluntad de Dios es vuestra santificación, que os apartéis de fornicación”. Luego las relaciones con la esposa, la conducta en su hogar, el buen proceder con el hermano, sirviendo con amor fraternal a los santos en sus tribulaciones.

Muchos de los santos en todos los tiempos aprecian con mucha consideración las palabras escritas por Pablo: “Así que hermanos míos, amados, estad firmes y constantes creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestra obra en el Señor no es en vano”. (1 Corintios 15:58) Es notorio el despliegue del trabajo de amor a su Señor que muchos cristianos han practicado en una labor manual, en la palabra escrita, en la predicación del evangelio, en el ministerio de edificación, en la consolación, en las ayudas silenciosas, en las cargas de algunos llevadas por otros, en la responsabilidad de la madre de criar los hijos en temor a Dios, para que también lleguen a ser hijos de Dios.

Vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo

Llegará el fin de la fe, el fin del servicio imperfecto en la tierra. En aquel día tendrá pleno cumplimiento el proverbio: “Mejor es vista de ojo que deseo que pasa”. Llegará el momento de las recompensas, la prueba de nuestras obras. Nos encontraremos en el tribunal de Cristo. Ningún creyente que se encuentre en el tribunal de Cristo se hallará con miedo; el temor ha quedado atrás con la carne y la sangre. Descubriremos maravillas. Aristarco y Segundo, con menos libertad y oportunidad que yo, hicieron mucho en su servicio a su Señor; ellos recibirán mucho. La viuda que echó dos blancas en el arca de las ofrendas recibirá mucho más que los cien mil bolívares que tú dejarás en el banco.

Hermano, hermana, haga lo que pueda, y más de lo que pueda. El Señor está cerca; usted también recibirá mucho.

125   El hombre de doble ánimo

Ver
El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos, Santiago 1:8

Se necesitan años y pruebas pa­ra que el hombre se centralice, se afirme y se confirme en el único báculo de apoyo a nuestra fe que es Cristo. El individuo de doble ánimo no es hipócrita, pero tiene una gran duda en su fe que le es muy perjudicial; en su carácter se torna muchas veces brusco capaz de hacer camaleonadas, en la mañana es afable, tierno, amoroso, pero en espacio de horas o días cruza por su mente un pensamiento pesi­mista, y se porta tosco, crudo, sin sal. En su obra resuelve una cosa que es buena, y de momento cam­bia de opinión y dispone otra. Mu­chas veces oye el consejo con quietud y mansedumbre, parece que el hombre ha recibido luz; hasta dice que esta bien orientado, en el trayecto oye otro consejo y termina no haciendo nada, o haciendo un disparate que le trae derrota. Pi­de correcto pero no espera con fe, ofrece pero no cumple, promete pero no sinceramente; habla de puntualidad y no llega a la hora.

El hombre de doble ánimo es con­siderado en la opinión contraria co­mo el hombre de sí y no. Tal pro­ceder no da buen olor al evangelio sino mala recomendación y desprestigio. La fidelidad no establece perfección, pero conduce a madurez y a establecimiento invariable de fe, y de confianza; de tal modo que el creyente aprende contentarse con lo que tiene. Es conocido que el hombre de doble ánimo, “es el que baila el son que le toquen”. Se entusiasma en año nuevo, asiste dos o tres domingos del primer mes del año y luego se encueva. Es el primero a asistir al oir de nuevos predicadores; si tiene el oído enfermo no distingue la voz de su pastor y se va tras de alguna voz o música que apele a sus sentidos.

Israel dejó de oir a Moisés y oyó a Balaam “Moraba Israel en Sitim y el pueblo empezó a fornicar con las hijas de Moab; las cuales invitaban al pueblo a los sacrificios de sus dioses; y el pueblo comió y se inclinó a sus dioses” (Números 25: 1,2). Si los hacía morir, entonces buscaban a Dios. Entonces se volvían solícitos en busca suya, y se acordaban de que Dios era su refugio, y el Dios Altísimo su Redentor; pero le lisonjeaban con su boca, y con su lengua le mentían” (Salmo 78: 34, 36).

El hombre de doble ánimo es en­tusiasta y pesimista a la vez. Todo va bien cuando el viento le es favo­rable; pero cuando el viento le es contrario se queja, se desespera. El hombre de doble ánimo muchas veces se trace ininteligible, si los negocios prosperan no esta conten­to, si el negocio va mal, se pone in­quieto, amargo, indeciso. Se dice que: “Cuando Stephenson fue a pro­bar su invento, la locomotora movi­da por vapor, mucha gente había en la Estación esperando el movimien­to de la maquina; de entre la multi­tud sobresalía una viejita con un pa­raguas, estaba inquieta, nerviosa. Mientras preparaban, aceitaban. echaban agua, metían carbón, la viejita iba de un lado a otro di­ciendo: Eso no va andar, eso no va andar, eso no va andar. Por fin el maquinista abrió un grifo, la ma­quina pitó, y luego una bocanada de humo salió por la chimenea, em­pujó una palanca y la maquina se movió, y con gran ruido empezó andar. La viejita se apuró también, y empezó a decir: ¿Quién la va pa­rar? ¿quien la va a parar? ¿quien la va a parar?”. Hay mujeres también de doble ánimo.

El hombre de doble ánimo es un mecedor que va adelante y atrás, y no arranca, siempre en la mis­ma pose; no prospera por su pésima incertidumbre. ¿Dónde esta Ud. ahora fulano? Estoy en La Guaira. Pasa unos meses, encontramos a fulano en Valencia, más tarde lo encontramos en Oriente. ¿Dónde trabaja ahora fulano? En Venepal. Un tiempo después lo vemos con uniforme de Protinal. Un tiempo después nos dice: Estaba muy ama­rrado, no tenía libertad para el ser­vicio del Señor, ahora trabajo por mi cuenta.

Pablo mandó a Timoteo a Tesalónica para probar si los creyentes eran hombres de doble ánimo, Ti­moteo encontró que eran hermanos “Botalón”. “Por ello, hermanos, en medio de nuestra necesidad y aflicción fuimos consolados de vosotros por medio de vuestra fe” (1 Tesalonicenses 3:7). Y para arraigarlos más, les di­ce: “Que procuréis tener tranquili­dad, y ocuparos en vuestros nego­cios, y trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos man­dado; a fin de que os conduzcáis honradamente para con los de afuera, y no tengáis necesidad de nada (1 Tesalonicenses 4:11,12), con oración, dando gracias a Dios por las viandas espirituales que El haya suministrado a sus hijos. Nun­ca falta alguno con su himno, pero no hay el ejercicio en dar gracias al Señor por su palabra. ¿Será por falta de agradecimiento? Queridos hermanos, no debe ser así. Los espirituales entre el pueblo del Señor deben sentir la responsabilidad como voceros de la congregación pa­ra dar gracias a Dios sin titubear tanto.

En Lucas 17:19 encontramos la historia de diez leprosos que el Señor limpio de su asquerosa plaga. Uno solo volvió a dar gracias al Señor por lo que había recibido, v este era extranjero, el cual glorifi­co a Dios a gran voz. Cristo pregun­tó: “¿Y los nueve, donde están? Sin duda que en estos postreros días también es la minoría que de muestra con obra y voz su agrade cimiento al Señor por las maravillas de su amor para con nosotros,

Finalmente, ¿cuantos de nosotros también nos sentimos agradecidos de nuestro Dios por su bondadoso cuidado, por la paz, la libertad de cultos, las facilidades para propagar el evangelio, por la comida, la ropa y un sin fin de favores y beneficios que estamos disfrutando por pura gracia? Bien podríamos preguntar con el salmista: “¿Que pagaré a Jehová por todos sus beneficios para conmigo?” Salmo 16:12.

126   El cuarto día de la creación

Ver

La luz como figura

Dios hizo el sol, la luna y las estrellas, todo es un emblema del amor. Cristo y su iglesia. El sol envía su luz a la luna, y ella fiel y obediente cumple su función de enviar su reflejo a la Tierra. Así es el escenario donde Cristo y su iglesia desarrollan su misión, Cristo en el cielo cabeza de la iglesia envía su luz, guía y fortalece su cuerpo que es la iglesia” (Efesios 1:22,23). La misión de la iglesia en el mundo es dar luz, que la irradia por medio del amor, la gracia, la justicia y todas las demás virtudes que emanan de Jesucristo.

El Señor habló como se proyecta la luz en tres maneras, en el mundo, en la casa y en nosotros mismos “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en case. La lámpara del cuerpo es el ojo; cuando tu ojo es bueno, también todo tu cuerpo esta lleno de luz; pero cuando tu ojo es maligno, también tu cuerpo esta en tinieblas. Dios es luz” (Mateo 5:14,15; Lucas 11:34; 1 Juan 1:5). Si somos hijos de Dios debemos emitir luz.

Que frío inevitable sería este mundo, si no fuera por el calor del sol los polos congelarían la Tierra. El pecado ha sumido el mundo en tinieblas, y en medio de esa oscuridad brilla la iglesia. Todas las tinieblas juntas no pueden extinguir la luz que irradia el amor de Cristo que nos une. Cristo esta siempre generando el calor del amor de Dios que necesita este mundo. Pablo habla de la gloria del sol, la gloria de la luna, la gloria de las estrellas (1 Corintios 15:41). El orden en la creación es, “la lumbrera mayor y la lumbrera menor” (Génesis 1:14‑19). Es evidente que los astros menores reciben toda su gloria del astro mayor; así la iglesia recibe de Cristo la virtud de la santidad. Si el sol alumbra y sanea la putrefacción sin contaminarse; así la iglesia por la luz que recibe de Cristo mantiene la claridad en alto, y aplica el remedio a las inmundicias del pecado, anunciando el evangelio que presenta a Cristo muerto por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación” (Romanos 4:24,25).

No hay quien iguale la velocidad del sol “De un extremo de los cielos es su salida, y su curva hasta el término de ellos; y nada hay que se esconda de su calor” (Salmo 19:6). Para la iglesia de Cristo no hay linderos para tracer conocer el nombre, el poder y las glorias de nuestro Salvador Jesucristo; para que el mundo sepa que desde el nacimiento del sol hasta donde se pone “que no hay más que yo; yo Jehová, y ninguno más que yo” (Isaías 45:6). Entonces lo único que iguala la velocidad del sol, es la salvación instantánea. El pecador en las tinieblas de su pecado recibe a Cristo, y en un momento es trasladado de las tinieblas a la luz (Colosenses 1:12).

La luna no puede ver el sol, pero recibe todos los beneficios del sol, y son tantos que los reparte a la Tierra. “Con los más escogidos frutos del sol, con el rico producto de la luna” (Deuteronomio 33:14). La Iglesia no ve a Cristo; por la fe recibe la abundancia de su amor que comparte con este mundo. Como la función de la luna es por la noche. El mundo esta viviendo una noche oscura ocasionada por el pecado, así es la función de la iglesia dar la luz que recibe de Cristo. La mayor función del sol es directamente de día; así como primero será quitada la luna” (Salmo 72:7). Hablándonos que será llevada la iglesia de este mundo; entonces se cumplirá también la otra profecía. Cristo para el Israel de Dios. “A vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el sol de la justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada” (Malaquías 4:2). Ya no necesitara el Señor intermediario; la iglesia, la esposa del Cordero estará con el. Yo Jehová, y ninguno más que yo.

127   Confesión

Ver

Salmo 32

David, autor del hecho y escri­tor del Salmo, empieza por ex­teriorizar públicamente el gozo de la liberación espiritual, la doble felicidad que alcanza el pío que es perdonado; cuyos pecados han sido lavados por la expiación en la sangre de un sustituto. La firmeza de su fe, la seguridad de su perdón, le trace pronunciar “Y en cuyo espíritu no hay engaño” (Salmo 32:1,2). Ni la más pequeña sombra de dudes anida en su mente. Sabe que Dios no es hombre para men­tir. “Porque yo Jehová no cambio”. El músico y cantor trae memo­ria de los meses que pasé en una silenciosa angustia porque callé su pecado. Aquello le era como un vomitivo que impulsaba, pero no expelía “Se volvió mi verdor en se­quedades de verano” (vs 3,4). Había perdido el gozo. No hablaba del Señor a los pecadores. No se le oía en cántico como en días pasados. Un tapujo en la garganta le impedía la oración; sabía que Dios no aceptaría su sacrificio (Salmo 51: 8‑17). ¿Sería orgullo, sería vergüenza? Era el temor porque sabía que Dios vindicaría su justicia ofendi­da.

El que es de Cristo no puede vi­vir en esa ansiedad e incertidum­bre. David dijo: “Confesare mis transgresiones a Jehová’ (vs 5‑7). ‘Que respiro’ ‘Que paz inexplica­ble’ al tener la respuesta “Y tu perdonaste la maldad de mi peca­do” La oración detenida aflora en sus labios en gran abundancia con acciones de gracia. Se acoge al Señor como su “ciudad de refugio” El cántico vuelve a su boca. Por el Espíritu de Dios escribe el Salmo, que sirve de recriminación a los pecadores; se pone como ejemplo para que confiesen su pecado y no se conformen con el ritualismo for­mal, complaciendo los apetitos sen­suales

Que poder desarrollaría la vida de un santo libre de mala concien­cia. Debe ser un martirio muy agu­do para el que prevalido de la gra­cia de nuestro Señor Jesucristo, sustituto perfecto por su muerte en la cruz, quien es nuestro sumo sacerdote y Abogado ante Dios el Padre; que un creyente siga pecan­do, y es más, que por temor o vergüenza oculte su pecado, abuse de la paciencia de Dios; afrente o quiera ignorar “al trono de la gra­cia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno so­corro” (Hebreos 4:16)

128   El tribunal de Cristo

Ver

Conoceré cómo fui conocido de Cristo ahora

Para hablar o escribir referente al tribunal de Cristo, debemos tener muy en cuenta que “tenemos tejas de vidrio” corazón de carne, voluntad caída, tentación como los demás mortales. El que escribe puede llegar a olvidar que el también se encontrara en el tribunal de Cristo.

Veamos el tribunal de Cristo relacionado con lo que hemos hecho por la instrumentalidad del cuerpo 2 Corintios 5:10. Será la manifestación de lo que en realidad somos. Todavía tenemos un cuerpo alcahuete, encubridor de muchas defecciones y practicante de cosas que darían vergüenza si se mostrasen a la luz. El único responsable a quien el Señor te va a pedir cuenta es al hombre interior, la nueva criatura. Es el cuerpo transformado que estará delante del Señor en el tribunal de Cristo; es para que reciba mérito o demérito. Todo lo bueno que hizo el creyente en la Tierra, fue por la colaboración y obediencia al Espíritu Santo. Es el fruto de la nueva criatura. “He aquí Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si algo he defraudado alguno, se lo devuelvo cuadruplicado”. (Lucas 19:81) Todo lo malo que hizo el creyente en la Tierra, fue por debilidad del nuevo hombre; falto el carácter moral para decir al viejo hombre “no”. “El deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre si para que no hagáis lo que quisiereis” (Gálatas 5:17). El que no tiene esta lucha no es de Dios; todo lo que hace será siempre lo malo. Si alguno cae en el pecado no culpe a Dios “porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni tienta a nadie”. (Santiago 1:13‑15)

“Ahora conozco en parte” (1 Corintios 13:12). Porque hay un adefesio, el hombre viejo que impide la perfección; pero en el tribunal de Cristo, ya hechos perfectos por la perfección de Cristo, conoceré cómo fui conocido de él ahora.

El creyente recibirá mucho mérito por sus buenas obras, y Cristo nuestro Señor recibirá mucha gloria. “Entendiéndolo Jesús, les dijo: “¿Por que molestáis a esta mujer?, pues ha hecho conmigo una buena obra”. (Mateo 26:10) Cristo recibe gloria cuando se hace memoria de lo que aquella mujer le hizo. Los discípulos tendrán demérito por su aura actitud en aquel momento. Entonces ya que Cristo nos conoce lo que somos, y como somos. “Haced morir, pues, lo terrenal”. (Colosenses 3:5)

El tribunal de Cristo en relación con la edificación o labranza espiritual. Cada uno vea cómo sobreedifica. (1 Corintios 3:9-15) La obra de cada uno será manifestada”. Esto tiene que ver directamente con los enseñadores, y también con los predicadores. “Cavo y ahondo y puso el fundamento sobre la roca”. (Lucas 6:47,48) Esto enseña convicción y conversión. El labrador trabaja primero y espera con paciencia el fruto. El que edifique le saldrá bien el edificio según el material que use. El fundamento es Cristo, y el material es la doctrine de los apóstoles. La enseñanza de algunos es comparada a oro, plata, piedras preciosas que resisten la prueba; la enseñanza de otros es comparada a heno, hojarasca, madera que no resisten el fuego de la prueba.

Es triste ver algunas obras que desde ahora son destruidas. Algunos se salvaran como Lot, pero su obra perdida. O, se puede pasar inadvertido que la emoción y el ritualismo desplazan el verdadero arrepentimiento; y en la doctrine, la falta de integridad, la negación del respaldo del carácter y la conducta, sería edificar sobre terreno falso.

En el tribunal de Cristo estaremos mucho más de la luz meridiana, y será descubierto el misterio de lo que ahora llamamos la conciencia, la cual vaciara todo lo que en ella esta archivado. Quizás el nuevo hombre está identificado con ese ente que existe que llamamos conciencia. Cuando el tribunal de Cristo haya despojado de nosotros todo lo oculto, vergonzoso, todos los prejuicios y motivos secretos, vendremos a ser “semejantes a él.”

129   El lirio entre las espinas

Ver

Lecciones de Nicodemo

Nicodemo no es de los amigos invitados, pertenece al cuer­po místico, la iglesia de nuestro Señor Jesucristo. En el rechaza­miento de Cristo Nicodemo se identifico con el. Nicodemo perte­necía al judaísmo, estaba entre los fariseos porque no sabía ni había otra cosa; conservaba el carácter de aquel remanente que regreso de Babilonia, manteniendo viva la reverencia y el respeto al caletre de la Ley; tenía un discernimiento justo y razonable. “¿Juzga acaso nuestra ley a un hombre si prime­ro no le oye, y sabe lo que ha he­cho?” (Juan 7.51).

Esa pregunta de Nicodemo nos lleva a las conclusiones siguien­tes: era hombre sincero, tenía sus luchas morales. se sentía estrecho en medio de aquella sociedad hos­til, fanática, formalista; su carácter franco le atraía el mote de inadap­tado. El respeto que le tenían co­mo principal era fingido; titulo que Nicodemo merecía por el conoci­miento que tenía de la ley de Moisés.

De cuanta ayuda para la iglesia son los hombres sinceros, resuel­tos como Nicodemo; este sabía po­ner las cosas en su lugar; estate muy lejos de sentir envidia del don y la sabiduría de los demás “Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie pue­de hacer las señales que tú haces, sino está Dios con el. (Juan 3:21) Cristo enseña a Nicodemo una doc­trina nueva que hasta allí era des­conocida: nacer de nuevo; nacer de agua y del Espíritu para poder entrar en el reino de Dios. El Señor puso el clímax, peaje y pasaporte para poder entrar en el reino de Dios. Nicodemo cuya sane am­bición era conocer, saber más y más de lo rutinario, preguntó ¿Cómo puede esto hacerse?” El hom­bre estaba inquieto; había llegado al punto de conocerse a si mismo, que no sabía nada. Lo dilo Newton: “Lo que sabemos es una gota, lo que no sabemos es todo un océano”.

Por las enseñanzas del Señor, Ni­codemo llega a entender que el in­cidente histórico de las serpientes en el desierto que mordían y mata­ban a los israelitas; y luego la serpiente de bronce levantada sobre un asta para que todos los mordidos que miraran con fe a la serpiente de metal fueran sanados (Juan 3:4‑16; Números 21:5‑9). Todo era símbolo de un Redentor para ­el mundo arruinado en sus pecados. Todo esto confirmó la fe de Nicodemo cuando en el Calvario ayudó a José de Arimatea a bajar ungir y sepultar el cuerpo del Señor. ¡Qué influencia tienen hombres since­ros como Nicodemo!

130   Las siete cosas grandes en el Libro de Jonás

Ver

El trato de Dios con Jonás

“Jehová hizo levantar un gran viento, y esto por causa de Jonás que huía para Tarsis para no ir a Nínive donde Dios lo había mandado”. (Jonás 1:4) Como no había en Jonás muestras de arre­pentimiento, Dios cambia el viento por una gran tempestad. “El que siembra viento cosecha ventarrón”. El delito que desafía la ira de Dios es la desobediencia, esta en la cabeza y le sigue la cola de las demás transgresiones. El primer delito en el mundo fue la desobe­diencia, habiéndole seguido la se­cuela de decadencias morales, espirituales, intelectuales, corpora­les; toda esta generalidad se llama pecado.

El pecado de desobediencia pone insensible al individuo y a las na­ciones; la conciencia funciona de manera anormal hasta llegar a parcializarse. Jonás en medio de la tempestad, y viendo el pánico que se apoderó de la tripulación, bajó a la bodega del barco y se echó a dormir; era el momento de testificar del Dios vivo, hacer conocer a aquellos paganos el poder, la soberanía y la condescendencia de Dios para oir y socorrer al hombre en su aflicción. Jesucristo dijo en sus días: “Os digo: que si estos callaran, las piedras clamarían”. (Lucas 19:39,40) En el caso de Jonás, Dios habló por medio de los truenos y la tempestad.

Aquellos hombres bajaron a la bodega del barco para despertar a Jonás y sacarlo de su ensimismamiento: la actitud indiferente de Jonás les había atraído sospechas de que era un perseguido por la justicia divina. Por nuestro pecado podemos ser motivo de que el jui­cio recaiga sobre una nación, o sobre una familia, aun los inocen­tes son quitados antes del juicio. “Perece el justo, y no hay quien piense en ello; y los piadosos mue­ren y no hay quien entienda, que de delante de la aflicción es quita­do el justo”. (Isaías 57:1) Al oir aquellos hombres la explicación de Jonás “temieron a Jehová con gran temor”. (Jonás 1:16)

A veces no es suficiente señales exteriores, es menester que Dios me toque. Tú eres, yo soy el cuerpo del delito. Isaías acusó: “¡Ay de los que juntan casa con casa … ¡Ay de los que se levantan de mañana para seguir la embriaguez! ‘Ay’ ‘Ay’ ‘Ay’ ‘Ay’ (Isaías 5:8,11,18, 20,21,22) Cuando el Señor se le presenta en la grandeza de su san­tidad, Isaías dice: ¡Ay de mí!’ “ (Isaías 6:1‑7).

Una cosa es decir, “Tomadme y echadme al mar”, y otra cosa es caer en la boca de un gran pez.” (Jonás 1:17) Jonás no pensaba en eso, y tiene que aprender por muy dura y fuerte aflicción que obedecer a Dios es mejor que los sacrificios, y que la misericordia triunfa sobre el juicio y es mayor que la discriminación racial.

Algunos el Señor ha tenido que llevarlos abajo, muy abajo, y de­jarlos abajo en muerte porque nun­ca entendieron, o abusaron de la clemencia del Señor. Jonás fue sa­cado del fondo de la bodega del barco, fue extraído del fondo del mar, fue vomitado del estomago del pez. ¿Dónde puede esconderse el hombre en su desobediencia a Dios? Jonás llega a Nínive, y en­trega a la ciudad un ministerio de juicio, pero aprende una lección indeleble. “Porque yo sabía que tu eres Dios clemente, y piadoso, tardo en enojarte, y de gran misericordia’’. (Jonás 4:2).

Jonás en su experiencia pasando tres días y tres noches en el fondo del mar, es tipo de la muerte, en­tierro y resurrección de Cristo solamente; pero nunca de la piedad y el carácter inmaculado del Señor. La paciencia y el perdón que otorgo a los ninivitas, ha sido igual para con nosotros que procedíamos lo mismo.

Mostró el Señor su gracia para con Jonás también. Sabiendo que a Jonás le quedaba una espina, lo somete a otra prueba. Prepara el Señor una calabacera para que le diese sombra, pues, este profeta es figura de “los cabeza caliente” Jonás se alegró grandemente. Pero de la noche a la mañana el Señor le quitó la calabacera. Se le acabó el gozo a Jonás. Así hay muchos que son como la calabacera de Jonás. “El que fue sembrado en pedregales, este es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; pero no tiene raíz en si, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecu­ción por causa de la palabra, luego tropieza”. (Mateo 13:20,21)

Fue muy profunda la reacción de Jonás cuando oye estallar de amor el corazón de Dios. “¿No tendré yo piedad de Nínive, aquella gran ciudad donde hay más de ciento veinte mil personas que no saben discernir entre su mano derecha y su mano izquierda, y muchos animales?” (Jonás 4:11). No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados” (Salmo 103:11).

131   El justo y el malo

Ver

Salmo 1

El Salmo 1 es una fotocopia representativa de las cualidades indicadas en el titulo del Salmo. Este es uno de los siete salmos que empiezan con bienaventuranza, virtud que pertenece exclusivamente al que es justificado; que es prospero y feliz el que se apoya solamente en el Dios Creador de los cielos y la tierra.

El Salmo en sus seis versículos trata de dos cuadros gráficos “El justo y el malo”. Nos describe los negativos del justo. No anduvo, no estuvo, no se sentó, es instructivamente útil para el, y abunda en ejemplo para los demás. El justo es nuestro Señor Jesucristo, quien llena a satisfacción todas las exigencias del Salmo. La Biblia nos dice: “Pare esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo para que sigáis sus pisadas” (1 Pedro 2:21). No es imposible pues, cumplir las enseñanzas del Salmo uno. El hombre es salvo por la fe en la sangre de Jesucristo, justificado por su resurrección, luego empieza a dar los frutos de una nueva criatura. Empieza por su compañerismo, un cambio de sociedad.

No son del mundo, no puede tener comunión la luz con las tinieblas; por eso no anda, ni esta, ni se sienta con escarnecedores. Tampoco piensa ser mejor que los demás, pero fija sus limites hasta donde puede llegar su amistad, para aprovechar y predicar a Cristo a los que están en tinieblas.

Su lectura. Hace de la Biblia su libro de texto de mayor Predilección. La palabra de Dios debe ocupar el primer lugar en mi vida, ella es una mina inagotable, tesoro de riquezas que mente humane no puede contar. Es la harina en la tinaja que no escaseo, el aceite en la vasija que no menguo (1 Reyes 17:16). Para el salmista era su delicia de día y de noche”. Este ejercicio da al creyente un ascenso gradual en el conocimiento de Cristo. Es sobre la tumba del creyente cuando le ajusta mucho la placa Doctor en Divinidad. Los pensamientos y consejos ductores afluirán en abundancia. Esto es lo que Pablo aspiraba con Timoteo, que llegara a ser un teólogo, le aconsejaba: “Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. Practica estas cosas, ocúpate en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina … (1 Timoteo 4:13‑16).

Su fruto satisface, regocija al que lo planto, es el árbol plantado y cultivado por el mismo Dios; lo que hace una gran diferencia de la hierba y el monte silvestre que se seca antes que crezca, se seca por no tener humedad, se seca porque su raíz no profundiza, se seca por el ardor del sol. El árbol plantado por Dios nos habla del creyente justificado, y las corrientes de agua dijo el Señor: “El que cree en Mí como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva” (Juan 7:38). El hombre nuevo en Cristo Jesús llena los motivos para lo que Dios lo creo, cumple las funciones para lo que Jesucristo lo llamó. “Os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca” (Juan 15:16).

Su lozanía, todo depende del secreto, o sea bien profundidad de su raíz. El vigor del justo se sostiene y se renueva do la comunión con su Señor, es algo que no se ve sino por su gallardía y el gozo expresado aun en las aflicciones que vienen de Dios. “La comunión intima de Jehová es con los que le temen” (Salmo 25:14).

Su prosperidad, dilo el sabio: “En el bien del justo la ciudad se alegra; mas cuando los impíos perecen hay fiesta” (Proverbios 11:10). La prosperidad del justo alimenta con fortaleza su espíritu alma y cuerpo.

Que cuadro tan despreciable muestra el malo ante los ojos de Dios. Las cuatro citas al malo en el Salmo Primero se califican así:

El malo adentro no tiene moral

El malo abajo no tiene raíz

El malo arriba no tiene dignidad

El malo adelante no tiene porvenir

132   La prueba primero después de la comisión

Ver

Por lo que uno padece, aprende la obediencia

Dios prepara los hombres pri­mero para después darles una gran comisión, a José lo preparó en la cárcel, a Job lo preparó por una gran tribulación, a Moisés lo pre­paró en el desierto, a David lo pre­paró pastoreando las ovejas de su padre, a Daniel lo preparó en la corte del Imperio de Nabucodono­sor, a Pablo lo preparó en soportar la crueldad de las persecuciones, y Cristo “aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salva­ción para todos los que le obede­cen”. (Hebreos 5:8,9).

Por la firmeza del carácter y la fidelidad de Pablo en las persecu­ciones preliminares, el Señor lo aprobó y lo llevó a las regiones de Arabia, donde el mismo Señor lo instruyó para la gran comisión de predicar el evangelio a los genti­les (Gálatas 1:15,16). La prueba es el seminario que Dios use para aquilatar a sus siervos. Es el su­frimiento que da temple al carácter, cuando se recibe el diploma que otorga el Señor para desempeñar la comisión; aunque todavía el Señor se reserve el encomio, y el mayor premio final: “Bien buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor”. (Mateo 25:21).

Aparece ante Moisés aquella gran visión, la zarza ardía, y no se consumía (Exodo 3:1‑12). No sabemos cuantas horas pasó Moisés es­perando que la zarza se consumiera; tampoco se conformó con mi­rar de lejos; ni con el crepitar del fuego. Se acercó para ver por qué la zarza no se consumía. Hay de­masiados que no son capaces de acercarse, ni de inquirir el testimo­nio de sus propios sentidos. Es a los audaces y valientes que el Señor llama y les da su comisión.

El Señor llamo desde la zarza: “Moisés, Moisés, no te acerques; quita tu calzado de tus pies, por­que el lugar en que tu estas, tierra santa es”. Ninguno puede acercar­se a Dios sino a través de un sus­tituto o mediador. Dios tome este lugar a favor de Moisés, y empieza a tratar con el referente a la gran comisión que le enviarla. Dios revela a Moisés la compasión que siente por Israel, y su condescen­dencia para librarlos de la opresión y servidumbre; como los egipcios lo habían subyugado. Moisés era el hombre aprobado; las panes del desierto y el cuidado de las ovejas por cuarenta años le habían aquila­tado.

Dios que conoce el temple de cada uno, sabía que Moisés podía aguantar más todavía; aprendió la paciencia apacentando animales estúpidos; ahora Dios le impone una comisión más grande; cuarenta años más para guiar, legislar, apa­centar a hombres soberbios, un pueblo rebelde duro de corazón. Las calorías de los hornos de Egip­to no eran comparado con las aflic­ciones que Moisés pasó para con­ducir aquel pueblo hasta las fron­teras de Canaán. Por esto Moisés llego a ser llamado “el hombre más manso de la tierra”. (Números 12:3). “Dios le llamó mi siervo”.

Sería en vano salir a la obra del Señor sin la debida aprobación de Dios. Puede haber mucha ventaja, valor, capacidad, inteligencia, ab­negación, desprecio de sí mismo. “Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican. Si Jehová no guarda la ciudad, en vano vela la guardia. Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, y que co­máis pan de dolores, pues que a su amado dará Dios el sueño” (Sal­mo 127:1‑2).

Fue menester que David sirviese entre los cortesanos de Saúl, y las guerras con los enemigos alrede­dor, Dios lo estaba preparando pa­ra pastor y caudillo de su pueblo. Primero viene la guerra y después viene la paz. “Bendito Jehová, mi roca, quien adiestra mis manos pa­ra la batalla, y mis dedos para la guerra” (Salmo 144:1).

Que nobleza es hablar como dijo Pablo: “Porque no osaría hablar si­no de lo que Cristo ha hecho por medio de mi para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras” (Romanos 15:18).

133   Las pruebas morales que más afectan

Ver

Salmo 3

Son inolvidables las pruebas morales, pero dejan cicatriz endeble cuando vienen de la fami­lia, de los hijos, de adentro, de la asamblea. El Salmo 3 nos describe en detalle las penas morales de David infligidas por su hijo Absa­lón. Ahora con nuestros ojos físicos no alcanzaremos a ver, ni a comprender cuantos son nuestros enemigos espirituales, y porque nos asechan y nos persiguen. Los enemigos de David se declaraban más enemigos por la piedad y fa de David que por la política y el coraje de David. Así vino a ser con el Señor Jesús, sus enemigos le temían más por su devoción que por su liderazgo como maestro en la nación. Los enemigos decían: ¿Que haremos? porque este hom­bre hace muchas señales” (Juan 11:47).

Ser amigo identificado con Cris­to, es ser del bando contrario de los enemigos ya sean espirituales, religiosos, incrédulos, políticos, y los principales enemigos son “prin­cipados, potestades, gobernadores de las tinieblas de este siglo, hues­tes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12). A esto se agrega la burla, como decían a David: “No hay para el salvación en Dios” (verso 2).

Algunas pruebas o las pruebas enviadas de Dios, las merecemos por ser culpable. David por no ser comedido en sus apetitos cama­les se atrajo castigos que el mis­mo buscó. El perseguidor era su propio hijo Absalón, hijo de la car­ne en una mujer pagana que con­siguió en sus correrías por sierras de los filisteos. David lo sabía y por eso se echaba en los brazos de su Dios en quien confiaba. “Mas Jehová es escudo alrededor de mi, mi gloria y el que levanta mi cabeza” (verso 3). Cuanto tiempo pasaría con la cabeza entre las piernas llorando “Mis huidas tú has contado; pon mis lagrimas en tu redoma. ¿No están ellas en tu libro” (Salmo 56:8). No desespere hermano, hermana. El mismo Dios de David es nuestro Dios “Atribu­lados en todo, mas no angustia­dos; en apuros, mas no desespe­rados… Teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que esta escrito: Creí, por lo cual hable, no­sotros también creemos, por lo cual también habíamos” (2 Corintios 4:8,13).

La calamidad nos puede venir de donde menos lo esperamos, de un hijo, del esposo, de la esposa, aun de algún hermano. Esto para que tengamos latente el reconoci­miento de nuestra propia debilidad, y digamos como el poeta “Cristo es todo para mí en prueba y tenta­ción. En su poder yo venceré las fuerzas de Satán. En tiempo de de­bilidad encuentro en él seguridad”. La tribulación puede ser a nues­tros ojos demasiada atroz, en per­didas irreparables, azotes físicos, vergüenzas morales, que trace cim­brar nuestras espaldas al caminar mirando abajo. Pero “¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo reci­biremos?” (Job 2:10). Nos gusta la bonanza, la prosperidad, la alegría, pasamos por ingenuos olvidando sencillamente que el Señor nos manda castigo porque somos hi­jos, y que por las aflicciones lle­guemos a participar de su san­tidad.

En momentos de pruebas pensa­mos solamente en nosotros como los únicos sufridos, no imagina­mos que hay otros más sufridos que yo. Cuan distinto pensaba Da­vid, en el querido pueblo que ha­bía dejado atrás, aquellas pobres ovejas que habían sido atrapadas por el traidor y déspota Absalón, hombre que como no conocía el amor no conocía a Dios; mucho menos podía amar al pueblo de Dios. En esta ansiedad David ex­clama: “La salvación de Jehová, sobre tu pueblo sea tu bendición” (verso 8). Que palabras las del Buen Pastor: “También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquellas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebano, y un pastor’ (Juan 10:16).

David era hombre de oración, sus problemas, sus propósitos, su estrategia, su capacidad, todo lo consultaba a su Dios. El Señor que conocía a su siervo, le brinda siem­pre su generosa protección. “Yo me acosté y dormí, y desperté, porque Jehová me sustentaba” (verso 5). Aunque la carne sea du­ra el Señor le proporciona sueno a sus santos para la reparación de fuerzas perdidas por los sufrimientos morales; la misma fe se robustece y le asegura que mien­tras el descansa, Dios ha introducido la división en sus enemigos.

134   Volver a la reverencia al Señor

Ver

Más reverencia ante el rey de gloria

Hoy, cuando se pierde mucho de los valores espirituales co­mo morales, cuando es demasiado conspicua la pérdida del temor a Dios y la devoción a la santidad de Dios, debemos aplicarnos directa­mente para nosotros lo que dice el profeta: “Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos; con­vertíos a Jehová vuestro Dios, por­que misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en mise­ricordia, y que se duele del casti­go” (Joel 2:13).

Es volver con agitado discerni­miento, y con meditación reveren­te sobre algunos consejos del sa­bio. “Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie. La reverencia de tus pasos. La casa de Dios es su pueblo, su iglesia que Cristo compro con su sangre de­rramada en la cruz. “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18:20). Allí Cristo es Señor y Soberano. A veces no hacemos en la casa ajena lo que hacemos en la casa de Dios. La familiaridad nos ha llevado a ol­vidar el respeto que debemos al entrar descuidadamente, haciendo ruido con los pies; empujando los bancos. El gran descuido de hacer nuestras necesidades fisiológicas en nuestra casa; y después levan­tarse en medio de la multitud rempujando la gente de un banco para pasar e ir al baño. A los niños debe enseñárseles desde pequeños cómo deben comportarse en la casa de Dios. Qué circunspecto se portaba Timoteo en la casa de Dios: “Como debes conducirte en la casa de Dios, que es la Iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad” (1 Timoteo 3:15).

“Acércate más para oir que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal.” La inteligencia de tus oídos. Un oído atento pronto podrá dis­cernir entre las notes de la música. El profeta Samuel se graduó joven por su dicho que se ha hecho pro­verbio en la iglesia: “Habla Jehová, que tu siervo oye” (1 Samuel 3:10). Es muy común o natural que la mayoría de un auditorio están de cuerpo presente, mientras que el sentido del oído esta paseando con los otros cuatro sentidos. El Señor que conoce la desviación del hom­bre perfectamente, varias veces en sus sermones tuvo que alertar a las multitudes: “El que tenga oídos para oir, oiga”.

“No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a profe­rir palabra delante de Dios. La prudencia de tus palabras. Tengamos sumo cuidado de lo que hablamos en la casa de Dios, el Señor está presente en su casa. María y Aarón hablaron contra Moisés —y lo oyó Jehová. Entonces la ira de Jehová se incendió contra ellos’. (Números 12:1‑16). Sean vuestras palabras pocas y come­didas “Jehová oyó y escucho” (Malaquías 3:13). Cuántas veces que­remos en oración que los demás sepan lo que Dios sabe y solo el debe saber. Hay imprudencia en la enseñanza cuando queremos aco­modar lo carnal a lo espiritual.

“De la mucha ocupación viene el sueño, y de la multitud de las palabras la voz del necio”. La vigilancia de tus ojos. Por estar dormidos en el culto no se aprecia ni se recibe la enseñanza. No entendemos cómo algunos hermanos han escogido el culto para dormir, para muchos ya es un hábito, un mal incurable dormir du­rante el culto. ¿Sería que había creyentes dormilones en el culto en la iglesia de Efeso? Pablo tomó de la profecía de Isaías para aplicar un antinarcótico a los efesios. “Por lo cual dice: Despiértate tú que duer­mes, y levántate de los muertos y te alumbrará Cristo’ (Efesios 5:14). Como puede ser también extraviar los ojos con miradas con­cupiscentes, codiciosas, altaneras. “Mas el publicano estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo” (Lucas 18: 13) . “A ti alce mis ojos, a ti que habitas en los cielos” (Salmo 123:1).

“Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas. La obediencia a tus promesas. Dios no se complace con los insen­satos. El es Dios vivo y verdadero. A los ídolos y dioses muertos los hombres le ofrecen, no les cumplen y les roban. Dios sólo espera de ti el temor a su nombre. “Si fueres justo, ¿qué le darías a él, o qué recibiría de tu mano? Al hombre como tu dañaría tu impiedad; y al hijo del hombre aprovecharía tu justicia” (Job 35:7,8). Dios lo que no tolera es que se tome su nombre en vano. Como el Señor por amor no castiga de inmediato, algunos piensan que se pueden burlar de El.

“No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel que fue ignorancia … (Eclesiastés 5:1‑6). La imprudencia delante del ángel. ¿Sabía usted que la pre­sencia de los ángeles está en la asamblea? (1 Corintios 11:10). ¿Sa­bía usted que el arcángel Miguel no se atrevió a proferir juicio de mal­dición contra el diablo?” (Judas 9) ¿Sabía usted de serafines con dos alas cubren su rostro, con dos alas cubren sus pies, y con dos alas vuelan? Todo esto en la presencia del Señor, en la casa de Dios. (Isaías 6:1‑4).

Más reverencia ante el rey de gloria, que es el rey de la gloria”. (Salmo 24:10).

Comparte este artículo: