El sudario enrollado en un lugar aparte (#858)

El sudario enrollado en un lugar aparte

W.G. McCartney, Chicago, Estados Unidos

 

No pocas veces se ha preguntado por qué la Biblia enfatiza el hecho de que, una vez resucitado el Señor de los muertos, el sudario que había cubierto su cabeza estaba enrollado en un lugar aparte en vez de haber sido puesto con los lienzos. Desde luego, esto lo habrá hecho nuestro Señor mismo, o fue hecho bajo órdenes suyas, antes de dejar el sepulcro que pertenecía a José de Arimatea. ¿Por qué?

Marcos habla de la sábana que envolvió al cuerpo, pero Juan aporta datos adicionales. Dice que Pedro vio, una vez entrado en el sepulcro, que el acostumbrado sudario que cubría la cabeza no estaba al lado o encima de los lienzos para el cuerpo. Juan mismo entró, vio y creyó, Juan 20.6 al 8. Aseguradamente este detalle tiene algún significado espiritual. Si no, el Espíritu de Dios no hubiera causado que Pedro lo observara y Juan lo registrara para nuestra lectura.

La Palabra de Dios afirma que ningún versículo es de interpretación privada (o sea, no se entiende aisladamente), y Juan 20.7 no es una excepción. Está dicho en 2 Samuel 15.30 que David, obligado a huir de Absalón por encontrar su vida en peligro, subió la cuesta de los Olivos, “y la subió llorando, llevando la cabeza cubierta y los pies descalzos.” ¡Qué cuadro de humillación y vergüenza para el gran guerrero, el rey de Israel!

Muy distinto fue el caso de nuestro bendito Señor, quien no fue obligado a dejar su trono y cubrirse la cabeza, sino voluntariamente se sometió a la ignominia y aun la muerte cruel de la cruz. Ese sudario es figura de la humillación y escarnio que hombres impíos echaron sobre su santa cabeza y que le siguió hasta el sepulcro. Nunca más le pondrían ese sudario; nunca más la cabeza ensangrentada sería cubierta de dolor. Ahora, “oh celestial cabeza tan maltratada aquí, de sin igual belleza, yo te saludo a ti”.

Observemos a nuestro Señor aquella mañana de resurrección, enrollando cuidadosamente el sudario y colocándolo aparte en un lugar apropiado. Qué gozo habrá sido el suyo al ponerlo a un lado, sabiendo que ya pasó la noche triste, noche de dolor. En la consumación de los siglos, Él se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado. El próximo paso para El sería la gloria. La corona de espinas, simbólica de vergüenza, era ahora parte del precio de redención que pagó para salvarnos. “Vemos … a Jesús, coronado de gloria y de honra …,” Hebreos 2.9.

Juan especifica que el sudario estaba enrollado. Cuando doblamos o enrollamos una tela o prenda de vestir, y la guardamos en un lugar especial, es porque pensamos usarla de nuevo. ¿Acaso esa cubierta, ese sudario, será usado de nuevo? ¡Sí! El Espíritu de Dios, quien inspiró al apóstol Juan a escribir lo que leemos, iba a inspirar al apóstol Pablo para explicar el sentido espiritual de la cubierta que Cristo enrolló para el uso futuro de su Iglesia de la cual es la Cabeza. Escuchemos ahora a Pablo cuando escribe a la asamblea de Corinto y dice: “El varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón.” Está diciendo que el varón redimido es imagen y gloria de Dios en la Iglesia sobre la tierra y por esta razón no lleva cubierta. La mujer, en cambio, siendo gloria del varón, se cubre, porque la gloria del varón no es lo que debe tener preeminencia en la congregación de los santos.

“Que se cubra,” dice el apóstol acerca de la mujer. ¡Cuadro por excelencia de la sujeción de la Iglesia a Cristo, su Cabeza! Como Él se sujetó al Padre y veló su gloria, así el varón y la mujer —figuras de Cristo y la Iglesia, respectivamente— de buena voluntad se sujetan a Él. Ellos desenrollan el sudario, como si fuera, y lo colocan sobre la cabeza de la hermana en la fe, por ser ella la gloria del varón, cubriendo el cabello que es a su vez la gloria de ella. Haciendo esto, tanto varón como mujer pueden decir: “El que se gloria, gloríese en el Señor,” 2 Corintios 10.17. Es un privilegio sufrir por nuestro bendito Señor en este mundo que le escarneció y le clavó a la cruz. De esta manera cumplimos en la carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la Iglesia.

Pero —a Dios la gloria— no puede estar lejos el día cuando la Iglesia tampoco usará el sudario. Ella no tendrá que enrollarlo ni guardarlo en un lugar especial, porque no ser usado jamás. Vendrá el Señor a llevarnos a estar con Él, y el sudario se quedará con los lienzos de la tristeza y humillación, y seremos vestidos de la gloria eterna que el Señor tiene para los suyos.

 

Habiendo considerado brevemente este tema de la cubierta, pasemos a otro aspecto de la revelación que Pablo recibió en cuanto a la razón divina por qué la Iglesia debe reconocer la importancia de esta práctica sencilla, que algunos estiman insignificante. Dice: “Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles,” 1 Co-rintios 11.10.      Los santos ángeles que están delante del trono de Dios, rostros y pies cubiertos, vuelan para hacer su voluntad y doblarse delante de Él en adoración, anhelando conocer la Iglesia de la cual nosotros formamos parte. Una reverencia piadosa debe llenar nuestro corazón al pensar que somos usados de Dios para instruir a esta vasta multitud celestial, poderosa en fortaleza, obedeciendo a la voz del precepto divino, Salmo 103.20. Ellos observaron mientras el Señor enrolló el sudario. Los ángeles observan mientras la mujer cristiana lo desenvuelva y lo coloca sobre su cabeza para cubrir su gloria. Ven que están cubriéndose por ser la gloria del varón. Ven que en la congregación del pueblo del Señor la gloria de Cristo debe prevalecer.

Lejos de esto estaba lo que los ángeles vieron suceder en el huerto de Edén. Allí Eva usurpó la autoridad de Adán en un afán por hacerse ellos dos dioses al participar del fruto prohibido, por insinuación de Satanás. Tiene que ser motivo de regocijo para los ángeles ver que hay sujeción a nuestro bendito Señor en su Iglesia. Se darán cuenta de que Satanás no podrá penetrar allí como se interpuso en el Edén, con tal que el varón y la mujer estén dispuestos a cubrir su gloria para que su Señor sea de todo en todo.

Acordémonos de que los ángeles nos están sirviendo de día y noche y saben que somos herederos de la salvación. Ellos responden fiel e inmediatamente a las órdenes del Señor, atentos siempre a su Palabra. ¿No cree usted que les agrada observar mientras obedecemos también a la Palabra de Dios, portando el sudario, dispuestos a llevar el vituperio de Cristo?

No menos se impresionan los principados y potestades, aquellas huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Ellos captan el sentido de la cabeza cubierta y les es un indicio de su condenación eterna. Se alzaron contra Dios y saben que Adán hizo lo mismo; él dio la espalda a Dios para seguir a su mujer insurrecta. La cabeza cubierta de la mujer creyente les dice que la salvación ha transformado al hombre para que respete y refleje la gloria de Dios. La cabeza cubierta de la mujer es un gesto de apoyo a los varones porque éstos, representando a Cristo en la Iglesia, son el blanco de Satanás y sus espíritus, quienes faltaron en respeto al Señor y anhelan que el hombre haga lo mismo.

Di ministerio sobre este tema cierta vez en un sector muy marginado de la ciudad de Chicago, consciente de las reacciones que podría despertar. Me sorprendió ver que la primera persona que se me acercaba al final de la reunión era una anciana por demás pobre, quien había asistido por años y que tenía cierta fama por haber venido todo ese tiempo con el mismo, simple sombrero de felpudo negro con amplia evidencia de su mucho uso. Lejos de protestar, me exclamó con emoción: “¡Ahora sí me siento orgullosa de mi pobre sombrero!” Tenía toda la razón.

Cristo, la Cabeza de la Iglesia, enseñó a sus discípulos a orar que su voluntad fuese hecha en la tierra como en el cielo, Lucas 11.2. Hay un solo lugar donde Dios puede esperar que su voluntad sea hecha por el momento, y ese lugar es la Iglesia. Este sería el caso sólo si cada miembro de su Cuerpo respete a la Cabeza.

Comparte este artículo: