«

»

694. Androcles y el león

#694

En  el  Imperio  Romano,  siglos  ha,  los  ricos  compraban  a  hombres,  mujeres  y  niños,  tal  como  hoy  compran  bestias,  para  que  les  trabajaran,  y  les  daban  sólo  comida,  ropa  y  un  rincón  donde  dormir.  Estos  amos  podían  flagelar  a  sus  esclavos,  venderlos  o  aun  matarlos  si  les  parecía.

Androcles  era  uno  de  esos  esclavos  y  su  amo  le  castigaba  por  cualquier  cosa,  de  modo  que  el  joven  decidió  escapar.  El  ser  aprehendido  podría  significarle  la  muerte  o  ser  mandado  a  las  galeras.  Estos  eran  barcos  de  guerra  o  de  comercio  impulsados  por  muchísimos  remeros,  trabajo  en  el  que  ocupaban  día  y  noche  a  los  esclavos.  Era  tan  dura  la  vida  que  la  mayoría  morían  dentro  de  poco  tiempo.

El  historiador  Aulo  Gelio  recogió  un  relato  que  nos  es  una  excelente  ilustración  de  lo  que  Jesucristo  ha  hecho  por  aquellos  que  le  aceptan  como  Salvador.  Cierta  noche  se  le  presentó  a  Androcles  la  oportunidad  que  esperaba,  y  huyó.  Al  amanecer,  se  arrastró  dentro  de  una  cueva  para  dormir.  Al  despertar,  sintió  un  leve  movimiento.  En  la  boca  de  la  cueva  percibió  la  silueta  de  un  león.

No  se  atrevió  a  moverse,  pero  luego  se  dio  cuenta  de  que  el  animal  estaba  herido,  pues  lamía  desesperadamente  una  de  sus  manos.  Intrigado,  el  joven  se  le  acercó  un  poco,  y  el  león,  asustado,  trató  de  levantarse,  pero  con  un  gruñido  de  dolor  se  echó  otra  vez.

“Es  una  tremenda  espina  que  tiene  en  su  pata”,  se  dijo   mientras  se  acercaba  lentamente.  “Está  hinchada,  y  nunca  la  podrá  sacar”.

A  pesar  de  que  el  esclavo  había  experimentado  poco  cariño  en  su  vida,  su  corazón  no  estaba  endurecido,  y  paulatinamente  se  acercó  a  la  fiera,  hablándole  en  tono  suave.  Parece  que  el  león  entendió  que  el  joven  le  quería  ayudar,  porque  le  permitió  examinar  la  mano,  y  con  mucho  esfuerzo  sacar  la  espina.  Terminada  la  operación,  el  animal  lamió  la  mano  del  joven  como  para  agradecerle  su  ayuda.

Pero  el  amo  de  Androcles  lo  buscaba,  y  al  cabo  de  tres  meses  dio  con  su  escondite.  El  castigo  que  le  impuso  fue  que  tendría  que  pelear  con  una  fiera  en  el  estadio  el  próximo  día  festivo.  En  esos  tiempos  los  romanos  se  divertían  con  tales  espectáculos,  encerrando  a  seres  humanos  indefensos  con  algún  animal  feroz  al  que  habían  privado  de  su  comida.

Llegado  el  día,  la  plaza  se  llenó  de  gente.  Por  un  lado  estaba  sentado  el  amo  de  Androcles,  deseoso  de  vengarse  del  prófugo.  Entró  el  joven,  y  al  ser  soltado  el  león,  la  multitud  gritó  con  frenesí.  La  fiera,  excitada,  se  lanzó  con  un  rugido  hacia  el  esclavo,  pero  para  asombro  de  todos,  antes  de  caer  sobre  él,  se  detuvo.  Empezó  a  lamer  sus  manos  y  pies,  mientras  que  Androcles  lo  abrazaba  como  si  fuera  un  perro.

Luego  el  joven  fue  llevado  ante  los  oficiales  para  dar  su  explicación  del  fenómeno,  y  como  usted  ya  habrá  adivinado,  les  contó  como  había  auxiliado  al  león  aquel  día  en  la  cueva,  lugar  en  donde  permaneció  tres  meses.  Frente  a  un  hecho  tan  inusitado,  los  jueces  decidieron  que  ambos  debían  ser  premiados  concediéndoles  la  vida.  Reconocieron  la  valentía  de  Androcles  y  la  gratitud  del  león  para  con  él,  y  por  lo  tanto  a  los  dos  les  dieron  la  libertad.

Pensemos  ahora  del  león  como  figura  de  nosotros,  y  la  espina  en  su  mano  como  el  pecado  que  ha  entrado  en  la  vida  de  cada  uno,  haciéndonos  sufrir  y  arruinándonos  para  Dios.  Tal  como  el  león,  no  podemos  por  nuestros  propios  esfuerzos  quitarnos  el  pecado.  Pero  Androcles,  arriesgando  su  vida,  sacó  la  espina. Esto  me  habla  de  como  el  Señor  Jesús  no  sólo  arriesgó  su  vida,  sino  que  la  dio  para  poder  quitarnos  el  pecado.

Temo  que  muchos  que  leen  no  han  dejado  al  Señor  librarles  del  pecado,  y  menos  le  han  agradecido  su  sacrificio  por  ellos.  En  la  profecía  de  Isaías  (1.3)  Dios  dice  que  el  animal  conoce  a  su  dueño  y  el  pesebre  de  su  señor,  pero  que  los  seres  humanos  no  le  conocen  a  Él.  ¿Es  posible  que  algún  animal  sea  más  sabio  y  que  tenga  más  agradecimiento de  lo  que  tiene  usted  para  con  el  Salvador,  que  amándonos  tanto  nos  quiere  salvar?