«

»

688. Pero, ¿son ellos testigos de Jehová?

#688

1. ¿Cuál es el origen de los Testigos de Jehová?

A finales del siglo 19, Charles T. Russell inició un movimiento de estudiantes de la Biblia, del cual llegó a ser informalmente su líder. Él escribió y viajó mucho, difundiendo sus enseñanzas polémicas. Era hombre combativo, y enseñó a sus seguidores que el actual “sistema de cosas” era del diablo y estaba condenado a la destrucción en una batalla final llamada Armagedón.

Al igual que otros grupos, se dedicó a predecir fechas para este acontecimiento. Él y su grupo fijaron fechas para el fin del mundo en por lo menos siete ocasiones diferentes: 1874, 1878, 1910, 1928, 1925 y 1975. Son por lo tanto profetas falsos. Deberían estar agradecidos que no vivían en el tiempo de Moisés, ya que los falsos profetas tenían que ser ejecutados. (Deuteronomio 18:19-22)

 

2. ¿Por qué este grupo es tan exitoso?

Al considerar que los Testigos de Jehová cuentan con unos once millones de miembros fieles (en este momento), a pesar de su vergonzosa trayectoria de deshonestidad, control autocrático y enseñanza abiertamente en contra de la Biblia, esta pregunta es válida. Este sorprendente éxito se debe en parte a la ignorancia de la gente en general acerca de la Biblia, las tácticas persuasivas y persistentes de los Testigos y la apariencia engañosa del error disfrazado de verdad.

Pero, ¿pudiera ser resultado del mero genio humano? No. Las Sagradas Escrituras dicen, “No es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si sus ministros se disfrazan como ministros de justicia”. (2 Corintios 11:14, 15) Obviamente, detrás de toda esta organización hay una fuerza sobrenatural.

 

3. ¿Cuál es su error doctrinal más grave?

Como toda secta, ellos están equivocados en cuanto a la persona de Cristo. Enseñan que Él es el arcángel Miguel. Esto contradice lo que leemos en Hebreos 1: “¿A cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú…? (Hebreos 1:5). La respuesta es tan obvia que ni siquiera se encuentra en el versículo. Se entiende como, “A ninguno”. Pero, se lo había dicho a Cristo, así que Cristo no es un ángel. Pero en el versículo siguiente vemos que Él es más que un hombre: Él es Dios. “Adórenle todos los ángeles de Dios” (Hebreos 1:6). Adorar a un ángel es un pecado muy serio. En una ocasión, Juan el apóstol se postró delante de un ángel para adorarle y el ángel le dijo, “Mira, no lo hagas … Adora a Dios” (Apocalipsis 22:8, 9).

 

4. ¿No son ellos estudiantes ávidos y sinceros de la Biblia?

El testigo medio nunca ha leído la Biblia desde el principio hasta el final. Por eso, suele citar con facilidad versículos fuera de contexto. Se ha dicho acertadamente que un texto fuera de contexto es un pretexto. De esta manera se le da una interpretación errónea al versículo.

Se le enseña que no debe leer la Biblia aparte de la guía de la organización madre. “Jehová Dios ha proporcionado también su organización visible, su ‘esclavo fiel y discreto’, conformada por los ungidos del espíritu para ayudar a cristianos de todas las naciones a entender la Biblia y a aplicarla como es debido en su vida. A menos que estemos en contacto con este canal de comunicación que Dios usa, nosotros no andaremos por el camino a la vida, por más que leamos la Biblia”. – La Atalaya, el 1 de diciembre de 1981, página 27.

 

5. ¿Cuáles son sus errores en cuanto a la salvación?

Hay muchos, pero aquí están los principales:

1. La salvación es una recompensa, no un regalo gratuito, y sólo para “hijos obedientes”.  Sin embargo, “por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es DON DE DIOS; NO POR OBRAS para que nadie se gloríe”. (Efesios 2:8, 9)

2. La salvación no es una posesión presente. Ellos tienen solamente la esperanza de la vida eterna. Pero la Biblia dice, “Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que TENÉIS (tiempo presente) vida eterna”. (1 Juan 5:13).

3. La salvación no se obtiene fuera de su organización.  Cristo dijo, “El que cree en MÍ (no en la organización) tiene vida eterna”. (Juan 6:47) “Hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos”. (1 Timoteo 2:5).

4. Cristo no es el único y suficiente medio de salvación. El es sólo “una parte de la solución de Dios al problema complejo del pecado de Adán”. Sin embargo, Pedro dice, “En ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12).

 

El rey Salomón advirtió una vez, “Cesa, hijo mío, de oír las enseñanzas que te hacen divagar de las razones de sabiduría” (Proverbios 19:27). Mejor escuchar las palabras de Cristo, “El que oye mi palabra y cree al que me envió, TIENE vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida” (Juan 5:24). En la cruz, Cristo anunció, “Consumado es” (Juan 19:30). Este dicho significa, “pagado”, “finiquitado” o “terminado”.

Si es así, ¿qué más quiere? ¿Qué más tiene que pagar? Si Cristo hizo todo ¿qué más tiene que hacer usted para ser salvo? Pablo dijo, “No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo” (Gálatas 2:21). Ojalá que usted pueda entender lo suficiente, perfecto y completo de la muerte de Cristo. Acéptelo hoy y ¡sea salvo!