«

»

662. Barry

#662

Barry  era  un  perro  en  las  altas  montañas  de  los  Alpes  de  Suiza,  donde  fue  entrenado  por  monjes  de  un  monasterio  situado  en  el  Paso  de  San  Bernardo.  Junto  con  otros  perros,  aprendió  a  buscar  y  rescatar  viajeros  que  a  menudo  se  perdían  en  las  nevazones  y  a  veces  se  quedaban  sepultados  bajo  la  nieve.

Entre  todos,  Barry  era  el  que  tenía  más  éxito  en  su  trabajo.  Por  sendas  angostas,  a  través  de  cerros  peñascosos  y  escarpados,  Barry  iba  en  nevazones  hasta  encontrar  al  perdido.  Tan  renombrado  era  que  hoy  día  hay  una  estatua  que  lo  honra.

Amarrado  a  su  cuello  llevaba  una  cantimplora  de  vino  y  un  paquete  de  alimentos  que  ayudaban  al  viajero  a  recobrar  suficientes  fuerzas  como  para  que  el  perro  le  guiara  al  albergue.  Si  encontraba  al  viajante  inconsciente,  se  tendía  al  lado  de  él,  tratando  de  calentarle  el  cuerpo  congelado  hasta  que  llegara  socorro.

Barry  era  excepcional,  pues  parecía  saber  por  un  instinto  sobrenatural  cuando  alguien  estaba  en  peligro,  y  no  descansaba  ni  volvía  al  monasterio  hasta  encontrarlo.  Ese  solo  animal  rescató  a  más  de  cuarenta  personas.  Con  el  paso  de  los  años,  se  le  disminuían  las  fuerzas,  y  los  monjes  ya  no  lo  permitían  salir  como  antes.  No  obstante,  cuando  veía  que  otros  perros  partían,  apenas  podía  ser  refrenado.

Cierta  noche  fría  y  tempestuosa,  un  soldado,  tratando  de  cruzar  el  paso  ese  día,  se  había  extraviado.  Caminó  hasta  caer  exhausto  en  la  nieve.  Luchó  por  incorporarse  pero  no  pudo,  y  poco  a  poco  le  sobrevino  un  estupor  hasta  quedar  inconsciente,  tapado  por  la  nieve.  Algún  sentido  especial  le  había  comunicado  a  Barry  la  extrema  necesidad.

Con  su  nariz  casi  rozando  la  nieve,  buscó  hasta  ubicar  el  rastro  de  un  ser  humano.  Emitiendo  un  corto  ladrido  de  éxito,  escarbó  para  descubrir  el  cuerpo  parcialmente congelado,  y  se  tendió  al  lado.

Al  entibiarse  el  cuerpo  del  soldado,  éste  volvió  en  sí.  Abriendo  los  ojos,  vio  el  enorme  perro  a su  lado.  Pensó  que  era  un  lobo,  y  reaccionó  inmediatamente  para  defenderse.  Sacó  su  daga  y  la  hundió  en  el  pecho  del  perro.  Estremeciéndose  violentamente,  el  perro  murió,  muerto  por  la  mano  del  soldado  a  quien  había  rescatado.

Tú  que  lees  esta  historia  debes  identificarte  con  ese  soldado  perdido,  pues  de  la  misma  manera  te  has  extraviado  de  Dios,  perdiéndote  en  el  pecado.  La  Biblia  dice  que  “todos  nosotros  nos  descarriamos … cada  cual  por  su  camino”,  Isaías  53.6.  De  no  haber  quien  te  busque  y  te  salve,  perecerás  para  siempre.

Para  eso  vino  el  Salvador,  no  desde  un  monasterio  a  pocos  kilómetros  de  distancia,  sino  del  cielo  mismo.

Vino  a  buscar  y  a salvar  lo  que  se  había  perdido,  a  salvarte  a  ti.  Recuerda  que  Él  fue  rechazado;  le  gritaron,  “Crucifícale,  crucifícale;”  y  fue  muerto.  Sin  embargo,  por  su  muerte  nos  redimió  de  la  condenación  eterna  de  nuestros  pecados,  y  hoy  vive  para  siempre.  Ni  otro,  ni  otra,  murió  por  ti,  ni  vive  para  salvar.

A  todos  los  que  le  aceptan,  el  Señor  Jesús  les  puede  salvar  eternamente.  En  particular  a  ti —  si  quieres  recibirle.